Novedades

Peter Osgood, el rey de Stamford Bridge

La historia de la leyenda del jugador del Chelsea

El tío Bob escribió una carta al Chelsea. En ella relataba que tenía un sobrino con unas cualidades innatas para jugar al fútbol. En un acto de fe los blues se hicieron con los servicios de un crío que se convertiría en la leyenda más grande del club.

Las paredes de piedra que rodean Stamford Bridge recogen lo mejor que ha pasado por allí. Desde Gianfranco Zola hasta Ivanovic pasando por el entrecejo de Bosingwa. La flor y nata del Chelsea ve la vida pasar colgada del limbo de los recuerdos custodiada por un centinela del pasado que nadie olvida. Los turistas que se dejan caer por el tempo blue se preguntan quién demonios es ese Peter Osgood que preside Stamford Bridge. La respuesta es simple: su rey.

La elegancia que se le atribuye al Chelsea desde tiempos innumerables llegó de la mano de Ossie. El delantero blue era un auténtico gentleman con exquisitos modales, encantador en el trato cercano y con una sonrisa de conquistador. Era el yerno que toda suegra quería tener y encima era el mejor sobre el verde. Para qué pedir más.

41688522

La selección nacional inglesa solamente contó con Osgood en cuatro ocasiones a pasar de sus 150 goles con el Chelsea. No importa, así se podía dedicar en cuerpo y alma a su club, con el que marcó dos goles el día de su debut con 17 años.

La primera gran traba para Ossie llegó bien pronto cuando Emlyn Hughs le rompió una pierna. “No llevaba espinilleras porque no eran obligatorias y simplemente oí un crujido seguido de un dolor terrible”, relató años después quitándole importancia. Porque en verdad no la tuvo. Su pierna no sufrió secuelas y siguió dando alegrías al Chelsea.

Peter Osgood es una de las grandes leyendas del Chelsea, el cual homenajeó a la imagen del jugador con una escultura en Stamford Bridge. 

Años después de su muerte todavía ostenta el privilegio de ser el último futbolista en marcar en cada una de las rondas de la FA Cup. Para más inri, es el único jugador del Chelsea que lo ha conseguido. Ni Lampard, ni Drogba ni el mismísimo Bobby Tambling. Solamente Osgood.

Foto: PA

Foto: PA

Él quería estar toda la vida en el Chelsea. Lo tenía todo hasta que le tocó lidiar con un entrenador repelente como Dave Sexton. Su llegada a Stamford Bridge conllevó una purga de las buenas y medio equipo se marchó, incluido Osgood. Ossie puso rumbo a Southampton donde ganó, de nuevo, la FA Cup.

También fue uno de los pioneros en dejar el viejo continente y probar suerte en Estados Unidos, aunque la fortuna le fue esquiva. Al poco tiempo el Chelsea le volvió a acoger con las puertas abiertas tras cuatro años de aventura lejos de Londres. Por aquel entonces el Chelsea ya estaba para el arrastre, peleando por no descender y Osgood aportó lo que pudo: cerró el círculo marcando en su segundo debut.

Héctor Farrés

Me tropiezo con historias peculiares que piden a gritos ser contadas. Vi a Coutinho de periquito. Pertenezco a la "Meravellosa Minoria". También colaboro en VAVEL. Twitter: @hectorfg35

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.