Novedades

Joaquín Caparrós y las pistolas de Neuchatel

Una historia peligrosa

Foto: abc.es

El fútbol y las armas nunca debieron ser buenos compañeros. Desgraciadamente existen incontables historias que relaciona unas con otras. Re Cecconi, el ‘negro’ Cáceres, Andrés Escobar o Joaquín Caparrós son algunos ejemplos de personajes relacionados con el mundo del fútbol que han vivido en sus carnes -unos más y otros menos- el atroz tormento de las armas de fuego. Hoy analizaremos la historia que vivió el entrenador español, Joaquín Caparrós, en su corta experiencia en el fútbol suizo.

Joaquín Caparrós fue contratado para dirigir el ambicioso proyecto del Neuchatel Xamax en el verano de 2011. Varios futbolistas españoles acompañaron al entrenador utrerano en su aventura, David Navarro, Víctor Sánchez y Arizmendi. Los millones del checheno Bulat Chagaev, dueño del club, hacían presagiar grandes éxitos en el conjunto helvético.

Los jugadores del Neuchatel llegaron a temer por sus vidas, jugaban con miedo a fallar

Todo se torcería al término de la quinta jornada de campeonato. Un flojo arranque de temporada hacía que el Neuchatel fuera colista, y no haber podido pasar del empate ante el Lausanne supuso la gota que colmó el vaso. Chagaev bajó a los vestuarios acompañado de guardaespaldas armados para increpar a sus propios jugadores. Al parecer, el propio Caparrós se enfrentó con el checheno, teniendo que intervenir los guardaespaldas para que el asunto no traspasara algunos límites.

Los jugadores del Neuchatel y el propio técnico español confesarían que llegaron a temer por su vida. El diario suizo ’20 Minutes’ recogió las declaraciones anónimas de uno de los jugadores del Neuchatel en las que decía que “Algún día nos van a matar a todos. Fallas un pase o cometes un error y llegas a temer que pueda pasarte algo”.

Juan Arroita

Enamorado del fútbol. Dedicado en cuerpo y alma al periodismo deportivo desde que supo que no valdría para jugar al fútbol. Fundador de la revista Kaiser Football.
Twitter: @JuanArroita

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.