Novedades

La trágica historia de Piermario Morosini

Cuando la tragedia estremece al fútbol

El momento más estremecedor del fútbol. La contraposición clara que intenta evitar el mismo deporte. La muerte sobre un terreno de juego, por desgracia, guarda un rincón en las historias balompédicas. En un campeonato donde siempre se busca una explicación a todo, la huella de Piermario Morosini todavía permanece sobre el Calcio.

Foto: AFP/Getty

Los que han ido alguna vez a un estadio saben que, si un jugador cae tendido en el césped solo, sin el contacto de un rival, es que algo muy grave está pasando”. Estas letras fueron recogidas de un medio italiano, Il Tirreno, donde expresan con suma precisión el sobrecogimiento que genera un instante como el vivido el 14 de abril de 2012. Una fecha cercana y llena de lamento en el mundo del fútbol, con una historia detrás repleta de amargura.

Piermario Morosini nació en Bérgamo, donde empezó a jugar al fútbol en la cantera del Atalanta, equipo que nunca se olvidaría de él. No obstante, sería en Udine donde se focalizaría toda su trayectoria deportiva. Nunca gozó de oportunidades en Udinese, siendo una constante moneda de cambio para equipos de la Serie B, dejando su mayor estabilidad deportiva en el Vicenza, club que lo fichó por cuatro temporadas pero que solo cumplió dos ya que la familia Pozzo lo reclamaría. Múltiples cesiones entre Reggina, Padova y mismo Vicenza hasta recalar, definitivamente, en el Livorno. También en calidad de cedido.

“Piermario Morosini perdió a su madre con 15 años. Dos años después, fallecería su padre y su hermano Francesco se quitaría la vida. Él no se escondió”

‘Moro’, como se conocía a Piermario, era un jugador con un espíritu de lucha distinto y con una viveza inigualable. Su carácter alegre era una realidad diferente a lo que había que tenido que sufrir desde la adolescencia. Con 15 años, perdió a su madre Camila, soportando la pérdida en los brazos de su padre Aldo, que dos años después fallecería. Morosini era el cabeza de familia pues, sus dos hermanos, eran discapacitados. Francesco decidió quitarse la vida, dejando a Piermario sumido en la amargura, en la desidia de la pérdida.

Morosini

Los golpes que le dio la vida le ayudaron a coger fuerza por su hermana Carla María, pues era el único familiar que le quedaba. Además, Morosini aseguró que tras haber perdido a gran parte de su familia, él se encargaría de poner más ímpetu en los sueños que hubieran querido cumplir sus padres y hermano. Quiso vivir con una sonrisa sobre el rostro.

Según futbolistas que han podido disfrutar de la compañía de Morosini, su felicidad y sus ganas de vivir quedaba manifiesta allá por donde iba. Muestra de ello, todo estuvo reflejado en redes sociales, concretamente en Twitter, donde exponía las instantáneas que mejor demostraban su ánimo. De hecho, patentó el hashtag #solocosebelle, en el que solo tenían cabida la belleza de la fotografía y del momento.

Foto: AP

Foto: AP

Todo se apagó el 14 de abril de 2012. El Livorno llegaba a Pescara para medirse al equipo de Zdenek Zeman, liderado por los Insigne, Verratti e Immobile, en la que sería la jornada 35 de la Serie B. Corría el minuto 31 y el Livorno se aventajaba por dos goles en el Estadio Adriático, marcados por Dionisi y Belingheri. Piermario Morosini, dispuesto a realizar la ayuda defensiva a un ataque de Verratti, cayó sobre el césped, intentando levantarse en dos ocasiones y volviendo a desplomarse hasta el tercer intento, donde su cuerpo acabó yaciendo sobre el verde. Rápidamente, los médicos de campo realizaron los masajes de reanimación y metieron en la camilla de la ambulancia al jugador.  Sus compañeros, ante tan trágica imagen, lloraban desconsolados.

“Tras la muerte de Morosini, Antonio Di Natale decidió hacerse cargo de Carla María, la hermana de Piermario”

Piermario Morosini fallecería antes de llegar a la Clínica Santo Spirito a la edad de 25 años por un paro cardiaco. La noticia estremeció al fútbol italiano, el cual hizo luto en aquella jornada por la muerte del jugador. La vida de un futbolista que, había luchado contra todo tipo de adversidades, se apagó por completo, dejando ese ambiente amargo sobre el deporte. No obstante, posterior a la pérdida, todavía había muchas preguntas que responder y que generaron consecuencias.

Sin duda, la honorabilidad del Calcio revalorizará siempre al campeonato. Tras realizarse una digna ceremonia de despedida a la imagen de Piermario Morosini -tanto Livorno como Vicenza decidieron retirar el número ‘25’ que lucía–, su hermana Carla María, con problemas de discapacidad, no quedaría desprovista de apoyo y cuidados. Antonio Di Natale, Udinese y Atalanta decidieron encargarse de la hermana de ‘Moro’. “Es mi deber cuidar de Carla María Morosini. Ella no deberá preocuparse por nada. Será para siempre parte de nuestra familia”, aseguró Antonio Percassi, presidente del Atalanta.

Foto: Goal

Foto: Goal

El fallecimiento del centrocampista generó mucha controversia. Llegaron a ser acusados los tres médicos presentes –los pertinentes a los clubes y el colegiado 118 de Pescara– en el partido por no proveer de un desfibrilador externo para realizar de forma adecuada los ejercicios de reanimación. Además, un coche de vigilancia de la ciudad estaba obstaculizando la salida del estadio a la ambulancia, aunque aseguran que no hubiera sido crucial aquel minuto de retraso al hospital.

Piermario Morosini dejó el mundo del fútbol sobre el césped, dejando un motivo de conciencia y de cuidados hacia los deportistas, con vistas a controlar cualquier cardiopatía. Su espíritu siempre quedará en la memoria del Calcio. El mismo Antonio Di Natale, que esta temporada deja los terrenos de juego, dejó algunas de las frases más sentidas hacia su compañero. “Mario era como un hermano para mí, le apreciaba de modo especial porque era un chico estupendo que había sufrido mucho”.

Puedes leer este artículo y muchos más pinchando en la imagen

Guillermo González

Periodismo. Me dejo ver por Kaiser Football, Perarnau Magazine o Eurosport. Como Nick Hornby, durante largos ratos de un día normal soy un perfecto idiota.
Twitter: @Guille_futbln

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.