Novedades

Luis Fernández: “Si me llama el Athletic no podría decir que no”

Entrevistamos al exjugador y entrenador francés

Miembro del exitoso Carré Magique de la Francia de los 80, Luis Fernández sirvió de nexo entre los dos mejores futbolistas franceses de la historia, Platini y Zidane. No solo compartió vestuario con ellos, también lo hizo con Francescoli, Weah o Ronaldinho. Vivió el auge y caída del Racing Paris, el único título europeo del PSG o un subcampeonato de Liga con el Athletic. El polémico y entrañable Luis Fernández, a escena.

Pregunta: Para muchos, aquella Francia -la del Carré Magique en la Eurocopa 1984- era mejor incluso que la campeona del mundo del 98. Cuéntenos un poco cómo era aquel equipo.

Respuesta: Aquel equipo llegaba de hacer un buen Mundial en España 1982. Yo debuté tras el Mundial, en noviembre. Entré en el equipo siendo titular junto a jugadores como Platini, Tiganá y Giresse, los cuatro en el centro del campo. Después entraban otros como Battiston, jugadores que tenían calidad y potencial, fuerza y experiencia. Llegué en un buen momento a un equipo talentoso, tenía la motivación de no querer salir y quedarme siempre.

FERNANDEZ PSG

P. Platini llegó a decir que le dolió aquel gol, por cómo fue, por Arconada. ¿Sintió usted lo mismo?

R. El problema es que para un portero como Arconada, encajar un gol como ese, fue duro. Yo me acuerdo de él cuando jugaba en la Real Sociedad, era un portero que marcaba la diferencia. Era uno de esos porteros a los que cuesta mucho hacer un gol. Seguro que a Platini le hubiera gustado más hacerle un gol de otra forma. Aquel lanzamiento de falta se le escapó y eso a otros porteros también les puede ocurrir.

P. ¿Es la semifinal ante Portugal el partido que resume a la perfección lo que era aquella selección francesa?

R. Era un equipo que tenía personalidad y carácter. Era un partido complicado, jugando en Francia con la presión del favorito… Hicimos un partido grande con jugadores que marcan diferencias como Platini. En ese partido en Marsella notamos mucho el apoyo de la gente. Ese partido nos dio la oportunidad de jugar una final que ganamos con dificultades contra España, pero lo importante es que aquella selección francesa se mereció ser campeona de Europa tras nuestro buen Mundial de 1982. Después perderíamos, otra vez en semifinales y también contra Alemania en el siguiente Mundial… Desde el año 1978, aquella generación de jugadores había dado al fútbol francés una ambición para trabajar y encontrar la fórmula del éxito en los jóvenes que luego llegarían a lo más alto en Francia 98 y en la Eurocopa 2000.

P. En México ’86 alcanzan las semifinales tras dejar fuera a Brasil. ¿No le temblaron las piernas con aquel penalti decisivo de cuartos de final ante Brasil?

R. Cuando te toca tirar un penalti y tienes que ser el quinto de la tanda, toda la responsabilidad está sobre ti, dependía absolutamente todo de mí y al final lo conseguí.

P. A la Eurocopa de Suecia ’92, su último gran torneo, Francia lleva otro equipazo (Cantoná, Deschamps, Papin, Blanc…), pero os elimina la sorprendente Dinamarca de Møller Nielsen.

R. Lo que pasa es que llegamos a aquella Eurocopa con Platini en el banquillo, el fútbol francés lo había pasado un poco mal en los años recientes y quizás nos pesó el llegar a la Eurocopa con el estatus de favoritos. No supimos afrontar todo eso. Pero bueno, Platini lo hizo fenomenal los años en los que estuvo de seleccionador aunque la Eurocopa de 1992 no conseguimos hacer un buen fútbol.

UN MITO FIEL A PARÍS

LUIS FERNANDEZ MATRA

P. ¿Por qué decide abandonar el Paris Saint-Germain después del Mundial de México ’86?

R. En ese momento terminaba contrato. Yo quería un contrato mucho mejor que el que tenía en el PSG, quise prolongar mi contrato pero no aceptaron y al final la temporada ganamos el título, yo fui nombrado jugador del año, hice un buen Mundial y estando en buena posición para negociar quería quedarme en el Paris Saint-Germain pero en ese momento no me hicieron la oferta que quería y me terminé yendo al Matra, puesto que yo no quería dejar París. Por entonces no se había aprobado todavía la Sentencia Bosman y salir del país no era factible por lo que me quedé en París.

P. El Matra tenía un buen proyecto con jugadores como Littbarski, Francescoli, Olmeta… ¿Qué es lo que más le atrajo del proyecto (Racing Paris)?

R. En aquel momento llegó el presidente, un hombre como Lagardère, que tenía ganas de hacer un gran equipo y creo que en esos momentos, en Francia, aquello no cuajaba. Él cumplía todos los criterios para acabar formando un gran club pero no fue así y tras 3 o 4 años él terminó marchándose porque pensaba que no podría culminar. Era un proyecto interesante. Años después, llegaron a clubes europeos presidentes como Abramovich, el del City… Lagardère hizo lo que hacen ellos pero quince años antes, teniendo el dinero, había sido campeón del mundo de automóvil con Matra, estaba en una situación en la que no le dejaban tranquilo. Él tenía otros asuntos y se terminó yendo del fútbol. Después murió y la verdad es que es alguien a quien echamos de menos, tenía ambición para crear un gran equipo y al final no se consiguió. Lo cierto es que yo, en aquella etapa, tuve un problema de rodilla y me tuve que ir al Cannes.

Foto: frenchfootballweekly.com

Foto: frenchfootballweekly.com

P. Comparte vestuario con un joven Zidane en el Cannes, ¿Imaginaba por entonces que llegaría tan lejos?

R. Sí. He jugado con Michel (Platini) y con Zidane. Con Zidane, ya en la recta final de mi carrera, veía a un jugador que estaba empezando y que tenía una gran facilidad de manejar el balón, tenía una actitud buena. Era un joven con cabeza, buen futbolista y además era una gran persona. Nunca defraudó en el aspecto humano, escuchaba y ponía atención a lo que le decían, estaba contento de poder jugar con nosotros y por poder demostrar la calidad y el talento que atesoraba. He tenido la oportunidad de ver sus comienzos, lo tenía siempre muy cerca, hablaba con su padre, con su madre, sus hermanos… Él dormía en la residencia de jóvenes pero solía ir a buscarle para comer en mi casa. Siempre ha sabido lo que quería, tenía la cabeza ordenada. Como persona era excepcional y aunque haya ganado títulos y haya ganado el Balón de Oro, siempre es el mismo. Ha sabido mantener los pies en la tierra, debe ser un ejemplo para los jóvenes que empiezan hoy a jugar, que deben ser conscientes de lo que tienen que mejorar. Él, por ejemplo, en aquella época a los 60 minutos ya estaba agotado pero fue mejorando físicamente. Así se vio en los equipos en los que estuvo, con ganas de progresar. Estoy muy contento de haber estado con él y de haber compartido con su familia sus inicios en el fútbol.

EXITOSO Y POLÉMICO ENTRENADOR

Foto: lefigaro.fr

Foto: lefigaro.fr

P. Ha dirigido a cracks como Zidane, Djorkaeff, Okocha, Ronaldinho, Anelka, ¿Quién es el mayor talento al que ha entrenado?

R. Tuve también la oportunidad de sacar en el Cannes a jugadores como Vieira o Micoud. Ahí tuve buen ojo para saber sacar adelante ese talento. Cada uno de los que he entrenado después son distintos, cada uno con su talento. Hay que destacar a Weah, al que pude entrenar en el PSG antes de marcharse al Milan y ser Balón de Oro… También Ronaldinho, en la primera etapa en el PSG. Cuando llegó a París él tenía actitud positiva, queriendo escuchar, mejorar y trabajar. Habíamos puesto en torno a él todas las condiciones para que pudiera progresar y adaptarse mejor al fútbol europeo. La primera temporada de Ronnie conmigo fue fenomenal, tuvimos que esperar dos meses cuando por una serie de problemas hasta que la FIFA dictaminó que podíamos firmarlo.

P. Los problemas con Ronaldinho llegan en su segunda temporada.

R. Sí. Al final de la temporada hizo más de 10 goles, 10 asistencias y se fue al Mundial. En la segunda temporada, al volver siendo campeón del mundo tuvo cosas… Era joven y eso se puede perdonar. Él podía haber sido el Balón de Oro más veces si hubiera querido. La potencia, la fuerza, la llegada y la habilidad con los pies, era tremendo.

“Si había un equipo interesado en Ronaldinho, ese era el Manchester United. Sir Alex Ferguson estaba muy interesado en él, pero Ronnie al final se decantó por el Barça”

P. Se dijo que Ronaldinho estuvo cerca de irse al Real Madrid.

R. En esa época, si había algún equipo dispuesto a llevarse a Ronaldinho, era el Manchester United. Tuve la oportunidad de hablar con Sir Alex Ferguson, que lo quería y estaba dispuesto a poner la cantidad necesaria. Me preguntó por Ronnie y le di mi visto bueno, sabía que marchándose al Manchester United iba a progresar bastante. Pero Ronaldinho finalmente tomó la decisión del Barça porque en aquella época estaba Rosell, que tenía sus proyectos en Brasil, y convenció al jugador. Pero bueno, si hay algún entrenador que por aquel entonces estuviera muy interesado en Ronaldinho, ese era Ferguson, que quería llevarse también a Heinze, al que acabaría fichando, y a un Ronnie que al final tomó la decisión de irse al Barça.

P. Sigamos con el repaso de grandes jugadores a los que entrenó.

R. Julen Guerrero era un jugador que ha marcado la historia del Athletic, aunque con otra forma de jugar. También Youri Djorkaeff, tenía talento para hacer goles y muchas cosas más, marcaba diferencias, como Raí. También tengo que mencionar a Tamudo, uno de esos jugadores que te marcan. Igual que Iván De la Peña.

Foto: El Correo

Foto: El Correo

P. Consiguió el subcampeonato con el Athletic en una histórica 1997/98. ¿Cómo explicaría lo que significa el Athletic de Bilbao?

R. Es un club en el que yo he pasado por momentos muy grandes. Es un club que te marca. Lo disfrutas mucho si la afición te tiene cariño, si el equipo rinde y trabajando con pasión conociendo una cultura. Había un presidente como José María Arrate que me fichó a mí, que venía de ganar la Recopa de Europa con el PSG, y vinieron a París a hacerme la propuesta para entrenar al Athletic. A los dos años tuve la oportunidad de ir a otros equipos españoles pero decidí quedarme, por mi familia, por mi trabajo y por las condiciones con las que trabajaba. Entrenar al Athletic en Lezama y jugar en San Mamés es algo espectacular, ver cómo apoya y anima ese estadio… El Athletic, el PSG o el Cannes, son tres clubes que marcan mi historia como jugador y entrenador. Me ha marcado entrenar al Athletic y siempre que puedo regreso a Bilbao, me gusta la ciudad y la filosofía del club. Allí hay mucha profesionalidad y no te puedes quejar. Hace poco tuve la oportunidad de charlar con Bielsa acerca de su paso por el Athletic y me comentó que a él también le ha marcado. Es un club inolvidable.

P. Todavía se recuerda una bronca que tuvo con Mourinho en un Athletic-Barça de la 96-97. ¿Ha tenido la oportunidad de volver a hablar con él?

R. Sí, hemos vuelto a hablar. Él ha venido a mi radio, también he ido a Madrid cuando entrenaba al Real Madrid y me recibió muy bien, él habla bien francés y español. En aquel momento, Mourinho era uno de los asistentes del Barça. Y un Athletic-Barça era y siempre ha sido un partido de tensión, también es cierto que yo tenía mi carácter, me gustaba mucho hablar. Lo que vemos hoy de Mourinho es a una persona que ha sabido hacer las cosas, un personaje que marca historia en los equipos donde ha entrenado, ha ganado títulos… Aquello es, en definitiva, un calentón. Como el que tuve también con Guardiola. Es un momento de tensión en el que tú quieres ganar, el ambiente te calienta y lo vives con mucha pasión. Después eso se olvidó, yo le tengo mucho respeto a Mourinho.

P. Aquí en España se le recuerda por ser un poco polémico. ¿Usted cree, al igual que Mourinho, que los partidos empiezan y terminan con las ruedas de prensa?

R. Yo no soy polémico. Seguramente yo no quisiera ser entrenador cuando empecé en el Cannes, pero me pusieron, las cosas me salieron bien y las cosas no eran como hoy. Hoy en día se tiene a mucha gente alrededor para prepararlo todo. Si coges a un entrenador hace 15-20 años, veías que tenía a un solo ayudante, tenía que abarcar mucho más trabajo. Más que polémico yo he tenido temperamento. También lo tenía como jugador. Para ganar hay que tener temperamento, carácter. Y si consigues transmitir a tus jugadores ese carácter, conseguirás ganar. Cuando dicen que soy polémico es porque alguien frente a mí tiene ganas de polemizar. Yo era de los que respondía, no podía quedarme callado. Seguramente hoy no reaccionaría así.

P. Usted salvó milagrosamente al Espanyol en la 2003/04, ¿Sintió la gratitud de la afición?

R. Sí, siempre. He tenido la posibilidad de volver. En ese momento, cuando fui allí, la cosa no era sencilla pero se consiguió con jugadores como Hadji, Tamudo, Iván (De la Peña) o Maxi Rodríguez, que cuando llegué se quería ir. Tuve la oportunidad de hablar con él, le convencí de quedarse. También estaban Cristobal, que trabajaba conmigo, Lopo, Pochettino, el pobre Jarque también estaba en aquel equipo… Pero bueno, al final conseguimos el objetivo. Sánchez Llibre quería que me quedara, puede que cometiera un error por no querer seguir en el equipo.

P. ¿Con qué estilo de juego se identifica más Luis Fernández?

R. La idea del fútbol de hoy es empezar jugando desde atrás. Llevar al equipo hacia arriba con un juego más técnico, combinativo y de manejo del balón. Me gusta mucho ver a un equipo que juega así, aunque hay que tener a los jugadores que lleguen a entender este estilo de juego, claro. En el centro del campo deben saber crear juego, esta es para mi la posición más importante en el fútbol. Jugadores como Xabi Alonso, Busquets, Kroos, Matic, Thiago Motta…

P. ¿Y en cuanto a entrenadores?

R. El entrenador que a mí me gustaba era Cruyff, él inventó al número ‘10’ por delante de la defensa. Antes se buscaba un ‘10’ creativo para dar el último pase, como Laudrup. Él transformó ese rol. Yo cuando empecé también empleé ahí a jugadores como Patrick Vieira o Micoud. Cuando estaba en el PSG fui a buscar a un jugador como Arteta, que estaba en el Barça. Me encantan esos jugadores, clarividentes, técnicos… A mi me gusta ver un partido cuando uno de los equipos juega como la Fiorentina en Italia con Montella de entrenador. El Valencia, Villarreal, Sevilla… tienen ambición en el juego. No todo es jugar bien, pero si se puede jugar bien y ganar, mejor. La gente que va al campo quiere ver un buen partido, con jugadores de calidad. El fútbol para mí es eso, atacar. El fútbol de Bielsa también me gusta. Aunque seguramente necesite tener un equipo muy joven, porque necesitan una exigencia de presión, de recuperación del balón, como el Barça de Pep Guardiola.

Foto: REUTERS/Kai Pfaffenbach

Foto: REUTERS/Kai Pfaffenbach

P. Hablando de Marcelo Bielsa, ¿cree que puede llegar a marcar una época en el Olympique de Marsella?

R. Lo tiene complicado. Francia ha cambiado mucho. Llevamos tiempo en el que a los jóvenes se les dice que tienen talento y calidad, pero a los jugadores les falta mentalidad. Bielsa tiene a los jugadores jóvenes que han empezado bien pero la actitud o el cansancio, que hace frenar a los jóvenes, no sea lo adecuado. Hay muchos entrenadores que han pasado por aquí y que han criticado a los jugadores franceses. Si el francés se va a España, Inglaterra o Italia, debe cambiar la actitud y entrar en una dinámica de trabajo. Aquí, cuando llegan con 20 años, piensan que ya está todo hecho. Lo que le pasa a Bielsa es que él ha aportado otro fútbol. Cuando ves jugar al Marsella sabes que va a ocurrir algo. Su equipo transmite cosas. Eso sí, lo que hacían hace 6 meses ahora parece que se les está olvidando. No saben guardar la concentración. Desde el primer minuto hasta el 90. Son buenos durante 30, 40, 50 o 60 minutos, pero no los 90. Si llega un momento en el que se juegan la liga, van a perderla en esos últimos 30 minutos porque no saben guardar la concentración todo el partido.

P. Su relación con el PSG ha sido siempre intensa. ¿Cuál cree que es el techo de este equipo?

R. El fair play financiero. El PSG no ha podido fichar recientemente. Cuando los propietarios vinieron hace dos años, seguramente no pensaron en el fair play financiero. Seguramente en un par de años les toque renovar al equipo. Los que van a tener el potencial económico próximamente son los ingleses. El PSG podría tener opciones de ganar la Liga de Campeones, no sé si para este año o para dentro de 3 o 4 años.

P. El PSG está sustentado por su potencial económico, como el Matra en su momento. ¿Cree que se pierden los valores del fútbol cuando entra a relucir el aspecto económico?

R. El dinero es necesario. Esto es un espectáculo. El fútbol es popular. Es cierto que a veces el dinero corrompe, pero es lo que ayuda a que la gente se sienta atraída. En algunos países se ha abusado y probablemente haya que frenar un poco. Si hay dinero es porque se genera. Es cierto que se tenía que haber puesto alguna norma reguladora. En Francia por lo menos hay una comisión, un tribunal, que dictamina si tienes capacidad para estar en primera.

Mauricio Pochettino coincidió con Luis Fernández en el PSG

Mauricio Pochettino coincidió con Luis Fernández en el PSG

P. ¿Le sorprende el éxito de entrenadores como Pochettino en el PSG o de Aitor Karanka en el Middlesbrough?

R. Karanka tuvo la oportunidad de trabajar con Mourinho y eso ayuda, te ayuda a aprender mucho. Conmigo estuvo el primer año en el Athletic y Pochettino en el Espanyol y en el PSG. Aitor lo está haciendo bien, seguramente sea serio y profesional.

P. Comentabas al principio que jugaste con Platini y Zidane ¿Podría elegir?

R. Jugaría con los dos juntos. Platini puede jugar más adelantado, como nueve y medio. Zidane de mediapunta. En un equipo de 11 pueden jugar los dos juntos, perfectamente.

“Si me llega una oferta del Athletic, voy. A un club como el Athletic no se le rechaza”

P. Actualmente trabaja en un programa de radio en Francia (Luis Attaque!, en Radio Monte Carlo), ¿Qué tipo de periodismo practican?

R. Desde mi medio tengo la característica de saber lo que es un jugador y un entrenador. Sé que hay que tener un respeto y ser honesto. Se puede criticar pero de forma justa y con objetividad. Reconocer los errores también es muy importante, no lo sabemos todo y a veces nos equivocamos. En mi programa intercambio opiniones con los editores y redactores. Intento ser lo más justo con los análsis en Luis Attaque!, igual que en la televisión (colabora con BEin Sports). El programa marcha muy bien y estoy muy contento, a la espera de una nueva oportunidad de volver a entrenar. Me apetece mucho.

P. Si le llegase una oferta del Athletic…

R. Voy. Voy. A un club como el Athletic no se le rechaza.

P. Última pregunta. ¿Podría vivir Luis Fernández sin fútbol?

R. No. Mientras estoy hablando contigo estoy viendo fútbol en la televisión (Risas). El fútbol para mí es lo más importante. A otros les gusta más la pintura, el cine… No, a mi me gusta el fútbol. Vivo del fútbol, nada más.

Juan Arroita

Enamorado del fútbol. Dedicado en cuerpo y alma al periodismo deportivo desde que supo que no valdría para jugar al fútbol. Fundador de la revista Kaiser Football.
Twitter: @JuanArroita

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.