Novedades

Jugadores y entrenadores al mismo tiempo

Grandes pluriempleados

Con un sí rotundo, así suelen responder los entrenadores al preguntarles si ven el fútbol de una manera muy diferente a cómo lo veían cuando eran futbolistas. Aunque el fútbol es un deporte colectivo, el jugador sólo tiene que preocuparse de “lo suyo”, es decir, entrenar muy bien y jugar lo mejor posible. Una vez que el jugador se hace entrenador, su lista de prioridades cambia y tiene que empezar a  preocuparse de “lo de todos”. Lo complicado del asunto llega cuando el jugador tiene que estar en misa y repicando; cuando tiene que estar al plato y a las tajadas; cuando es él quien tiene que hacer las alineaciones, es decir, cuando se convierte en jugador-entrenador.

Clarence Hilditch fichó en 1916 por el Manchester United, donde acabaría jugando de medio pese haber llegado como extremo izquierdo. En 1926, John Chapman fue destituido como entrenador y Hilditch ocupó su puesto en calidad de jugador-entrenador. Después de seis meses en el cargo, fue despedido tras un pobre balance de 9 victorias en 31 partidos. Hilditch, fallecido en 1977 a los 83 años, era el entrenador que menos tiempo había durado en el banquillo de los Red Devils hasta que el pasado 22 de abril Ryan Giggs pasara a desempeñar el papel de jugador-entrenador (interino) durante cuatro partidos, en los que cosechó dos victorias, un empate y una derrota.

www.futbolingles.es

Foto: Futbolingles

John Benjamin Toshack, castigado por las lesiones, puso fin a ocho exitosas temporadas con el Liverpool y decidió regresar a su Gales natal para jugar en el Swansea, que por aquel entonces militaba en la Fourth Division -hoy Football League Two-, última categoría del fútbol profesional británico. El inicio de la  temporada 77/78 había sido prometedor para el equipo que entrenaba Harry Griffiths, pero éste dejó su puesto en plena campaña alegando verse incapaz de llevar lejos al equipo, que estaba situado en los puestos altos de la clasificación. Fue entonces cuando Toshack tomó el mando como jugador-entrenador y logró ascender al equipo a la Third Division teniendo como ayudante al propio Griffiths, que fallecería el 25 de abril de 1978, con tan solo 47 años, al sufrir un infarto antes de un partido contra el Scunthorpe United.

La temporada siguiente, saliendo desde el banquillo, le hizo un gol al Chesterfield que supuso el ascenso a la Second Division, categoría en la que el club galés llevaba catorce años sin competir. Tras consolidarse en dicha categoría el primer año, el Swansea ascendió a la First Division por vez primera en su historia en la temporada 80/81.

La labor de Toshack como jugador-entrenador había sido un éxito total: de la Fourth Division a la First Division en tan solo cuatro temporadas.

En la primera jornada en la máxima categoría, el Swansea derrotó por 5 a 1 al Leeds. También obtuvo sonadas victorias contra los históricos Manchester United, Liverpool, Tottenham y Arsenal, llegando incluso a liderar el campeonato y acabando en un meritorio sexto puesto.

Después de aquella brillante primera temporada, los de Toshack sufrieron dos descensos consecutivos que los llevaron de nuevo a la Third Division. Tras dejar el club en octubre de 1983, Toshack regresó en diciembre para intentar salvarlo, pero no consiguió su objetivo y, además de dejar su puesto como entrenador de los swans, colgó las botas con 35 años.

Toshack disputó con el Swansea 63 partidos, anotó 25 goles y consiguió la Copa de Gales en tres ocasiones (80/81,81/82 y 82/83), lo que permitió al Swansea participar en tres ediciones de la Recopa de Europa.

Ruud Gullit fichó por el Chelsea en 1995; un año después, reemplazó a Glenn Hoddle como jugador -entrenador, que había dejado ese mismo puesto para dirigir a la selección inglesa. El Chelsea conquistó la FA Cup en 1997, el mayor éxito del club desde hacía veintiséis años, y Gullit se convirtió en el primer entrenador no británico en lograr uno de los grandes trofeos de Inglaterra. El equipo acabó la temporada en un meritorio sexto puesto.

www.footballtop.ru

Foto: Footballtop

En febrero de 1998, con el Chelsea ocupando la segunda posición de la Premier League, Gullit fue despedido por desavenencias con el presidente Ken Bates, que tachó al neerlandés de arrogante.

Fue Gianluca Vialli, que había llegado al Chelsea en el verano de 1996 procedente de la Juventus, quien sustituyó a Gullit.

Cuando el italiano cogió las riendas, el equipo estaba en semifinales de la Copa de la Liga (competición que acabó ganando) y en cuartos de final de la Recopa de Europa. El 13 de mayo de 1998, el Chelsea venció al Stuttgart en la final de la Recopa, celebrada en el estadio Råsunda de Estocolmo, y Vialli, que se alineó a sí mismo y jugó todo el encuentro, se convirtió, con 33 años y 308 días, en el entrenador más joven en ganar una competición auspiciada por la UEFA.

La campaña siguiente, el Chelsea ganó la Supercopa de Europa al imponerse por 1-0 al Real Madrid. En la Premier Legue acabó tercero, sólo cuatro puntos por detrás del campeón, el Manchester United. Vialli, que puso fin a su carrera como jugador en un partido ante el Derby County al final de la temporada, jugó 83 partidos con el Chelsea y anotó 40 goles.

Ya únicamente como entrenador, Vialli ganó la FA Cup de 2000 y comenzó la temporada 2000-01 conquistando la Charity Shield ante el Manchester United, lo que supuso su quinto título en menos de tres años. Sería destituido cinco partidos después.

No es muy usual encontrarse la figura del jugador-entrenador dentro de la élite futbolística. Casos como los de Bobby Charlton (Preston North End), Bobby Robson (Fulham), John Giles (Irlanda y West Bromwich Albion simultáneamente), Kenny Dalglish (Liverpool), Trevor Francis (Q.P.R.), Peter Reid (Manchester City) o Graeme Souness (Rangers), indican que esta práctica se ha concentrado, sobre todo, en el fútbol británico, aunque también ha habido casos como los de Romario en el Vasco da Gama, Paul Gascoigne en el Gansu Tianma de China o Roberto Carlos en el Anzhi ruso.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.