Novedades

Orbaiz: “El Athletic le puede ganar a cualquiera”

Repaso a la trayectoria del ex del Athletic

Si hablamos del Athletic, hablamos de leyendas, de jugadores que viven por y para un club, un sentimiento y un vestuario. Nuestro protagonista, ya retirado del fútbol profesional, disfruta del deporte que tanto le gusta jugando en el equipo de su pueblo. Sus etapas en Grecia y Rusia siempre las recordará, porque tal y como él dice: "Son estas experiencias las que te ayudan a valorar aquellas cosas que das por hecho". Pablo Orbaiz nos cuenta su historia. 

Foto: mercafichajes.es

Foto: mercafichajes.es

Pregunta: ¿Qué es lo que hace que Pablo Orbaiz se dedique al fútbol?  

Respuesta: Me imagino que como cualquier niño en el que en el entorno de su casa y su familia, el deporte que más gusta era el fútbol, mis hermanos practicaban fútbol y, poco a poco, en Osasuna voy superando las categorías y, de repente, un día te dicen que vas a jugar con el primer equipo. Al final, como un niño más, me dedico al fútbol porque es el deporte que más me gusta.

P. Empieza su carrera en Osasuna, y años después ficha por el Athletic. Un traspaso habitual en los últimos años.  

R. Cuando yo ficho por el Athletic, Osasuna estaba en Segunda con muchos problemas económicos. Y mi fichaje tampoco estuvo mal visto. De hecho, creo que la afición de Osasuna me tiene en buena estima y existe un respeto mutuo muy grande.

P. ¿Notó el salto de Osasuna al Athletic?  

R. La estructura de club, la masa social de uno y otro, las exigencias son diferentes, incluso económicamente son dos clubes con una distancia grande. La repercusión en cuanto a prensa, el nivel de jugadores… en aquel momento sí que lo note. De esa etapa me quedo con el ascenso a Primera División. Marcar uno de los penaltis que supuso el ascenso, es uno de los recuerdos más bonitos que tengo.

P. Hace tiempo hablaba de la evolución de los vestuarios. ¿Tanto han cambiado?

R. Hombre, el vestuario del Athletic es un vestuario especial. Al final todos somos de la misma zona, y tenemos una forma de ser muy parecida y muchas veces consideras que más que un vestuario de fútbol, es un vestuario de amigos. Cuando yo empiezo a jugar a fútbol, el trato del futbolista veterano con el joven sí que cambia. Los jóvenes y los veteranos están más integrados, la relación es más igual. Hace años, la figura del veterano se respetaba mucho más porque también el veterano se hacía respetar mucho más. Ojo, esto no es una crítica. Simplemente las generaciones van cambiando y los vestuarios van evolucionando.

P. ¿Y la figura del entrenador?

R. Puede ser, el entrenador antes imponía su idea y era una imposición total. Tengo la sensación de que hoy en día hay que convencer al jugador. Creo que los jugadores tienen que creer en el mensaje del entrenador. Antes puede ser que la palabra del entrenador se tomase como algo indiscutible y eso ha cambiado, el entrenador quiere convencer al jugador, sin imposiciones.

“Fue una experiencias muy dura, que solo él puede contar porque es él quien lo ha vivido”, asegura Orbaiz sobre Gurpegi. 

P. Uno de sus referentes y amigos ha sido Carlos Gurpegi. ¿Por qué?  

R. Por supuesto. Lo primero y fundamental es que Carlos es una buena persona, es honesto, siempre va a tratar de ayudar al compañero. Algo que quizás en otros vestuarios igual no tiene esa importancia. Pero en un vestuario como el del Athletic, tener jugadores que tratan de ayudar, que son honestos, que trabajan como el que más, hacen que al final se conviertan en referentes por su comportamiento y Carlos da ese perfil.

P. ¿Cómo afecto el tema del dopaje en el vestuario?  

R. Fue un tema novedoso para nosotros. Nunca terminas de creértelo, ni de saber de qué van estas cosas. No somos gente experimentada, no tenemos conocimiento para poder hablar sobre esto. Nosotros confiamos en las personas con las que trabajamos, que al final tanto nos han ayudado.

P. ¿Le vio muy afectado?

R. Hombre, yo creo que esto al final como lo vive uno por dentro hasta que no te toca no lo sabes. Evidentemente fue un shock muy grande, pero también creo que ninguno teníamos muy claro que estaba pasando y bueno, como encima fue tanto tiempo pues bueno entre todos, como somos muy amigos, nos ayudamos. Él ha aprendido mucho de esta situación, de cómo reacciona la gente. Gente que antes se acercaba mucho y que después de lo sucedido no se acercaba nada. Fue una experiencias muy dura, que solo él puede contar porque es él quien lo ha vivido.

Foto: La Información

Foto: La Información

P. Hubo un tiempo en el que la prensa criticaba mucho la ausencia de Julen Guerrero, se decía que debía jugar siempre, incluso se llegó a hablar de destrucción interna… Se llegó a decir que usted era el capo del vestuario y que era quien hacía y deshacía sin tener en cuenta al entrenador.

R. Como bien dices, eso es una exageración. Nadie tiene tanto poder como para hacer y deshacer en un club tan grande. Para mi, evidentemente, son excusas que se buscan. Mi relación siempre ha sido muy cordial con todos mis compañeros, incluido Julen.  No he tenido nunca ningún problema personal con nadie.

Es un club muy grande y hay muchos intereses. El vestuario siempre ha estado unido, dentro jamás se ha hablado de este tipo de cosas. No hemos tenido la sensación de tener problemas entre nosotros. Sí que es cierto que esto se comentaba en un sector de la prensa, y al final los jugadores tenemos que aislarnos de este tipo de intereses y ponernos a jugar.

P. Si le doy a elegir: la prensa o las lesiones, ¿con qué se quedaría? 

R. Esto es ley de vida, cuanto más alto estás en la montaña más fuerte sopla el viento. Las lesiones fueron parte de mi vida deportiva, si hubiera podido evitarlas lo habría hecho. A todos los jugadores les pasan cosas, nadie tiene una carrera deportiva perfecta. Todo el mundo supera sus obstáculos. Mis obstáculos han sido las lesiones. En cuanto a la prensa es lo de siempre. Cuando los resultados acompañan todos nos sentimos muy valorados, incluso por encima de lo que realmente somos, pero cuando las cosas no van tan bien es todo lo contrario y a todos nos viene quizás más de lo que nos merezcamos.

P. En la 2004/05 hay un gol suyo anulado contra el Real Madrid que es para verlo una y otra vez. Menos mal que al final se ganó.  

R. Fíjate, yo creo que ese ‘no gol’ ha pasado más a la historia porque no lo dieron que si hubiera entrado. Lo importante de aquel día es el partido que hizo el equipo y ganar 0-2 en el Bernabéu a un equipo de súper estrellas, con el juego que hicimos…  Para los que estuvimos allá son de esas cosas que te quedan para toda la vida. Pasan los años y los aficionados a lo mejor se van olvidando, pero para los que estuvimos allí es algo que lo llevaremos siempre con nosotros.

P. ¿Ha cambiado mucho el Real Madrid desde entonces?

R. Seguro que sí, el único que quedará de por entonces es Iker Casillas. El Madrid por entonces tenía a Zidane, Ronaldo, Figo, Raúl… ¿Son mejores o peores que los de ahora? No lo sé, simplemente son otros. Otros figuras.

P. Este año el Athletic vuelve a disputar una final de la Copa del Rey. Usted pudo disputar aquella final frente al Barcelona de Pep Guardiola en 2009 ¿Cómo lo recuerda?  

R. Tuve la sensación de que el Barça estaba mucho más acostumbrado a jugar finales que nosotros. Es cierto que empezamos bien, ganando con un gol de Toquero, pero el gol de Touré Yayá antes del descanso nos hizo muchísimo daño. En la segunda parte el Barça fue muy superior a nosotros y se podría decir que nos pasó por encima en la segunda mitad.

Pablo Orbaiz disputa un balón con Xavi Hernández. Fuente:  C. D. Valle de Egüés.

Pablo Orbaiz disputa un balón con Xavi Hernández. Fuente: C. D. Valle de Egüés.

P. ¿Llegaron a creer que sí se podía ganar?

R. En aquella época, como viene pasando en los últimos años, cuando juegas contra ellos, generalmente son ellos quienes marcan el ritmo del juego. Por mucho que te adelantes en el marcador no haces lo que tú quieres, sino que haces lo que su nivel te permite hacer. Aquel equipo fue muy superior a nosotros, y a pesar de que nos pusimos por delante daba la sensación de que nos podían ganar.

P. Tras la etapa de Caparrós llega Bielsa y lo primero que hace es ofrecerle una cesión ¿Cómo le sienta? ¿Se entiende a largo plazo?  

R. No me quedó una mala sensación. A todo el mundo en el fútbol le llega su momento y mi momento llegó con Marcelo Bielsa. Podía haber llegado con Joaquín Caparrós o con Ernesto Valverde, pero el momento de hacerse a un lado llegó con Marcelo. Había jugadores por detrás que venían muy fuerte y yo comprendo que los entrenadores apuestan por jugadores, es ley de vida. Me tocó pasar a un segundo plano. Surgió la oportunidad, porque Ernesto estaba en el Olympiakos, de salir cedido a Grecia. El arreglo fue sencillo, el Athletic se portó de manera excelente conmigo, siempre lo ha hecho, y bueno en el fondo fue lo mejor para todos. El tiempo ha demostrado que fue un acierto.

P. ¿Aprendió algo de griego?

R. (Risas) Muy poquito. En Grecia siempre nos manejábamos más en inglés que en griego, pero bueno, siempre tienes las expresiones habituales de la vida cotidiana que estás obligado a conocer para ser respetuoso con el país que te va a acoger.

P. Champions, algún ex del Athletic (Fran Yeste) todavía rondando por ahí… Buena temporada para ir a Olympiakos ¿no?

R. Tuve muchísima suerte. Estaba Fran, Ernesto, otros jugadores españoles… El vestuario siempre me trató muy bien, hice grandes amistades allí. Una experiencia que, pese al paso de los años, guardo y de la que aprendí mucho.

P. Por qué poco se os escaparon los octavos de final…  

R. Incluso llegamos a celebrarlo en el campo. Sabíamos que el Borussia ganaba al Marsella y en pocos minutos remontó y nos dejó a nosotros fuera. Así es el fútbol.

P. En la Europa League se encuentra con el que sería su próximo equipo. ¿Ayudó conocerlos sobre el terreno de juego para tomar la decisión?

R. Pues no lo sé, es posible, en aquella eliminatoria les eliminamos. Dimos buen nivel tanto en Moscú como en Atenas. En el Rubin había gente española que me conocía y en un momento dado tuvieron una baja importante en el centro del campo y se dio la circunstancia de ir a Rusia. Además de que yo en Bilbao no contaba.

P. ¿Está la liga griega “sin domesticar”?

R. Eso es relativo. Juzgar a todo un país o a todas las aficiones, por el carácter o actitud o unos cuantos, que no dejan de ser una minoría, es injusto. Es cierto que se ven normal ciertas actitudes que en España no lo son, pero de ahí a decir que están sin domesticar es algo injusto, porque no en todos los campos ocurren cosas malas.

P. Después deja Grecia y se marcha a Rusia. Mucho contraste, ¿no?

R. Siempre me han tratado muy bien. En todos los sitios hay gente muy buena que te quiere ayudar, saben que vienes de fuera y que te tienes que adaptar. En el Rubin todos se portaron fenomenal conmigo. Es una experiencia que jamás pensé que iba a tener. Vas a otra cultura, hay otros horarios, otra forma de comer, de entender el juego, otra forma de entender el vestuario.

En el fútbol, las temporadas pasan, pero a título personal estas experiencias te enriquecen muchísimo y te ayudan a valorar aquello que das por hecho.

Pablo celebra un gol con el Rubin. Fuente: AFP.

Pablo celebra un gol con el Rubin || Foto: AFP.

P. Kurban Berdyev tenía algo de especial ¿Diferente a Caparrós o Valverde por ejemplo?  

R. Kurban es un hombre súper profesional. Muy serio en su trabajo. Es de esas personas que en un momento dado sabe portarse bien con los buenos profesionales. Ha sido un honor haberle conocido y haber podido trabajar con él.

No se pueden comparar. Cada maestrillo tiene su librillo. Nadie tiene la verdad absoluta. Los tres son grandes entrenadores y de los tres he aprendido muchísimo. Es cuestión de gustos.

P. Tras no renovar con el Rubin Kazan, anuncia su retirada. ¿Por falta de oportunidades?  

R. A mí no me apetecía volver a la Liga, pero mi familia quería volver a casa.. Y bueno, tenía 34 años, he sufrido muchísimas lesiones, el tiempo va pasando y tampoco me vuelvo loco buscando un equipo. Uno ve que en la balanza empiezan a pesar más cosas que continuar jugando al fútbol.

P. Pero meses después empieza en el Valle de Egüés…

R. Eso es algo excepcional. Yo soy de ahí, de ese pueblo, lo conozco de toda la vida, lo he seguido toda la vida. Cuando yo nací el pueblo tenía 120 habitantes y el equipo de fútbol, yo he jugado ahí toda mi vida. Solo hubiese fichado por este club. O juego en este club o no juego en ninguno. Es mi casa. Y claro, aparece la oportunidad de entrenar con el entrenador y jugadores a los que conozco.

El Valle es un equipo amateur donde los jugadores no cobran. Al final es una forma de matar al gusanillo, de poder entrenar, de mantenerme en forma, y competir a un nivel en el que puedo con la exigencia física, disfruto del fútbol y estoy en mi casa.

P. Todo mucho más distendido.

R. No tiene nada que ver. Estamos comparando trabajo, una profesión como es ser futbolista, con un hobby como es hacer deporte. A unos les gusta montar en bici y a otros ir al gimnasio. A mi me gusta jugar al fútbol.

P. Vaya faena la lesión de Muniaín…

R. ¿Se ha roto el cruzado? [En el momento de la entrevista saltó la noticia]. Es una faena. Se pueden hacer dos cosas. Lamentarse, que puedes hacerlo durante un tiempo, pero oye, la carrera de nadie es impoluta y perfecta. A todo el mundo le pasan este tipo de cosas y todos tenemos que superar nuestros obstáculos. Y no tengo ninguna duda de que Íker los va a superar. No digo que vaya a ser ‘chupao’, pero venga, los problemas hay que afrontarlos.

P. ¿Cómo ve al Athletic este año? 

R. No es por nada, pero yo siempre le he defendido este año, pese a que ha habido momentos en los que los resultados no le han ido de cara. Los jugadores y el equipo siempre lo han dado todo. Es un vestuario que siempre lo da todo, independientemente de si el juego es espectacular. Al final han tenido los resultados y los premios que sus resultados les han dado.

P. ¿Se puede ganar al FC Barcelona?  ¿Qué opina de que la sede de la final de Copa del Rey sea en el Camp Nou? ¿Injusto? 

R. El Athletic le puede ganar a cualquiera. Sabemos que a un partido en el Nou Camp es complicado… A todo aficionado al que le gusta el fútbol, le resulta cuanto menos sorprendente esta elección. Nunca sabes los motivos de las personas que deciden, pero joder… sorprende muchísimo que una final Barça-Athletic se juegue en el campo del Barça. Suena extraño.

P. Y más teniendo San Mamés…

R. Joder… es que vamos a ver, San Mamés es uno de los estadios referencia de Europa. Pero ya te digo que las personas que toman las decisiones merecen un respeto. Pero bueno a todo aficionado al fútbol, le sorprende un poco esta elección.

Ignacio Vázquez

Productor de Kaiser Football, siempre enganchado a un teléfono móvil. Enamorado de la radio y del oficio de periodista.
Twitter: @ivazquez91

3 Comments en Orbaiz: “El Athletic le puede ganar a cualquiera”

  1. Alberto Jamín // mayo 30, 2015 en 9:53 pm // Responder

    Me trae buenos recuerdos este jugador, aunque sinceramente, pensaba que conseguiría jugar de forma más regular con la selección española.

  2. Nunca entendí porque algunos periodistas como Rosety le tenían tan enfilado…

  3. Recuerdo cada golazo suyo desde fuera del área que… ¡Mama!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.