Novedades

¿Sabías que la Copa Libertadores empezó gracias a Colo-Colo?

El mejor equipo chileno en la Copa Libertadores

Resulta curioso que la Copa Libertadores empezara su historia en los campos chilenos, en su primera edición, gracias a Colo-Colo. Luego tardaría décadas en coronarse un equipo del mágico país andino. La saga de 'Los Caciques' en 1991 fue más que un triunfo deportivo. Fue la coronación de décadas de sufrimiento del fútbol de un país que vivía su propio renacimiento social.

En 1947 los dirigentes del Colo-Colo tuvieron una idea inédita. Hartos de tener que disputar torneos regionales con los equipos peruanos o bolivianos, querían medir la calidad de su equipo a la de los grandes del fútbol sudamericano, los que vivían de cara al Atlántico. Desde sus orígenes, el fútbol sudamericano se había organizado en tres frentes distintos. La más amateur de todas se podía encontrar en la zona caribeña, donde se concentraban los equipos colombianos y venezolanos. De cara al Pacifico estaban los chilenos, bolivianos, peruanos o ecuatorianos, países con una organización estable pero sin grandes equipos de leyenda a sus espaldas. Esos, los mitos del fútbol en América del Sur, jugaban en el triángulo mágico Brasil-Uruguay-Argentina.

Desde el principio del siglo XX, los clubes de esos distintos espacios geográficos organizaban torneos regionales. No había a nivel de clubes –como sí existía ya con la Copa América de selecciones– un torneo continental. Era ese escenario que el Colo-Colo quería cambiar y ese mismo año se dispuso a servir de anfitrión para la primera versión de lo que sería la Copa Libertadores. Al torneo le llamaron Copa de Campeones y el ganador fue el brasileño Vasco da Gama en un sprint final contra la mítica ‘Máquina’ de River Plate.

Desde principios del siglo XX, los grandes torneos de Sudamérica a nivel de clubes eran exclusivamente regionales, no había ningún torneo que englobara a todo el continente

Años más tarde, el club carioca logró la homologación del título continental como un equivalente a la Libertadores. El equipo chileno no salió relativamente bien parado –el quinto puesto– y ahí empezó también la desgracia en el torneo continental. La Copa de Campeones no volvió a disputarse como tal pero años después se produjo el nacimiento oficial de la Libertadores. Como era previsible, argentinos, uruguayos y brasileños acapararon la mayoría de los títulos pero con los triunfos de clubes paraguayos o colombianos quedaba claro el evidente retraso competitivo de los emblemas chilenos, siempre lejos de las grandes noches. Hasta que llegó 1991 y con él un nuevo empezar para el país andino.

Foto: taringa.net

Foto: taringa.net

La Chile de principios de los 90 era, de hecho, un nuevo país. La dura etapa de la dictadura militar que había derribado el gobierno de Salvador Allende iba a llegar a su final y se respiraba un aire nuevo en el país. El crecimiento económico era lento pero visible y después de décadas de dictadura, había ganas de vivir al límite esta particular transición en clave andina. Fue en ese escenario donde el fútbol local comenzó un nuevo ciclo de oro.

En 1973, el Colo-Colo había logrado llegar hasta la final pero terminó perdiendo y en los años ochenta el modesto Cobreloa, un club de la zona minera, había sido una de las estrellas de la Libertadores pero el triunfo terminó escapándose dos años consecutivos. Al Colo-Colo eso no le iba a suceder en esta ocasión. El equipo entrenado por el yugoslavo Mirko Jozic empezó la competición como campeón chileno en título pero sin grandes ambiciones. El Olimpia paraguayo, vigente campeón del título, River Plate, Peñarol, Boca Juniors, Corinthians, Flamengo o Nacional Medellín tenían mejores argumentos mucho para coronarse campeones continentales.

La tarea de Colo-Colo fue más sencilla tras la distribución de los grupos que colocó frente a frente a los dos representantes chilenos con los ecuatorianos. El equipo de Santiago encabezó su grupo cómodamente -con tres triunfos y tres empates- por delante de Liga de Quito y Deportes Concepción, otro emblema chileno. En la segunda fase, ya en eliminatorias, empezó la historia de los ‘Caciques’ por los que nadie daba un duro, ni siquiera en su país natal.

Los andinos empezaron con una dura eliminatoria contra el Universitario peruano. A un empate a cero en Lima le siguió un triunfo sufrido en Santiago. Fue ahí, en el Monumental, dónde el equipo vivió su primera gran noche continental con un triunfo aplastante en el primer partido de cuartos de final contra el Nacional de Montevideo. Un triunfo por 4-0 que abrió las puertas de la semifinales donde los chilenos tenían que medirse a Boca Juniors y a la sombra de La Bombonera.

El partido de ida tuvo lugar en el mítico estadio bonaerense y Colo-Colo salió perdedor. Un 1-0 que dejaba de cara el pase a la final a los ‘xeneize’, entrenados por Oscar Tabárez, como todos esperaban. Pero el espíritu de los ‘Cacique’ seguía de pie y gracias al genio táctico de Jozic y el talento de Leonel Herrera, Luis Pérez, Rubén Espinoza y Jaime Pizarro, los chilenos lograron lo imposible, remontar en casa. Fue un partido loco, con un gol para los argentinos que no obstante no pudieron retener el torrente ofensivo de los locales. Los tantos de Barticciotto y Martínez (un doblete) consumaron la sorpresa. Todo terminó con una tremenda pelea sobre el césped y Tabárez, que había conquistado la competición con el Peñarol años antes, terminó en comisaría.

Contra toda pronóstico, Colo-Colo llegaba a la final pero todavía faltaba pasar un último escollo, nada más y nada menos contra el vigente campeón. El Olimpia podía no ser un equipo mediático pero era una de las formaciones mejor organizadas del fútbol sudamericano. Entrenados por Luis Cubilla, mítico jugador uruguayo, era una formación temible con Luis Monzón como maestro de ceremonias en el centro del campo. A Colo-Colo se le iban a hacer muy largos los 180 minutos que faltaban por disputar.

En el partido de ida de la final, en el Estadio Defensores del Chaco de Asunción, hubo de todo menos fútbol. Una tángana, a diez minutos del final, terminó con la expulsión de un jugador de cada bando –Cáceres y Martínez– y todas las decisiones quedaron para el encuentro de vuelta, en Santiago. Ahí, en el Monumental David Arellano, bajo la mirada de 66.000 almas, el Colo-Colo vivió una noche memorable. Su superioridad fue aplastante y el resultado final, un 3-0, no deslucía al rival.

A los veinte minutos, el título ya estaba medio ganado con dos goles tempraneros de Luis Pérez, el héroe de la final. Herrera amplió el marcador y cerró las cuentas. Fue el delirio. Hubo altercados en las calles con la emoción de la inédita conquista. El Colo-Colo se consagraba como el primer club chileno campeón continental. Hasta hoy. La gesta del ‘Cacique’ no tuvo continuación.

El equipo terminó perdiendo la Copa Intercontinental contra el Estrella Roja y a los pocos años se desmembró y jamás volvió a ser una potencia continental. Ningún equipo chileno supo coger su testigo y afianzar su posición. Aunque el fútbol de ‘La Roja’, el combinado nacional, empezó en los noventa a vivir una nueva edad de oro con los goles de Zamorano y Salas -renovada hace casi una década por Marcelo Bielsa– los clubes chilenos jamás han vuelto a triunfar en la Libertadores. La leyenda del ‘Cacique’ sigue ahí, iluminando el sueño de todos los hinchas chilenos que buscan quebrar con el maleficio histórico y volver a ser reyes del continente.

Miguel L. Pereira

Periodista y historiador, apasionado del fútbol desde sus origenes hasta ayer por la noche. Director de @FutebolMagazine y Redactor en Kaiser. Autor de los libros 'Noites Europeias', 'Sonhos Dourados' y 'Kroos: El Maestro Invisible'.
Twitter: @Miguel_LPereira

5 Comments en ¿Sabías que la Copa Libertadores empezó gracias a Colo-Colo?

  1. Nicolás Labra // febrero 18, 2015 en 3:56 am // Responder

    Buena nota, en Chile también es recordada la semifinal contra Boca Juniors donde un perro mordió a Navarro Montoya, arquero de Boca en el torneo, cosas que solo pasan en Sudamérica.
    https://www.youtube.com/watch?v=ggVXGN2wh-I

  2. Muy buen artículo. Solo una corrección: el goleador es Barticciotto, no Barticciotti. Un saludo 😉

  3. Luis Pérez jugaba en Universidad Católica y fue “prestado” para la final a colo-Colo.

  4. Con el debido respeto, este artículo cae en error, porque por más que las intenciones de la franja del pacifico siempre fueron las mencionadas. La idea y posteriormente quien plasma la misma fue Washington Cataldi, dirigente de Peñarol y político uruguayo, que 20 años más tarde fue quien también llevó a cabo el Mundialito de 1980-81 donde solo participaban los campeones mundiales (salvo alguna excepción) de aquel entonces. Cataldi, que fue un gran visionario de su época, viajó por toda américa del sur proponiendo la idea, y dada la aceptación en vistas del gran negocio que resultaba, en 1960 se disputa la primera, que para su alegría, es ganada por Peñarol, así también en 1961. A su vez, en conjunto con Santiago Bernabeú, fueron los que impulsaron el choque intercontinental. No niego la intención de la franja del pácifico, pero quien tuvo la idea y posteriormente la llevo a cabo fue ese uruguayo hincha y dirigente de Peñarol.

    Saludos!

  5. Puntualizando el dato de claudio; Luis Pérez estuvo a prestamo desde Universidad Católica solo por los partidos de la Copa Libertadores debido a varias lesiones de jugadores como Raúl Ormeño, y los delanteros Patricio Yañez y Ricardo Dabrowski que era el delantero centro del equipo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.