Novedades

Top 10 Razones para ser de un equipo modesto

¿Por qué ser de un equipo pequeño?

Hace ya unos cuantos años, cuando el Atlético de Madrid bajaba a Segunda División, y daba bandazos por las últimas posiciones de una Liga que ahora comanda en solitario, todos los aficionados de este club (y los que no simpatizan tanto), se hacían una pregunta transmitida por un niño, que le preguntaba a su padre, "Papá, ¿por qué somos del Atleti?". Hoy nosotros nos hacemos una pregunta con la misma estructura, ¿por qué ser de un equipo modesto?

Porque es fácil ser del Real Madrid, Barça, Manchester United, Bayern de Múnich… Ganan títulos, tienen sus camisetas en todas las tiendas, fichan a los mejores jugadores; pero es difícil ser de un equipo que siempre se lleva ‘un saco’ en las visitas a Anfield Road, que siempre pelea el descenso, o que está a la sombra del otro equipo de la ciudad. Estas son nuestras razones para ser de esos equipos que no triunfan tanto, pero sin los que el fútbol no sería fútbol.

1. El fútbol más cercano. Esto es una obviedad. Mientras que para conseguir una foto con Cristiano Ronaldo o Neymar tienes que esquivar a 25 guardas de seguridad del club, tres policías nacionales, cuatro Guardias Civiles, una pareja de policías del FBI, los GEO, los SWAT, incluso a Will Smith y Tommy Lee Jones en Men in Black. Para pedirle una entrevista a Walter Pandiani, solo tienes que esperar a que baje del camión y lo firmará encantado (Incluso a lo mejor te da una vuelta en él).

2. Las alegrías se multiplican. Quizás no consigan ganar la Champions, quizás no puedan ni ganar un título, quizás peleen el descenso hasta el último segundo… Pero que un equipo como el Sheffield United se plante en semifinales de FA Cup, no tiene precio para ningún seguidor blade. Lo mismo pasa con ese Mirandés que se hizo con un sitio en nuestros corazones, llegando a semifinales de la Copa del Rey comandado por un banquero que tocaba la bola como los ángeles, el ‘calvito’ Pablo Infante.

3. Disfrutar sin presión. Es difícil ver cómo día tras día, los periódicos abren sus portadas criticando al entrenador y le piden al jugador estrella que meta un gol cada minuto que esté en el campo. Esto no pasa en los equipos más modestos. El periódico de mano que te dan en cada partido del Sassuolo alienta a cada jugador en cada partido, incluso si el rival juega cinco divisiones por encima que estos. Y si lo decimos de la prensa, también hay que decirlo de los otros aficionados. Ves que un aficionado del Chelsea sufre porque han empatado después de llevar 12 victorias seguidas, mientras que un aficionado del Fulham, se va a casa encantado por conseguir ese mismo empate contra el Chelsea, pese a que lleve 10 partidos sin ganar.

4. Aprender de fútbol. Gündogan, Agüero, Iñigo Martínez… Bah, ya los conozco, venga el que venga al Madrid seguramente le habré visto jugar millones de veces, pero ¿qué panorama se le plantea al hincha del Málaga al enterarse de que han fichado a Bartlomiej Pawloski del Widzew Lodz? Busca en el periódico, pregunta en Twitter, visita la web del modesto equipo polaco, incluso se plantea aprender el idioma del país centroeuropeo para así conseguir saber, al menos, su posición.

5. Si tienes miopía, no pasa nada. Dime tú a mí, ¿qué hace una persona con miopía en el último asiento, de la última fila, de la última grada, del rescollo, de la última puerta, de la última escalera, del Camp Nou? No ve. Si vas a un estadio grande, y te toca arriba, no ves nada. Pero nada de nada. Eso sí, si se te ocurre ir a Santo Domingo. Ya puedes estar más ciego que Ray Charles, que ves el fútbol a un palmo. Hombre que si lo ves. Lo ves, lo hueles, lo notas, lo sientes, incluso te puede caer algún que otro escupitajo en el cogote.

6. Afección global. Y diréis, ¿Qué es eso de afección global? Pues es un concepto que explica a la perfección Axel Torres en su primer trabajo editorial, 11 Ciudades. Axel lo ejemplifica con el caso de Grecia en la Eurocopa de Portugal 2004, y viene a decir que, cuando en un partido no tienes preferencias por ningún equipo, siempre tiendes a animar al más débil. Yo lo ejemplifico con el caso del APOEL de Nicosia en la Champions League de 2011/2012, donde raro era el que no celebraba cada una de las paradas de Dionisios Chiotis en esa tanda de penaltis que dejó fuera de competición a un Olympique de Lyon, que a día de hoy, no ha vuelto a ser el mismo.

Apoel players celebrate after winning th

El Apoel de Nicosia, un equipo que emocionó a muchos aficionados en la Champions League

7. Orgullo propio. Puede que tu club nunca llegue a lo más alto, quizás nunca deje de ser un equipo pequeño de pueblo, quizás no compita ni a nivel nacional, pero estoy seguro de que cuando un jugador que haya comenzado en ese equipo llegue a lo más alto, siempre se sacará pecho y se dirá: “Ese salió de aquí”. Porque cada vez que un aficionado del Atlético de Pinto, ve a Sandoval en la tele, se levanta y dice: “Ese nos llevo a la Fase de ascenso”, o cualquier hincha del Albacete sabrá que Iniesta jugó allí desde los 7 años. Todos conocemos nombres como Arguineguín o Fuentealbilla, en la mayoría de los casos, gracias al fútbol.

8. La crisis se nota menos. Es un hecho, no te vas a tener que dejar un euro en comprar el periódico de turno. Ya sea AS, Marca, Sport, Mundo Deportivo, o cualquier periódico deportivo, sólo se acordarán de tu Elche si juega contra Madrid o Barça. si no, le dedicarán poco más de una página con contenidos que tú conoces mejor que ellos. Así ahorras una media de 363 euros al año.

9. Tu estomago te lo agradecerá. Y es que hay una cosa que los grandes no tienen: El Bocata de Panceta. Sí, y lo escribo en mayúsculas porque es un nombre propio, y casi tan bonito o más que el que le pondrías a cada uno de tus hijos. Llega el descanso, y no hay nada mejor que ese bocata de panceta con su grasita. También existen las variables propias del Bocadillo de Chorizo, o el Bocadillo de Tortilla. Y en invierno, cuando no puedes más con el frío, e incluso los dedos pequeños del pie tienen escarcha, ese vasito de caldo casero hirviendo, te da la vida. Y estas joyas gastronómicas en el estadio de un equipo grande no saben igual.

10. En definitiva, el fútbol no se reduce a la Champions, el fútbol no se reduce a Luis Suárez, Diego Costa o Mario Balotelli. El fútbol es mucho más. Razones para ser de un equipo modesto hay muchas y mejores que las que os expongo. Cada pequeño equipo de barrio, cada club de Tercera División, cada equipo de un pequeño territorio al este de Europa, en definitiva, cada lugar del mundo donde haya un balón y alguien dispuesto a disfrutar de él, es capaz de levantar sentimientos y pasiones, alegrías y tristezas, gloriosos momentos que nunca se borran de la memoria. Ahora es vuestro turno. Sois vosotros los que tenéis que contarnos vuestros motivos para sentiros parte de ese pequeño equipo, porque historias hay muchas, los momentos son infinitos, y cada día es buen día para aprender de esta locura, que muchos llamamos fútbol.

Dani G. Cervigón

Intento de comunicador en todas sus vertientes y británico de espíritu. En Inglaterra el fútbol se vive más y mejor, y yo intento contarlo.
Twitter: @dgcervigon

Latest posts by Dani G. Cervigón (see all)

5 Comments en Top 10 Razones para ser de un equipo modesto

  1. Año 2002. Empiezo a aficionarme al fútbol, y como no el primer equipo al que animaré será la selección española. En una revista miro la convocatoria, esperando ver a un paisano canario como yo. Solo hay uno. Un tal Juan Carlos Valerón. Me fijo en que equipo juega. RC Deportivo de La Coruña. Desde ese momento, soy hincha del Depor y me apasiona Galicia (nunca he ido). Todo por Valerón, quien todos sabemos lo gran jugador que es, y mejor persona. Decisión acertada. He sufrido y disfrutado con el Depor. Me siento orgulloso de ser hincha de un equipo pequeño (junto a la UD Las Palmas).

    Me pregunto como lo hacen los madridistas y culés, cuando ven un partido de su equipo. Cuando saben que tienen el 95% de posibilidades de ganar. Eso no es emoción. Se vive más un partido cuando celebras un córner porque puede suponer un gol. Cuando celebras una gesta (la remontada 4-1 al Milan nunca la olvidaré), que no llega a convertirse en título.

    “Ser de los que ganan es muy fácil, lololo, ser del Deportivo nos parece mejor”

    Saludos, fantástico texto, son muy grandes.

  2. Los aficionados de los equipos pequeños somos pocos pero fieles. No es moda, no es por el último fichaje, no es porque ganamos la liga, es porque sentimos el equipo como nuestro. En mí caso los vi nacer y casi desaparecer 2 veces, eso hace que lo quiera más. Sabemos más del equipo que cualquier periodista de un diario nacional, sabemos hasta donde compran comida los jugadores.
    Soy de un equipo (Deportivo Lara) con poca tradición en Venezuela, y una de mis alegrías más grande fue cuando le ganamos en copa Libertadores al New Old Boys de Argentina dirigido en ese entonces por Tata Martino y con jugadores como Heinze y Maxi Rodríguez. Quedamos de último en el grupo pero le ganamos a uno de los favoritos para ganar ese año. El Newells perdió en semifinal ese año.

  3. Es cierto, soy de un equipo humilde de Argentina, Temperley, apodado Gasolero (por Gas oil, combustible diesel, económico y rendidor con poca inversión), desde que tengo memoria; el club se ha saneado económicamente y gracias a una honesta dirigencia, ha logrado el ascenso de 2 categorías en sólo 6 meses y ahora nos codeamos en primera división con los grandes equipos.
    Sin dudas, los triunfos se festejan como campeonatos y más si son a los importantes.
    Es el orgullo de pertenecer a la institución del barrio, a la que se acercan vecinos, socios y simpatizantes a colaborar en proyectos, donaciones, rifas, etc.
    Viva el fútbol, sobretodo el humildey verdadero.
    saludos desde Temperley, Buenos Aires, Argentina

  4. Vamos temperley! Simbolo de humildad y aguante del futbol argentino. Las cosas q hice x temperley no se compara con.nada a lo largo de mi vida, un amor unico y sin fin.

  5. yo tambien soy del depotivo lara y ademas del partido contra newell´s old boys(un golazo el que marco el nene fernandez), recuedo tambien cuando el equipo se llamaba guaros de lara en la temporada(06-07)se habia fundado el equipo, estaba en un partido con muchas posibilidades de subir a primera, el partido era contra estudiantes de merida, era la ultima fecha y estabamos igualados en puntos pero guaros estaba arriba por diferencia de goles, es decir, que en ese partido nos solo nos sevia ganar o empatar y bueno empezo el partido y recuerdo que empezamos ganando y luego estudiantes marco dos goles pasaba el tiempo y guaros no reaccionaba y de repente en el min 94 el jugador nro 6(no recuerdo el nombre porque era muy niño) se mando un golazo y empato el juego en el ultimo segundo y sibiamos a primera, fue increible… al final, esa temporada la federacion anuncio la expancion de la primera division de 10 a 18 equipos y bueno varios equipos mas se sumaron al asccenso entre ellos estudiantes……son emociones muy grandes que solo se viven siguiendo a un equipo chico o mediano

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.