Novedades

Oleg Blokhin y su fichaje fallido por el Real Madrid

El Real Madrid intentó el fichaje del que fuera Balón de Oro 1975

Hubo un tiempo en el que los jugadores de la extinta Unión Soviética no podían desarrollar sus carreras de la misma manera que hoy en día. Entre los años 1973 y 1981, el Real Madrid intentó el fichaje del ucraniano Oleg Blokhin en al menos tres ocasiones pero, una y otra vez, el club merengue se encontró con un obstáculo insalvable, las leyes soviéticas.

Foto: El Mundo Deportivo

Oleg Vladímirovich Blokhin, conocido simplemente como Oleg Blokhin, nació en Kiev el 5 de noviembre de 1952, cuando la actual capital de Ucrania formaba parte de la Unión Soviética. Hijo de Yekaterina Adamenko, reconocida atleta especialista en 80 metros vallas, 100 y 200 metros lisos y pruebas combinadas; Oleg podría haber seguido su ejemplo: Se le llegaron a cronometrar 10,8 segundos en la prueba del hectómetro (su compatriota Valeri Borzov se proclamó campeón olímpico con una marca de 10,14 en 1972). Pero su padre también mantenía una estrecha relación con el deporte como entrenador de fútbol en equipos de categoría juvenil, y el joven Blokhin terminaría apostando por este deporte tras entrar a formar parte de las categorías inferiores del Dinamo de Kiev con sólo 10 años.

Oleg Blokhin se enfrentó pronto a una decisión importante, elegir entre el atletismo que tantas alegrías había dado a su familia o entre el fútbol profesional

La velocidad del joven Oleg, junto a su nada despreciable técnica con el esférico en los pies, le permitió debutar con el primer equipo del Dinamo con sólo 17 años. Pero su llegada a la élite no se produjo de forma progresiva: Tras debutar en 1969 y jugar sólo un partido de liga y otro de copa en los dos años siguientes, explotó definitivamente como miembro del primer equipo en 1972, anotando 14 goles en 27 partidos y proclamándose máximo goleador del campeonato soviético, galardón que se volvería a adjudicar en las tres temporadas siguientes, con 18 goles en 1973, 20 en 1974 y 18 en 1975, en la que sería la mejor temporada de su carrera, ya que al título de liga soviética (el segundo, tras el conseguido en 1974) se sumó el de la prestigiosa Recopa de Europa. En la competición que enfrentaba a los campeones de copa de cada país, el Dinamo de Kiev fue dejando atrás a CSKA de Sofía, Eintracht de Frankfurt, Bursaspor y PSV Eindhoven antes de batir en la final al Ferencvaros húngaro por tres goles a cero. Blokhin, uno de los jugadores mas destacados de la final, anotó uno de los tres goles del equipo soviético (los otros dos los hizo su compañero en el ataque, Vladimir Onischenko), su quinto tanto en la competición.

Foto: uefa.com

Foto: uefa.com

Para redondear una campaña casi perfecta, los de Kiev derrotaron al Bayern de Munich de Sepp Maier, Beckenbauer, Müller y compañía en la Supercopa de Europa, 0-1 en Munich y 2-0 en Kiev, siendo Blokhin el autor de los tres goles, uno de ellos tras driblar a varios defensores alemanes partiendo desde campo propio.

Tal fue el nivel mostrado por el extremo ucraniano en aquel año 1975 que sería premiado con el Balón de Oro, imponiéndose en la votación a dos de los mejores jugadores de todos los tiempos, Franz Beckenbauer y Johan Cruyff. Blokhin se convirtió así en uno de los grandes símbolos del deporte soviético, lo que imposibilitaría su marcha al extranjero cuando el Real Madrid se interesase por él en 1977.

79URS Oleg BlokhinRamón Mendoza, que luego sería presidente del club, acababa de entrar a formar parte de la directiva madridista, y era conocido por sus negocios en Moscú incluso en tiempos de la dictadura franquista. Si alguien podía cerrar el fichaje de Blokhin era él. Pero fue imposible, como lo había sido en 1973, cuando Santiago Bernabéu, prendado de un jugador en el que veía al sucesor de Gento tras su actuación ante el Real Madrid en los cuartos de final de la Copa de Europa 1972/73 (el equipo merengue pasó aquella eliminatoria tras empatar a cero en Kiev gracias a las paradas de García Remón, y derrotar a los de la R.S.S. de Ucrania por tres goles a cero en el Bernabéu), había intentado su contratación, chocando contra un muro: Los deportistas soviéticos no podían dejar el país hasta haber cumplido los 29 años, y Blokhin sólo contaba 21 primaveras por aquel entonces; para colmo, el Real Madrid era uno de los grandes símbolos de una España que aun vivía bajo la dictadura franquista, cuyas relaciones con el estado soviético no eran precisamente las mejores.

Pese al fracaso en las negociaciones de 1973 y 1977, los directivos del club merengue no estaban dispuestos a rendirse, y volvieron al asalto en 1981, ya con Luis de Carlos como presidente de la entidad (Bernabéu había fallecido en 1978) y de nuevo con Mendoza como encargado de la operación. Probablemente, fue en aquella ocasión cuando mas cerca estuvo el Real Madrid de conseguir la contratación del extremo ucraniano, que ya había cumplido los 29 años.

Se negoció una especie de cesión temporal (los traspasos como tal no existían en la Unión Soviética) por la que Blokhin podría jugar en el Real Madrid ejerciendo al mismo tiempo como entrenador en las categorías inferiores (requisito formal exigido por los soviéticos para permitir su salida), pero la selección de la URSS estaba a punto de iniciar su preparación para el Mundial de España ’82, durante la cual se iba a concentrar a todos los jugadores seleccionados durante un largo periodo de tiempo, para que conviviesen y entrenasen juntos, y Blokhin era la estrella de aquella formación, por lo que el Comité de Estado para el Deporte de la Unión Soviética se negó a aceptar su salida del país, que no llegaría a producirse hasta casi el final de su carrera deportiva, cuando con 35 años fichó por el Vorwärts austriaco, antes de retirarse en el Aris Limassol.

El fichaje de Blokhin por parte del Real Madrid encontró múltiples trabas, como el límites de edad que impide salir a los jugadores de la URSS antes de los 29 años

Para entonces, Blokhin contaba en su palmarés con ocho ligas y cinco copas soviéticas, tres supercopas nacionales, una europea, dos Recopas de Europa (la segunda conseguida en 1986 derrotando en la final al Atlético de Madrid por tres goles a cero) y dos medallas de bronce en los Juegos Olímpicos (1972 y 1976) con la U.R.S.S., además del Balón de Oro y muchos otros premios individuales. Quizás el Mundial sea la única espina en la carrera de Blokhin: Jugó dos, los de 1982 y 1986, pero en ambos casos, unos arbitrajes cuanto menos controvertidos impidieron a su equipo alcanzar las rondas decisivas de la competición.

Oleg Blokhin es, junto con Lev Yashin, el mayor mito del fútbol soviético (42 goles en 112 partidos con su selección, récords que nadie podrá superar jamás), y por supuesto el mejor jugador de la historia del Dinamo de Kiev. Sin embargo, nunca pudo correr la banda del Bernabéu con el escudo madridista en el pecho y el número 11 a la espalda.

Edgar Arroyo

Apasionado buscador de las historias futboleras más curiosas. Autor de la sección 'Lo que pudo ser...'
Twitter: @rroyo_edgar

1 Comentario en Oleg Blokhin y su fichaje fallido por el Real Madrid

  1. Oscar Alberto Trujillo Ortíz // enero 9, 2016 en 11:44 pm // Responder

    Sin lugar a dudas junto con Gento, las maravillas de la banda izquierda sin igual de todos los tiempos. El jugador más veloz con un balón en los pies que se haya visto en la extrema izquierda. Cómo añoramos a jugadores de esos quilates.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.