Novedades

Polonia 1972. El origen de la leyenda

El comienzo de un equipo para el recuerdo

Decía Sir Laurence Kerr Olivier, uno de los mas grandes intérpretes del siglo XX, que la experiencia es algo que no consigues hasta justo después de necesitarla. Esta puede ser la frase que mejor represente a una generación de futbolistas polacos que se atrevieron a intentar conquistar, sin apenas experiencia, el mundo del fútbol en la década de los 70.

Durante el Mundial del 74, Polonia estuvo compuesta por una legión de futbolistas prácticamente desconocidos que actuaban en la liga local y estaban dirigidos por un técnico como Kazimierz Gorski, que había conseguido meter a Polonia en la fase final de una Copa del Mundo por primera vez gracias a la generación más prometedora de su historia, la que había conseguido la medalla de Oro solo dos años antes en los Juegos Olímpicos de Munich 1972.

MUNICH 72, EL ORIGEN DE UNA LEYENDA

Es en la ciudad bávara de Ingolstad donde, coincidiendo con el lugar de origen del monstruo Frankenstein, nace también la leyenda de la Polonia de los años 70. Aquella mañana del 28 de agosto de 1972, un contundente 5-1 a Colombia descubría ante el planeta fútbol a una nueva y maravillosa generación de futbolistas. El 6-1 de la RDA contra los colombianos hizo rebajar algunos humos, quizás los polacos no eran tan buenos como parecían. Sin embargo, los de Gorski golearon a Ghana 4-0 y llegaban a la última jornada disputándose el primer puesto contra la República Democrática de Alemania. En Nürnberg, los polacos se impusieron por 2-1 gracias a dos goles de un defensa del Górnik Zabrze, Jerzy Gorgon, poderoso defensor que sería clave durante toda la gloriosa década.

POLONIA 72

La segunda fase de grupos sería la que dirimiría quién lucharía por las medallas. Otra fase de grupos en la que vivimos dos hechos históricos. El primero, la primera victoria –que se repetiría dos años después- de la RDA contra la RFA, un encuentro no tan recordado como el segundo pero que hizo casi el mismo daño en la zona occidental alemana. Y la segunda, la clasificación polaca para la final de los Juegos tras sufrir un empate contra Dinamarca, ganar a la Unión Soviética de Oleg Blokhin (6 goles en 6 partidos) por 2-1 en un día en el que el mundo quedó consternado con los secuestros y posteriores asesinatos de atletas israelíes a cargo del grupo terrorista Septiembre Negro en la conocida como ‘Masacre de Munich’.

Deyna y Gadocha fueron dos de los jugadores más destacados de la selección polaca durante los Juegos Olímpicos de 1972

La última jornada de esta segunda fase, con el pase a la final en juego, llevó a Polonia a golear (5-0) en el partido decisivo a la Marruecos que entrenaba el español Sabino Barinaga, mito del fútbol español criado en Inglaterra y con una amplia trayectoria como jugador –en el Real Madrid- y entrenador en el fútbol español e internacional.

En la final, esperaba una Hungría que había hecho prácticamente los mismos números que Polonia -todo victorias menos un empate- y que defendía la medalla de oro que había conquistado en México cuatro años antes. Kazimierz Deyna (autor de 7 goles antes de la final) y el escurridizo Robert Gadocha (6 goles), eran los dos jugadores más peligrosos de la selección polaca. Grzegorz Lato comenzaba a apuntar maneras aunque todavía no había llegado a su tope como futbolista.

Aquella Polonia había maravillado con un fútbol ofensivo y muy vertical en el que predominaban las combinaciones por paredes y los constantes movimientos de sus jugadores. Sin embargo, los húngaros golpearían primero por mediación del zurdo Béla Várady, que aprovechaba un grave error defensivo polaco y hacía su segundo gol en el torneo. Los húngaros consiguieron dormir el partido y se llegó al descanso con 0-1 en el marcador.

En la segunda parte, una genialidad técnica de Deyna, que pisaba primero el balón con la derecha y la cruzaba después con la zurda, devolvía las tablas al marcador. Minutos después, el propio Deyna aprovechaba la descoordinación húngara para regatear al portero y hacer el 2-1. Sería definitivo. Gadocha podría haber ampliado el marcador si no hubiera fallado un remate cantado. No importaba, pese a la lesión sufrida por un Deyna -que tendría que ser sustituido por Szymczak-, los estériles ataques húngaros no llegaban a ninguna parte y Polonia conquistaba la medalla de Oro.

Desde el banquillo, había aparecido puntualmente un atacante con gran futuro, un tal Grzegorz Lato que no explotaría hasta dos años después. La victoria en los Juegos Olímpicos no tuvo la repercusión internacional que hubiera cabido esperar –la prensa apenas de hizo eco ante el éxito de un país del Este-, pero sirvió para que los polacos formasen las bases de una selección legendaria.

Juan Arroita

Enamorado del fútbol. Dedicado en cuerpo y alma al periodismo deportivo desde que supo que no valdría para jugar al fútbol. Fundador de la revista Kaiser Football.
Twitter: @JuanArroita

4 Comments en Polonia 1972. El origen de la leyenda

  1. Mario Fernández // julio 16, 2014 en 1:48 pm // Responder

    Se agradecen este tipo de artículos. Había escuchado hablar de la Polonia del 74 y de la del 78, pero no sabía que el verdadero origen residía en los Juegos Olímpicos de 1972

  2. Juraría que Tomaszewski también estaba en ese equipo…

    • Redacción Kaiser // julio 16, 2014 en 6:55 pm // Responder

      Tomaszewski no entraría en el grupo definitivamente hasta el siguiente año, consolidándose como uno de los héroes que dejaron a Inglaterra fuera del Mundial en el mítico partido de Wembley en 1973

      • Ahhh de acuerdo, entonces me estoy confundiendo. Pero lo que está claro es que fue uno de los jugadores más importantes en los siguientes años para Polonia. Me encantó la entrevista que le hicisteis en la guia de los mundiales, enhorabuena por lo que hacéis!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.