Novedades

El Barcelona de Menotti, una fuente para Guardiola

El entrenador argentino dirigió a Maradona en el conjunto culé

Pocos equipos han sido más importantes en la historia del Barcelona como el de César Luis Menotti. Aunque la mayoría de las personas dirán que su paso fue intrascendente, el 'Flaco' sentó algunas bases constituyentes de una filosofía que alcanzaría su cénit de la mano de Josep Guardiola. Todos se acuerdan de Rinus Michels y de Johan Cruyff, pero se cuentan con los dedos a las personas que le reconocen su etapa al director técnico argentino.

Foto: fcbarcelona.com

Su primer contacto concreto con el club blaugrana se produjo en 1978, dos meses después de la finalización del Mundial disputado en la Argentina. El Campeonato Metropolitano ofrecía un partido de sumo interés para el público general: Boca y Argentinos se enfrentaban en la Bombonera. El ‘Bicho’ tenía entre sus filas a uno de los más grandes cracks de la historia: Diego Armando Maradona. El futuro jugador Xeneize se encontraba sondeado por el Fútbol Club Barcelona, que decidió contratar a un espía para que hiciera un detallado informe. Dicha información fue suministrada al club por César Menotti, que calificó al crack argentino con notas excelentes en aspectos físicos, futbolísticos y psicológicos. Sin embargo, el ‘Flaco’ aún dirigía la Selección por aquel entonces. El destino iba a esperar un poco más para juntar a los genios en el equipo culé.

Tras la obtención del Mundial, el técnico argentino publicó un libro sobre la metodología utilizada para lograr la victoria en un contexto muy complicado debido a la Dictadura Militar encabezada por Jorge Rafael Videla. En la Copa del Mundo que se disputaría en España cuatro años después, Argentina no tendría la bandera a su favor: en plena Guerra de Malvinas, la Albiceleste tenía la esperanza de conseguir un triunfo que levantara ánimos a un país desesperanzado en todos los aspectos. Pero el gol de Vanderbergh dio el triunfo a Bélgica y encendió las alarmas en el equipo argentino. Sin embargo, el equipo que dirigía el ‘Flaco’ no tuvo complicaciones contra Hungría y El Salvador y pasó a la segunda fase. Allí, la indomable Italia encabezada por Paolo Rossi y uno de los equipos brasileros más recordados de los Mundiales eliminaron a la Albiceleste. Menotti decidió que era el momento de poner punto final a su etapa con la Selección y el deseo del Barcelona de contar con él tras la salida de Udo Lattek, se hizo realidad.

Menotti creó un equipo que situaba su defensa en mediocampo, practicaba triangulaciones constantes y tenía a jugadores explosivos como Marcos y de calidad como Maradona y Schuster

El director técnico argentino debutó el 12 de marzo de 1983 ante el Betis y empató 1-1. La actuación no fue espectacular pero, con tan solo algunos entrenamientos, el bohemio decidió cuál sería el once que utilizaría durante toda la temporada. Con una defensa adelantada hasta la mitad de cancha que practicaba el offside, triangulaciones constantes, un jugador explosivo como Marcos y una dupla de ensueño compuesta por Diego Maradona y Bernd Schuster, el Barcelona parecía un firme candidato a triunfar en la mayoría de las competencias. Nadie podía atreverse a hablar de posiciones: la movilidad era constante y eso dificultaba mucho hablar de un esquema base.

Foto: centrocampista.com || Maradona y Goikoetxea se enzarzan en la final de Copa

Foto: centrocampista.com || Maradona y Goikoetxea se enzarzan en la final de Copa

Pero en toda historia de héroes, hay un villano. Para César Luis Menotti y los hinchas del Barcelona, el malo del cuento fue Javier Clemente. El técnico español dirigía al Athletic Club de Bilbao y fue la antítesis perfecta del equipo blaugrana. En el transcurso de la Liga Española, Bernd Schuster y Diego Maradona fueron lesionados de gravedad. Con la ausencia de los pilares del equipo, el Barcelona parecía desarmado y sufrió una importante irregularidad. No obstante, terminó en el cuarto puesto y se logró clasificar a la Recopa de Europa del año siguiente gracias a una Copa del Rey en la que hubo mayor suerte: se vengaron de los bilbaínos en cuartos con un global de 3-1 y llegaron a la final para enfrentarse al Real Madrid de Alfredo Di Stéfano. Los tantos de Víctor Muñoz, a los 32 minutos, y de Marcos Alonso, a los 90 minutos, con una palomita espectacular, posibilitaron la consagración del equipo catalán. La revancha llegó poco tiempo después en la Copa de la Liga. Con un tanto de Diego Maradona, el Barcelona triunfó por 2-1 en el Camp Nou y logró un global de 4-3 sobre el equipo madrileño.

La siguiente temporada se pudo ver una importante caída en el rendimiento del equipo, que solo logró la Supercopa de España al vencer por un global de 1-4 al conjunto de Javier Clemente. El desgaste mental que significó su paso por el Barcelona para César Luis Menotti y los malos resultados obtenidos, incluyendo una pronta eliminación por Recopa de Europa contra el Manchester United de Ron Atkinson, lo llevaron a tomar la decisión de abandonar la disciplina del club. Josep Guardiola tomó nota de éste gran equipo y aprendió de sus errores. César Luis Menotti y su paso por el Barcelona no fueron una casualidad sino una causalidad.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.