Novedades

La Academia: rey de Sudamérica en 1967

Fue el primer título continental para el club en la era profesional

Racing de Avellaneda logró su única Copa Libertadores en 1967, en una edición histórica del torneo puesto que el club argentino necesitó de 20 encuentros para poder levantar el trofeo. Desde entonces ha participado en cuatro ocasiones más pero no ha conseguido repetir el triunfo, siendo las semifinales de 1968 y 1997 su mejor resultado.

La historia de Racing dio un vuelco importante con la llegada al banquillo de Juan José Pizzuti. Corría el año 1965 y el cuadro de Avellaneda ocupaba las últimas posiciones de la clasificación del Campeonato de Primera División. La labor del técnico que había dirigido anteriormente a Chacarita Juniors fue fantástica y situó al equipo en la quinta posición. Sin embargo, lo verdaderamente bueno estaba por llegar.

En 1966 el cuadro blanquiceleste cuajó un torneo doméstico excepcional y barrió a todos sus rivales, River, Boca y San Lorenzo. Se mantuvo invicto buena parte del campeonato y solo perdió ante los millonarios en casa en la jornada 26. Para el recuerdo además del título dejó un récord de imbatibilidad y de puntos al sumar 61 en 38 encuentros.

El equipo se caracterizaba por un juego dinámico, atrevido, de ritmo constante y mucho movimiento de todos los jugadores. Además empleaban gran fuerza y energía en sus acciones y aplicaban la presión y el achique de espacios a las mil maravillas. Los refuerzos de Humberto Maschio (volvió al club tras su etapa en el Calcio), Miguel Mori o el charrúa Chabay resultaron claves para la competición nacional y en 1967 Norberto Raffo y el brasileño Joao Cardoso también se adaptaron con rapidez para ayudar en la conquista de la Libertadores.

Pizzuti construyó un once tipo que integraban habitualmente Cejas, Perfumo, Panadero Díaz, Martín, Mori, Basile, Cardoso, Rulli, Cárdenas, Raffo y Maschio. En ese plantel sobresalían hombres como el arquero Cejas, que destacaba por su excelente físico, sobriedad, serenidad y gran seguridad bajo palos y en las salidas; Perfumo, un defensa marcador excepcional, limpio, fino, de gran temperamento y liderazgo; Cárdenas, un delantero rápido, astuto y con un poderoso chut con las dos piernas y Maschio, un enganche de mucho talento, magnífica visión de juego y fabulosa técnica.

Aquel Racing fue conocido como El Equipo de José por un cántico de los aficionados que luego apadrinó la prensa

La Academia inició su andadura en el grupo 2 donde tuvo como adversarios a River Plate, Bolívar y 31 de Octubre (Bolivia) e Independiente de Medellín y Santa Fe (Colombia). Se trataba de una fase larguísima de diez partidos en el que los dos primeros obtenían un billete para semifinales.

Racing se mostró implacable en su estadio y ahí cimentó el éxito de su clasificación. Lejos de Avellaneda también fue sólido y solo no ganó en su visita al Monumental que se resolvió con un empate, y en el choque en La Paz contra 31 de Octubre que vencieron los locales por 3-0. Pero el gran peligro no estuvo sobre el césped, sino en el aire cuando sufrieron un tremendo susto en su desplazamiento a Medellín, al estar a punto de estrellarse el Douglas DC-4 en el que viajaban.

gale-libertadores-1967-041

Acabaron liderando el grupo con 17 puntos, dos más que River, y además fueron el equipo más goleador (29) y el que menos tantos encajó (7). En semifinales hubo otra liguilla y a Racing le tocó el grupo de cuatro equipos donde repetía el conjunto millonario junto al Colo-Colo chileno y el Universitario de Deportes peruano.

Racing debutó ante River Plate y al igual que en la primera fase firmaron tablas en Buenos Aires. A continuación, viajaron a Lima y se impusieron a los locales por 1-2 gracias al doblete de Raffo. Sin embargo una semana después los cremas le devolvieron el resultado en Avellaneda. Los dos siguientes duelos de los blanquicelestes fueron ante Colo-Colo donde lograron sendas victorias y en la última jornada recibían en su feudo a River. Se adelantaron los porteños, pero Rodríguez en dos ocasiones y Raffo dieron la vuelta al tanteo.

Finalizado el calendario Racing y Universitario tenían nueve puntos y para deshacer el empate tuvo que celebrarse un partido en Santiago de Chile. El ganador sería el contrincante de Nacional de Montevideo que ya esperaba en la final. El encuentro, muy igualado, lo resolvió el delantero Raffo con dos dianas, una en la primera mitad y otra poco después de que Lobatón igualase la contienda a media hora del final.

El máximo goleador de la Copa Libertadores de 1967 fue Norberto Raffo con 13 dianas

Nacional contaba en sus filas con hombres destacados como Rogelio Domínguez, Montero Castillo, Espárrago, Urruzmendi o Ubiña y en su camino se había deshecho de Universidad Católica, Cruzeiro o su gran rival Peñarol. La finalísima comenzó a disputarse en agosto, primero en el estadio Presidente Perón y a continuación en el Centenario de Montevideo.

En ambos choques primó la paridad y las defensas se impusieron a los ataques, finalizando los partidos sin goles. Por ello de nuevo hubo que recurrir a un encuentro de desempate para conocer al mejor equipo del continente. La sede fue el estadio Nacional de Santiago en Chile y la fecha el 29 de agosto de 1967.

gale-libertadores-1967-011

Pizzuti confió en sus habituales y no le fallaron. Una gran primera mitad de La Academia les puso en ventaja al descanso por 2-0, con goles del brasileño Cardoso y Raffo. Los charrúas se volcaron en el segundo acto pero la zaga comandada por Perfumo se mantuvo firme. Milton Viera acortó distancias en el minuto 79, pero no hubo tiempo para que Nacional consiguiese la remontada. De esta forma y tras el pitido del colegiado paraguayo Osorio el conjunto de Avellaneda se proclamó rey de Sudamérica.

Unos meses más tarde se coronó también campeón del mundo tras conquistar la Copa Intercontinental. Su rival fue el Celtic de Glasgow en un enfrentamiento que necesitó de un tercer duelo en la capital uruguaya para conocer al ganador. Un solitario tanto del ‘Chango’ Cárdenas acabó con la resistencia de los escoceses en un choque conocido como La Batalla de Montevideo.

Alberto Cosín

Apasionado del fútbol internacional de todas las épocas, especialmente las más antiguas. También colabora en el magazine de Martí Perarnau. Organizador de eventos.
Twitter: @AlbertoCosin

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.