Novedades

Cuando Farinós fue el centro de Europa

El mejor momento de Farinós

Foto: LevanteMedia

Probablemente, se trataba del partido más importante de la historia del Valencia CF. Era la primera vez que el club de la capital del Turia alcanzaba unas semifinales de Liga de Campeones, y enfrente estaba el FC Barcelona de Van Gaal, con Puyol, Guardiola, Rivaldo y Kluivert entre otros.  Lejos de pagar la novatada, el conjunto “che” cuajó uno de los mejores partidos de su historia, y pasó por encima de los azulgranas con un 4-1 que ningún aficionado valencianista puede olvidar. Ese Valencia terminó siendo subcampeón de Europa, y pese a que sus principales protagonistas fueron el ‘Piojo’ López, Mendieta, Angulo o Gerard; un joven de 22 años sin apenas experiencia continental se mostró ante toda Europa como uno de los mejores centrocampistas del momento. Ese chaval no era otro que Francisco Javier Farinós.

En realidad, Farinós estaba completando su mejor temporada como futbolista profesional. Había recalado en el primer equipo del Valencia CF en la campaña 96/97, y tras varios años de aprendizaje se consolidó como titular con Claudio Ranieri, formando un centro del campo brillante junto a Luis Milla y Gaizka Mendieta. 1999 fue un año inolvidable para el jugador valenciano, ya que fue uno de los artífices de la consecución de la Copa del Rey -3-0 al Atlético- y de la Supercopa de España -4-3 global al FC Barcelona-, ya con Héctor Cúper en el banquillo.

Foto: Valencia

Foto: Valencia

Además, el Valencia disputaría en la siguiente temporada la recién bautizada UEFA Champions League, por primera vez en su historia. De espíritu novato pero valiente, el Valencia fue superando obstáculo tras otro, siendo Farinós el auténtico líder a pesar de su corta experiencia. Futbolista de raza, trabajador y sacrificado, se echó al equipo a la espalda en los momentos difíciles, y fue el motor de un conjunto capaz de cualquier hazaña. Muchos son los que afirman que el mediocampista valenciano fue, dejando a un margen a Claudio López y Mendieta, el jugador más constante de la plantilla che.

‘Fari’ era una pieza fundamental para Cúper porque su sistema, basado en una sólida defensa, un centro del campo dinámico y una velocidad endiablada arriba, requería un juego sin balón casi perfecto y una total compenetración entre defensores y centrocampistas. Farinós asumió la responsabilidad de ser la clave del esquema. El jugador que menos portadas acapararía, pero por el que ya suspiraban todos los entrenadores.

Tras fulminar a Bayern Munich, Rangers y PSV, el Valencia se clasificó como líder en la primera liguilla, y como segundo en la siguiente fase, por detrás del Manchester United. En cuartos, la Lazio sucumbió ante la efectividad de Gerard López, que marcó tres de los cinco goles en la ida en Mestalla (5-2). El Valencia de Farinós, ‘Piojo’ y compañía estaba, por primera vez, a un paso de la final de la Liga de Campeones.

El FC Barcelona de Louis Van Gaal llegaba como vigente campeón de la Liga española, y cargado de confianza tras una remontada épica en cuartos de final –golearon 5-1 al Chelsea tras caer 3-1 en Stamford Bridge-. Pero el Valencia ya sabía lo que era ganar al Barça, y el sistema ofensivo del holandés (3-4-3) era propicio para salir al contragolpe y ganar la espalda de los defensores azulgranas. Van Gaal también lo sabía, pero se negó a traicionar su filosofía de juego. En la rueda de prensa previa al partido, habló de lo buenos que eran los mediocampistas valencianos, entre ellos Farinós, y destacó el estilo de Cúper. Pero no estaba dispuesto a traicionar sus propios principios.

Cúper y su Valencia tampoco renunciaron a los suyos. Los jugadores valencianistas destrozaron la defensa azulgrana a base de contraataques perfectamente lanzados por Gaizka Mendieta. Angulo cuajó un partido espectacular, marcando un doblete y volviendo loco a Carles Puyol, que sufrió probablemente el peor partido de su corta y prometedora carrera. Mendieta marcó de penalti el tercero y el ‘Piojo’ López el cuarto. El Barça ni siquiera hizo el gol de la honra –se lo marcó Pellegrino en propia-. Tanto la defensa como el centro del campo che estuvieron de diez. La vuelta fue un mero trámite.

Foto: Ligadecampeones

Foto: Ligadecampeones

El Valencia, que se comportó como un grande durante toda la competición, perdería la final por 3-0 sin oposición alguna frente a un Real Madrid que ganaba su octava ‘orejona’. Pero los valencianistas podían estar orgullosos. Se habían proclamado subcampeones de Europa en su primera participación. En verano, todos querían pescar en el equipo revelación del continente, y Francisco Javier Farinós estaba en las agendas de todos los grandes. Querían al jugador que, sin hacer ruido, había completado un torneo a la altura de los mejores veteranos. Y sólo tenía veintidós añitos.

Foto: Mercafutbol

Foto: Mercafutbol

Acabó en el Inter de Milán, equipo donde debió triunfar y seguir con una progresión que podía llevarle a ser uno de los mejores centrocampistas del mundo, pero las lesiones y la falta de confianza le privaron de ello. Volvió a España en 2004 para quedarse, ya a la edad de 26 años. Nunca volvió a recuperar su mejor nivel, y tras pasar por Mallorca, Hércules, Levante y Villarreal, decidió retirarse el pasado 11 de febrero al no recuperarse totalmente de una lesión que le mantuvo fuera de los terrenos de juego durante diez meses.

Farinós jugó más de 360 partidos oficiales, fue internacional con España y subcampeón de Europa, pero la sensación de que podía ser una estrella mundial tras su explosión en el año 2000 se hizo añicos conforme pasaron las temporadas. Eso sí, todos los equipos en los que estuvo le despiden ahora con cariño, sobre todo en Valencia, donde nunca olvidarán al motor de un equipo que consiguió la mayor hazaña europea de toda su historia.

1 Comentario en Cuando Farinós fue el centro de Europa

  1. Guillermo González // febrero 18, 2014 en 11:23 am // Responder

    Pedazo de trabajo, David. Más que un jugador con talento, lo destaco más por su sacrificio.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.