Novedades

El día que Maradona jugó en el Tottenham

Partido ceremonial de Osvaldo Ardiles

Nadie se lo podía creer. Tampoco es que fuera una afrenta, oiga, porque a veces el fútbol es mucho más que eso, que diría Shankly. Aunque bien es cierto que las cosas estaban muy delicadas por aquel entonces. No obstante, White Hart Lane ha sido un mausoleo que ha sabido dividir la situación política con lo que sucedía en el verde. Cada cosa tiene su momento. De esta manera, el homenaje a Osvaldo Ardiles ante su afición fue coronada con un invitado de excepción. El día que el Tottenham fichó a Maradona por un día.

Foto: www.goolfm.net

En pleno thatcherismo, el conflicto de la Guerra de las Malvinas se convirtió en una situación política que se extrapoló al fútbol, como otros tantos sucesos como fueron los de Yugoslavia o los mismos conflictos en Mali. Atañó a la pelota, principalmente, porque más allá de la ocupación inglesa en un territorio reclamado por Argentina – que es la razón de peso -, se habían puesto frente a frente dos países cuyo sentimiento hacia el deporte rey es cuestión de Estado, por lo que el tira y afloja no iba a ser comedido.

Tras ganar Argentina el Mundial de 1978, el Tottenham asciende a la máxima categoría subiendo con Bolton y Southampton. Por aquel entonces, se permitió la posibilidad de poder fichar a dos jugadores extranjeros para reforzar las plantillas y los londinenses no dudaron en fijarse en los jugadores que habían logrado en el cetro dorado. Osvaldo Ardiles y Ricardo Villa ficharon por los Spurs y el club hizo la plantilla en torno a ellos. Se decía que el fútbol típicamente inglés no tenía cabida en el norte de Londres con la llegada de los argentinos, por lo que llegaron jugadores de buen trato de balón para acompañarlo.

Foto: lavoz.com | Osvaldo Ardiles y Ricardo Villa con la camiseta del Tottenham

Foto: lavoz.com | Osvaldo Ardiles y Ricardo Villa con la camiseta del Tottenham

En 1982 tuvo lugar el conflicto, y cesó un día después del comienzo del Mundial de España. A la vuelta de los compromisos con los clubes, todo sería diferente para Osvaldo Ardiles en Inglaterra. Su primo murió en la Guerra de las Malvinas pilotando un avión y el acoso sufrido por los estadios ingleses sería constante. No obstante, la tempestad tras la guerra no la sufrió como sí la vivió Ricardo Villa, ya que se había marchado cedido al PSG durante una temporada. El delantero argentino asegura que en varios campos de fútbol siempre hubo gritos hacia su persona, pero tenía el respaldo de sus compañeros y, sobre todo, de su afición. De esta manera, siempre recuerdan cuando en pleno partido ante el Leicester, los abucheos fueron omitidos con un sonoro ¡Argentina, Argentina! por parte de la grada de los Spurs.

Osvaldo Ardiles sabía que White Hart Lane era un lugar de culto y de respeto para poder llevar al mejor jugador del momento, Diego Armando Maradona. El conflicto de las Malvinas nunca fue un incoveniente en el Lane.

El vínculo era pleno, aunque Ardiles pudo disfrutar más del calor de los ingleses por su mayor estancia con respecto a su compatriota. De esta manera, recibió un digno homenaje el 1 de mayo de 1986, prácticamente a la víspera del Mundial de México. El centrocampista, que estaba lesionado, quiso que el Tottenham invitara a la estrella rutilante del momento, Diego Armando Maradona. Dicho y hecho. Además, el rival sería el Inter de Milán, conocido para el Pelusa en la Serie A y al que no había ganado en aquella temporada. White Hart Lane estaba atónito de poder ver a Diego vistiendo la camiseta de los Spurs.

Maradona tuvo su ’10’, cedido por Glenn Hoddle que se endosaría el ’11’. A partir de ese momento, la magia se desplegó sobre el césped del norte de Londres. El Tottenham ganaría 2-1 con goles de Allen y Falco, superior al tanto de Liam Brady, ex jugador del Arsenal, acérrimo rival de los Spurs. Después, Diego sería entrevistado por la prensa inglesa mientras recibía la traducción de Ardiles. Solamente “quería ganar hoy junto a los que luchan por su camiseta cada domingo“, confesó el Pelusa. Después, llegarían los cuartos de final del Mundial ante Inglaterra, la mano de Dios, el mejor gol marcado en el torneo y el recuerdo de la Guerra de las Malvinas.

Guillermo González

Periodismo. Me dejo ver por Kaiser Football, Perarnau Magazine o Eurosport. Como Nick Hornby, durante largos ratos de un día normal soy un perfecto idiota.
Twitter: @Guille_futbln

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.