Novedades

Pedja Mijatovic: El gol de la Séptima en viñetas

El Real Madrid volvió a reinar en Europa

Antes del partido, en el sorteo de campos protocolario, Manolo Sanchís se mostraba cordial y sonriente. Él era el encargado de lucir el brazalete de capitán del Real Madrid en una final de la Liga de Campeones. Si ganaban aquel partido contra la Juventus de Turín, serían sus brazos los que levantasen la copa de asas enormes. Se repetiría un gesto que no realizaba ningún capitán blanco desde 1966, cuando el propio Sanchís todavía no había cumplido un año de vida. En todo ese tiempo el Real Madrid había sabido mantenerse como uno de los grandes dominadores del fútbol español, pero en el viejo continente los éxitos se remontaban a los albores de la Copa de Europa, a los tiempos en el que los recuerdos se almacenaban en blanco y negro.

Madrid Juve

A pesar de ser el club con más Copas de Europa en su palmarés, el Real Madrid necesitaba reencontrase con su pasado y actualizar su tarjeta de presentación: sus seis Copas de Europa cada vez impresionaban menos. Tanto se había dilatado la espera de un nuevo hito que la consecución de ‘la séptima’ se había convertido en una obsesión en el ideario madridista. Desde aquel triunfo en Bruselas contra el Partizán de Belgrado, el Madrid solo alcanzó otra final en 1981. En aquella ocasión fue el Liverpool el que dejó sin premio al conjunto madrileño.

En la temporada 1997-98 el Real Madrid estaba en manos de un tipo duro, de los que difícilmente consiguen conectar con la afición. Jupp Heynckes no pudo triunfar en la Liga. El título fue, sin discusión, para el Barcelona de Louis Van Gaal. Los merengues se tuvieron que confromar con la cuarta plaza, puesto que entre los blaugranas y ellos se colaron el Athletic de Bilbao y la Real Sociedad. Pero la mejor versión del Real Madrid se vio en la Liga de Campeones.

www.as.com

www.as.com

En la fase de grupos terminó como primer clasificado. Solo el Rosenborg consiguió vencerle en su visita a Noruega, pero Olympiakos y Oporto no pudieron inquietar a un equipo que en seis partidos almacenó quince goles a favor y solo cuatro en contra. En cuartos de final el equipo tuvo que viajar a Alemania para enfrentarse al Bayer Leverkusen. El partido fue tosco e igualado y el empate a cero dejó todo pendiente de lo que sucediese en el Bernabéu. En casa el Real Madrid no tuvo problemas para firmar un tres a cero que lo plantaba en semifinales. En el camino, de nuevo, un equipo alemán: el Borussia Dortmund, el vigente campeón. El guión de la eliminatoria fue parecido al de los cuartos, pero al revés. El Madrid se impuso por 2-0 en casa y arañó un empate a cero en la visita a Dortmund.

El Real Madrid se había plantado en la final perdiendo un único partido en el torneo, pero el papel de favorito para la gran final del Amsterdam Arena recaía en la Juventus de Marcelo Lippi. Los italianos llegaban a su tercera final consecutiva. En el 96 la ganaron contra el Ajax y en el 97 sucumbieron ante el Bosussia Dortmund. En esa edición habían conseguido superar la fase de grupos siendo uno de los mejores segundos clasificados. Su victoria sobre el Manchester United en la última jornada le sirvió para dejar atrás al Feyenoord y al MFK Kosice. En cuartos de final y semifinales no sufrieron mucho para dejar en la cuneta a Dinamo de Kiev y Monaco, respectivamente.

www.vivelohoy.com

www.vivelohoy.com

Una vez que el balón echó a rodar, empezaron a materializarse las sospechas: la Juventus era la gran favorita y Zinedine Zidane era el gran culpable de ello. El francés se hizo con el dominio del centro del campo y manejó el juego a su antojo. Con Deschamps y Davids encargándose del trabajo sucio, él era la amenaza constante. Parecía que en cualquier momento encontraría a Inzaghi o Del Piero en el área para romper el empate a cero inicial. Pero tras el susto del primer cuarto de hora, el Real Madrid dio un paso adelante. La reacción vino, sobre todo, desde la retaguardia. Fernando Hierro demostró que era uno de los mejores centrales del momento y mantuvo a raya a la pareja de delanteros. No le faltó la ayuda del capitán. Por delante de ambos fue Fernando Redondo el que bajó a Zidane de los cielos. El argentino recuperó el balón, se lo quitó a Zizou y comenzó a construir el juego merengue. A partir de ahí entraron en el partido Raúl, Morientes y Mijatovic.

El gol de Mijatovic supuso para el Real Madrid romper con 32 años de sequía en la máxima competición continental

El montenegrino anotó el único gol de la final. Un centro desde la banda derecha salió rebotado hacia el otro lado del campo, donde se incorporó un Roberto Carlos al que le encantaban esos balones perdidos. No lo dudó y soltó un latigazo en dirección a la puerta de Peruzzi. El cuero se estrelló en una pierna juventina y quedó muerto en el área, sin dueño. Mijatovic anduvo listo. Cazó el balón, regateó al guardameta y marcó un gol que valía una Copa de Europa. Para los siglos quedó la polémica sobrer si el delantero estaba o no en fuera de juego cuando Roberto Carlos disparó a gol. Cuenta la leyenda que un defensa de la Juventus se quedó enganchado en su banda izquierda, habilitando al jugador del Real Madrid, pero no hay una sola toma de aquella final en la que se pueda apreciar esa zona del campo. El árbitro dio el gol por válido, Mijatovic entró de manera automática en la historia del Real Madrid y ‘la séptima’ conoció en persona a la diosa Cibeles.

El Real Madrid ya tenía su Copa de Europa en color. ‘La séptima’. Pero acabar con 32 años de sequía no es suficiente para saciar el hambre del monstruo blanco. El presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz, no tuvo reparos en enseñarle la puerta a Heynckes. El alemán ya se olía algo y en su paseo en descapotable por Madrid durante las celebraciones por el título apenas esbozó una sonrisa forzada. De pronto, ‘la séptima’; de pronto, en el paro.

Dibujo: David Gallart (@moviolagol)

Texto: Aner Gondra (@AnerGondra)

Redacción Kaiser

La revista digital Kaiser Football está compuesta por periodistas apasionados por el fútbol. Tratamos de acercar la mejor información con los mejores colaboradores.

1 Comentario en Pedja Mijatovic: El gol de la Séptima en viñetas

  1. Alberto Jamín // mayo 22, 2015 en 11:06 am // Responder

    Un gol para la historia. Y en fuera de juego. Pero bueno, gran historia la que habéis contado, formáis un tándem fantástico Aner y David. Por cierto, con qué programa editáis los moviolagoles??

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.