Novedades

Vinnie Jones. Terror sobre el césped

Repasamos la vida y aventuras de uno de los jugadores más sucios de la historia

“¡Estoy sorprendido! Tenemos la cocaína, la corrupción e incluso el Arsenal marcó dos goles en casa el otro día. Pero justo cuando crees que lo has visto todo en el fútbol, Vinnie Jones se convierte en internacional”. El comentarista Jimmy Graves alucinaba en colores en diciembre de 1994. No se podía creer que el jugador más violento que había visto el imperio de su graciosa Majestad pudiese dar el salto a la élite del fútbol mundial. Se daba la circunstancia, además, de que Vincent Peter Jones era más inglés que los autobuses colorados de dos pisos. Fiel votante del partido conservador, Jones había nacido en Hertfordshire y una vez que había repartido suficiente amor en la primera división de su país, deseaba acariciar futbolistas de otros lugares más remotos. Quería ser internacional. Pero Inglaterra miraba para otro lado: poner a Jones la camiseta de la selección era demasiado peligroso. Vinnie no se rindió y encontró en una abuela galesa la excusa perfecta para ser convocado por Gales. Fueron nueve partidos como internacional en los que no consiguió una sola victoria, pero a Jones que le quitasen lo bailado.

1st Division 1991-92 - Liverpool-Chelsea, 1-2 (0-1, Vinnie Jones, 20')

Nacido en el seno de una familia obrera, Vinnie Jones se independizó en cuanto tuvo 16 años para intentar llegar al fútbol profesional. A pesar de su juventud, no le faltaba carácter. Mientras le llegaba su gran oportunidad no tuvo reparos en ganarse la vida como peón de obra. Incluso probó suerte en Suecia, en el IFK Holdsmund, pero los descendientes de los vikingos escandinavos no tuvieron valor para pulir una alimaña como la que ya prometía ser el centrocampista inglés. Declinaron la opción de ficharlo cruzando los dedos para que aquel muchacho volviese a la cueva de azufre desde la que había llegado sin montar mucho escándalo.

En la temporada 1986/87 el Wimbledon le dio la oportunidad de debutar en el fútbol profesional. Aquel equipo que practicaba un juego extremadamente básico y vertical era el caldo de cultivo perfecto para Jones. Allí pronto comprobaron que Vinnie, con sus 188 centímetros de altura y con un rostro de estibador portuario trastornado, era un futbolista más agresivo de lo normal. No tardó en forjarse una fama de jugador violento, lo cual no le preocupó en absoluto. Es más, se esmeró en que todos sus rivales fueran conscientes de ello. Su primera víctima fue Gary Stevens, del Tottenham Hotspur, quien nunca se recuperó de una escalofriante entrada de Jones por la cual tuvo que retirarse del fútbol con 30 años. Ante la disyuntiva de meterse en un callejón oscuro de los suburbios de Londres o vérselas con Vinnie Jones en el círculo central de un campo de fútbol, el callejón era, es y será sin duda una opción más segura y confortable.

www.reddit.com

www.reddit.com

Tras tres temporadas, siendo el ídolo de la afición, Vinnie decidió dejar el Wimbledon para fichar por el Leeds United. Llegó a un equipo de segunda división y parecía que lo hacía con la intención de reconducir su carrera. Estaba dispuesto a apartarse de la violencia. Consiguió el ascenso tras toda una temporada como titular en la que sólo vio tres tarjetas amarillas. Pero en su regreso a la máxima categoría, Jones vio cómo le desplazaban del equipo titular, por lo que decidió emigrar al Sheffield United. El experimento sólo cuajó una temporada, por lo que hizo de nuevo las maletas al Chelsea. Finalmente, en 1993 decidió regresar al punto de partida: Wimbledon. Para entonces aquella idea de reconvertirse en un jugador civilizado había caído en el más negro de los olvidos. Esas cinco temporadas en el club de sus raíces las disfrutó como un niño haciendo crujir piernas.

Antes de descubrir el cine de la mano de Guy Ritchie, quien lo vio perfecto para un papel de matón a sueldo, Jones fichó por el Queens Park Rangers. En 1999 decidió retirarse del fútbol tras acumular 330 partidos y 38 goles. Eso sí, además de un reguero de tullidos y lesionados de gravedad, dejaba el récord de la expulsión más tempranera (tres segundos) y quedaba a una sola tarjeta roja del récord de expulsiones en la liga inglesa: las trece cartulinas rojas de Roy Keane, otro artista de la diplomacia.

www.thetimes.co.uk

www.thetimes.co.uk

Aunque todo el mundo se empeñe en encasillar a Jones en papeles de tipo duro, lo cierto es que el inglés es más inofensivo ante las cámaras que con las botas de fútbol. Ya acumula cerca de una treintena de apariciones en películas, incluidas varias superproducciones de Hollywood. De hecho, el exjugador y su familia están instalados en California. Pero Vinnie no olvida el fútbol. Se sigue reconociendo como hincha de Wimbledon y Leeds.

El club en el que debutó desapareció en 2004 y cuando varios aficionados decidieron crear el AFC Wimbledon para intentar llenar el hueco que dejó su antiguo club, Jones decidió apoyarlos y llegó a regalarles la medalla que recibió al ganar con la camiseta del Wimbledon el único título de su palmarés: La FA Cup de 1988. Tampoco es capaz de borrar al Leeds de su mente. Mejor dicho, de su piel, puesto que tiene tatuado el escudo del club. Años después de su retirada Vinnie aseguró que si algún día volviese al fútbol (Dios no lo quiera por el bien de las tibias inglesas) lo haría en el Leeds.

Fuera de los terrenos de juego el inglés también ha tenido varios problemas por su temperamento. En 1998 fue condenado a cien horas de servicio a la comunidad por asaltar y producir daños a un vecino. En 2003, de nuevo, fue condenado por insultar y realizar amenazas contra la tripulación de un vuelo comercial y en Estados Unidos ha tenido que responder también por estar involucrado en peleas de bar. Está claro que a sus cincuenta años sigue teniendo dentro ese demonio que escupía sapos y culebras cada vez que el árbitro señalaba el inicio del partido. Quiso instaurar un reinado sobre los cimientos del terror. Le daba igual el momento y quién tuviera delante. Si no que se lo pregunten a Éric Cantona. El francés, famoso por su mal carácter y sus espectaculares reacciones en caliente, decidió hacerse el sueco cuando Vinnie Jones lo hizo saltar por los aires tras endosarle una entrada a la altura de la rodilla que bien pudo poner punto final a su carrera.

cescguimera.com

cescguimera.com

Pero si Jones dejó una imagen para la posteridad, fue la de la escena que protagonizó en su primera etapa en el Wimbledon. En un partido contra el Newcastle le tocó atar en corto a un jovenzuelo que empezaba a destacar entre las urracas: Paul Gascoigne. Jones se dedicó a torturar física y psicológicamente a Gascoigne durante los noventa minutos. Para ello no dudó en retorcerle los testículos como si quisiera recolectarlos para la merienda. Los medios captaron la escena y la fotografía de Gascoigne torciendo el morro, como a quien no le gusta el final de una obra de teatro, es una de las más famosas del fútbol inglés. “Parece mentira que siga pudiendo utilizarlos”, suele comentar Vinnie con sorna cada vez que le muestran la imagen. Gascoigne, que hoy en día hace lo que puede para sobrevivir en su tormentosa vida, no recuerda aquel partido con tan buen humor como Jones. Sus palabras describen un infierno. Dejan claro que estar en el punto de mira de Vinnie Jones era algo que iba mucho más allá de la rivalidad deportiva. Aquel demonio se esmeraba en atemorizarte y vive Dios que lo sabía hacer: “Nunca he protestado por ninguna entrada, pero aquello eran agresiones. Sentía su aliento siempre detrás de mí. Durante una jugada se me acercó y me dijo: ‘Me llamo Vinnie Jones, soy gitano y gano mucho dinero. Te voy a arrancar la oreja con los dientes y luego la voy a escupir a la hierba. ¡Estás solo, gordo, solo conmigo!”.

Dibujo: David Gallart (@moviolagol)

Texto: Aner Gondra (@AnerGondra)

Redacción Kaiser

La revista digital Kaiser Football está compuesta por periodistas apasionados por el fútbol. Tratamos de acercar la mejor información con los mejores colaboradores.

1 Comentario en Vinnie Jones. Terror sobre el césped

  1. enhorabuena!! Es la sección que más me gusta de vuestra web. Seguid así, queremos más goles y más historias como esta

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.