Novedades

La espectacular chilena de Ibrahimovic… en viñetas

Único e irrepetible así es Ibra, un genio del fútbol

La liga francesa juega estas semanas las jornadas en las que se decidirá el campeón de este año, pero la gran estrella del torneo tiene que conformarse con ver los partidos de su equipo desde la grada mordiéndose la lengua. Zlatan Ibrahimovic paga un peaje de cuatro partidos de sanción por menospreciar a Francia en su último ataque de soberbia.

suecia inglaterra ibrahimovic

Los dirigentes del fútbol galo entendieron que el sueco se tomó más libertad de la debida ante los micrófonos de la televisión después de perder ante el Girondins de Burdeos y decidieron tomar cartas en el asunto para acercar al suelo de los mortales al ariete del Paris Saint-Germain. “No conozco a ningún jugador de la liga francesa, pero todos saben quién soy yo”, dijo una vez Zlatan. Podría pensarse que este castigo puede servir para que interiorice el siginificado de la igualdad y la fraternidad que rezan los franceses, pero seguramente ya sea tarde para echar el lazo sobre el ego más sobrealimentado del fútbol contemporáneo (con perdón de Mourinho).

Luis Figo, Zinedine Zidane, Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, James Rodríguez, Luis Suárez… Son nombres de grandes futbolistas que en las últimas décadas han protagonizado los fichajes más caros del fútbol. Pero ninguno de ellos puede presumir de ser el jugador que más dinero ha movido sumando todos los traspasos entre clubes de su carrera profesional. En el top de ese ránking está Ibrahimovic: 170 millones en seis cambios de camiseta. El delantero hace honor así a su nombre, puesto que Zlatan en serbio significa “de oro”.

www.goal.com

www.goal.com

Natural de Malmö, Zlatan es hijo de inmigrantes. Su padre es bosnio y su madre croata. A pesar de estar a punto de dejar el fútbol a los 15 años para trabajar en el puerto de su ciudad natal, consiguió debutar en el primer equipo del Malmö. Tras tres campañas en las que anotó 17 goles, fue traspasado al Ajax por 7,9 millones de euros en 2001. Antes, Arsène Wenger se había puesto en contacto con él para que hiciese una audición y fichase por el Arsenal, pero Ibrahimovic dejó una frase que daría pistas de la peculiar personalidad que gastaría en los años siguientes: “No. Zlatan no hace audiciones”.

Con sus goles en el Ajax fue vital para sumar en su palmarés dos Eredivisie y una Copa. A nadie extrañó que los grandes de Europa se interesasen en su contratación, sobre todo por actuaciones como la que hizo en un partido contra el Liverpool, en la que humilló al suizo Stephane Henchoz con un regate espectacular. Zlatan, una vez más, demostró que su lengua es tan sorprendente como sus piernas: “Primero fui a la izquierda y él también fue. Luego fui a la derecha y él fue también. Luego fui a la izquierda de nuevo y él se fue a comprar un perrito caliente”.

La Juventus de Fabio Capello pagó 19 millones para hacerse con sus servicios y el delantero estuvo a la altura de lo esperado. Rindió al nivel de los mejores anotadores de Europa. En la Serie A ganó dos ligas más, pero el Moggigate borró esos dos títulos de su relación de logros y mandó a la Vecchia Signora a la categoría de plata. Aquello no era lugar para alguien con la flema de Ibrahimovic, por lo que hizo las maletas y se fue al Inter de Milán. Era 2006 y 24,8 millones de euros tuvieron la llave de la operación. Equipo al que llegaba al sueco, equipo que triunfaba. En tres temporadas como neroazzurro sumó tres ligas más.

“No necesito el Balón de Oro para demostrar que soy el número uno”

Para entonces Zlatan ya había demostrado que era un futbolista atípico. A sus impresionantes 195 centímetros de altura acompañaban una potencia al alcance de muy pocos delanteros y una agilidad y flexibilidad impropias de un jugador de su talla. En las recopilaciones de sus goles se acumulaban remates en escorzos imposibles y taconazos inverosímiles. La clave para esa sorprendente coordinación está en otra pasión de Ibrahimovic: es cinturón negro de taekwondo.

El verano de 2009 Zlatan vivió el traspaso más importante de su carrera. El Barcelona de Pep Guardiola buscaba un ariete que aportase un ingrediente diferente en aquella maquinaria de bajitos jugones que había engarzado alrededor de Messi. El técnico catalán le enseñó la salida al ego de Samuel Eto’o. Lo envolvió con 46 millones de euros y lo envió a Milán con otros cinco millones más como indemnización por no ceder finalmente a Hleb al equipo interista. A cambio Ibrahimovic se vistió de azulgrana una temporada. El sueco tendrá que vivir con la acusación de que no supo amoldarse a Guardiola y a la corte de siervos de Messi, pero sumó a su historial una liga más, dos supercopas de España, una supercopa de Europa y un Mundialito de clubes. Y por si había dudas de su habilidad anotadora, 22 goles.

100x100fan.com

100x100fan.com

Zlatan se ama a sí mismo demasiado como para doblegar su fútbol al servicio de otro ser superior y decidió romper con el Barcelona. Su salida cedido al Milan y su posterior venta se tasó en 24 millones. De nuevo en Italia, volvió a ganar una Liga. Era la séptima de su carrera, pero seguía sin conseguir un título continental. Los designios del petróleo quisieron que el Paris Saint-Germain llamara a su puerta para convertirlo en el líder de un mega equipo que no solo debía triunfar en Francia, sino también en Europa. Veinte millones más se sumaron a la peculiar cuenta de gastos generada por los traspasos de Zlatan y se trasladó a París. “Estoy buscando apartamento. Si no lo encuentro, seguramente me compraré un hotel”, dijo el delantero en una ocasión. Los catorce millones por temporada que había firmado con el club galo habían dado rienda suelta a su fanfarronería.

En el terreno de juego Zlatan ha demostrado que la inversión del club parisino ha merecido la pena. El club ha ganado dos ligas consecutivas (la octava y la novena de Ibra) y el papel del equipo en la Liga de Campeones de los últimos años ha sido más que digno. Los 76 goles de Ibrahimovic en los dos primeros años en el PSG dan muestra de que el ariete no ha perdido su ambición con el paso de los años. Esta campaña, con 33 años, ya ha conseguido firmar 28 goles.

Ibrahimovic es el primer jugador que consigue anotar al menos un gol en la Liga de Campeones con seis clubes diferentes

Mientras Ibrahimovic se ha lucido en seis de los mejores clubes del continente, su trayectoria con la selección sueca no ha sido tampoco nada despreciable. A falta de una generación de compatriotas de nivel que le permitiese pelear por éxitos importantes, Zlatan ha tenido que conformarse con tomar parte en dos Mundiales y tres Eurocopas. La mayor decepción llegó al no clasificarse para el Mundial de Brasil tras no superar a Portugal en la repesca. “Un Mundial sin mí no merece la pena”, advirtió el jugador sin tapujos. Eso sí, hay algo que ya nadie le quita a su ego: es el máximo goleador histórico de su selección con 54 tantos, superando el récord de Sven Rydell que llevaba vigente desde hacía 82 años.

futboldesdefrancia.com

futboldesdefrancia.com

Su mejor actuación con la camiseta de Suecia fue en un partido ante Inglaterra en el que Zlatan anotó los cuatro goles del 4-2 final. El último tanto, una chilena espectacular desde Cuenca, dejó boquiabierto a todo bicho presente. Steven Gerrard no tuvo reparos en confesar al término del partido: “Es el mejor gol que he visto en directo”.

Dibujo: David Gallart (@Moviolagol)

Texto: Aner Gondra (@AnerGondra)

Redacción Kaiser

La revista digital Kaiser Football está compuesta por periodistas apasionados por el fútbol. Tratamos de acercar la mejor información con los mejores colaboradores.

1 Comentario en La espectacular chilena de Ibrahimovic… en viñetas

  1. ¡Como mola la viñeta! El fútbol le debe muchísimo a Zlatan

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.