Novedades

Ronaldinho estuvo a un paso de firmar por este grande de Inglaterra

El jugador brasileño tuvo una oferta importante del equipo inglés

Nunca ha perdido la sonrisa y, sinceramente, tener ese gesto constante le ha llevado a tener más seguidores que detractores. Porque esa particular risa, desprovista de una necesaria ortodoncia,  ha sido una parte más de su juego alegre. Su historia comenzó en muchos sitios pero su punto de inflexión sucedió en París, donde pudo tomar un destino bien distinto al que escogió en 2003. 

Foto: Reuters

Eran tiempos en los que todavía no era raro ver a un jugador de categoría mundial en un equipo algo devaluado. Era la temporada 2002/2003 y ya había sucedido el Mundial de Corea y Japón, aquel que coronó a una excelsa generación brasileña que se quiso resarcir de lo ocurrido en Francia cuatro años antes. Entre los Ronaldo, Rivaldo o Roberto Carlos, estaba un sobresaliente Ronaldinho Gaucho, al cual le ayudó mediáticamente el poder lograr la quinta estrella para la Seleçao. El mediapunta se encontraba en el Paris Saint-Germain, un club que quería volver a vivir las buenas noches europeas.

Media Europa suspiraba por el brasileño. Era veloz, imaginativo y, por consiguiente, decisivo. Huyendo del tópico de la samba, cuando Ronaldinho permanecía en el PSG, era más bien una promesa en la Escuela de Ballet de la Ópera de París. Había congeniado, en cierta medida, con el estilismo europeo. Demasiado fino y estético para estereotiparlo con conteneos de cadera.

Foto: http://www.psgcommunity.fr/

Foto: http://www.psgcommunity.fr/

Afrontaba la temporada con la intención de certificar aún más lo que desde Asia había observado medio planeta pero, con todo y con eso, le valía por la capacidad de arrastre que poseía. Aquella campaña, la 2002/2003, no pasó de los nueve goles y sus participaciones se distinguían entre brillantes e insustanciales. Un Paris Saint-Germain que acabó undécimo era demasiado poco para el Gaucho. Era el momento de escuchar ofertas.

No hace mucho, en la revista Kaiser Football dedicada a los personajes más rebeldes, pudimos entrevistar a una leyenda como Luis Fernández, entrenador de Ronaldinho  por aquel entonces. Hablando con buen uso de la memoria, aseguró que la oferta más firme que llegó a escuchar fue la que le propuso Sir Alex Ferguson a él por la estrella brasileña.

“En esa época, si hay algún equipo dispuesto a llevarse a Ronaldinho era el Manchester United. Tuve la oportunidad de hablar con Sir Alex Ferguson, que lo quería y estaba dispuesto a poner la cantidad necesaria. Me preguntó por ‘Ronnie’ y le di el visto bueno”, dijo el exentrenador francés

El presidente del PSG, Francis Graille, se negaba a renunciar a su estrella, pues no solo pujaban los ‘red devils’. Joan Laporta, presidente del FC Barcelona, había hecho campaña en sus elecciones asegurando que conseguiría fichajes de la talla de David Beckham y Ronaldinho. El mandatario parisino insistió en que solo había una oferta que interesaba a la entidad, la del Real Madrid. “La que más conviene al PSG es la del Real Madrid para el año 2004/2005 porque tiene la ventaja de que nosotros podemos conservar al jugador una temporada más“, aseguró. Además, negaba cualquier propuesta en firme del Manchester United, ya que solo tenía “por escrito las del Barça y el Chelsea“.

Foto: Goal.com

Foto: Goal.com

El Manchester United estaba dispuesto a tirar la casa por la ventana por el futbolista. Sir Alex Ferguson había perdido a uno de sus mirlos gracias al hartazgo al que llegaron el uno con el otro. La oferta alcanzaría los 24 millones de euros y el jugador percibiría un salario de 22 millones para las próximas cinco temporadas, al mismo nivel que el de Roy Keane, por entonces capitán del club. El Real Madrid, en palabras del propio presidente, se apartaría de la pugna, por lo que sería una guerra abierta entre ingleses y catalanes.

Una batalla de este calado -permítanme utilizar un símil castrense- se empieza a ganar internamente, justo cuando Joan Laporta estaba hastiado de tanto tira y afloja, sobre todo teniendo que lidiar con las ofertas del Manchester United. “Para nosotros es un tema acabado y si se reabriese sería porque el jugador quisiese venir con nosotros”, aseveró Laporta.

Foto: Libertad Digital

Foto: Libertad Digital

Más que nunca, el Barcelona fue un duro fajador y aprovechó las buenas relaciones que tenía Sandro Rosell, vicepresidente de la entidad culé, con el hermano de Ronaldinho, representante de la estrella. El brasileño inclinó la balanza hacia la Ciudad Condal, imposibilitando la idea de Sir Alex Ferguson de poder cambiar figuras, conformándose con un joven portugués que le había maravillado en un partido amistoso, Cristiano Ronaldo.

El FC Barcelona se llevó la sonrisa más resplandeciente de Europa y, por ello, brilló más que nunca en la era Frank Rijkaard, un bonito preludio para lo que después sería una leyenda en el panorama futbolístico con Pep Guardiola. Inglaterra se quedó cerca de disfrutar con su felicidad.

Guillermo González

Periodismo. Me dejo ver por Kaiser Football, Perarnau Magazine o Eurosport. Como Nick Hornby, durante largos ratos de un día normal soy un perfecto idiota.
Twitter: @Guille_futbln

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.