Novedades

El Torneo VI Naciones de Fútbol (I)

La evolución del torneo de naciones británicas

El pasado sábado 21 de marzo de 2015 finalizó el torneo VI Naciones 2015, e Irlanda se hizo con el título gracias a la diferencia de puntos (Gales e Inglaterra lograron las mismas victorias que los irlandeses, cuatro, durante el torneo) en una última jornada de infarto.

Foto: Colgadosporelfútbol.com

Foto: Colgadosporelfútbol.com

Durante los últimos dos meses, el hemisferio norte y en especial las islas británicas han centrado la atención del rugby mundial con la disputa de un torneo que se viene celebrando desde 1883, primero bajo el nombre de Home Nations (cuando sólo lo disputaban Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda), luego como V Naciones (con la inclusión de Francia) y desde la incorporación de Italia en 1999, bajo la actual denominación.

Llegados a este punto, se estarán preguntando qué tiene esto que ver con el fútbol, que es al fin y al cabo el deporte por el que han decidido acceder a esta página web (de lo contrario, se han equivocado). Pues bien, vamos a verlo: Como ya hemos dicho, en los orígenes del VI Naciones, cuando no participaban ni el XV del gallo ni los azzurri, este se denominaba Home Nations y enfrentaba a las selecciones de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda; exactamente lo mismo que sucedía en el deporte del balón esférico, donde escoceses, galeses, ingleses e irlandeses se batían el cobre en el British Home Championship. El torneo sobre el que trata este artículo comenzó a disputarse en 1884, sólo un año después de la primera edición del torneo rugbístico más antiguo del mundo, pero sus orígenes hay que buscarlos más de diez años antes, concretamente el 30 de noviembre de 1872, el día en que se disputó el primer partido internacional de fútbol, un empate a cero entre Escocia e Inglaterra en Partick, al oeste de Glasgow.

El 30 de noviembre de 1872 se disputó el primer partido internacional de fútbol -a nivel oficial- entre Escocia e Inglaterra, un encuentro que finalizó con empate a cero.

Ese día nació el fútbol de selecciones, y poco a poco se fueron celebrando más encuentros amistosos entre Inglaterra y Escocia, y también entre estos dos equipos y los de Gales e Irlanda. Hasta que el 6 de diciembre de 1882 los representantes de las cuatro asociaciones acordaron la unificación de las normas del fútbol (que eran ligeramente diferentes en cada nación) en una reunión celebrada en Manchester de la que también surgió la idea de organizar el que sería el primer torneo internacional de la historia del fútbol, el British Home Championship; cuya primera edición se celebró entre enero y marzo de 1884, saldándose con la victoria de Escocia, que consiguió un pleno de triunfos.

El formato del torneo era idéntico al del Home Nations o IV Naciones: Cada equipo se enfrentaba a los demás en una sola ocasión (Y si el Inglaterra vs Gales, por ejemplo, se había jugado en Inglaterra, al año siguiente se jugaría en Gales) y conseguía dos puntos por victoria y uno por empate, y si dos equipos llegaban igualados al frente de la tabla al final del torneo, ambos eran proclamados campeones (de hecho, en el campeonato futbolístico se llegó a dar un cuádruple empate que provocó que en la edición 1955-56 los cuatro equipos tuviesen que compartir el título); sólo a partir de 1978 se decidió que en caso de empate a puntos, el campeón se decidiese por diferencia de goles.

Foto: BBC.com

Foto: BBC.com

Durante las primeras ediciones, la Escocia precursora del juego de asociación y toque tan de moda en la actualidad dominó el torneo, pero poco a poco Inglaterra se fue haciendo un hueco en el palmarés; no fue hasta 1902-03 cuando una Irlanda que acostumbraba a ocupar la última posición de la tabla consiguió romper el reparto entre las dos selecciones antes mencionadas aunque, eso si, compartiendo el título con ellas. El primer triunfo en solitario de una selección que no fuese ni la de los three lions ni la tartan army llegó de la mano de Gales en 1906-07. Irlanda igualó la hazaña galesa en 1913-14, la última edición antes de la I Guerra Mundial.

Tras el final de la contienda, y durante todo el período de entreguerras, la escocesa se situó de nuevo como la formación mas poderosa, aunque seguida de cerca por la inglesa y la cada vez mas competitiva Gales (7 títulos en el periodo de entreguerras, uno compartido, lograron los dragones).

Después de la II Guerra Mundial, los éxitos de Gales e Irlanda -del Norte- empiezan a descender en picado.

Tras la II Guerra Mundial, Gales desaparece casi por completo del palmarés (sólo consiguió cuatro campeonatos mas, todos compartidos con una, dos o hasta sus tres rivales) y la calidad de la selección irlandesa se reduce drásticamente, al dejar de contar en sus filas con jugadores procedentes de la República de Irlanda a partir de 1950 (Fue en 1954 cuando la selección irlandesa pasó ya a usar el nombre oficial de Irlanda del Norte en el torneo); aunque lo cierto es que la selección irlandesa sólo había conseguido hasta entonces dos títulos (uno de ellos compartido con Inglaterra y Escocia) y tras el cambio de denominación, Irlanda del Norte conseguiría seis (uno con el cuádruple empate de la temporada 1955-56, otros dos compartidos con Inglaterra, otro con esta y con Escocia, y, eso si, el triunfo en solitario en dos de las últimas cuatro ediciones, incluyendo la última, la de 1983-84).

Foto: Whoateallthepies.tv

Foto: Whoateallthepies.tv

Desde la primera edición, en 1884, hasta ese último torneo ganado por una selección norirlandesa que venía de alcanzar la segunda fase del Mundial de España con jugadores como el guardameta Pat Jennings, Jimmy Nicholl, Martin O’Neill, Gerry Armstrong o el jovencísimo Norman Whiteside, el British Home Championship vivió muchos momentos brillantes. Como el triunfo inglés en 1950, cuando el torneo sirvió de fase de clasificación para el Mundial de Brasil. El primero de la selección inglesa (los escoceses, que tenían garantizado el segundo puesto, que también daba derecho a acudir al campeonato del mundo, a falta de una jornada, decidieron renunciar si no se proclamaban campeones), o la victoria de los escoceses sobre su eterno enemigo inglés en el torneo de 1966-67, en Wembley, en la que fue la primera derrota inglesa tras su victoria en el Mundial del 66 (los aficionados escoceses, siempre bromistas y ávidos de triunfos ante sus vecinos del sur, no dudaron en aprovechar la ocasión para autoproclamarse campeones del mundo).

En el British Home Championsiph dejaron impronta de su clase jugadores como Dixie Dean, Tom Finney, Billy Wright, John Charles, Bobby Moore, Bobby Charlton, Kenny Dalglish, Denis Law o George Best, que anotó su “no gol” (fue anulado) más famoso en un partido ante Inglaterra, al aprovechar un saque del guardameta rival, Gordon Banks, para quitarle el balón e introducirlo en la portería.

Aun así, el torneo fue perdiendo importancia poco a poco, especialmente tras la creación de Mundiales y Eurocopas (y a pesar de que en algunas ocasiones sirviera como fase de clasificación para estos) y la imparable profesionalización del fútbol. Cada vez era menor el interés del público por el torneo, que, enfrentamientos directos entre Inglaterra y Escocia al margen, llegó a conocer los estadios semivacíos, algo impensable no mucho tiempo atrás. Para colmo, el hooliganismo o el conflicto irlandés (que obligó a suspender la edición de 1980-81) complicaban la situación, que estalló definitivamente con el anunció de la federación inglesa de que no volvería a participar en el torneo tras la edición 1983-84, con la escocesa siguiéndola de inmediato.

Tras todo un siglo, el torneo de selecciones más antiguo del mundo tocaba a su fin. Tras la desaparición del Home Championship, las dos federaciones que primero lo habían abandonado, las de Inglaterra y Escocia, no quisieron renunciar a un enfrentamiento que sí que seguía siendo atractivo tanto para los propios equipos como para el público. Acordaron la creación de la Rous Cup (Escocia se hizo con el título en su primera edición, en 1985, e Inglaterra en la siguiente), en la que a partir de 1987 participó como invitado un equipo sudamericano en cada edición (Brasil fue campeón en 1987, Colombia segunda en 1988 y Chile tercera en 1989), pero que también terminó por desaparecer en 1989. En gran medida también por culpa de la violencia en los estadios (y fuera de ellos, como durante los disturbios provocados por los seguidores ingleses en Glasgow en 1989), dado que con sus clubes fuera de las competiciones europeas tras la tragedia de Heysel, la F.A. no quiso arriesgarse a ver también sancionada a su selección nacional.

Los intentos por recuperar el British Home Championship no han cesado.

Desde entonces, ha habido varias propuestas para tratar de devolver a la vida al British Home Championship, especialmente por parte de las federaciones escocesa, galesa y norirlandesa (no así de la inglesa, que se defiende aludiendo a la sobrecarga de partidos que ya copa su calendario, y que no haría sino agravarse). Aunque tan sólo en una ocasión se consiguió poner en marcha un torneo similar, la Nations Cup (por razones de patrocinio, Carling Nations Cup), que entre febrero y mayo de 2011 disputaron Escocia, Gales, Irlanda del Norte y, “sustituyendo” a Inglaterra, la República de Irlanda.

Seguir leyendo AQUÍ

Edgar Arroyo

Apasionado buscador de las historias futboleras más curiosas. Autor de la sección 'Lo que pudo ser...'
Twitter: @rroyo_edgar

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.