Novedades

Cuando River Plate ayudó al Torino en su momento más duro

River prestó su mano al Torino en su momento más difícil

Una tarde de mayo puede significar muchas cosas. El título de una canción o una película, la víspera del invierno para la gente que vive debajo de la línea del Ecuador y los inicios de tiempos más cálidos en el Norte, donde las flores vuelven a crecer tras un duro invierno que ha azotado con fuerza. Los colores ya han aparecido y las hojas comienzan a restablecerse, madurar y recuperar el color verdoso que las caracteriza cuando forman parte de los árboles, del elemento más característico de la naturaleza.

TORINO - 61 AÑOSUna tarde de mayo en Italia significa evitar el calor intenso de zonas más tropicales y encontrar calma en un sitio que, por fortuna, no está invadido por masas turísticas características de la mencionada época del año. Los jardines florecientes y la flora ya descrita hacen bello un país de una maravillosa tradición cultural, social, histórica y deportiva.

Pero una tarde de mayo puede ser también símbolo de depresión, tristeza y luto. Dada la estabilidad climática que viene acompañada de fuertes lluvias, la niebla es un elemento frecuente. La visibilidad disminuye, los riesgos aumentan. Y una tarde de mayo de 1949, el avión que traía a los jugadores del Torino tras un amistoso disputado en Lisboa en homenaje a Xico Ferreira se estrelló contra el murallón de la imponente Basílica de Superga. La alegría primaveral se transformó en una tristeza de invierno que calaría hondo en las almas del país transalpino.

Restos del avión siniestrado en la Tragedia de Superga

Restos del avión siniestrado en la Tragedia de Superga

En el accidente fallecieron 18 jugadores del Torino y varios periodistas y dirigentes de la institución que acompañaron al equipo al homenaje. La escuadra de Turín se había mostrado imparable durante y después de la II Guerra Mundial, obteniendo cinco títulos de Liga consecutivos entre 1942 y 1949. La influencia que tenía aquel equipo en Italia era total: 10 de los 11 jugadores de aquel Torino eran titulares en la Azzurra. La tragedia, por lo tanto, causó una enorme conmoción en todo el país mediterráneo y dejó secuelas: tras clasificar al Mundial de Brasil, el combinado italiano decidió cruzar el Atlántico en barco.

Tras el fatídico suceso, el mundo del fútbol se solidarizó con la institución turinesa. Los equipos del país tricolor alinearon formaciones juveniles para enfrentarlos hasta final de temporada y, tras una decisión tomada por unanimidad, el Torino fue declarado campeón de Liga. Pero la ayuda no solo llegó de Europa: desde el otro lado del Atlántico, el Club Atlético River Plate decidió recaudar fondos para las familias de las víctimas.

river

Antonio Vespucio Liberti, flamante presidente de La Banda, llamó a los representantes del conjunto italiano y acordaron un amistoso. El 26 de mayo se produjo el encuentro y en una muestra de compromiso, el dirigente Millonario decidió llevar a todos los titulares (Ángel Labruna, Alfredo Di Stéfano, Amadeo Carrizo y otros nombres deslumbrantes) al partido contra el Torino Simbolo, un combinado de la liga italiana. Ese encuentro terminó 2-2 pero lo más relevante fue que se entabló una amistad que se mantiene hasta nuestros días, habiéndose cumplido el pasado año 65 años del mítico encuentro.

Tras este hecho tan majestuoso por parte de la Banda, ambos conjuntos se obsequiaron sus camisetas, volviéndose suplentes para toda la eternidad. Aunque se dejó de utilizar en los años 90, River ha vuelto a utilizar el color granate en otros modelos posteriores y el Torino uso remeras con una banda violeta en los aniversarios en conmemoración de los 40, 50 y 60 años respectivamente. Entre frías y tristes tardes en Turín, el encuentro amistoso impulsado por Antonio Liberti significó un rayo de luz que dio inicio a una historia de primavera con final feliz.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.