Novedades

El día que Martín Palermo falló tres penaltis

La pesadilla de Palermo

4 de Julio de 1999. Colombia y Argentina se encontraban jugando un partido por la Copa América. Estaban aún en fase de grupos. Ambos ganaron su primer partido, contra Uruguay y Ecuador respectivamente. Por supuesto,  las dos necesitaban ganar para pasar de ronda o al menos, para tener más posibilidades de hacerlo. Pero nadie imaginaba que un equipo tendría absolutamente todo en sus manos, la victoria regalada y que la arrojaría a la basura…

Nacido un 7 de Noviembre de 1973, Martín Palermo debutaría con 18 años en Estudiantes de La Plata, club del lugar donde nació. Al principio, no le fue muy bien debido a diversos factores, como el hecho de que la hinchada ‘Pincha’ lo consideraba torpe y además, que los técnicos no le daban continuidad de juego. Casi un año tardó para poder concretar su primer gol: fue el 22 de Mayo de 1993 por el Torneo Clausura contra San Martín de San Juán. La temporada siguiente jugó 7 partidos y metió 1 gol. Esa campaña, Estudiantes perdería la categoría, teniendo que jugar el año siguiente en la B Nacional. En dicho torneo, Palermo jugaría tan solo dos encuentros en los que no logró siquiera marcar.

Estudiantes regresó ese mismo año a la Primera División y tuvo un rendimiento mucho menor del esperado; estuvo cerca de volver a perder la categoría, lo que generó la renuncia de Russo como director técnico. Asumió interinamente Daniel Córdoba, que vio el potencial de Palermo y decidió ponerlo de titular. Fue el campeonato donde explotó como goleador: metió 6 goles en 8 partidos, de los cuales Estudiantes ganó seis y empató dos, finalizando el torneo en el noveno lugar. El siguiente torneo, Palermo metió 11 goles en 19 partidos y empezó a llamar la atención de los clubes más grandes del país: River Plate y Boca Juniors.

Al año siguiente, Estudiantes no logró jugar al nivel del año anterior pero Palermo siguió acrecentando su nivel de juego: metió 17 goles en 38 partidos. Este sería su último año en el ‘Pincha’, ya que al finalizar el Torneo Clausura, Estudiantes debió venderlo a Boca como consecuencia de la crisis que sacudía al club.

En Boca debutó el 3 de Septiembre de 1997. No metió un gol hasta el 30 de Septiembre contra Independiente. Un mes después, anotaba el gol que le hizo ganarse a la hinchada xeneize. El gol que  permitió a Boca, ganar 2-1 contra su archirrival, River Plate. En este torneo, hizo 8 goles en 17 partidos. En el Torneo Clausura 1998, Palermo logró meter 12 goles en 15 partidos, entre los cuáles se encuentra un gol a River, que lo convirtió en ídolo de la ‘Número 12’. Palermo había comenzado un fantástico idilio con el gol.

El año siguiente también fue impecable para Martín: metió 12 goles en 16 partidos. Y fue convocado para la Copa América, disputada en el receso de invierno. Argentina quedó encuadrada en el Grupo C junto a Colombia, Uruguay y Ecuador. El debut fue el 1 de Julio, contra Ecuador. Palermo fue titular y metió dos de los tres goles con los que la Argentina venció a Ecuador 3-1. Y después, llegó el partido contra Colombia.

El partido inició en el Estadio Feliciano Cáceres y a los cinco minutos, el árbitro pitó la pena máxima para la Selección Argentina. Parecía que iniciaba una noche soñada para la albiceleste. Le tocó a Palermo, patear el penal. Fue muy arriba y Argentina se perdió la oportunidad de ponerse 1-0 arriba. Para colmo, cinco minutos después, Iván Córdoba puso al conjunto cafetero arriba, con gol de penal. Se terminaba el primer tiempo y Argentina se dirigía al vestuario con preocupación y nervios. Un mal presentimiento invadía al equipo.

Media hora después de comenzado el segundo tiempo, Argentina vuelve a tener otro penal. El Titán decide volver a patearlo y esta vez, salió más arriba que el anterior. La imagen de Palermo levantando sus pantalones cortos era la demostración de la mala noche que pasaba él y su selección. Poco después, al igual que ocurriera tras el primer penal, Edwin Congo metía un nuevo gol para poner 2-0 arriba a Colombia. Tres minutos antes del final, Jhonnier Montaño anotaba el gol con el que Colombia “acababa” con Argentina. Pero la albiceleste tendría una última oportunidad desde el punto de penalti. No cambiaría el resultado del partido pero al menos, descontaría. El Titán tenía la oportunidad de darle algo de luz a su oscura noche. Pateó y esta vez, fue el arco. Sin embargo, Calero le atajó el tiro. Tercer penal fallido para la Argentina. Tercer penal fallido para el Titán. Esa noche, se fue muy silbado del estadio por la hinchada argentina. Es un record que aparece en el Libro Guiness: jamás un jugador ha fallado tres penales en un partido. Fue una noche que manchó la historia de Palermo, que recién comenzaba. Claro que aún lograría grandísimas cosas, como por ejemplo, ser el goleador histórico de Boca. Sin embargo, siempre quedará en la historia esa noche en la que, como dice Maradona, la pelota se manchó.

 

4 Comments en El día que Martín Palermo falló tres penaltis

  1. La verdad es que los tres estuvieron muy mal tirados, a cada cual peor que el anterios. Acabó desquiciado. Es increible que su carrera no se resintiera después de aquella noche. ¡Fuerza mental, Palermo¡

    • Coincido con tu comentario. Realmente increíble que su carrera no solo no se resintiera tras los penales sino que llegara a donde llegó. Gracias por comentar. Un saludo.

  2. Lo siento. Olvidé el nick. ¡Ese Palermo¡

  3. Coincido con tu comentario. Realmente increíble que su carrera no solo no se resintiera tras los penales sino que llegara a donde llegó. Un saludo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.