Novedades

¿De dónde viene la rivalidad entre España y Francia?

Enfrentamientos entre ambas selecciones

Las selecciones francesa y española se han enfrentado un total de 33 veces a lo largo de la historia, teniendo como escenario la capital parisina en 13 ocasiones. La primera fue allá por el lejano 1927 y la próxima será el día 4 de Septiembre. Entre medias ha habido muchos choques de carácter amistoso, otros de clasificación para Eurocopa o Mundial y uno en el que se peleó por el título de mejor equipo del viejo continente.

Foto: Terra.es

El mítico estadio de Colombes fue el encargado de acoger el primer partido entre Francia y España en París el 22 de Mayo de 1927. Aquel encuentro supuso el debut de buena parte de la expedición española, concretamente de los txuri-urdines Arrillaga y Zaldúa, los irundarras Luis Regueiro y Sagarzazu, el guechotarra Yermo, el león Vidal y el madridista Félix Pérez. Junto a ellos jugaron también Ricardo Zamora, Prats, Gamborena, José María Peña y Luis Olaso. El partido comenzó con un cuadro francés muy impetuoso que se adelantó al poco del inicio por medio de Boyer. Los pupilos de Mateos, Castro y Montero (trío de seleccionadores por entonces),  reaccionaron de inmediato y al descanso ya vencían por 1-2 después de los goles de Zaldúa de penalti y Yermo. En la segunda mitad, los españoles mostraron una gran superioridad con dos nuevos tantos, otro de Zaldúa tras una pena máxima y uno del extremo zurdo Luis Olaso. Certificaron el triunfo por 1-4.

Seis años después se produjo una nueva visita a la capital francesa aunque la historia fue diferente a lo acaecido en 1927. España con el principal bloque que disputaría el Mundial de Italia de 1934 un año después, salió con Zamora en portería, Ciriaco y Quincoces en defensa, Cilaurren, Ayestarán y Marculeta en el medio y Prat, Luis Regueiro, Elícegui, Galé y Bosch en el ataque. Goiburu también disputó unos minutos en un choque que supuso el estreno con el equipo nacional del asturiano Galé y el donostiarra Ayestarán. Mientras que en el otro bando, los franceses disponían de un buen elenco de jugadores en el que destacaban el medio de color Diagne, Mattler, Delfour, su capitán Langiller o el delantero Jean Nicolas. Fue precisamente el ariete del Rouen el autor del único tanto del encuentro cuando batió al “Divino” Zamora a la media hora. España buscó con ahínco la igualada y empató unos minutos más tarde pero el gol de Elícegui fue anulado por un dudoso fuera de juego. En la segunda parte los intentos hispanos fueron bien repelidos por la defensa y el portero Défossé y les bleus obtuvieron de esta forma la primera victoria de la historia ante sus vecinos.

Foto: Mundo Deportivo / Portada del tabliode español en el Francia-España de 1933

Foto: Mundo Deportivo / Portada del tabliode español en el Francia-España de 1933

El siguiente enfrentamiento fue ya después de la II Guerra Mundial y tuvo como principal protagonista a Estanislao Basora. El extremo derecho del F.C. Barcelona fue un auténtico quebradero para la defensa francesa y en apenas veinticinco minutos logró un triplete que le hizo ganarse el apodo del “Monstruo de Colombes”. Ya en el segundo acto Francia acortó distancias pero dos tantos del otro extremo español Gaínza, aumentaron la diferencia al 1-5 final, pudiendo ser más amplia de no fallar una pena máxima Venancio. El seleccionador Guillermo Eizaguirre y el entrenador Benito Díaz realizaron varias pruebas con vistas al Mundial de Brasil y aquel día sacaron un once integrado por Ignacio Eizaguirre, Asensi, Antúnez, Lozano, Gonzalvo III, Puchades, Basora, Venancio, Zarra, Panizo y Gaínza.

Entre el cuarto y el quinto choque celebrados en el Parque de los Príncipes apenas discurrió un año. El primero fue en 1958, unos meses antes de la disputa del Mundial de Suecia donde España no se clasificó y los galos ocuparon el tercer lugar. El cuadro dirigido por Manuel Meana se presentó en París con un quinteto ofensivo extraordinario formado por Miguel, Kubala, Di Stéfano, Suárez y Collar y con el medio Callejo del Atlético de Madrid debutando como internacional. Se adelantó en el marcador en dos ocasiones con dianas de Kubala y Luis Suárez pero los excelentes Fontaine y Piantoni que militaban en el Stade de Reims igualaron la contienda para dejar el tanteo en empate. El segundo duelo se jugó en 1959 demostrando Francia su superioridad en una bonita tarde de goles y espectáculo. Pese al tempranero gol de Luis Suárez, los franceses dominaron el choque y llegaron a situar un apabullante 4-1 en el tanteo. Sin embargo España apretó en los últimos minutos y estuvo cerca de la igualada tras los goles de Eulogio Martínez y Vergés a poco de la conclusión. Ramallets en el marco, Olivella, Garay y Gracia en la defensa, Vergés y Segarra en el medio y un frente ofensivo con Artetxe, Kubala, Di Stéfano, Suárez y Gento fue la alineación que decidió sacar Helenio Herrera, contando también con la aportación desde el banquillo de Mateos y Eulogio Martínez.

Foto: nosomoslarojasomosespana. blogspot / Di Stefano en un Francia-España de 1959

Foto: nosomoslarojasomosespana. blogspot / Di Stefano en un Francia-España de 1959

En 1961, España devolvió la visita gala al Santiago Bernabéu de unos meses antes y se volvieron a ver las caras en el estadio de Colombes. Miguel Muñoz quiso ver en acción a nuevos jugadores y convocó por primera vez a Piquer del Valencia, Zaldúa del F.C. Barcelona y Miera y Félix Ruiz del Real Madrid. Con Francia no estaban Colonna, Jonquet, Kopa o Fontaine pero jugaron varios futbolistas que acudieron a la reciente Eurocopa como Wending, Ferrier, Muller, Heutte o Wisnieski. En la primera parte el nivel español fue decepcionante y al descanso se fueron los locales con una ventaja mínima. Tras regresar de los vestuarios España mejoró en su juego y fruto de ello Félix Ruiz marcó en su debut después de aprovechar un centro desde la izquierda de Gento.

“Las batallas en París que han tenido españoles y franceses se resumen en 13 duelos, donde jugadores como Zamora, Basora, Di Stefano, Gallego, Butragueño o Iniesta han intentado imponer la marca roja sobre la capital de Francia”

Tuvieron que pasar más de tres lustros para que el conjunto español volviese a pisar París para jugar ante les bleus. El Mundial de Argentina se acababa de celebrar y el papel de ambas selecciones fue decepcionante al no pasar de la primera fase. España se presentó entre otros con Miguel Ángel, Migueli, Del Bosque o Juanito y los novatos Escalza y Saura mientras que en el cuadro galo figuraban como hombres principales Battiston, Janvion, Rocheteau o Six. El partido dejó una gran actuación hispana en el que la fortuna no le acompañó. Specht remató de cabeza una falta botada por Rocheteau y los españoles pese a disponer de numerosas ocasiones no perforaron la red gala. El choque terminó 1-0 y los aficionados presentes en el Parque de los Príncipes despidieron a los visitantes con aplausos debido al bonito juego desplegado.

Los dos choques posteriores ya en la década de los 80 tuvieron un papel muy diferenciado. El primero se trató de un encuentro amistoso en plena calificación para la Eurocopa de 1984 y el segundo fue la final de ese torneo. España andaba buscando un billete para la competición continental y dos meses antes del famoso 12-1 contra Malta jugaron en Paris. El duelo sirvió para que el sevillista Nimo y los zaragocistas Guerri y Salva se enfundasen la zamarra roja por primera vez en un partido que defraudó por ambos lados. El buen juego brilló por su ausencia y solo hubo algo de notoriedad con los tantos de Rocheteau tras un tiro ajustado y de Señor al transformar un penalti cometido a Rincón. Unos meses después en el césped del Parque de los Príncipes lucharon por la Eurocopa. España se había deshecho en semis de Dinamarca por penaltis y Francia tras una prórroga de Portugal. El 27 de Junio de 1984 saltaron a las 20:00 horas al terreno de juego los 22 protagonistas junto al trío arbitral. En España la alineación fue Arconada, Víctor, Urquiaga, Camacho, Salva, Señor, Julio Alberto, Gallego, Francisco, Santilla y Carrasco y por Francia jugaron Bats, Battiston, Bossis, Le Roux, Domergue, Giresse, Tigana, Luis Fernández, Platini, Lacombe y Bellone. La igualdad y las diferentes alternativas marcaron la contienda hasta que una falta en la frontal del área cambió el signo de la final. La estrella gala Platini ejecutó el lanzamiento y el arquero vasco Arconada cometió un error garrafal cuando el esférico le pasó por debajo del cuerpo y se coló en la portería. Era el 1-0 para los locales y el principio del adiós de las posibilidades españolas que se confirmó en el minuto 90, después de que Bellone con el cuadro rojo volcado aprovechase una contra para picar el balón y poner el 2-0 definitivo en el electrónico.

Foto: Le Figaro / Platini en un lanzamiento de falta ante España

Foto: Le Figaro / Platini en un lanzamiento de falta ante España

El décimo partido tuvo lugar en 1991 y correspondió a la fase de clasificación para la Eurocopa de Suecia. España ya había perdido en Checoslovaquia y en París sumó una segunda derrota que le dejaba en una situación peligrosa para obtener el pase al torneo continental. José Mari Bakero puso en ventaja al equipo dirigido por Luis Suárez pero Sauce empató instantes después. Ya en la segunda parte una volea fantástica de Papin superó a Zubizarreta y una diana de Blanc de cabeza cerró el encuentro. La base del equipo español era la “Quinta del Buitre” con Butragueño, Michel y Sanchís, el F.C. Barcelona con Zubizarreta, Nando, Goicoechea, Bakero y Amor y el Atlético de Madrid al que pertenecían Juanito, Vizcaíno o Manolo que salió unos minutos.

El último choque del siglo XX se disputó con motivo de la inauguración del estadio Saint-Denis en 1998. Francia organizaba el segundo Mundial de su historia ese año y la sede de la final iba a ser el magnífico coliseo situado a las afueras de Paris. Clemente dio la oportunidad al bético Fernando y también contó con la mayoría de futbolistas que acudirían a la Copa del Mundo como Zubizarrreta, Alkorta, Luis Enrique, Raúl o Sergi. Francia con un plantel rocoso y repleto de calidad alineó entre otros a Barthez, Thuram, Blanc, Deschamps, Djorkaeff o Zidane. El choque se resolvió a favor de los locales cuando en el minuto 19 el jugador de la Juventus aprovechó un rechace de Zubizarreta y envió la pelota a las mallas.

Foto ABC / Gol de Zidane ante España

Foto ABC / Gol de Zidane ante España

Ya en el nuevo milenio los precedentes más inmediatos fueron en 2010 y el pasado año. En 2010 se trató de un amistoso en el que España ralló a gran nivel y no dio opción a la escuadra entrenada por Raymond Domenech. David Villa superando en un mano a mano a Lloris y Sergio Ramos con un zurdazo refrendaron el nivel hispano que poco después se coronaría en Sudáfrica. Mientras que en 2014 el choque resultó casi decisivo para conseguir el billete directo a la Copa del Mundo de Brasil. España necesitaba la victoria tras el empate en el Vicente Calderón y lo logró gracias a un solitario gol de Pedro. La campeona del mundo salió en Saint Denis con Valdés, Arbeloa, Piqué, Ramos, Monreal, Alonso, Busquets, Xavi, Pedro, Iniesta y Villa y desde el comienzo tuvo el control del juego. Aún así Francia dispuso de varias oportunidades que fueron desbaratadas por un genial Víctor Valdés. Tras el descanso, en el minuto 58, Pedro acertó a conectar un servicio desde la izquierda de Monreal llevando de esta forma la justicia al marcador. A partir de entonces España sufrió pese a que Francia se quedó con diez, pero acabó aguantando el resultado para dar un importante salto en sus aspiraciones de viajar a tierras brasileñas.

Alberto Cosín

Apasionado del fútbol internacional de todas las épocas, especialmente las más antiguas. También colabora en el magazine de Martí Perarnau. Organizador de eventos.
Twitter: @AlbertoCosin

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.