Novedades

Juan Ferrando: “Los problemas entre ultras en Grecia se deben más a temas políticos”

Entrevista con el exentrenador del Ergotelis griego

Juan Ferrando se consagró como uno de los mejores entrenadores jóvenes del continente gracias a una excepcional temporada en el Sheriff Tiraspol. Dio el salto a la liga griega pero el proyecto que le habían presentado en el Ergotelis no se asemejaba con la realidad. Hoy, después de la suspensión indefinida del campeonato, Juan Ferrando nos descubre algunas de las debilidades de la superliga helena.

Pregunta: Stavros Kondonís (Ministro adjunto de Deportes) propone medidas como la eliminación de peñas, el uso de cámaras en los estadios, y el uso de entradas electrónicas. ¿Son necesarias estas medidas para erradicar la violencia en los estadios?

Respuesta: Principalmente creo que habría que hacer un estudio sociológico para estudiar por qué se producen estos actos violentos que van mucho más allá del fútbol. Es muy importante poner estas medidas de seguridad como se ha podido hacer aquí en España, en Francia o en Inglaterra.

P. ¿Eran los grandes equipos los que manejaban la estabilidad de la competición?

R. La Superliga griega está formada por tres grandes potencias, que son el PAOK, el Olympiacos y el Panathinakos. No está controlada por la federación griega, que controla la competición a partir de la segunda división. Con lo cual, había poderes potentes que dificultaban una competición limpia.

P. ¿La suspensión indefinida no deja de ser un fiel reflejo de la situación social?

R. Probablemente. Cuando viví en Creta recuerdo que había bastantes problemas económicos… En lo que respecta a mis jugadores, llevaban un tiempo sin un salario estable, atravesando muchas dificultades. No se podía plantear un fútbol profesional debido a las circunstancias económicas. Y es obvio que habría que reorganizar el tema político, intentar solucionar todos los problemas que tienen a nivel social y a partir de ahí deberían meterse de lleno en el deporte e intentar que sea limpio, profesional y sobre todo competitivo dentro de unas reglas.

Rueda prensa presentacion 3

P. La principal razón que se alega es la violencia en los estadios, ¿hay otros motivos?

R. Lo que yo sí escuché muchas veces es que la violencia que se generaba entre clubes venía un poco más allá del tema futbolístico. Los conflictos entre bandas de ultra derecha, las que son más de izquierdas… todo esto se traslada al fútbol y se lleva a los estadios. Los problemas entre los radicales se debían muchas veces más a aspectos políticos que a futbolísticos, como ha pasado en otras coyunturas y países.

P. Ha vivido el fútbol en España, en Inglaterra o en Moldavia… ¿Cómo es el aficionado griego? ¿Se podría generalizar el término ‘violento?

R. No, la verdad es que no. Todo lo contrario. A mi me surgió la oportunidad de irme a Grecia y, pese a las dificultades económicas que había y a las circunstancias en las que yo iba a trabajar, me llamaba mucho la atención el aficionado griego. Es maravilloso, empuja muchísimo durante los 90 minutos. Tanto en el baloncesto como en el fútbol viven el deporte como su vida, de lunes a viernes solo se habla del próximo partido. Desgraciadamente, entre esta gente pasional se inmiscuyen personas, como también pasa en otros países, que buscan generar violencia a partir de temas políticos dentro de la masa social más fuerte, que es el fútbol.

P. ¿Cuáles fueron los principales problemas y dificultades que encontró en el Ergotelis?

R. Yo firmé allí por un año con unas condiciones. Al cabo de un mes, no se dieron las condiciones que se pactaron al principio. Una de ellas, la persona que me llevó allí lo dejó, los jugadores llevaban tiempo afrontando una economía difícil… Lo más triste para mí es que tenía que acordar con el director deportivo una plantilla y no hubo ni una sola reunión con nadie que se sentara conmigo para planificar la plantilla. De hecho, nos presentamos a la primera jornada de liga con chicos de la sub-20 y la sub-19. Aquello no iba a acabar bien y estimé que lo mejor era dejarlo. Les dije que más adelante, cuando ellos quisieran llevar un club de fútbol, yo encantado de la vida.

Platanias vs Erogtelis 4

P. ¿Es la falta de transparencia uno de los grandes problemas del fútbol griego?

R. Es lo que comentaba. Imagínate que el Real Madrid y el FC Barcelona son los que organizan la liga. Cualquier decisión arbitral que se tome puede generar dudas. No hay un árbitro neutral ni una federación que marque unas normas. Lo he vivido en mi experiencia personal, íbamos a jugar a Atenas y el árbitro del partido era de Atenas. Todo esto te genera unas dudas y una problemática, no solo a nivel de jugadores, sino también a nivel social.

P. Un claro ejemplo de poca estabilidad para un entrenador, además de la que vivió usted, fue Gattuso en el OFI Creta, ¿la figura del entrenador tiene fecha de caducidad nada más comenzar?

R. El entrenador en Grecia no es como lo entendemos en Inglaterra o en España, una persona que al llegar intenta hacer un proyecto. Aquí tu proyecto es de una semana, si ganas tienes siete días más para hacer un proyecto. Es impensable idear un proyecto de un mes. Y, además, tienes que estar más pendiente de los problemas económicos, de tener instalaciones para trabajar, de tener a jugadores que no cobran motivados… eres muy vulnerable y como hay que buscar un culpable, lo más fácil es ir a por el entrenador.

P. ¿Tuvo oportunidad de hablar con Gattuso?

R. Futbolísticamente no hablé mucho porque la situación era muy convulsa. Nuestro gran rival era el OFI Creta, al que entrenaba Gattuso. Por no pagar nos dijeron que tendríamos que ir a entrenar a las instalaciones del OFI… imagínate al Atlético yendo a entrenar al campo del Real Madrid, o viceversa. Era una situación muy complicada. En ese momento estaban hablando las directivas y preferí no mantener mucho contacto con él para que luego no se especulara con la amistad o el trato que puedas tener con otros entrenadores.

P. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido para mal del fútbol griego?

R. Lo que le comenté anteriormente, íbamos a jugar un partido en Atenas contra el Panionios y el árbitro era de la misma localidad que el Panionios. Me sorprende porque es un fútbol profesional en el que tiene que arbitrar alguien que no sea de ninguna de las localidades de los equipos involucrados. Y después también las circunstancias de tener que disputar un partido y que no aparezca un árbitro, unas discusiones entre árbitro y linier en la que cada uno juzgue algo diferente y al final uno se vaya…

P. Algo debía tener Grecia que atraía a muchos españoles. ¿Por qué cree que emigraron tantos hacia allí?

R. Cuando te llaman de Grecia, nosotros imaginamos campos llenos, cultura de fútbol, ilusión, buen tiempo y unas condiciones perfectas para desarrollar nuestro trabajo. El primer punto del que nos olvidamos es de la situación política-social existente. Esto es algo que conocíamos lo que hemos jugado en Segunda B o en Tercera, pero es difícil de imaginar en un primera. Además, hay directivos que invierten más de lo conveniente y al final es complicado salir de esa rueda. La ilusión con la que vas allí choca con los problemas no futbolísticos y tu trabajo al final se complica mucho.

P. ¿Todavía le adeuda dinero el Ergotelis?

R. Prefiría no tocar este tema. Veremos qué pasa en un futuro. Yo fui sabiendo que allí no iba por el dinero, esa no era mi ilusión, fui porque era la superliga griega. Al final me llevo más el recuerdo, es con lo que me quiero quedar. Desgraciadamente, la situación política no se ha estabilizado todavía y con el paso del tiempo seguramente esto vuelva a su cauce, aunque desgraciadamente creo que todavía falta mucho.

P. ¿Qué futuro le ve al fútbol griego?

R. Ahora muy complicado, la verdad. No hay dinero para una liga, imagínate para potenciar el fútbol base. El futuro del fútbol griego, como en todos los países, pasa por lo que cuides a los chavales. ¿Qué presupuesto hay ahora mismo para cuidarlos?, ¿qué presupuesto hay para entrenadores formadores?… Cada jugador bueno que salga se va a ir fuera y esto les va a perjudicar mucho y puede hacer que el nivel de la liga vaya bajando.

P. ¿Cuándo volveremos a ver a Juan Ferrando en otro banquillo?

R. Tengo mucha ilusión por seguir trabajando. A mí no me importa dónde, aunque ahora sí que seré un poco más cauto para que, allá donde vaya, haya ganas de fútbol y no me tenga que desgastar por problemas extradeportivos.

P. ¿Ha tenido propuestas?

R. Sí, ha habido contactos con otros clubes. Hay clubes a los que he descartado, como el Ratchaburi de la Premier League Tailandesa, también de Azerbaiyán y de varios clubes de la zona asiática. Son ofertas económicamente muy buenas, pero el fútbol no genera pasión. Quiero un club que genere pasión, eso es lo que busco.

Redacción Kaiser

La revista digital Kaiser Football está compuesta por periodistas apasionados por el fútbol. Tratamos de acercar la mejor información con los mejores colaboradores.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.