Novedades

Top 10 Mejores líberos de la historia

Los mejores jugadores de la historia en esa posición

Una especie en vías de extinción. Un puesto mítico sobre el que se han edificado equipos de leyenda. Un rectángulo sobre el verde que según las épocas y los entrenadores se extendió desde ambas áreas hasta una minúscula retícula en la que barrer el peligro. Esa es la esencia del líbero, un hombre de otro tiempo. Aquí repasamos los mejores de la historia.

Foto: libertaddigital.com

Armando Picchi

Era la mano derecha de Helenio Herrera, su extensión en el campo y el capitán del primer ‘Grande Inter’. Picchi, gracias al técnico argentino, se convirtió en un pionero siendo el primer hombre libre de una defensa tal y como lo entendemos hoy. Con sus métodos, Herrera revolucionó el Calcio y evolucionó el sistema del catenaccio hasta rozar la perfección. Algo que hubiera sido imposible sin este defensor italiano que cada vez que se enfundaba la zamarra número 6 neroazzurri mutaba en un líder total que colocado por detrás de la línea de cuatro defensas despejaba el peligro a cañonazos. Bajo ese paraguas alzaría dos Copas de Europa.

Elías Figueroa

El área es como mi casa. Ahí entra quien yo quiero”. Toda una declaración de intenciones de este internacional chileno que hizo carrera en Santiago Wanderers, Peñarol e Internacional de Porto Alegre al que se le consideró afín a la dictadura de Pinochet. Sobre el césped ejemplificó como pocos los valores de un régimen que quiso acabar con la primavera chilena. Puño de hierro y liderazgo. Anticipación y sentido táctico para no perder nunca el sitio. Todo ello en un físico privilegiado que le hacían implacable en el choque y en cada salto de cabeza. Desde la posición de líbero fue elegido tres veces mejor jugador de América (1974, 1975 y 1976) y en el Mundial de Alemania’74 compartió junto a Beckenbauer el centro de la zaga del equipo ideal.

Matthias Sammer

En Alemania quisieron patentar la fórmula del éxito e intentaron fotocopiarlo en diferentes épocas. El último eslabón de esta cadena es Matthias Sammer, quien se recicló en líbero tras haber sido un centrocampista con un marcado espíritu de llegador. A pesar de retrasar su posición sobre el césped su presencia en el fútbol ofensivo tanto del BVB Dortmund como en la Mannschaft no perdió protagonismo. Él era el organizador de la jugada, el encargado de lanzar ese primer pase en busca del gol y de liderar la retaguardia de Alemania, la última que hasta 2014 había levantado un título, la Eurocopa de 1996. Sammer, que jugó con ambas Alemaniasfue galardonado ese mismo año con el Balón de Oro.

Ruud Krol

Fue la primera piedra que puso Rinus Michels para edificar su fútbol total. Para ello tuvo que traérselo desde el lateral izquierdo hasta el eje de la zaga. El genial entrenador neerlandés vio en Ruud Krol al líbero con el que poner en jaque al fútbol europeo y por extensión al mundial. Lo consiguió en el Ajax, alzando tres copas de Europa, y a punto estuvo de repetirlo en aquella final de Alemania’74. Su disciplina táctica y su capacidad como marcador individual (heredado de su etapa como lateral) supuso una evolución en la posición de líbero. Esas capacidades le llevaron también a jugar y ser parte importante del Napoli de principios de los ochenta.

Gaetano Scirea

Ser el líder de la llamada ‘Cortina de Hierro’ es un aval más que suficiente para aparecer en esta lista. El nombre de Scirea está íntimamente unido al de Antonio Cabrini, Claudio Gentile y Francesco Morini, pilares de aquella retaguardia bianconera de los 70 que marcó un antes y un después en la historia de la Vecchia Signora. Gaetano fue un líbero caballeroso y elegante, con una calidad técnico-táctica que quizá solo se haya visto en esa posición con Beckenbauer. De hecho, su gran Mundial en el 82 dejaría a uno de sus alumnos más aventajados, Franco Baresi, sin disputar un solo minuto. Mito de la Juve, allí jugó 14 temporadas en las que alzó siete Scudetti.

Lothar Matthäus

En el Bayern quisieron repetir la fórmula una década después. Y sin llegar al nivel del Kaiser, los bávaros volvieron a dar con la tecla. De nuevo, un centrocampista retrasaba su posición desde el centro del campo para ponerse al servicio del equipo desde la defensa. Extrañaba ver a un ’10’ en la cueva pero su experiencia y su sentido táctico le valió para guardar una posición fundamental para aquel Bayern. Desde ahí se erigió también como capitán de la Mannschaft y Campeón del Mundo en 1990. Nadie ha jugado más Copas del Mundo que él, cinco.

Daniel Passarella 

El capitán que levantó la primera Copa del Mundo para la Albiceleste. Mito de River Plate. Palabras mayores. Y fue un Líbero, un jugador de orden como no podía ser de otra manera en aquella Argentina de Videla. Esa personalidad y el temperamento propio que exigían los tiempos le convirtió en el líder de toda una generación. O de más de una, porque es el único argentino que se ha cosido en primera persona las dos estrellas de campeón del mundo. Sobre el césped siempre será recordado su capacidad de salto que tantos réditos ofensivos le dio. Pero Passarella tenía más recursos, tenía aquella zurda precisa y aquel achique feroz. Solo así se podía triunfar en Italia, como haría él en Inter y Fiorentina.

Ronald Koeman

El hombre más importante del Dream Team” en palabras de Jose Mari Bakero. Se lo trajo Johan Cruyff a Barcelona después de que sus zambombazos y sus desplazamientos en largo hicieran al PSV Eindhoven campeón de Europa. El Flaco quería un jugador que ayudara a una salida limpia de balón para edificar un estilo que dejó huella en Can Barça. Koeman tardaría poco en convertirse en el jefe de la zaga y su nombre estará asociado eternamente a la primera Copa de Europa de los catalanes. Su falta contra la Sampdoria hizo plausible aquel ‘Ja la tenim aquí’ que tanto se resistía a los azulgrana. Aquel gol confirmó una estadística: es el defensa más goleador de la historia con 193 goles en más de 500 partidos.

Franco Baresi

La réplica italiana del Kaiser. Capitano y valladar del mejor Milan de la historia. De hecho, esa escuadra de Arrigo Sacchi no hubiera sido posible sin él. El hombre que organizaba todo a través de un grito: “Avanti”. En esa trampa, la del fuera de juego, Baresi era la voz autorizada para desconcertar al rival. Luego, ya con el balón en juego se mostraba como un defensor inmaculado, elegante y efectivo en el pase. Hombre de un solo club, con la camiseta rossonera disputó 719 partidos, solo superado tiempo después por uno de sus alumnos aventajados, Paolo Maldini. El AC Milan, retiró su zamarra con el número 6 como homenaje a su figura.

Franz Beckenbauer

Él popularizó la posición, la hizo mainstream e incluso la dotó de valor estético con su estilo único. La figura del Kaiser fue más allá de su posición, el Líbero por excelencia. Un centrocampista reconvertido a quinto central que ensamblaba la retaguardia con el centro del campo. Desde esa posición dominó el fútbol europeo con puño de hierro marcando el tempo de su equipo, aquel magnífico Bayern de Munich de la década de los 70. Los triunfos, edificados desde esa parcela en la que él se movía con la libertad de los capitanes generales, le reportaron además unos premios individuales que coronaron su jerarquía.

Emmanuel Ramiro

Pecho frío que explica con palabras lo que no pudo hacer con los pies. No me gustan las bufandas. Prefiero escribir que es la mejor forma de conocerse.
Twitter: @emmanuelrf

Latest posts by Emmanuel Ramiro (see all)

5 Comments en Top 10 Mejores líberos de la historia

  1. aquí un culé anonadado de que Sanchís no esté en esta lista…

  2. Scirea no podía faltar, vaya pedazo de futbolista.

  3. Qué pedazo de artículo, enhorabuena por el trabajo de documentación Emmanuel

  4. Falto Fernando Hierro

  5. Don Elias Figueroa. the best player.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.