Novedades

La gran mentira del Mundial de 1958

Nunca existió

¿Recuerdan el gol de Pelé en la final del Mundial de 1958, que enfrentaba a Brasil y a la anfitriona Suecia? Sí, el segundo suyo, ese en que hace un par de sombreros en el área, aguanta una tarascada asesina de un defensa nórdico y anota un tanto espectacular… ¿sí? Pues bien, nunca existió. Porque ese Mundial jamás llegó a jugarse. Es una leyenda urbana, un experimento sociológico, como Gran Hermano o las Fiestas Patronales de los pueblos pequeños. ¿No me creen? Pues lean, lean.

Foto: El País

La increíble revelación se la debemos al valiente cineasta sueco Johan Löfstedt, que en 2002 estrenó el polémico documental Konspiration 58. ¿Su argumento? Muy sencillo: destapar uno de los mayores engaños del siglo XX. Situémonos en 1958. En aquel tiempo, y según la historia oficial, Suecia está preparada para celebrar la Copa del Mundo de la FIFA. La imagen de los dirigentes, el espectáculo en campos repletos y, en general, la seriedad nórdica, propiciaron una grata imagen que dio la vuelta al mundo. Una imagen, por lo demás, falsa.

Y es que todo fue un engaño, perpetrado, cómo no, por la pérfida CIA. En aquel tiempo el país escandinavo no tenía las infraestructuras necesarias como para acoger a un evento de tal magnitud. Sin embargo, su carácter de aliado y su relativa cercanía a la URSS permitía a la Agencia estadounidense plantear una fabulosa suposición: qué ocurriría si consiguieran engañar a todo el mundo, si llevaran a cabo la farsa definitiva. En otras palabras, ¿qué pasaría si hacían ver que los partidos se estaban llevando realmente a cabo, pero todo era simulado, con encuentros jugados en otras latitudes, en otras fechas y con público contratado como extras?

Konspiration 58 es un documental con el único propósito de destapar un hipotético engaño global sobre el Mundial de 1958.

Había un problema, claro: la propia selección soviética se había clasificado para la cita. Ninguna razón para preocuparse: la URSS sí que jugaría efectivamente sus partidos en terreno sueco, y sería ultrajada sutilmente por los árbitros para que no avanzara demasiado en un torneo que solo ellos, y sus rivales, llegaron a disputar…

¿Y Pelé? ¿Y Brasil? Aquí aparece la FIFA. Los dirigentes del fútbol mundial estaban muy interesados en que el gigante americano, uno de los mayores mercados en el mundo del fútbol, se impusiera al fin en un Mundial después del fiasco de ocho años antes. Así que Brasil fue designado vencedor a dedo… algo que, por otra parte, el documental parece insinuar ocurrió igualmente en Berna, cuando la creciente RFA conseguía dejar atrás el aislamiento de la posguerra en uno de los partidos más extraños de la historia… pero eso es otro relato, sobre el que volveremos en otra ocasión.

El documental, que cualquiera puede ver en la red, basa sus afirmaciones en tres tipos de pruebas. Las primeras son las imágenes, tanto de televisión como fotográficas. En ellas se pueden apreciar extrañas sombras de los jugadores sobre el terreno de juego, que no pueden corresponderse a las fechas y horas en que se jugaron, supuestamente, aquellos partidos. Además, algunas fotos aéreas de las ciudades suecas en 1958 muestran estadios aun en construcción, incapaces de albergar el evento.

La segunda prueba son los documentos oficiales, extractados de un Ministerio de Interior sueco que, a cambio de colaborar en la farsa, recibió ingentes fondos provenientes del Plan Marshall, muy superiores a los que en un principio les hubieran correspondido.

Por último, la prueba definitiva son los testimonios, en los que abunda el documental, incluyendo algunos de jugadores de la selección sueca en aquel Mundial fantasma (Sigvard Parling y Kurt Hamrin), periodistas, altos cargos del Gobierno de la época o el mandatario Lenart Johansson, que llegó a ser presidente de la UEFA.

tumblr_nif9ujxkr51rg9ocxo1_1280

Algunas de las teorías de conspiración del Mundial 58

Como podemos apreciar, el engaño no tuvo fisura alguna, y parece ser que en Moscú se lo tragaron hasta el fondo, propiciando que avanzaran los planes americanos para el siguiente gran “fake”: el falso aterrizaje en la Luna, del que el Mundial de 1958 habría sido un enorme ensayo, tal y como la investigación muestra con todo lujo de detalles.

Evidentemente lo anterior es… falso. No así el documental que efectivamente se estrenó en la televisión pública sueca en 2002 y que mantuvo a sus conciudadanos engañados durante casi una hora, creando bastante revuelo. Algo así como lo que hizo en España Jordi Évole con su 23-F, pero en versión futbolera. Una historia deliciosa que dejamos aquí escrita y consignada… porque, pueden creerme, en algún momento, quizás dentro de mucho tiempo, quizás mañana mismo, alguien les vendrá con mirada de sabihondo y, como quien cuenta un secreto, dirá… ¿sabías que el Mundial de 1958 nunca llegó a celebrarse?…

Marcos Pereda

Cuento historias que te harán creer en la relación entre Cultura y Deporte. Un día me puse a escribir y creo que no he parado desde entonces.

Twitter: @MarcosPereda2

Latest posts by Marcos Pereda (see all)

2 Comments en La gran mentira del Mundial de 1958

  1. Un gran artículo y una gran historia, aunque desde el principio no llegué a creerlo, te mantiene hasta el final con la duda de si podría ser realmente verdad. Felicidades al autor.

  2. Marcos Pereda // julio 30, 2015 en 6:46 am // Responder

    Jejeje, muchas gracias…con que tuvieras la duda el autor se siente más que premiado….

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. El Mundial que no fue – Blog de Notas

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.