Novedades

Los 33 goles de Toni Polster

El delantero austriaco fue un goleador de época

La temporada 1989-90 será recordada en España por la gesta del mexicano Hugo Sánchez, que igualaba los 38 goles de Zarra de la campaña 1950-51. Además, el ariete del Real Madrid dejaba un récord para la posteridad: todos los tantos que hizo fueron al primer toque, alguno de ellos de bellísima factura.

Todas las portadas las acaparó Hugo Sánchez, el rey del remate y Bota de Oro aquel año; sin embargo, a sólo cinco goles de él quedó Toni Polster, un austriaco que había pulverizado récords en Austria, pero que apenas se había hecho notar en la campaña anterior -su primera en España-.

Polster aterrizó en la 1988-89 en un Sevilla entrenado por Azkargorta que anduvo irregular todo el curso y terminó noveno. En aquella temporada el conjunto hispalense tuvo hasta tres entrenadores y el ariete vienés sólo anotó nueve tantos. Bien es cierto que sus goles fueron vitales, pues en los ocho partidos en los que vio puerta Polster, el Sevilla ganó siete y empató uno, contra el Real Madrid.

“En los ocho partidos en los que marcó Anton Polster, el Sevilla ganó siete y empató uno, contra el Madrid”

Toni llegó procedente del Torino donde también anotó nueve goles gracias a unos fantásticos años en el Austria Viena, en el que anotó 95 goles en las últimas tres temporadas (98 partidos). En la campaña 86-87 anotó 39 goles y quedó segundo en la Bota de Oro, por detrás de los 44 goles de Camataru (Dinamo Bucarest). Polster se negó a recoger la Bota de Plata por las sospechas sobre el delantero rumano, que había anotado 20 goles en los últimos seis partidos de Liga. Años más tarde, la UEFA decidió otorgarle otra Bota de Oro por las irregularidades del caso Camataru, una clara estrategia del líder Ceaucescu por tener a un goleador patrio en el cénit europeo. Los archivos que legitimaban los goles del ariete desaparecieron misteriosamente durante la caída del régimen comunista rumano.

Foto: motivagoal.com

Foto: motivagoal.com

Ya erigido como un ídolo para la afición, en la 1989-90 (la segunda de sus tres temporadas en Nervión) con Cantatore en el banquillo el austriaco pulverizó todos los récords en el conjunto sevillano. Polster hizo 33 goles en 35 encuentros, demostrando un repertorio inmenso de cómo hacer gol. Una zurda prodigiosa, una zancada demoledora y un remate de cabeza arrollador -aprovechando sus 188 cm.- fueron sus armas para perforar las redes de 15 rivales diferentes (Valladolid, Sporting, Mallorca y Atlético salieron impunes). Vio puerta en 21 partidos en los que hizo diez dobletes y un hattrick en el Carranza.

Toni Polster fue Bota de Oro gracias a que la Uefa decidió quitarle el galardón a Camataru por irregularidades en la contabilización de los goles

Aquel Sevilla acabó sexto y logró la mejor puntuación de su historia (43 puntos), cuando las victorias aún sumaban de dos en dos. Cantatore llevó a Europa a una plantilla joven -sólo el meta Dassaev estaba en la treintena- en la que destacaban Conte (20 años), Rafa Paz (24) o Nando Muñoz (22), que pronto debutarían con la Selección Española. Además, otros jóvenes con experiencia como los defensores Jiménez y Diego o los ya consagrados Francisco y Ramón (que pasaron lesionados gran parte del curso) ya habían estrenado la camiseta nacional.

Polster permanecería un año más en la disciplina del Pizjuán formando una dupla con Zamorano que sólo daría 22 goles (13 del austriaco y 9 del chileno). En la campaña 91-92 aterrizaría en Las Gaunas con el objetivo de llevar a Europa al conjunto riojano dirigido por David Vidal. Sus 14 goles, incluidos el de la victoria en el Pizjuán (0-1) y el ante el Madrid (1-0) no valieron para superar el décimo puesto final. Tras un año en Vallecas y 14 goles más, Polster se despidió de nuestra Liga para seguir goleando en Alemania, donde anotó 94 goles en 189 partidos de Bundesliga (0,5 goles por partido) para, posteriormente, retirarse en el Austria Salzburgo.

“Desde entonces, solo tres jugadores han podido superar la marca goleadora de Toni Polster: Ronaldo Nazario, Messi y Cristiano”

Toni disputó dos Mundiales (90 y 98) -ambos tras la gesta de los 33 tantos en el Sevilla- en los que no pasaría de la fase de grupos y sólo anotaría un gol, contra Camerún en Francia ’98 al portero deportivista Songo’o, de un trallazo con la derecha tras un córner; cuando Austria todavía vestía de blanco.

La magnitud de los 33 goles de Polster -máximo anotador en la historia de la Selección Austriaca y uno de los jugadores más destacados del país- es todavía mayor 22 años después, al comprobar que sólo tres astros del fútbol han sido capaces de superar esta marca desde entonces en la Liga: Ronaldo, Messi y Cristiano Ronaldo.

Por Ramontxu Pérez

Twitter: @lediakhov

Puedes leer esta y otras historias pinchando en la imagen

Redacción Kaiser

La revista digital Kaiser Football está compuesta por periodistas apasionados por el fútbol. Tratamos de acercar la mejor información con los mejores colaboradores.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Gol en Sevilla | Ecos del Balón

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.