Novedades

Top 10 Mejores finales de la Copa de Europa

Ranking sobre las mejores finales de la competición europea

La final de la Champions League se acerca y es inevitable no poder echar la vista atrás para recordar qué finales nos dejan el mejor regusto. En todas sus ediciones, hemos visto duelos de todo tipo, algunos cumpliendo con las expectativas que merecen un encuentro de este calado y otros generando la mayor desilusión futbolística. De esta manera, en Kaiser Football hemos elegido las 10 mejores finales de la Copa de Europa.

IR AL ESPECIAL CHAMPIONS 2015

Foto: Ben Radford /Allsport

10. SL Benfica 5-3 Real Madrid (1962)

El partido que señaló el cambio generacional, de los días de oro de Di Stéfano, héroe de los cincuenta, a la época de Eusébio. El joven delantero del Benfica firmó un partido memorable y acabó con el hat-trick de Ferenc Puskas que parecía haber sentenciado la final a favor de los merengues. En Amsterdam, con Cruyff como recogepelotas, el fútbol celebró la llegada de la modernidad con un espectáculo memorable.

9. Barcelona 3-1 Manchester United (2011)

El partido europeo que mejor define la magia del “Pep Team”. Una reedición de la final de 2009 pero con matices radicalmente distintos. El United ya no tenía a Cristiano, el Barcelona venia de cuatro Clásicos agotadores y recuperaba a Abidal. En el terreno de juego, un monólogo. Con Messi en plan estelar, Xavi e Iniesta orquestando el baile, el Barcelona fue tan superior que al orgulloso Ferguson solo le quedo aplaudir a la distancia.

8. SL Benfica 3-2 Barcelona (1961)

Después de finiquitar la hegemonía del Real Madrid con un tremendo golpe de autoridad en la primera ronda del torneo, el Barcelona tenia todo para lograr su primera Copa de Europa. En Berna, los blaugrana se toparon con un sorprendente rival, un Benfica entrenado por Guttmann pero todavía sin Eusébio. Y un escollo inesperado, los palos cuadrados de las porterías que impidieron ampliar todavía más el marcador a su favor. Contra el ritmo del partido, un error inesperado de Ramallets cambió el rumbo del encuentro y el Benfica encontró fuerzas para remontar y llevar para Portugal su primer trofeo continental. La maldición del Barça en Copa de Europa iba a durar treinta años más.

7.  Real Madrid 3-2 AC Milan (1958)

Cuando terminó la final, Gento y Di Stéfano se fueron con la Copa hacia Liedholm y la dejaron a sus pies, reconociendo que el mago sueco la merecía tanto como ellos. Fue quizás el partido más duro que el Madrid jamás disputó y muchos todavía se preguntan qué hubiera pasado si aquel Milan hubiese logrado interrumpir la leyenda merengue en el tercer año de la Copa de Europa. Un partido memorable, de golpes y contragolpes entre dos conjuntos ofensivos y astutos que terminó en la prórroga con un golpe de genio de Gento, al quien Di Stéfano había dicho minutos antes que le tocaba decidir el partido porque era el único que todavía tenia fuerzas en las piernas y aire en los pulmones para correr.

6. Manchester United 4-1 SL Benfica (1968)

Cuando Eusébio falló a pocos minutos del final el tiro que jamás fallaba, todos sabían que había acabado. El delantero se quedó aplaudiendo a Alex Stepney porque sabía que su segunda Copa de Europa se le había escapado. El Benfica estaba mejor que el United pero ya no tenía piernas y la maltrecha rodilla de Eusébio solo le permitió ser testigo de las genialidades de un adolescente llamado George Best que rompió las reglas en la prórroga para dar al conjunto inglés su primera Copa de Europa. La que la historia se le debía desde Múnich.

5. Liverpool 3-3 AC Milan (2005)

¿Puede un equipo perder una Copa de Europa después de ir ganando por 3-0? Parecía una pregunta sin sentido hasta que el Liverpool se cruzó en el camino de un Milan que llegó al descanso con mano y media en el trofeo. La arenga en el vestuario, el grito sin cesar de los aficionados y 15 minutos de infarto permitieron a los reds igualar la final de forma antológica para después rematar la faena en la tanda de penaltis. Un triunfo que redimía dos décadas de sufrimiento del Liverpool después del desastre de Heysel.

4. Ajax 2-0 Panatinaikhos (1971)

En los dos años siguientes, el Ajax iba a tener delante a dos equipos italianos, aferrados a un sistema ultradefensivo pero, en Wembley, en su primera final, el conjunto holandés tuvo que medirse con un Panatinaikhos que jamás buscó otra cosa que no salir humillado. Este fue el triunfo que resumió esa generación, un equipo todavía entrenado por Rinus Michels y con un Johan Cruyff más colectivo de lo que el futuro anticipaba, buscando siempre a la influencia vertical de Keizer y Swaarts sobre las bandas. El Ajax jugó todo el partido encerrado en el campo griego y ganó por dos a cero, resultado escaso para su inmensa superioridad. El fútbol total había conquistado Europa por primera vez.

3. Manchester United 2-1 Bayern de Múnich (1999)

Pueden marcar, ellos siempre marcan”. Las proféticas palabras del narrador británico del partido cuando Beckham se disponía a marcar un córner en el minuto 90 están ya en la memoria colectiva al lado de frases como “Football, bloody hell”. Fueron los tres minutos más largos de la historia de las noches europeas. El Man United iba perdiendo frente a un Bayern superior y las bajas de Keane y Scholes se hacían notar. Luego llegó el pie derecho de Beckham que, en dos saques de esquina, puso el balón en el corazón del área de los bávaros para que Sheringham y Solskjaer ganasen su paso a la inmortalidad. Nadie jamás podría volver a decir que hay imposibles en el fútbol.

2. AC Milan 4- 0 Steaua (1989)

Una huelga de los trabajadores de la RTVE estuvo a punto de dejar al mundo sin una de sus mayores sinfonías. Berlusconi pagó de su bolsillo a miles de aficionados que convirtieron al Camp Nou en un nuevo San Siro. En el campo la exhibición de gala del Milan de Sacchi coronó un año loco. Dos goles de Gullit y dos de van Basten, los símbolos eternos de eso equipo, destrozaron a un Steaua Bucarest que estaba lejos de ser un equipo anónimo. Una de las mayores exhibiciones de autoridad de la historia del fútbol.

1. Real Madrid 7-3 Eintracht Frankfurt (1960)

El fútbol se define a la perfección en estos noventa minutos de éxtasis. En la tarde que hizo que medio mundo se convirtiera aficionado del club merengue –fue la primera final transmitida para la mayor parte del planeta via satélite– los cuatro tantos de Puskas (récord) y el hat-trick de Di Stéfano pusieron la guinda a una exhibición colectiva memorable frente a un más que digno rival, que logró aun así marcar tres goles y dejar claro que no habían venido a ser testigos de una fiesta ajena. Aun así, como uno de los aficionados en esa tarde dijo en Hampden Park , un tal de Alex Ferguson, por mucho peligro que el Frankfurt fuese capaz de generar, nadie jamás pensó que esa copa no sería de Di Stéfano y compañía.

Miguel L. Pereira

Periodista y historiador, apasionado del fútbol desde sus origenes hasta ayer por la noche. Director de @FutebolMagazine y Redactor en Kaiser. Autor de los libros 'Noites Europeias', 'Sonhos Dourados' y 'Kroos: El Maestro Invisible'.
Twitter: @Miguel_LPereira

1 Comentario en Top 10 Mejores finales de la Copa de Europa

  1. Ramallets i no “Ramallates”

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.