Novedades

La curiosa historia del equipo que asciende cada vez que cambia el Papa

La curiosa relación entre el Pontificado y el Avellino

Ha dado mucho que hablar la sorprendente victoria del San Lorenzo de Almagro en la Copa Libertadores de América, un trofeo que nunca había conseguido levantar y que los hinchas cuervos anhelaban, ya que San Lorenzo era hasta el momento el único grande de Argentina que no tenía en su palmarés tan preciada posesión.

Muchos han unido esta victoria a la inspiración divina otorgada por el Santo Padre de Roma, el Papa Francisco, declarado hincha del San Lorenzo. Incluso hay quien habla de su intervención para que Argentina llegase a la final del último Mundial, pero ahí no contaron con el as en la manga de los alemanes, pues ellos también tienen a su Papa Emérito. Un derby un tanto extraño en el Vaticano.

Otros equipos ligados a la Iglesia católica o al Papado no han tenido tanta suerte como el San Lorenzo. Los dos equipos de la Ciudad Eterna, AS Roma y SS Lazio, están muy cerca del Vaticano y ambos nunca han sido de los clubes más laureados de Italia, donde los equipos del norte históricamente han llevado el peso de los campeonatos nacionales y continentales. Tampoco el equipo del “otro” Papado, el Arles-Avignon de la Ligue 2 francesa, hay que recordar que Avignon fue sede papal durante el Cisma de Occidente.

El Avellino comenzó su relación con el Papado en la temporada 1958-59, cuando fue elegido Juan XXIII como nuevo Papa

Quizás uno de los equipos más católicos de la historia del fútbol sea el Celtic de Glasgow. Desde su fundación en 1888 por el hermano Walfrid, el equipo escoces ha enarbolado orgullosamente la enseña de la católica por todas las competiciones donde ha participado y que encontró en los años 60 su época dorada donde consiguieron alzar la Copa de Europa. Incluso en la actualidad, entre los símbolos que el club luce en sus camisetas se encuentra una cruz de tradición celta que imita de manera simplificada las cruces monumentales irlandesas que se esculpieron entre el siglo VIII y el siglo X,  como las cruces de Moone o Muiredach.

Avellino

El idilio de Avellino

 Pero hay que acercarse de nuevo a Italia para encontrar al equipo que históricamente ha unido su suerte a la tiara papal. Ese club es el Unione Sportiva Avellino, actual Associazione Sportiva Avellino 1912.

Aunque nunca incluyó al Avellino entre sus profecías, esta “extraña” relación comenzó en 1958, en octubre de ese año la sede papal quedó vacante y después del Cónclave, el profético Angelo Roncalli fue elegido nuevo papa y pasó a la historia con el nombre de Juan XXIII. Y aquí comienza la influencia papal en el Avellino. En esa temporada futbolística de la serie D 1958-1959, el club verdiblanco quedó tercero del grupo H, y subió a la Serie C junto al Crotone y el Arkragas, por primera vez en su historia..

Tras varios sube y baja entre la C y la E, en la temporada 1962-1963, el Avellino perdió la categoría y bajó a la Serie D. Pero ese mismo verano el Vaticano tuvo nuevo papa: Pablo VI. ¿Una inyección de confianza? Dicho y hecho, los lobos verdiblancos realizaron una gran temporada. Conquistaron el campeonato de Serie D 1963-1964 (estuvieron integrados en el grupo E) por delante de Nocerina y Benevento, recuperando rápidamente la Serie C.

Avellino ascenso

Asalto a la Serie A

El idilio del Avellino con el papado continúa y alcanza su punto álgido justo cuando la Iglesia vivió uno de los momentos más difíciles y controvertidos de la historia reciente. Es 1978. En pocos meses pasaron tres papas por las estancias del Vaticano. Al morir Pablo VI (6 de agosto), en la  Capilla Sixtina los cardenales eligieron a Albino Luciani como sucesor de Pedro.

El nuevo papa toma el nombre de Juan Pablo I. pero su pontificado duró únicamente dos meses, ya que, el 28 de septiembre lo encuentran sin vida en su cama. Nuevo cónclave y elección de Karol Wojtyla, Juan Pablo II. No es necesario decir que el Avellino –en ese momento en la Serie B- había iniciado su camino hacia el éxito y en junio de 1978 conquista por primera vez a la Serie A junto al Ascoli y el Catanzaro. Disputarán ocho campeonatos en la máxima categoría y después una lenta decadencia.

U.S. Avellino, anni 80_3

Napoli, víctima de Benedicto

Después de años difíciles en la Serie C, donde militaba ininterrumpidamente desde que retrocediera en 1992, el Avellino llegó a la final de los play-off de ascenso a Serie B en 2005, contra el Napoli, el derbi de la Campania. Un rival duro pero que no contaba con el secreto del club irpino. Ese mismo abril comenzó el papado de Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, lo que significaba que el Avellino tenía que lograr el ascenso. Y así fue, tras lograr un empate a cero en el Stadio San Paolo de Nápoles el 12 de junio de 2005 en el partido de ida, el Avellino preparó a conciencia el partido de vuelta y ante los casi 22.000 espectadores presentes en el Stadio Partenio ganó por 2 a 1 al Napoli y recuperó su plaza en la Serie B.

Cada vez que fue nombrado un nuevo Papa, el Avellino consiguió ascender de categoría, alcanzando su mejor momento en 1978, gracias a Juan Pablo II

2014, el último milagro

El último capitulo de esta “divina” relación termina en 2013 con la dimisión de Benedicto XVI como Papa, y con un nuevo inquilino en la silla de Pedro: Jorge Bergoglio, Papa Francisco. Trajo fortuna al Avellino el nuevo papa, aunque este sea un club nuevo y con distinto nombre (Associazione Sportiva Avellino 1912). El club irpino gana al Perugia en la lucha por conquistar el ascenso directo sin necesidad de los play-off, cuatro años después de la desaparición de la antigua sociedad, el Avellino vuelve a la Serie B.

Se trata de una relación difícil de explicar, pero cuando todo el mundo esta pendiente de la fumata bianca y de la subida al pontificado de un nuevo Papa, Avellino está de fiesta pues su equipo ha logrado un nuevo éxito futbolístico.

 

Víctor Gómez Muñiz

Twitter: @RussoBCF

Puedes leer este artículo completo y muchos más en el magazine de Kaiser Football

Redacción Kaiser

La revista digital Kaiser Football está compuesta por periodistas apasionados por el fútbol. Tratamos de acercar la mejor información con los mejores colaboradores.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.