Novedades

Isabel Tarragó: “Una cosa es el deporte y otra la política”

Entrevista a la presidenta del Llagostera

En un pequeño municipio gerundense, el equipo ha realizado una gestión de esfuerzo y compromiso para llegar a la división de plata de la competición española. Isabel Tarragó, presidenta de la Unión Esportiva Llagostera, atiende con la humildad que también representa su propio club. Tras vivir sucesos de relevancia en la historia del club catalán y con el foco de la actualidad dentro de la comunidad, la máxima mandataria escucha y responde con la precisión que merecen sus ascensos, las sanciones a la entidad o la consulta para la independencia de Cataluña.

Foto: REM Images/ www.remimages.com

Pregunta: El fútbol es un deporte algo machista en ocasiones, ¿cómo vive esta situación una presidenta de un equipo de Segunda División?

Respuesta: Supongo que igual que un hombre. Sobre todo, con muchísima ilusión, con ganas de quedarnos aquí mucho tiempo y con mucho trabajo. Aunque seamos muy pocas, nos tratan igual que a otros.

Isabel Tarragó llegó al cargo del equipo gerundense con la idea de mantenerse en la Liga Adelante con una idea para el éxito: el trabajo.

P. ¿Cómo se produce tu llegada a la presidencia?

R. Hace siete años me propusieron entrar. Antes, ya estaba ahí colaborando y, por aquel entonces, el presidente lo tuvo que dejar por motivos laborales y me lo propusieron a mí y ahí empezó todo.

P. ¿Es un club tan familiar como parece desde fuera?

R. Si, Llagostera es un club familiar. Cada vez, cuando hemos ido avanzando categorías, hemos crecido un poco más pero sin perder nuestro carácter familiar.

P. Un gesto muy familiar tras aquel ascenso fue aquel viaje en tractor por Llagostera y la posterior cena en un McDonalds. ¿A quién se le ocurrió esta idea?

R. La verdad es que no habíamos preparado nada para después del partido. No nos gusta anticiparnos a las cosas. Entonces, surgió como surgió. Llegó el ascenso, nos propusieron dar una vuelta por el pueblo y lo primero que encontramos fue un tractor. Y después, lo que había abierto a esas horas era un McDonalds. Iba sobre el camino, lo que íbamos encontrando.

Llagostera (640 x 324)

P. Disteis un paso atrás con la eliminatoria ante el Racing, pero os supisteis reponer pasadas dos eliminatorias después.

R. La verdad es que fue duro. En casa salimos vivos y llegamos al Sardinero frente a 35.000 personas. En el minuto 88, cuando teníamos rozando la prórroga, un gol en propia puerta nos sentenció. Luego fuimos a Avilés y allí volvimos con un resultado desfavorable, pero nos supimos reponer y remontar la eliminatoria. Luego con el Nástic fue otra guerra a parte. Sobre todo, con mucho trabajo y con el espíritu que caracteriza al Llagostera, de luchar hasta el último minuto.

P. ¿Toma más valor el ascenso dado que sois una población de 8.000 habitantes?

R. El ascenso es complicado para todos. Es muy complicado subir cualquier categoría y, la verdad, es que intentaremos aguantar al máximo aquí porque la segunda división es indescriptible. Cuando has llegado, ves la grandeza del fútbol profesional.

P. ¿Qué cambio os ha llamado más la atención de esta división?

R. El tema administrativo. En Segunda B, ya tenías que tener un trabajo detrás pero el cambio a la liga profesional es brutal. Es la que más he notado.

P. ¿Crees que ha tenido repercusión este ascenso para la ciudad?

R. Sí, claro. Para una ciudad como Llagostera, de 8.000 habitantes, tener el equipo en Segunda División, incluso en Tercera cuando estábamos, era una cosa impensable.

“El objetivo es mantener la categoría e intentar estar los máximos años posibles aquí”.

P. Quizás, esos beneficios por jugar en casa se los lleva Palamós, recinto en el que jugáis y que puede repercutir en la economía de Llagostera.

R. Nosotros hemos decidido pasarnos a ser el equipo de la Costa Brava, abarcar toda esa zona. Para toda la gente de Palamós, y de la costa, están encantados ya que entre ellos se reparte todo. Estamos muy contentos, también por la repercusión que da.

P. Vuestra primera opción era jugar en Girona, en Montilivi, ¿por qué no se llegó a un acuerdo?

R. En principio sí que fue la primera opción. También hubiera sido complicado compartir estadio con un club en la misma categoría. Al final, al Girona no le pareció bien la idea de compartir campo y fue Palamós los que nos recibieron con las puertas abiertas. Mejor para todos.

P. Por aquel entonces, Oriol Alsina era director deportivo del Girona y, a la vez, entrenador del Llagostera, ¿cómo se gestionaba?

R. Cuando sucedió esto, no estábamos en la misma categoría. Al empezar la presente temporada, tuvo que decidir entre un equipo y otro.

P. ¿Cómo se trabaja con su pareja dentro del equipo?

R. Bien, pues son muchos años trabajando mucho. No tenemos ningún problema, sino al contrario. Cada uno ayuda lo que puede al otro en su faceta para tirar adelante juntos.

P. No hace mucho que sucedió aquel gesto racista de una aficionada en el partido de play-offs contra el Racing de Santander, ¿cómo lo viviste?

R. Como en todos los campos donde sucede. No te gusta que en tu estadio haya un gesto que no honra al club. El Llagostera siempre se ha caracterizado por ser un club solidario. Actuamos como tuvimos que actuar y aceptamos la sanción que nos puso la Federación.

Llagostera (640 x 375)

P. ¿Fue justa la sanción?

R. Me parecería justa si, en realidad, fuera igual para todos. Hay muchas veces que estos gestos se ven y quedan impunes. Aceptamos la sanción e hicimos los partidos a puerta cerrada. Espero que no vuelva a suceder más.

P. ¿Qué objetivo os habéis marcado?

R. El objetivo es mantener la categoría e intentar estar los máximos años posibles aquí.

P. En los últimos nueve años habéis ascendido en seis ocasiones. Algo así debe de generar más afición.

R. Dentro de nuestras limitaciones, en cuanto a la afición estamos muy contentos. Ahora, en el Municipal de Palamós, vienen unas 3.000 personas al campo cada partido. Sabemos que no son de las cifras más altas. Y en cuanto al tema de los ascensos, se centra en el trabajo de toda la gente que ha pasado por el club durante todos estos años. Jugadores, directivos, técnicos… trabajando en la misma dirección.

P. ¿Cómo un equipo tan humilde consigue su financiación?

R. Hacemos un presupuesto a principio de temporada y, como en todo equipo, con campañas, lotería… aunque estando en Segunda División lo más importante son los derechos televisivos.

P. ¿La Generalitat realiza un tipo de ayuda económica?

R. Ni de la Generalitat ni de ninguna entidad.

P. A raíz de esto, ¿crees que política y fútbol pueden ir de la mano?

R. No, en principio no. Una cosa es el deporte y otra la política.

P. ¿Cómo surgió hacer la camiseta de la Llagostelada?

R. Esa camiseta se hizo con motivo de la semifinal de la Copa Cataluña y fue una idea que surgió en la directiva.

Foto: Marca

Foto: REM Images / www.remimages.com

P. ¿Tuvo aceptación dentro del público?

R. Sí, fue una camiseta que se vendió muchísimo. Hicimos una edición única y no queda nada desde hace tiempo.

P. Hablando de actualidad, estamos en pleno 9-N, ¿qué implica la opción a voto para una presidenta de una entidad catalana?

R. La opción a voto es una opción libre, que deberíamos de poder ejercer en caso de que quisiéramos.

P. ¿El Llagostera es un equipo a favor de la independencia o no se inmiscuye en política?

R. Es un club de fútbol catalán que juega una competición a nivel estatal. No hay ninguna ideología definida.

P. ¿Sería beneficioso para el Llagostera una posible independencia de Cataluña?

R. Se tendría que ver, sobre todo por las condiciones en las que sería. Supongo que para unas cosas sí que lo sería pero para otras no lo sería tanto.

Andrés Cabrera

Mientras respire seré periodista deportivo. Me encanta el fútbol y el aura que lo envuelve. La pasión de este deporte es incomparable, única.
Twitter: @Andres_inter

Latest posts by Andrés Cabrera (see all)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.