Novedades

La familia D’Agostino, la mafia y el calcio

La complicada vida del futbolista por culpa de su padre

A principios del siglo XXI, el Estado Italiano completó una de las operaciones más importantes contra el hampa y arrestó a miles de personas implicadas en tráfico de drogas, extorsión, prostitución y tráfico de armas. Uno de los arrestados fue Giussepe D’Agostino, capo de una de las bandas mafiosas de Calabria y padre de Gaetano D’Agostino, en aquel momento, un joven jugador de 23 años que jugaba en el Messina.

www.agrigentoflash.it

Giuseppe D’Agostino creció en Calabria, en el municipio de Laureana di Borrello, nido de la ‘Ndrangheta, una de las organizaciones criminales menos conocidas y que, durante los años 90, fue de las más influyentes de toda Italia. El padre de Gaetano pronto se zambulló en la estructura criminal que gobernaba la región y, después de algunos de años de servicios, se convirtió en el jefe de la banda calabresa la ‘Ndrangheta de Laureana Borrello.

Su historial criminal empezó a agrandarse en los ochenta, cuando el feudo de la ‘Ndrina de Laureana Borrello -los subgrupos, a menudo familias, de la banda calabresa la ‘Ndrangheta se llamaban ‘Ndrinas- se opuso a otras bandas de la zona como los Albano, los Cutellè, los Chindamo o los Lamari.

El padre de Gaetano D’Agostino es conocido por su actividad criminal como jefe de la banda calaveras la ‘Ndrangheta’. 

La de D’Agostino fue apoyada por la ‘Ndrina Bellocco de Rosarno, una de las más poderosas de la zona. Y después de un duro enfrentamiento entre bandas, ganó y empezó a tener un papel importante en el tráfico internacional de drogas, así como en el control del territorio calabrés. En el 1996, se incluyó a Giuseppe D’Agostino en la lista de los 30 fugitivos más peligrosos a nivel nacional y éste se escondió en una pequeña casa de Rosarno, en la provincia de Reggio Calabria.

Mientras, su hijo Gaetano maravillaba en la inferiores del Palermo. Ese mismo año, marcó más de 100 goles y, a pesar de que su padre intentó meterlo en el Milan, lo fichó la Roma. La adaptación a la capital fue muy difícil y, después de un préstamo al Bari y ver que no tenía sitio en el primer equipo romano, decidió volver a Sicilia cuando el Messina se interesó por él en 2005.

sport.leonardo.it

sport.leonardo.it

En 2006, el prófugo Giuseppe D’Agostino fue arrestado por su supuesta relación con diez homicidios. Arrepentido, decidió colaborar con los fiscales antimafia para tratar de desabaratar su organización. La mafia no perdona estos actos de traición y condenó al excapo de la ‘Ndrangheta a muerte. Además, las condenas de la Cosa Nostra se extienden siempre a la familia inmediata del sentenciado y los hijos de los traidores pasan a convertirse en objetivo principal. Gaetano pasó a estar en el punto de mira.

Esta situación familiar condicionó la vida de Gaetano, que tuvo que empezar a vivir rodeado de escoltas las 24 horas del día. Además, la práctica del fútbol en Sicilia pasó a ser algo díficil y peligroso para él y después de haber hecho una buena campaña en la isla, el Udinese se arriesgó y lo fichó, en el noreste de Italia permanecería cuatro años.

www.leggilo.net

www.leggilo.net

En 2009, completó el mejor año de su carrera y eso despertó el interés de grandes equipos como la Juventus, el Real Madrid o el Villarreal, aunque todos desestimaron su fichaje porque su llegada tendría implicaciones muy serias en materia de seguridad. Finalmente, fichó por la Fiorentina, donde no cuajó una gran temporada. Durante los años siguientes fue vagando por diferentes equipos italianos.

Actualmente, el siciliano juega en el Benevento, un equipo de la Lega Pro, el tercer nivel de fútbol de Italia. Con 32 años y en el ocaso de su carrera, Gaetano D’Agostino tendrá que convivir toda su vida con la presión de la mafia y con el agrio sabor de no haber llegado más lejos en el Calcio por los antiguos quehaceres de su padre.

Kevin Domínguez

Editor y diseñador de la revista Kaiser Football. Periodista. Fútbol, series, libros, películas...
Twitter: @Kevin_dom92

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.