Novedades

La saga de los Regueiro y los Vantolrá

Internacionales por España y por México

A lo largo de la historia del fútbol han existido numerosas sagas célebres de jugadores. Lo normal es que, tanto padres, hijos o nietos jugasen con el mismo país. Sin embargo, hay algunos casos como el de los españoles Regueiro y Vantolrá, en el que los progenitores vistieron la elástica de una selección y sus vástagos otra diferente.

Luis Regueiro y Martí Vantolrá fueron dos afamados futbolistas españoles de la década de los 30. Ambos coincidieron en la selección española y disputaron el Mundial de Italia 1934, donde los hispanos fueron apeados por la Italia de Pozzo en cuartos de final. Años más tarde se fueron a México y allí nacieron sus respectivos hijos.

La familia Regueiro tuvo, además de Luis, a otros dos jugadores que llegaron a lo más alto del panorama futbolístico nacional, Pedro y Tomás. Los tres militaron en el Real Madrid y continuaron sus carreras en tierras aztecas. Pedro, el hermano mediano, era un medio ala, frío, pero con buena técnica y Tomás, el pequeño, un futbolista ágil y versátil que podía jugar tanto de interior como de extremo derecho.

La Guerra Civil española fue clave para que Regueiro y Vantolrá continuasen con sus vidas en México. 

El mayor y el de más clase y nivel fue Luis, conocido como El Corzo. Interior genial, inteligente, con una brillante visión de juego y excelente driblador, fue una de las figuras del Real Unión y luego del Madrid que conquistó dos Ligas y dos Copas antes de la Guerra Civil. Con el estallido del conflicto se enroló en la mítica selección de Euskadi que hizo una gira por Europa y América durante un par de años. Tras la disolución del combinado vasco decidió establecerse en México y jugó en el Asturias y el América.

Los Regueiro

En suelo azteca se casó con la tolosarra Isabel Urquiola y tuvo seis hijos, el primero de nombre Luis que nació en Ciudad de México en 1943. Su padre le heredó la afición por el fútbol y en la década de los 60 fue un jugador muy importante en su país. Centrocampista talentoso y disciplinado se enfundó las camisetas de UNAM, Necaxa y Toluca y además llegó a ser internacional por el Tri en 19 ocasiones. En 1966, Ignacio Trelles le convocó para el Mundial de Inglaterra aunque no dispuso de ningún minuto. Un año después sí fue clave en el oro en los Juegos Panamericanos y en 1968 también se convirtió en uno de los fijos en los Juegos Olímpicos celebrados en su localidad natal. México realizó un buen torneo aunque se quedó a las puertas de las medallas al caer con Bulgaria en semis y ante Japón en la lucha por el bronce.

Por su parte, Martí Vantolrá fue un extremo diestro hábil, fantástico centrador, de poderoso remate y buen olfato de gol. Inició su trayectoria en el RCD Español en el que alza la Copa en 1929 y, con la llegada de los años 30, firmó por el Sevilla. En el cuadro andaluz permanece tres temporadas hasta que recibe la llamada del F.C. Barcelona y regresa a la Ciudad Condal. Su papel con los culés es excelente a nivel personal y en 1935 cuaja su mejor actuación en un choque ante el Madrid en el que bate a Zamora en cuatro oportunidades.

José Vantolrá y Luis Regueiro Urquiola llegaron a jugar juntos en la selección mexicana en un amistoso frente a Colombia en 1968.

Al empezar la Guerra Civil, el F.C. Barcelona también inició una gira por Estados Unidos y México para recaudar fondos pero Vantolrá no tomó el barco de vuelta a España que zarpó desde Veracruz. Fichó por el Real Club España y en una recepción conoció a Josefina Rangel Cardenas, nieta del presidente mexicano con la que contrajo matrimonio y tuvo cuatro hijos. Finalizó su carrera en el Atlante en el que estuvo casi una década y tres de sus vástagos siguieron sus pasos en el balompié. El segundo de ellos, de nombre José, fue el que más despuntó.

Los Vantolrá

Lateral derecho aguerrido y muy eficaz en la marca, pasó toda su vida deportiva en Toluca; en una etapa en la que los Diablos Rojos levantaron dos Ligas y la Champions de la CONCACAF en 1968. Con el Tri jugó un total de 31 partidos y en uno coincidió con Luis Regueiro Urquiola en el once, al igual que hicieron sus padres tres décadas antes. Además, esta coincidencia no se dio únicamente en el equipo nacional puesto que al final de sus carreras compartieron vestuario un par de cursos en Toluca. El punto álgido de la carrera de José Vantolrá llegó en 1970 cuando entró en la lista de Raúl Cárdenas para el Mundial con sede en casa. Titular en los cuatro partidos que disputó México, entró en la historia de la Copa del Mundo al ser el primer futbolista que jugaba con un país distinto al de su padre en el prestigioso torneo.

Hoy en día Luis Regueiro Urquiola reside en la capital mexicana donde fue presidente de Pumas hasta hace 2003 y José Vantolrá trabaja como coordinador en las categorías inferiores de Pachuca.

Alberto Cosín

Apasionado del fútbol internacional de todas las épocas, especialmente las más antiguas. También colabora en el magazine de Martí Perarnau. Organizador de eventos.
Twitter: @AlbertoCosin

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.