Novedades

Johan Cruyff, un legado eterno

El legendario neerlandés ha marcado la historia del fútbol

“Después de este resultado creo que vamos a ganar la Liga”. La frase es de Johan Cruyff durante la clásica rueda de prensa posterior a cualquier partido de Liga. A tenor de sus palabras cualquiera podría pensar que el resultado de aquél partido había sido favorable a los intereses del equipo del 'Flaco'. Al mismo tiempo que las pronunciaba y sobre los fondos de un estadio ya semivacío que iba apagando lentamente la intensa luz que había dejado aquella tarde, los marcadores seguían reflejando todo lo contrario. Como si el orgulloso encargado de desconectarlo quisiera que aquel resultado quedará allí para siempre. 

Aquella tarde del 13 de febrero de 1994 en el estadio Municipal de La Romareda, el Real Zaragoza había sacado literalmente del campo a su rival, el F.C. Barcelona con un 6-3 que desde aquella tarde duerme en las páginas más gloriosas del club aragonés. Los Cáceres, Poyet, Higuera o Esnaider fueron un vendaval que se llevó por delante a los hombres de Cruyff y seguían así dando forma a un equipo que un año más tarde tocaría el cielo en París. Aquel Barça de los Koeman, Guardiola, Stoichkov y Romário quedaba tras esa jornada muy tocado y a 6 puntos del Depor del ‘Bruxo’ Arsenio Iglesias. Tras aquel partido y las sorprendentes declaraciones de Cruyff el F.C. Barcelona encadenará una demoledora racha de 13 triunfos y 2 empates con un juego espectacular que le darán finalmente aquel Campeonato de Liga. El genio, la intuición o quizás la flor que siempre dicen acompañaba al holandés habían triunfado una vez más cuando pocos creían ya tras aquella fría tarde de invierno en Zaragoza en la que el equipo se desmoronaba como un castillo de naipes tras una derrota tan merecida como sonrojante.

Cruyff 6

Los que somos de mitad-final de los 70 dábamos nuestros primeros pasos cuando la carrera de Johan empezaba su cuesta abajo. Cuando ya jugábamos a ser Arconada , el nombre de Pelé sonaba a mitología de otro tiempo, pero el de Cruyff todavía flotaba en el ambiente. Nos era más familiar. Como algo que conocíamos pero que nunca habíamos visto. Papá me hablaba de cómo mandaba sobre todo. Rivales, compañeros, árbitros. Con una superioridad insultante. Otros alucinaban con su cambio de ritmo. No había otro igual. Pero yo lo quería ver. Y como por aquel entonces no teníamos toda la información a un golpe de click, cuando los 4 tomos de ‘La Historia de los Mundiales’ para VHS que me dio mi amigo Jorge cayeron en mis manos no perdí más tiempo. Y así lo pude ver. Liderando a ese grupo de anárquicos melenudos con una manera de entender el fútbol nunca antes vista. Desparramando rivales a su paso. Parando y volviendo a arrancar cuando el defensa ya creía tener cazada a su presa, para desaparecer de su vista para siempre. Con aquella mítica camiseta naranja de Holanda y el 14 detrás. Se quedará a las puertas del título en aquel 1974. Alemania remontará el gol de penalti de Neeskens cometido sobre Cruyff en el minuto 1 tras arrancar el 14 desde medio campo desbordando a cuanto alemán salía a su paso. A pesar de la derrota todo el mundo se acordará de aquél equipo y esa nueva concepción del juego. A nivel de clubes, lo ganará todo con el Ajax de Amsterdam y devolverá al Barça a la senda de la victoria. Cuando todo acabó sobre el césped, aquella manera de entender el fútbol se extendió a la pizarra.

A nivel de clubes, lo ganará todo con el Ajax de Amsterdam y devolverá al Barça a la senda de la victoria. Cuando todo acabó sobre el césped, aquella manera de entender el fútbol se extendió a la pizarra

En 1988 se hizo cargo del F.C.Barcelona y formó un equipo casi invencible que maravilló con un estilo nunca visto en nuestro país. Otorgando al balón y al futbolista toda la importancia. Pescó las mejores piezas en el caladero de un futbol vasco que sorprendió a todos en la primera mitad de los 80. Sacó al danés Laudrup del hermético futbol italiano y apostó por el búlgaro Stoichkov cuando  era un auténtico desconocido. Jugará con defensa de tres, arriesgando a que la cintura de su compatriota Ronald Koeman fuera violada repetidas veces. No importaba. Si se encajaba uno habría que ir a por otro. El extremo Goicoetxea manchará de cal sus botas los 90 minutos de partido abriendo el campo para las llegadas sin avisar de Amor, Bakero o Beguiristain. El juego de toque rápido, la importancia de la posesión, la versatilidad y la eficacia con la que dotó Johan Cruyff a aquel equipo es el legado que a día de hoy el club intenta seguir como filosofía de vida y éxito. Aquel futbolista al que sólo pude ver en VHS consiguió desde los banquillos que pudiera enamorarme de una manera de entender el deporte que tanto me apasionaba.

Foto: Action Images / MSI

Foto: Action Images / MSI

Varios años después de aquella derrota en Zaragoza, Johan confesaba que a pesar de aquella declaración sabía que era muy difícil ganar esa Liga del 94 y que sólo el Depor que la tenía tan de cara podría perderla como así fue. Quizás con aquellas palabras aún sabiendo la dificultad de la empresa consiguió poner nervioso al equipo gallego, novato por aquél entonces en aquello de ganar campeonatos. Quizás en sus jugadores hizo saltar el resorte necesario para darse cuenta de que lo podían conseguir. Hoy, 24 de marzo de 2016, no ha podido con el marcaje al que le tenía sometido un cáncer de pulmón desde el pasado mes de octubre. Hacía 11 días declaraba que le iba ganando 2-0 y que lo podía llegar a vencer. Como en aquel mes de febrero en la sala de prensa de La Romareda era consciente de lo difícil que iba a ser ganarle la partida a esa maldita enfermedad. Pero con ese 2-0 le avisaba que se lo iba a poner complicado y que iba a por la victoria. Esta vez, como en el 94, no ha podido llevarse el Campeonato. Como en aquella final de Munich en 1974 le han remontado el partido y le han arrebatado el trofeo más preciado, el de su propia vida. Como en aquel entonces, nadie se acordará del vencedor. El legado del vencido también quedará para siempre en nuestra memoria. Gracias Johan.

Luis Ángel Gómez

"Dame un balón y yo te devolveré una historia". Colaborador de Kaiser Football, escribiendo sobre el fútbol que se siente. Zaragoza, 1976.
Twitter: @39gradosfutbol

Latest posts by Luis Ángel Gómez (see all)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.