Novedades

Una historia para nostálgicos del fútbol

2001, un año para la historia

2001-06-17-Roma-Parma-3-1-gol 2-0-Montella festeggiato da Totti e Batistuta

El fútbol es un deporte de modas y se tiende a recordar las grandes noches de equipos no tan poderosos con cierta nostalgia. Tiempos en los que el Ajax de Ámsterdam dominaba el fútbol europeo, décadas en las que resurgían equipos del Este de Europa como el Steaua o la Estrella Roja para convertirse en las mejores escuadras del viejo continente. Aquellos años en los que un equipo formado prácticamente por jugadores semiprofesionales tocaba el cielo de Múnich y de Madrid con la yema de los dedos. Hablo, por supuesto, del Nottingham Forest.

El Oporto, el PSV Eindhoven, el Hamburgo, e incluso el Olympique de Marsella, irrumpían llegando a lo más alto durante las décadas de los 80 y 90. Incluso escuadras como la Sampdoria o el Malmö sueco, osaban plantarse en una final de la Copa de Europa (cierto es que este último lo hizo en el 79). Puede ser que la Sentencia Bosman nos esté privando de ver mayores gestas de las que ya estamos siendo testigos, pero lo que sí que es cierto es que nadie puede negar que no le gusten las sorpresas, las historias épicas.

La historia de aquel Getafe que plantó cara al Bayern München en los cuartos de final de la UEFA, el Zaragoza de Nayim aplastando al Arsenal con la caída del “meteorito” más celebrado de la historia de España, el Alavés protagonizando una de las finales más apasionantes de la historia, metiéndole cuatro goles al Liverpool… y perdiendo el partido. El Leeds, el Deportivo y el Villarreal convirtiéndose en grandes de Europa (por un tiempo). En definitiva, todos hemos vibrado con estos equipos, todos hemos sufrido con ellos como un aficionado más.

leeds@valencia2001

Si me preguntan por un año del fútbol que recuerde especialmente, yo respondo que el 2001. El primer año del nuevo milenio, el año de la fatídicas finales para el Alavés (vs Liverpool) y para el Valencia (vs Bayern). Aquel año aparecía el Ipswich Town entre los primeros puestos de la Premier League, fichando a la -por entonces- gran perla del fútbol español, Pablo Couñago. El Manchester City descendía (!) a la Championship y el  mítico jugador –aunque inédito entrenador- David O’Leary, comandaba al Leeds en su travesía por los grandes campos europeos. Los Paul Robinson (21), Rio Ferdinand (22), Ian Harte (24), Woodgate (21), Dacourt (25), Robbie Keane (21), Harry Kewell (22), Alan Smith (20), y Mark Viduka (25), formaban una hornada de jóvenes talentos que maravillaba en Europa en el equipo de Elland Road.

En Francia, el Saint-Etienne caía a Ligue 2, el casi desconocido Lille sorprendía logrando un meritorio tercer puesto, y el Nantes de un tal (seguro que os suena) Reynald Denoueix, daba la campanada se hacía en le championnat. Un Denoueix que después llevaría a la Real Sociedad a rozar la gloria en una de las mejores temporadas del conjunto Txuri-Urdin. El PSG se reforzaba con Heinze (Valladolid), Cristóbal (Espanyol), Anelka (R.Madrid), y un tal Ronaldinho (Gremio). Y los combinaba con Pocchettino, Luccin, Okocha, y un jovencito Mikel Arteta. Didier Deschamps dejaba el fútbol (Valencia fue su último destino), y se ponía a las órdenes del Monaco. Sin saber que faltaban pocos años para que rozase la gesta más grande en la historia del fútbol monegasco.

Roberto Baggio, Rui Costa, Batistuta, Nakata o Simeone, daban color al potentísimo campeonato italiano

¿Y en Italia? Pues todavía era la mejor liga del mundo. Probablemente fue su última gran temporada. El Brescia contaba con Roberto Baggio, Luca Toni, y pronto se llevaría a un tal Andrea Pirlo. La Fiorentina comenzaba a perder potencial, y se veía obligado a vender a algunas de sus mejores estrellas (Toldo, Rui Costa, Batistuta), sin llegar a evitar el descenso administrativo del club ante la quiebra viola. El Milan fichaba procedentes de Vitoria a los sorprendentes Cosmin Contra y Javi Moreno, además de José Mari y Rui Costa. El Inter confiaba el proyecto al técnico argentino que había llevado al Valencia a las dos últimas finales de la Champions (y al Mallorca a la final de la Recopa en 1999), Héctor Cúper. El Parma de Fabio Cannavaro seguía dejándose millonadas en jugadores como Savo Milosevic y Hidetoshi Nakata. La Lazio, acumulaba estrellas con una plantilla de clase mundial (Mihajlovic, Nesta, Couto, Simeone, Stankovic, Poborsky, Marcelo Salas, Piojo López y Hernán Crespo), la Juve apuntalaba su equipo con Thuram, Nedved, (este último para suplir a Zidane) y juntaba a Van der Sar y Buffon bajo una misma portería. Desde lo más alto, observaba la Roma de Fabio Capello. Con un equipo no menos ostentoso que sus contrincantes, se había alzado con el Scudetto contando con jugadores de la talla de Cafú, Samuel, Totti, y Batistuta.

parma-1998-99-coppa-italia

Y cómo olvidarnos de Alemania, del Bayern de Elber y Effenberg, el Borussia Dortmund de los checos Rosicky y Jan Koller, del joven Sebastian Deisler que comenzaba a destacar en el Hertha Berlin y que parecía que iba a marcar una época en el fútbol europeo, o del Bayer Leverkusen que comenzaba a dejar su huella con Ballack, Ze Roberto, Berbatov, Schneider, Lucio y compañía.

En Portugal, el Boavista entraba en la historia y ganaba su primer campeonato liguero con Jaime Pacheco en el banquillo y el boliviano Erwin Sánchez sobre la cancha, sin olvidar a los Frechaut, Ricardo, Petit y Duda. En Países Bajos, el PSV se llevaba la Eredivisie contando entre sus hombres a van Bommel, Jan Vennegoor of Hesselink (Dios, cómo no recordar ese nombre), y el explosivo –aunque efímero y decepcionante- Mateja Kezman. Feyenoord y Ajax no pudieron plantar cara al equipo de Eric Gerets. Los de Rotterdam sólo contaban con Tomasson, y el Ajax de Co Adriaanse maduraba una generación que, si no llega a ser por la maldita ley Bosman, a buen seguro habría vuelto a gobernar en Europa. Hablamos de los Chivu, Pasanen, Maxwell, Van der Vaart, Van der Meyde, Sneijder, Galasek, Ibrahimovic y Mido.

En Países Bajos, el PSV se llevaba la Eredivisie contando entre sus hombres a van Bommel, Jan Vennegoor of Hesselink (Dios, cómo no recordar ese nombre), y el explosivo –aunque efímero y decepcionante- Mateja Kezman.

Al otro lado del charco, en Argentina, San Lorenzo conquistaba el Clausura, Palermo seguía goleando antes de dar el salto a Europa al Villarreal, y el Barcelona se llevaba al ‘Conejo’ Saviola. A Riquelme poco le faltaba para hacer lo propio. Romário seguía goleando con Vasco da Gama en un Brasileirao en el que Juninho, Viola, Sorín, Petkovic o Freddy Rincón daban un toque atrevido al campeonato.

Y en la liga, el Barcelona iniciaba la “desintoxicación” neerlandesa post-van Gaal, Las Palmas llamaba la atención con Jarni, Jorge Larena, Ángel y el mítico Vinny Samways. Luis Aragonés abandonaba el Mallorca después de meterlo en Champions, el Rayo se paseaba por Europa -gracias a ser el equipo más limpio del continente- con los Bolo-Bolic (Balic se uniría al año siguiente), y Zidane completaba el álbum de cromos de un ambicioso Florentino Pérez. El ‘Payaso’ Aimar dejaba sus gotas de magia en Mestalla, y el Alavés comenzaba a desestructurarse tras las marchas de Contra, Javi Moreno y Tomic. Era el comienzo de un nuevo siglo, de un nuevo milenio y de una nueva etapa. El fútbol estaba cambiando hacia un nuevo orden. Al menos, nos quedaba Jordi Cruyff.

Juan Arroita

Enamorado del fútbol. Dedicado en cuerpo y alma al periodismo deportivo desde que supo que no valdría para jugar al fútbol. Fundador de la revista Kaiser Football.
Twitter: @JuanArroita

7 Comments en Una historia para nostálgicos del fútbol

  1. La final del alaves Arsenal es la mejor final europea de la historia… Sin parangón! Gran articulo para recordar aquellos grandes días… (como pegaba aquel Leeds, hoy olvidado…)

    • Aquella final de Dortmund entre el Alavés y el Liverpool es ya la mejor de la historia, sin duda.
      El Leeds fue uno de los equipos que más impacto ha causado en el fútbol británico de las últimas décadas, merece la pena recordarlo. Prepararé un reportaje sobre el equipo de Elland Road

  2. Increibleel articulo, de lo mejor que he visto en mucho tiempo. Sinceramente me ha emocionado, porque aunque en esaepoca era todavia muy pequeño, fue la epoca en la que empece de verdad a enamorarme del futbol y de la que mejor recuerdo tengo, vamos que acabo de leer mi infancia resumida, y sobre todo es la epoca en que conoci al equipo del que ahora soy incondicional…el Leeds United imposible olvidar aquel equipo y menos al idolo Mark Viduka.
    Te doy las gracias por escribir esto y estoy esperando desde ya el articulo del Leeds 🙂

    • Muchas gracias Ramón, es la época en la que muchos comenzamos a amar el fútbol. Aquel Leeds bien merece un reportaje o al menos un especial en la revista. Gracias por tus palabras, una vez más.

  3. Galasek y Mido… olvidados estaban jaja. Grande Alavés.

  4. Yo destacara tambien a aquel Monaco que gano la liga en el 2000 con jugadores míticos como Simone,Nonda, Gallardo, Trezeguet y Barthez creo que estaba tambien entre otros. Tambien recuerdo al Galatasaray de Hakan Sukur, Hasan Sas, Jardel, un equipazo que creo que gano una UEFA y era la columna vertebral de la Turquia semifinalista en 2002. Me ha encantado la referencia al Leeds United,los whites un equipazo que le plantó cara al Madrid galactico de entonces. Un saludo!

    • Cierto, Shabani Nonda tuvo un temporadón brutal en el que hizo una barbaridad de goles en la 02/03. Aquella UEFA del Galatasaray en 2000 fue el primer y hasta entonces único título internacional de Fatih Terim como técnico. Gran equipo

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.