Novedades

La historia de la Supercopa de Europa

Curiosidades y anécdotas del trofeo europoeo

El partido que enfrentó el pasado día 12 de Agosto en Cardiff a Real Madrid y Sevilla con victoria merengue fue la edición número 39 de la Supercopa de Europa. La competición comenzó a celebrarse en 1973 y en ella participaban el campeón de Europa y el campeón de la Recopa a doble partido. Sin embargo, con el paso de los años el sistema cambió y ahora se ven las caras el campeón de la máxima competición continental y el vencedor de la Europa League, disputándose a un solo partido y con sede rotatoria.

El trofeo también ha sufrido variaciones, y en un principio se entregó una copa de grandes dimensiones hasta que en 1976 se sustituyó por una placa de madera. Una década más tarde la UEFA instituyó como premio una copa pequeña y muy ligera que se mantuvo vigente hasta 2006. Desde entonces es una copa que pesa algo más de 12 kg y mide 58 cm la que se da al ganador del título. Para lograr una copia original del trofeo hay que obtener el triunfo tres veces seguidas o cinco alternas, siendo el único club que lo posee el AC Milan.

La primera edición tuvo lugar en 1972 con el duelo entre Ajax y Glasgow Rangers, pero la UEFA no la reconoce al encontrarse en aquel momento suspendido el cuadro escocés por los incidentes acaecidos en la final de la Recopa unos meses antes. Por tanto, para la UEFA la competición se inició oficialmente en 1973 cuando se vieron las caras Ajax y AC Milan. En la ida el cuadro italiano venció por la mínima pero en la vuelta los pupilos de George Knobel apabullaron a los milaneses por 6-0 y conquistaron el título. Un año después se dio el primer caso en que no se disputó la Supercopa Europea. En 1974 debían jugarla el Bayern de Munich de la República Federal de Alemania y el Magdeburgo de la RDA. Sin embargo, los dos clubes no se pusieron de acuerdo en las fechas para disputar los partidos y finalmente esta edición quedó cancelada.

En los años venideros hay que destacar las dos derrotas consecutivas del Bayern de Munich y los dos títulos del Anderlecht en un breve espacio de tiempo. El equipo de los Beckenbauer, Maier o Muller cayó primero ante el Dinamo de Kiev dirigido por Lobanovsky y a continuación con los belgas liderados por Haan, Resenbrink y Van der Elst. Los malviblancos además levantaron de nuevo el trofeo en 1977 después de deshacerse del Liverpool (vencedor de la edición anterior con un McDermott espectacular). La década de los 70 se cerró con una victoria del Nottingham Forest con Brian Clough en el banquillo ante el F.C. Barcelona que no pudo remontar en el Camp Nou el 1-0 logrado por Charlie George en el City Ground.

dinamo_kiev_1975

El primer equipo español que obtuvo la Supercopa de Europa no fue ni Real Madrid ni F.C Barcelona, sino que se trató del Valencia de Kempes. Los ganadores de la Recopa se enfrentaron por el título con el Nottingham que no logró revalidar el trofeo. Los ingleses ganaron por 2-1 en su estadio pero un gol del charrúa Morena en el Luis Casanova le dio el título a los ché. La siguiente edición, al igual que ocurriese siete años antes no se celebró. Liverpool y Dinamo de Tblisi eran los participantes pero otra vez la falta de acuerdo en las fechas fue la clave para la no disputa de los encuentros. En 1982 y 1983 dos equipos británicos inscribieron su nombre en el palmarés de la Supercopa. El Aston Villa derrotó al F.C. Barcelona que tres años después volvía a sucumbir en la competición y el Aberdeen, campeón de la Recopa ante el Real Madrid, doblegó al Hamburgo alemán.

El reinado de la Juventus en Europa incluyó la Supercopa de 1984. Por primera vez, solo se jugó un partido, dado el acuerdo al que llegaron el cuadro juventino y el Liverpool, y en el Comunale dos goles de Boniek certificaron la victoria de la Vecchia Signora. Al año siguiente la Juventus tendría que haber disputado una nueva edición, pero al estar vigente la sanción en competiciones europeas de los clubes ingleses el Everton no pudo jugar. En 1986, debido a circunstancias políticas. el Steaua de Bucarest y Dinamo de Kiev también lucharon por la Supercopa a un partido, logrando el título el conjunto rumano en el estadio Luis II de Mónaco gracias a un gol de una estrella en ciernes, Gica Hagi. Los dos siguientes campeones antes de la llegada del gran Milan fueron el Oporto y un sorprendente Malinas que dejó sin Supercopa el campeón continental, el PSV Eindhoven.

El juventino Boniek en acción contra el Liverpool en la edición de 1984

A finales de la década de los 80, hubo un dominador del panorama futbolístico europeo y ese fue el Milan de los neerlandeses entrenado por Arrigo Sacchi. Esa supremacía también tuvo lugar en la Supercopa conquistando los títulos en 1989 y 1990 frente al Barcelona y Sampdoria respectivamente. Ni los cules dirigidos por Cruyff ni el cuadro genovés con Boskov en el banquillo fueron capaces de derrotar a los milaneses que cimentaron su triunfo en sacar un gran resultado en el choque de ida. En 1991 los participantes fueron el Manchester United y el Estrella Roja, que dado el clima de tensión por entonces en Yugoslavia acordaron jugar un solo partido en Old Trafford. En el Teatro de los Sueños un tanto anotado por el escocés McClair dio el primer título de la Supercopa a los red devils.

El año 1992 fue uno de los más importantes de la historia del  Barcelona. Conquistaron la Copa de Europa y unos meses después se sacaron la espina en la Supercopa tras dos intentos fallidos. Su contrincante fue el Werder Bremen que no se lo puso fácil y que solo se rindió tras un gol de Goikoetxea en el duelo de vuelta celebrado en el Camp Nou. A partir de este momento el dominio de la competición fue para los equipos italianos que lograron tres títulos a mediados de los 90, solo desbancados en una ocasión por el Ajax en 1995. El Parma obtuvo el trofeo en 1993 después de remontar en San Siro en la prórroga con una diana de Crippa y en 1994 fue el Milan el que logró su tercer título tras vencer al Arsenal. El Ajax se deshizo del Real Zaragoza con suma facilidad en la vuelta y más apabullante aún fue la victoria de la Juventus en 1996. El Paris Saint Germain fue su victima al sufrir dos claras derrotas de 1-6 en el Parque de los Príncipes y 3-1 en Palermo.

barcelona con el trofeo en 1992

El último trofeo que se jugó a un solo partido fue en 1997 y se lo llevó el Barcelona, que venció al campeón continental el Borussia Dortmund por un global de 3-1. Ya en la siguiente edición el escenario fue el estadio Luis II de Mónaco donde en un solo choque se decidía al ganador. El Chelsea fue el equipo que levantó el título en tierras monegascas con un tanto de Poyet que derrotó al Real Madrid de los Mijatovic, Raúl o Roberto Carlos. Antes de la llegada del siglo XXI un nuevo equipo italiano llevó el título a su sala de trofeos, el Lazio. El club romano que juntó a un elenco de futbolistas fantásticos en aquella época se impuso al Manchester United por 1-0, con tanto del chileno Marcelo Salas.

trofeo 2Con la entrada del nuevo milenio el Real Madrid sufrió otra derrota en la Supercopa de Europa y esta vez muy cruel al decidirse por la regla del gol de oro. El Galatasaray entrenado por Lucescu y con un Jardel excepcional venció por 2-1 a los blancos tras marcar el brasileño en el minuto 13 de la primera parte del tiempo extra. Las siguientes siete ediciones de la competición se las repartieron alternativamente clubes ingleses, españoles e italianos. El Liverpool en 2001 derrotó al Bayern Munich por 2-3 en un bonito partido que a punto estuvieron de remontar los teutones cuando perdían por tres goles de diferencia. En 2002 el Real Madrid por fin pudo conquistar la Supercopa con un excepcional choque de Roberto Carlos que guió el triunfo blanco frente al Feyenoord neerlandés. Un año después fue el Milan comandado en el banquillo por Carlo Ancelotti el ganador tras doblegar al Oporto y en 2004 los portugueses de nuevo sufrieron una derrota, esta vez a manos del Valencia. En 2005 repitió trofeo el Liverpool, que con Rafa Benítez a los mandos tuvo que recurrir a la prórroga para imponerse a un rocoso CSKA de Moscú que tuvo la victoria muy cerca. La edición de 2006 la disputaron dos equipos del mismo país, al enfrentarse el F.C. Barcelona que había sido campeón de Europa en Paris y el Sevilla de Juande Ramos. En una noche mágica, los sevillistas barrieron a los culés del césped del Luis II por un 0-3 inapelable y su capitán Javi Navarro levantó el título. La campaña siguiente el cuadro sevillano regresó a Mónaco para luchar por otro trofeo pero esta vez las circunstancias fueron muy distintas. Unos días antes de la celebración del encuentro ante el Milan fallecía el jugador Antonio Puerta. La UEFA no aplazó el partido y el choque se jugó con un conjunto hispalense roto y apenado. El Milan ganó por 1-3 pero apenas se vieron muestras de alegría y euforia durante la recogida del título.

El Zenit de San Petersburgo en 2008 fue el equipo que rompió la racha de conjuntos ingleses, transalpinos y españoles en la competición. Tuvieron como rival a un Manchester United con Tévez, Rooney, Scholes o Van der Sar al que vencieron por 1-2 en un gran día del luso Danny. Desde entonces la supremacía en la Supercopa europea ha tenido color español salvo en 2013. El  Barcelona de Pep Guardiola obtuvo los títulos en 2009 y 2011 tras ganar al Shakhtar Donetsk (con un tanto de Pedro en el tiempo extra) y el Oporto respectivamente, y en 2010 y 2012 le tocó el turno al Atlético de Madrid. Los colchoneros se deshicieron del Inter de Milán con tantos de Reyes y Agüero en su primer trofeo y en el segundo el protagonista fue el colombiano Falcao, quien con un hat-trick desarboló al Chelsea que cayó por 1-4. La temporada pasada el Bayern de Munich empató el duelo en el último minuto de la prórroga y se llevó el triunfo en los penaltis tras error de Lukaku mientras que en la edición de 2014 un excelso Cristiano Ronaldo con dos goles allanó el triunfo del Real Madrid sobre el Sevilla por 2-0.

Alberto Cosín

Apasionado del fútbol internacional de todas las épocas, especialmente las más antiguas. También colabora en el magazine de Martí Perarnau. Organizador de eventos.
Twitter: @AlbertoCosin

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.