Novedades

La sincera relación entre las dos mitades de Manchester

La amistad entre los dos jugadores del City y del United

“Liverpool tenía a los Beatles, Londres era el centro de la cultura pop y Manchester tenía a George Best”, dijo Mike Summerbee. La leyenda del City no tiene reparos en endiosar a al que fuera su mejor amigo e ídolo de Old Trafford. Su amistad traspasó las barreras de una de las enemistades más acérrimas de Inglaterra.

Mánchester estaba dormida. Los garitos de moda hacía rato que habían echado el cierre. Solamente los tugurios mohosos resistían al sueño. Por la puerta de uno de ellos entró George Best en un estado deplorable. Le seguía una nariz. Detrás de semejante tocha se intuía a Mike Summerbee, que iba algo mejor.

Aguantaron toda la noche en pie. La luz del nuevo día, camuflada con la neblina mañanera, les trajo un recuerdo: tenían que jugar el derbi de aquella tarde. Summerbee era uno de los mejores jugadores del Manchester City y Best simplemente era el jugador más desequilibrante del Manchester United y de todo el Reino Unido, pero ambos llevaban una cogorza monumental. Tampoco es que les supusiera ningún problema, estaban acostumbrados. Sus hígados estaban curtidos en mil Guinness.

La amistad entre George Best y Mike Summerbee fue más allá de la que pueden unir unas cuantas pintas de cerveza.

Ambos eran atacantes y no tenían por qué coincidir en un mismo plano pero además tenían un pacto: estarían tan alejados como pudieran para no dejarse en ridículo, sobre todo Best a Summerbee. El norirlandés era conocido por ser un gran regateador y Summerbee no tenía ganas de hacerle una falta que le dejara sin su camarada de juergas. Así que si tenían que luchar por algún balón iban con cuidado y de paso acordaban dónde iban a ir aquella noche.

Foto: Dailymail.co.uk

Foto: Dailymail.co.uk

Medio equipo del City y otro medio del United se fueron de copas tras el derbi. Best acaparaba todas las miradas porque iba al lado de Summerbee. Para la época, George Best era todo un conquistador mientras que Summerbee era lo más feo que te podías echar a la cara, aunque también era el más simpático de la pareja. Las mujeres se arremolinaban alrededor de Best y se reían con Summerbee a ritmo de alcohol. De los dos, el que tenía más fama de bebedor era Best, que en último término fue lo que le llevó a la muerte en 2005. Aun así, Summerbee, que no fue a ver a Best al hospital cuando estaba moribundo porque no lo quería ver en ese estado, afirma que su mejor amigo no bebía tanto como decían.

La relación de Best y Summerbee no obedecía solamente a salir de fiesta y beber como cosacos. Nada de eso. Best y Summerbee eran amigos de verdad. Se aceptaban tal y como eran y no tenían en cuenta si uno defendía los colores del United o el City, cosa que en Mánchester no se pasa por alto. Sin ir más lejos, George Best fue el padrino de boda de Summerbee y juntos montaron una tienda de moda masculina llamada Edwardia que les fue bastante bien.

Héctor Farrés

Me tropiezo con historias peculiares que piden a gritos ser contadas. Vi a Coutinho de periquito. Pertenezco a la "Meravellosa Minoria". También colaboro en VAVEL. Twitter: @hectorfg35

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.