Novedades

Nottingham Forest, una leyenda sin término medio

Repaso a la historia del conjunto inglés

No existe en Europa una historia más peculiar de un equipo de fútbol que la del Nottingham Forest. Cuenta con 147 años de existencia y actualmente milita en la Football League Championship (equivalente a la segunda división en España) tras el ascenso conseguido en la temporada 2007/08. Su historia es una continua montaña rusa, capaz de lo mejor y de lo peor, que le ha hecho estar desde el pozo de la tercera división inglesa hasta alcanzar la gloria más absoluta entre finales de los 70 y principios de los 80.

FOREST 1980

Se trata del único equipo que tiene en su palmarés más Copas de Europa (2) que Ligas de su país (1), y del único equipo, junto al Real Madrid -en la primera edición del torneo- que conseguía ganar la Copa de Europa el año de su debut. Además, tiene el dudoso honor de ser el único equipo campeón de Europa que desciende a la tercera división de su país.

El Nottingham Forest es el único equipo que tiene en su palmarés más Copas de Europa (dos) que campeonatos de liga de su país (uno)

En 1892 se crea la First Division (nombre de la Liga inglesa hasta la creación de la Premier League en 1992), y el Nottingham Forest es aceptado para disputarla después de haberse proclamado campeón de la Football Alliance, liga de 12 equipos que desaparece con el nacimiento de la First Division. En 1898 inauguró su estadio, el City Ground, lugar donde todavía juega sus encuentros y cuyo nombre conmemoraba el reciente reconocimiento de ciudad que acababa de recibir Nottingham. Ese mismo año logró su primer título oficial alzándose con la FA Cup tras derrotar al que sería a lo largo de su historia su más directo rival, el Derby County, por 3-1. Nadie pensaba que ese iba a ser su único título hasta comienzos de la segunda mitad del S.XX. A partir de aquí comenzaba una sequía de títulos que iba a durar más de 60 años. En este tiempo, continuos ascensos y descensos que le llegarían a hundir hasta la tercera división.

FOREST 1898

Pero el primer punto de inflexión en el club para volver a lo más alto llega con el ascenso a la First Division 31 años después, en la temporada 1956/57 de la mano de Jimmy Barrett, delantero inglés que había sido comprado al West Ham tres años antes. El equipo era entrenado por el genial Billy Walker, que dos años después guiaría al equipo hacia la consecución de la FA Cup, disputada en un estadio de Wembley copado por 100.000 hinchas y venciendo en la final al Luton Town. El Forest ganaba 2-0 al cuarto de hora de partido, pero las lesiones de Dwight y Whare en una época en la que todavía no existían las sustituciones, le hicieron acabar el partido encerrado dentro de su área para terminar ganando por 2-1 de forma épica.

Rozaron el título liguero en 1967, pero el Manchester United de Matt Busby les arrebató el título por cuatro puntos. El Forest parecía que se asentaba como equipo puntero en Inglaterra, pero una temporada nefasta en 1972 les devolvía al pozo de la segunda división. En 1975 se iba a producir un hecho que iba a marcar la historia, no sólo del equipo, sino del fútbol inglés y europeo en la década siguiente: El Nottingham Forest fichaba a Brian Clough como entrenador.

Foto: Bob Thomas/Getty Images

Foto: Bob Thomas/Getty Images

Clough había entrenado durante seis años (1967-1973) al Derby County, al que cogió en segunda división, lo devolvió a primera y en 1972 lo hizo campeón de Liga, además de dejarlo a un paso de disputar la final de la Copa de Europa al año siguiente tras caer con la Juventus en una polémica semifinal. Unas polémicas declaraciones, acusando a la Juventus de comprar el partido y sus desavenencias con el presidente del Derby Country, le llevaron a dimitir. El siguiente gran equipo que dirigiría sería el Leeds United, entonces vigente campeón inglés en el que, debido a los malos resultados y a su mala relación con la grada, solo duró 44 días.

Brian Clough, que había ascendido al Derby County a la primera división y lo había llevado a la semifinal de la Copa de Europa, tomaba las riendas de otro equipo de segunda, el Nottingham Forest.

Brian Clough fichaba en enero de 1975, a mitad de temporada de nuevo por un equipo de segunda división. Se hacía cargo del Nottingham Forest. Esa campaña el equipo mantuvo la categoría, pero a la siguiente Clough, ya con su inseparable ayudante Peter Taylor, decidió crear un equipo que devolviera al Forest a lo más alto. Además de conservar la base del equipo con jugadores como John Robertson, McGovern o Martin O’Neill se hicieron con jugadores que hasta entonces no tenían nombre, como el portero Peter Shilton o el centrocampista escocés Archie Gemmill, que se adueñarían de Europa pocos años después.

Foto: theguardian.com

Foto: theguardian.com

En la temporada 1975/76 iba a comenzar una carrera meteórica sin precedentes en el fútbol europeo. El Nottingham Forest asciende a la máxima categoría tras disputar la promoción al acabar tercero la temporada. Ese verano Clough completa el equipo con los fichajes Colin Barrett, Kenny Burns y Larry Loyd, y el equipo arranca como un tiro en la competición doméstica. Por entonces, se pensaba entre los aficionados ingleses que el equipo se acabaría deshinchando, pero el compromiso de todo el equipo con la idea de su entrenador, de hacer un fútbol físico, solidario y con una implicación defensiva extraordinaria le llevo a aguantar el pulso al Liverpool (entonces vigente campeón de Europa, título que revalidaría esa mismo año) hasta el final de campeonato. El Forest se coronaba campeón de Liga por primera vez en su historia con siete puntos de ventaja sobre el Liverpool y encajando solo 24 goles en contra en 42 partidos.

Consagrado como grande de Inglaterra, en la siguiente temporada al Forest se le abría un nuevo escenario: la Copa de Europa. Caprichos del sorteo, le deparó una primera ronda a eliminatoria directa a doble partido con el Liverpool, vigente campeón y gran rival del Forest de la época. Era muy extraño por entonces ver un enfrentamiento entre clubes del mismo país en la Copa de Europa porque solo acudían los campeones de Liga, pero el Liverpool participaba como defensor del título. En una eliminatoria histórica el Forest apea al ganador de las dos últimas ediciones tras ganar 2-0 en el City Ground y empatar a cero en la vuelta en Anfield. El Nottingham Forest se estaba convirtiendo en la auténtica bestia negra de un Liverpool hasta entonces prácticamente imbatible. En menos de un año le había sacado siete puntos en Liga, le había derrotado en la final de la League Cup (posteriormente denominada Carling Cup, y desde este año Capital One Cup) por 1-0 en Old Trafford con gol de Robertson de penalti, y ahora le dejaba fuera de la Copa de Europa a las primeras de cambio.

El Nottingham Forest decidió invertir todas las ganancias del título liguero en fichar al mediapunta Trevor Francis, del Birmingham City

Ese mismo verano, el Forest había decidido invertir todas sus ganancias obtenidas con el título liguero en el fichaje del mediapunta inglés Trevor Francis, futbolista del Birmingham City que venía de jugar cedido el año anterior en el Detroit Express estadounidense. Sin embargo una norma UEFA impedía alinearlo durante tres meses en competición europea por el hecho de haber desembolsado tanto dinero en un solo jugador. El Forest había abonado al Birmingham City un millón de libras, pero Francis solo iba a poder debutar en la Copa de Europa en una hipotética final.

Foto: sporting-heroes.net

Foto: sporting-heroes.net

A lo largo de la competición, el Forest fue dejando por el camino a AEK Atenas, Grasshopper y Colonia para plantarse en la final que iba a disputar en el estadio Olímpico de Munich ante el Malmö FF sueco. Trevor Francis, que fue de la partida, anotó de cabeza el único gol del partido al filo del descanso. El sueño era una realidad. El capitán John McGovern alzaba la Copa de Europa al cielo de Múnich y cerraba el milagro de un equipo que en dos años pasaba de jugar en la segunda división de su país a coronarse campeón de Europa. El entrenador Brian Clough admitiría después que “no hicimos nuestro mejor partido, pues el Malmö es un equipo aburrido. Es más, Suecia es un país aburrido. Pero ¡qué importa esto si hemos ganado!”.

Ese año fue el Liverpool el que se alzó con la Liga por delante del Forest, que fue segundo. Sin embargo el Forest (al igual que el Liverpool el año anterior) iba a disputar la Copa de Europa como defensor del título. El Forest había redondeado una temporada espectacular ganándole al FC Barcelona la Supercopa europea ese mismo verano, y partía como favorito para revalidar su título de campeón de Europa. Tras superar en una dura eliminatoria de semifinales al Ajax alcanzaba de nuevo la final que, esta vez, se iba a disputar en el Santiago Bernabéu ante el Hamburgo de Kevin Keegan y Felix Magath, que llegaba tras remontarle un 2-0 al Real Madrid en semifinales apabullando al conjunto blanco por 5-1 en el partido de vuelta disputado en Alemania. En la final un único gol en el minuto 21, esta vez de John Robertson, le daba de nuevo el título al Nottingham Forest.

El Nottingham Forest consiguió clasificarse a la Copa de Europa gracias al título cosechado el año anterior y consiguió volver a levantar la ‘Orejona’

Clough, aunque solía bromear con el aspecto físico de Robertson, decía de él que era ‘el Picasso del fútbol’. La marcha de este jugador al Derby Country a donde había salido el año anterior el hasta entonces fiel ayudante de Clough, Peter Taylor, termina por romper la relación entre estos y pone fin a la espectacular etapa del equipo de Nottingham. A partir de aquí en una discreta década de los 80, el Forest solo consigue un par de Carling Cup y disputa unas semifinales de Copa de la UEFA en la temporada 1984/85. La repentina muerte de Taylor en 1990 multiplica los problemas de alcoholismo de Clough, que dedica su autobiografía de 1994 a Taylor con estas palabras: “Para Peter. Todavía te añoro. Una vez dijiste: ‘Cuando recibas un disparo de mí no habrá más risas en tu vida’. Tenías razón”.

En la temporada 1992/93, se consumaba el descenso del Forest a la segunda división y Clough abandonaba el equipo tras 18 años en el cargo. El equipo volvería a esta categoría en 2008 después de haber llegado a tocar fondo tras descender a tercera división. La mayoría de jugadores de este Nottingham Forest de leyenda no llegarían a triunfar en ningún otro equipo, lo que muestra que la grandeza de este conjunto no solo la formaban la calidad de los futbolistas sino la capacidad de comprometer a un grupo y el carisma de un líder como Brian Clough, que hacía buena aquella frase de Plutarco que afirmaba que un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones comandado por un ciervo.

Alberto Egea

Una volea de Rafter. Una asistencia de Jason Williams. Una celebración del 'Pipo' Inzaghi. Un ataque de Pantani. Y 'John Milner' de Loquillo.
Twitter: @esttoper

Latest posts by Alberto Egea (see all)

1 Comentario en Nottingham Forest, una leyenda sin término medio

  1. YO ví la película…

    y creo que es uno de los mejores directores, aunque su forma de ser no era agradable y a la vez antipático e irrespetuoso.

    Pero buen director…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.