Novedades

Ricardo Bochini: “Ya no quedan jugadores de mi estilo”

Entrevistamos al legendario exjugador de Independiente

Ricardo Bochini (Buenos Aires, 1954) es un mito del fútbol argentino. Deslumbró con un talento único en las décadas del ’70 y ’80 en Independiente, único club en el que jugó toda su carrera. Incluso, llegó a la gloria con la selección de Carlos Bilardo.

Pregunta: Usted marcó un gol a Juventus en 1973 y significó la primera Intercontinental de Independiente. ¿Qué representó para vos?

Respuesta: Me dio la posibilidad de ser conocido, no solo en Argentina, sino en Sudamérica o Italia mismo. También, en otros países donde televisaron ese partido. Además, pude afirmarme en la Primera División, hacía poco que estaba jugando y ese gol, ese triunfo, me hizo ser titular.

P. En la Copa Libertadores de 1976 anotó un gol muy similar al que Maradona haría a la selección de Inglaterra diez años después.

R. Sí, contra Peñarol de Montevideo. Pasé a varios jugadores, al arquero, y definí a un costado. Fue uno de los más lindos que hice en mi carrera.

“El gol que metí a Peñarol en la Libertadores de 1976 fue uno de los más lindos que hice en mi carrera”

P. Por esos años se vio obligado a realizar el Servicio Militar Obligatorio.

R. Estuve un tiempo. Iba saliendo de vez en cuando. Fueron cuatro meses y luego salí casi definitivamente.

P. Pudo seguir entrenando en ese período.

R. Sí, aunque tenía que presentarme. Una mañana fui, entrené, hice dos horas de gimnasio en el Servicio, y a la noche no me podía mover al ir a jugar frente a Boca.

El palmarés de Bochini ostenta diez títulos internacionales con Independiente –entre ellos, cinco Copa Libertadores y dos Intercontinentales-, y cuatro nacionales. En la noche histórica de la visita a Talleres de Córdoba en 1977, convirtió un gol decisivo para que su equipo alce el trofeo, posteriormente a que el árbitro expulsara a tres jugadores de Independiente. La calidad de su juego y capacidad de rendimiento con Daniel Bertoni fueron elementales.

P. También fue protagonista de aquel partido histórico ante Talleres.

R. Para nosotros fue memorable. Era algo imposible de poder lograr, teníamos tres jugadores menos. Yo hice el gol del empate. En aquel momento, habíamos empatado 1-1 de local y el gol de visitante valía doble. Pude ganar otro título con Independiente, que hasta día de hoy la gente lo recuerda.

P. Argentina obtuvo el Mundial como local en 1978. Aunque finalmente no fue citado para el campeonato.

R. En ese momento había muchos mejores ‘10’ y el técnico se decidió por Valencia, Villa, o Alonso que llegó a últimos instantes. Al final, terminó jugando Kempes en mi posición. Yo pensé que iba a estar, pero fue el técnico el que decidió.

Foto: microrespuestas.com

Foto: microrespuestas.com

P. En una gira del seleccionado por el norte del país y Bolivia, viajaron al borde del precipicio con el colectivo.

R. Fuimos a la tarde en avión, a jugar un partido. A la vuelta no había vuelo y tuvimos que volver en colectivo. Estuvimos muy cerca del precipicio. Los vidrios se empañaban todos, el chófer abría las ventanas, hacía un frío de -5°, no había calefacción. Tuvimos que taparnos con muchas frazadas.

P. Sí que pudo estar, en cambio, en el Mundial de 1986…

R. Estuve ahí. Pude ir con 32 años, jugar un rato y salir campeón del mundo.

P. ¿Es cierto que, cuando entraste en el partido frente a Bélgica, Maradona le dijo “pase maestro, lo estábamos esperando”?

R. Es una frase que está instalada en todos lados. La dijo él, pero yo no recuerdo. Quería entrar y jugar, tal vez no me di cuenta.

“No recuerdo que Maradona me dijera aquella frase en el partido en el que debuté en el Mundial de México 1986”

P. ¿Qué le genera que Diego haya dicho en más de una ocasión que usted era su ídolo?

R. Orgullo, fue uno de los mejores de su época, conocido en todo el mundo. Me genera orgullo.

P. ¿Por qué jugó toda su carrera en Independiente?

R. Me sentía bien, cómodo, en el club y viviendo en Argentina. Siempre ganábamos Copa Libertadores, jugábamos cosas importantes, teníamos grandes equipos. Tuve la oportunidad de irme afuera y no me quise ir, por eso me quedé toda mi carrera allí.

P. ¿Cuál cree que es la razón por la cual ya no salen tantos jugadores de primera calidad de inferiores como antaño?

R. Ahora hay muchas otras cosas para hacer. Los chicos de hoy no tienen la misma pasión que teníamos nosotros por poder jugar. Nos pasábamos todo el día en los potreros. Hoy eso no se repite.

P. Usted sostuvo varias veces que el periodismo incide en esa sentencia de ganar como sea.

R. Incide totalmente. Además, el público que va actualmente a la cancha no vio ese fútbol que sí observó la gente más grande, quienes nos vieron a nosotros. Hoy esas personas lo miran por televisión, y a las canchas van pibes que se acostumbraron a este fútbol.

Foto: microrespuestas.com

Foto: microrespuestas.com

P. ¿Encontró su lugar en el fútbol posteriormente al retiro?

R. La carrera que hice como jugador, no la hice como técnico, para nada. No estoy ligado profesionalmente en la actualidad. De forma amateur, estoy llevando chicos a las divisiones inferiores de Independiente, pero no es un trabajo específico.

P. ¿Qué es lo que terminó llevando a Independiente a la segunda división del fútbol argentino?

R. En los últimos 15 o 20 años, al club lo manejó gente que no sabía qué estaba dirigiendo. El público tampoco pidió para que al equipo lleguen jugadores de categoría. Traían cualquier jugador y estaba todo bien. Se quiso ser protagonista con la hinchada, pensando que importaban más que los futbolistas. Y el fútbol no es eso. Tienes que tener jugadores de categoría. La hinchada debe alentar pero no ser lo más importante. No existe más eso de ganamos o perdemos, igual somos los mejores. Acá hay que exigir al dirigente y al jugador.

P. ¿Cree que Américo Gallego tendría que haber sido el entrenador mucho tiempo antes del descenso?

R. Totalmente. Si a Independiente le quedaban con él los dos campeonatos anteriores, y tenía el mismo promedio que Newell’s o San Lorenzo, se salvaba seguro. Pero Gallego agarró el equipo ya armado, con todo ya decidido, pudo traer dos jugadores nomás. Sin tus futbolistas no podes hacer nada.

P. Existe una anécdota con Gallego en la que se remarca que usaba una uña larga para terminar imponiéndose en la marca.

R. Lo dijo él y lo manifestaba el ambiente de esa época. A mí nunca me hizo nada. Vi que tenía la uña larga una vez que nos enfrentamos. Igualmente, una vez que yo tenía la pelota, me fijaba en lo que debía hacer, prestaba atención al partido.

P. ¿Cómo ve hoy al club?

R. Está mejor, evolucionando en la parte social, haciendo cosas elementales. También, en la parte futbolística, está con la mentalidad de ganar algo importante. Eso es bueno, no creo que llegue rápido pero, si se mantiene esa idea en el tiempo, va a lograr algún campeonato o Copa Libertadores. Se está exigiendo más el dirigente, también al técnico y al plantel.BrlTL_tIQAAC0lG

P. ¿Qué análisis hace del fútbol argentino? Hay una nueva camada de entrenadores jóvenes que intentan aportar una idea diferente.

R. En Sudamérica, el fútbol argentino se sigue manteniendo. Pero el nivel general sudamericano es muy bajo. Al irse tantos jugadores al exterior, los torneos locales o las copas internacionales no tienen la jerarquía que tenían en la época nuestra. Jugabas ante Cruzeiro y enfrentabas a siete jugadores de selección de Brasil. Lo mismo ocurría ante el San Pablo. Hoy, enfrentas a equipos brasileros y no tienen lo mismo que antes. Peñarol y Nacional, tampoco. Llega un equipo mexicano a la final de Libertadores porque nunca podría haber llegado otro sudamericano.

Dos temporadas atrás, Independiente recaló en segunda división. La acumulación de malas decisiones y las pobres conducciones dirigenciales acabaron dictando sentencia. Tan solo un curso atravesó el equipo en la Primera B Nacional, retornó a la máxima categoría luego de un desempate y hoy intenta volver a ser.

P. Esa puede ser la principal diferencia entre la época actual y en la que jugaba usted.

R. Es abismal la diferencia. Antes, contra Olimpia de Paraguay, actuabas contra varios futbolistas de selección paraguaya, y debías ir allá y era dificilísimo. El año pasado, a la final llegó un conjunto paraguayo, ahora uno mexicano, pero no son equipos fuertes, y en el continente hay equipos muy flojos.

P. Su opinión acerca de la selección argentina…

R. Tiene grandes jugadores, aunque está mal formada. Por eso perdimos con Chile –final de Copa América-, nunca lo atacamos, un equipo muy defensivo que prácticamente no llegó nunca al arco rival. No puede ser que, con Tevez, Messi, Agüero, el equipo argentino no haya creado situaciones. Martino se equivocó al no poner a todos juntos, podrían haber jugado tranquilamente, si Argentina es muy superior a Chile…

12112283_977676515625974_2036722183933298903_n

P. En los últimos meses usted dijo que el director técnico de la selección debe ser alguien que se la juegue.

R. Alguien que vaya para adelante, que tenga lo que tiene que poner. Jugamos cuidándonos pero nosotros no llegamos nunca. En las últimas dos finales no hicimos ningún gol, tanto con Alemania como con Chile. Se juega a ver qué sucede. Podes ir a los penales o te hacen un gol.

P. ¿Cómo se define como jugador?

R. Lo mío era armar juego, meter pases para los delanteros. Cuando podía, también llegaba yo a convertir. Es un puesto muy difícil, ya no hay jugadores de mi estilo. Hay que tener mucha rapidez física y mental, habilidad para gambetear en espacios reducidos o filtrar una pelota justa. Es una creación, es más difícil crear que destruir. Por eso, la gente hace 20 años que no me ve jugar, y se sigue acordando de mí.

“Lo mío, como futbolista, era armar el juego y meter pases a los delanteros. Hay que tener rapidez física y mental, y mucha habilidad”

P. ¿Ha sido Riquelme uno de los últimos ‘10’?

R. Creo que fue el último. No hay otro en estos momentos.

P. ¿Suele mirar fútbol internacional o europeo?

R. Siempre veo. Barcelona es uno de los más grandes equipos de los últimos años. Uno de los mejores de toda la historia, junto al Santos de Pelé. Ahora, no está en su plenitud, pero tiene con qué seguir ganando cosas.

P. ¿Cuáles son las principales diferencias entre el fútbol de Sudamérica y el de Europa?

R. La diferencia reside en que allí están los mejores del mundo. Los compran, tienen dinero para poder hacerse de los mejores jugadores de todos los países. Antes no era así y los equipos sudamericanos estaban más equilibrados. Jugabas una Intercontinental y se le podía ganar al campeón de Europa. ¿Cuánto hace ahora que esa Copa no la gana un equipo de Sudamérica? Un montón. Y creo que van a seguir ganando los equipos europeos, porque el Barça es más que River en este momento.

Nico Galliari

Periodismo y fútbol. De Rosario, Argentina. Tan apasionado por el juego como por todo aquello que lo envuelve.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.