Novedades

El azul marino de Atocha en Illarramendi

La marcha de Illarra

Illarramendi-Real-Madrid

No hace mucho tiempo leí una conversación que recoge la revista Líbero entre Iñaki y Ángel Gabilondo. Ambos son aficionados de la Real Sociedad y antiguos visitantes de Atocha, un estadio con un toque de encanto que algunos de nosotros no hemos tenido el placer de visionar. Hablan de las continuas generaciones, sobre todo aquella Real que dio la sorpresa en los 80 y se destapó como uno de los equipos más prometedores del momento. Eso sí, tampoco se olvidan del valor de la cantera, la imagen identitaria del conjunto de Donosti. Zubieta, y hablamos del complejo deportivo del equipo porque es el germen y la base, ha gozado de buenas etapas y, sobre todo, grandes generaciones. Dispares cada una de ellas pero con el producto de la casa siempre por bandera. No obstante, siempre han tenido el temor de desgranarse cuando las temporadas para el recuerdo han sucedido en San Sebastián. Los jugadores, parte de ese conglomerado, marcan esa línea de éxito.

Ángel Gabilondo inclina la temática hacia sus años y hacia los recuerdos más vivos y profundos. El color de la camiseta de la Real Sociedad de los 80, que representaba ese azul tan puro de la bandera de San Sebastián y que dejaba un contraste hermoso con el verde de Atocha. Este aspecto pictórico no era más que un recuerdo de las grandes gestas. Lo mismo que vistieron Kortabarria, Ufarte o Satrústegui pareció verse en Anoeta la pasada temporada en las camisetas de Carlos Vela o Illarramendi, protagonistas de la buena campaña. La Real quiso recuperar esa reminiscencia del pasado, aunque también podría haberse fijado en la 2002/2003 pero, quizás, no era tan ambiciosa como la ochentera. Asier ha podido vestir esa zamarra rayada tan característica siendo el eje en la medular, siendo la seña de identidad de una cantera con denominación de origen, guardando todo el respeto a Lezama.

Los hermanos Gabilondo dan nombres propios pero se olvidan de la cantera más prolífica de los últimos años. No están los Rubén Pardo, Iñigo Martínez o Asier Illarramendi, nuestro protagonista. La conversación sucedió hará un año, cuando la Real Sociedad parecía tener un entrenador incompetente y estaba claro que, solamente, los mirlos de Zubieta iban a tirar del carro. Cierto que los jugadores cumplieron y que, además, Montanier supo llevar la plantilla correctamente. Pero entre las individualidades, Illarra se desmarcó de forma categórica. Y a partir de aquí, la misma historia de siempre. Jugador criado en la casa txuri-urdin, con buen trato de balón, humildad como forma de maduración y un sinfín de paralelismos con antiguas estrellas de la Real Sociedad. En definitiva, lo tenía todo para triunfar en casa y salir con galones por la puerta grande.

Llegar a Concha Espina se antoja un reto difícil. Tendrá que vivir un periodo de continua justificación ante un jurado bastante impasible. Luchar contra sus casi 40 millones de coste, contra su hipotética proyección y contra sí mismo, el factor que le posibilitará anteponerse ante los  Khedira, Casemiro o Xabi Alonso, el que se supone que será su mentor y cuya fraternidad produce un suspiro de alivio en el madridismo. Ya sabemos la historia, el nuevo Alonso.

No obstante, independientemente de enseñarle pases de 30 metros o cómo aguantar la presión, Xabi sabrá entender a Asier y podrá tener el recuerdo de aquellos bonitos años que se vivieron en la Real. Sobre la temporada 2003 y las dos grandes campañas de principios de los 80 –el padre de Xabi, Perico Alonso, formaba parte de ese once txuri urdin– todavía habrá un resquicio de aprendizaje –si es que lo necesita– para el lozano jugador de intentar ser un fiel reflejo de lo que fueron unos y espera ser él.

Recuerdos que no quedan en el olvido y que, según los Gabilondo, la Ley Bosman destruyó. Jugadores de Zubieta con fecha de caducidad pero con la zamarra rayada siempre presente. El color marino es único desde que Atocha desapareció.

Guillermo González

Periodismo. Me dejo ver por Kaiser Football, Perarnau Magazine o Eurosport. Como Nick Hornby, durante largos ratos de un día normal soy un perfecto idiota.
Twitter: @Guille_futbln

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.