Novedades

Platini y el Balón de Oro, una pareja conocida

Opinión sobre el dirigente de la UEFA

Hasta que llegó ese pequeño genio llamado Lionel Messi, había solamente un jugador que podía presumir de haber ganado tres Balones de Oro consecutivos. De ese tipo de premios, galardones y demás panderetas, el presidente de la UEFA entiende y mucho. Monsieur Platini, el de los despachos fue, en su día, Monsieur Michel, un rey por derecho propio del césped. Platini opina de todo porque es así. Siempre lo ha sido.

Foto: futbolprimera.es

Un personaje turbio, polémico y que ha sabido moverse muy bien dentro del organigrama directivo del fútbol. Al terminar su magistral carrera le encontramos súbitamente como seleccionador galo – cuando por entonces no era costumbre un entrenador sin cualquier tipo de experiencia – intentando emular con Francia el efecto Beckenbauer. La cosa no le salió demasiado bien y esa Eurocopa del  92 lo testifica. Quedaba claro que el número 10 del Saint-Étienne, Juventus y “Les Bleus” no servía para mandar desde un banquillo, pero nadie dijo que no tuviese talento para operar lejos del terreno de juego.

Aprovechando su liderazgo en la triunfal campaña de organización del Francia 98, Michel empezó a colaborar de forma estrecha con Sepp Blatter y la FIFA, que le preparó para plantar cara a un duro rival del suizo, el entonces presidente de la UEFA Lennart Johansson. La jugada salió bien. Platini ganó con mirabolantes promesas a los países de la nueva Europa del Este – que el sueco nunca trató demasiado bien – y desde entonces el dueño de la UEFA tiene sus baterías apuntadas a derrocar a su anterior valedor, Blatter. Tiempo al tiempo. Hasta que llegue el momento, “Platoche” se dedica a hacer públicas sus opiniones sobre todo, desde la tecnología a cosas tan fútiles como el Balón de Oro.  Y lo que dice no es demasiado descabellado.

Foto: http://www.stateofthegame.co.uk/ | Lennart Johansson

Foto: http://www.stateofthegame.co.uk/ | Lennart Johansson

Platini pertenece a esa generación que restaba importancia a estos premios, aunque su ego siempre estuvo a la altura de su genio. Hasta que la FIFA compró – literalmente – el Balón De Oro, había una regla no escrita casi infalible. En años de Eurocopa y Mundial, el ganador venía de una de esas competiciones y, en los años impares, se premiaba de forma más aleatoria. El propio Platini lo sabe. En 1983 su Juventus cayó en la Serie A contra la Roma (de Ancelotti) y en la final de la Copa de Europa pero el galo ganó su primer trofeo porque era, sin duda, el mejor jugador del mundo por entonces (recordad que hasta mediados de los noventa solo contaban europeos). Un poco como pasó con Lionel Messi en 2012 o Cristiano Ronaldo en 2013.

Platini ha sido duramente criticado por dar su opinión sobre el merecimiento del Balón de Oro, un galardón que conoce a la perfección. 

Dos años después, Platini ganó en gran parte por haber finalmente levantado su Copa de Europa, tal como reclamaba el año pasado para Franck Ribery. Una vez por ser el mejor, una vez por haber tenido una temporada con galardones colectivos importantes. Y, claro, en 1984, por su magistral Eurocopa que ganó Francia y donde fue Bota de Oro y mejor jugador del torneo. Sus rivales por entonces reflejaban bien esos tiempos. Como no se podía escoger a extranjeros, se buscaba demasiado el marketing. En 83 el galo ganó por delante de Kenny Dalglish (uno de los grandes olvidados del trofeo y campeón de Inglaterra con el Liverpool) y Allan Simonsen, el mito danés ya en su etapa final de carrera. Al año siguiente fue su compañero en la selección Jean Tigana y el danés Preben Elkjaer los que cerraron el pódium, los tres por su brillante Eurocopa.

Imaginad en 2012 un pódium con Iniesta, Xavi y Pirlo… impensable, ¿no?. En 1985 fue de nuevo Elkjaer (maestro del título histórico del Verona en Italia) y Schüster (campeón de liga con el Barcelona) quien escudaron Platini en el top 3. Todo muy lógico y justificable. Esos fueron los tres triunfos, las tres realidades  que están por detrás de un premio que hasta hace bien poco tiempo solo nos enterábamos el día en que salía la revista de France Football con el ganador en portada.

Platini_1985 (640 x 480)

El premio pocas veces fue sobre quién era el mejor del mundo (si asi hubiese sido como justificar triunfos como los de Blokhin, Simonsen, Belanov, Owen, Rivaldo, Albert) y si sobre quién hizo el mejor año (casi siempre con una buena temporada europea en el C.V.) o quien era la figura de la selección que ganaba torneos. En 2006 y 2010 pidió el premio para italianos y españoles del mismo modo que ahora pide para alemanes. En 2006 no pidió el premio para Ronaldinho ni en 2010 para Sneijder, campeones de Europa de clubes. En 2013 lo pidió para Ribery recordándole cuando él también ganó la Copa de Europa (en año sin torneo de selecciones). Una vez más fiel a sus principios, el gran problema del presidente de la UEFA es opinar en una sociedad donde cada vez más las palabras se miden a base de tweets y retweets.

Que un dirigente que ha sido futbolista (y de los buenos) manifieste su opinión sobre un premio al que su asociación no tiene vinculación directa me parece perfectamente lógico, aunque su elección pueda ser tan discutible como cualquiera. Está claro que Platini tiene mil y un defectos y algunas de sus ideas han hecho más daño al fútbol que las entradas de sus férreos marcadores a sus castigadas piernas de ángel, pero solo las ganas de crear polémica pueden transformar una opinión que no ha cambiado apenas desde los años 80 cuando Platini no dijo nada sobre el año en que Paolo Rossi (que solo jugó media temporada) o Igor Belanov ganaron el premio cuando él seguía siendo para la inmensa mayoría el mejor futbolista europeo.

Miguel L. Pereira

Periodista y historiador, apasionado del fútbol desde sus origenes hasta ayer por la noche. Director de @FutebolMagazine y Redactor en Kaiser. Autor de los libros 'Noites Europeias', 'Sonhos Dourados' y 'Kroos: El Maestro Invisible'.
Twitter: @Miguel_LPereira

1 Comentario en Platini y el Balón de Oro, una pareja conocida

  1. Platini se la tiene jurada al Madrid desde hace tiempo, solo así se entiende la campaña a favor de Neuer con el temporadón que se ha marcado CR7

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.