Novedades

José Mari Bakero: “El jugador más decisivo del Dream Team era Koeman”

Entrevista a José Mari Bakero

Histórico jugador del Barcelona y la Real Sociedad, Jose Mari Bakero siempre será recodado por ser una de las piezas clave en el esquema del Dream Team de Johan Cruyff. Junto a Laudrup, Stoichkov y Romario, Bakero formó parte de un equipo que cambió el concepto de fútbol que se tenía por entonces en España. 

Foto: deportivolaguaira.com

Pregunta: Antes de vivir por y para el fútbol, José Mari Bakero se dedicaba desde muy pequeño a jugar a pelota con sus hermanos. ¿Hubo dudas a la hora de elegir?

Respuesta: No. Es verdad. Bueno, no tanto mis hermanos, ellos jugaban más al fútbol, el que más jugaba era yo. Tuve la suerte de jugar bien, gané tres campeonatos de Guipuzkoa entre los 11 y los 14 años. Y es verdad que si que hubo alguna duda, por mi padre, por mi abuelo… en aquella época el fútbol no tenía el empaque que tenía ahora. Hubo un momento de una cierta duda, yo mismo la tuve, pero bueno, a los 14 años me fichó la Real Sociedad para el equipo filial, empecé a entrenar en 3ª División con 15 años y la verdad es que la duda pasó de largo muy rápido.

BAKERO REALP. Sois familia de futbolistas, de hecho Santi, Jon y tú lo habéis sido, los dos mayores coincidisteis en Primera y, casualidades de la vida, cuando tú fichas por el Barcelona, Santi ficha por la Real Sociedad. ¿Hubo piques en las comidas familiares?

R. No hombre, ya nos habíamos encontrado antes cuando él jugaba en el Hércules, el hizo su etapa, si es verdad que más en Segunda  y Segunda B.  Empezó en el Michelín en Lasarte, luego se fue a Palencia en Segunda División, y de ahí pasó al Hércules en segunda división, subieron a primera. Era la época en la que volvió Kempes, después de marcharse de España y jugó me parece dos o tres temporadas en el Hércules y ya coincidimos ahí. Y es curioso porque mi primer partido en Atocha como jugador del Barcelona, el fue titular y nos enfrentamos como rivales.

P. Y claro, la pregunta es obligada: ¿José Mari Bakero es más txuri-urdin o culé?

R. Esas cosas son, para mi con 51 años esto es como le digo a la gente, ¿dónde has crecido tú? Yo he vivido 25 años de mi vida en San Sebastián y llevo 26 años viviendo en Barcelona. Lógicamente estoy mucho más en el día a día del Barcelona, soy socio del Barcelona, mi vida está enfocada en la ciudad de Barcelona y mucho relacionado con el club. Lo que pasa es que la Real es donde yo empecé como persona, allí he crecido como persona y como jugador de fútbol. Son dos sentimientos perfectamente compatibles y dos sentimientos profundos.

P. Debutas con 17 años en la Real y tienes al lado a jugadores míticos como Satrústegui, Zamora, López Ufarte… Debutas frente al Valencia de la mano de Alberto Ormaetxea. ¿Qué sientes al saltar al campo? ¿Qué te dice?

R. Si te soy sincero, ya no me acuerdo que fue lo que me dijo (Risas). Lo que si te puedo decir, es que en aquella época se subían a dos, tres jugadores del filial, por si tenías lesiones en el primer equipo, yo estuve los cinco últimos partidos, del año triste que al final la Real no gana la liga por el último partido aquel de Sevilla. Por lo tanto yo estaba entrenado con ellos, y como dices debuté frente al Valencia, frente a Kempes, la estrella de aquel equipo. Perdimos 3-2. Jugué 20-25 minutos, perdimos, pero allí empecé.

P. ¿Estabas nervioso? ¿Pensabas que podías hacerlo bien?

R. Bueno, yo siempre digo que muchas facetas de mi vida no las recuerdo como algo excepcional, yo creo que he jugado al fútbol con mucha naturalidad, he ido subiendo de categoría conforme los entrenadores me han ido ayudando y la verdad que no recuerdo como una cosa sorprendente jugar en Primera División. Tuve la suerte de debutar en Tercera con 15 años y de jugar en Primera muy joven. Y, lógicamente, el día a día si estás es porque estás muy preparado o crees que estás preparado.

Bakero tiene muy claro cuál fue el punto de inflexión de su carrera deportiva: “A raíz de la lesión en el 82 cambió mi manera de jugar”

P. Tu primera temporada transcurre sin goles. ¿Qué haces para convencer a Alberto? ¿O los goles no eran tan importantes como ahora?

R. Yo tenía unas características muy diferentes. Cuando empecé a jugar era un extremo muy potente, muy explosivo y realmente mi función era más de trabajo, llegar en banda y centrar que realmente jugar como mediapunta o incorporarme mucho al área. Es verdad que tampoco es normal que en más de veinte partidos no marcara un gol, pero así son las circunstancias de la vida. A raíz de la lesión en el 82, cambió mi manera de jugar, porque perdí algo de velocidad y se me metió más como mediapunta y a partir de ahí fue cuando empecé a despuntar como goleador. Seguramente porque también jugaba en una posición que tal vez no era la que mejor me iba para mis condiciones.

P. Tu primera Liga llega de la forma más épica posible, remontada frente al Sporting, gol de Zamora… Y tú en el campo

R. Fue algo fantástico, porque el año anterior yo ya había vivido la decepción de no ganar la Liga. El segundo año tuvimos la recompensa que no tuvimos en el primero, la alegría fue inmensa, es verdad que con la perspectiva del tiempo, yo siempre digo que cuando eres tan joven no valoras, por lo menos entonces, ahora es mucho más cercano. Yo estaba ahí, disfrutaba con el fútbol, disfrutaba jugando y encima ganar el título de Liga con 18 años fue algo inolvidable. Lo que más recuerdo fue la vuelta a San Sebastián donde realmente después de pasar por Vitoria, todos los pueblos por los que pasábamos estaba la gente en la calle y el viaje de vuelta fue algo impresionante.

BAKERO

Foto: fcbarcelona.cat

P. Si te digo la frase: “No pasa nada, tenemos a Arconada…”

R. Me viene que hablamos de uno de los mejores porteros de la historia de la liga española. En aquella época era un referente  en todos los sentidos, tanto en la Real como en el fútbol nacional. Era capitán tanto en la Real Sociedad como en la Selección, un referente de liderazgo, un portero extraordinario y con una personalidad muy fuerte.

P. Damos un salto. En la temporada 1985/1986 llega Toshack… ¿Cambia mucho el equipo? ¿Qué aporta Toshack?

R. Cambia todo. Su personalidad es muy diferente, venía del extranjero con una metodología diferente de trabajo, y quieras o no en ese sentido al ser inglés, se acercaba bastante por el tipo de características de juego al de la Real y cambió muchas cosas tanto a nivel de entrenamiento como hábitos en todos los sentidos. En mi caso este cambio coincidió que yo llegaba con cinco años de experiencia a esa nueva etapa y la verdad que desde el punto de vista deportivo siempre le he estado. Fue un momento importante después de esa transición que hubo desde ese equipo campeón a unos años un poco más difíciles hasta entonces.

“No conozco ningún cabrón simpático que cuando sea cabrón con uno pueda ser simpático” [Sobre John Benjamin Toshack]

P. ¿Era un ‘cabrón simpático’ como se definía el?

R. No conozco ningún cabrón simpático que cuando sea cabrón con uno pueda ser simpático (Risas) Ale, ya te he contestado. Lo que yo interpreto, es que es una persona con una personalidad muy fuerte, no era fácil tener relación con él y muy cambiante en las relaciones con sus jugadores y las situaciones. Era, por lo tanto, muy difícil.

P. Pensar en la Copa del Rey del 87 traerá muy buenos recuerdos.

R. Nosotros hemos tenido en esa etapa de Toshack de la que hemos hablado, hubo una transición después de ese equipo que prácticamente después de tres, cuatro años era la alineación de Arconada, Zelaieta, Gajate, Górriz, Kortabarria…después de la marcha de algunos jugadores hubo una transición con la liga de Toshack, y yo creo que esa transición, sobre todo en el año 86, el equipo empezó a jugar muy bien y éramos capaces de competir con todo el mundo. Ese torneo de Copa para mí fue un torneo muy bueno. Contra el Atlético de Madrid no fue un partido muy brillante, pero el equipo llegó muy fuerte, muy bien, supimos competir y ganamos bien.

BAKERO REAL SOC

P. ¿Y las ‘semis’ contra el Athletic de Bilbao?

R. Al final vas jugando partidos, hemos tenido muchos partidos difíciles con el Athletic y ellos contra nosotros. Sí que es verdad que hemos tenido momentos de tensión por diversas circunstancias, porque fichaban jugadores jóvenes… y esa rivalidad yo siempre creo que es positiva y es buena. En el campo yo creo que siempre ha habido mucha nobleza y mucho respeto históricamente por parte de ambos equipos.

P. ¿Qué jugador destacarías de la Real en tus 8 años como txuri-urdin?

R. En aquella época había momentos donde Jesús Zamora hizo un fútbol extraordinario, Otros en los que Arconada hizo una temporada fantástica, al igual que López Ufarte… En aquel equipo había muchos jugadores de brega tipo Alonso o Diego que eran más tácticos, pero luego había jugadores que eran de una calidad diferente como Zamora o López Ufarte.

P. ¿Qué tenía Atocha que no tiene Anoeta a día de hoy?

R. Es diferente, pero yo creo que hay una parte psicológica, es verdad que en aquella época todo se basaba un poco más en la fuerza. Los bloques que ha tenido al Real Sociedad por momentos también han afectado, en Anoeta se ha visto al mejor Kodro, al mejor Kovacevic, el mejor De Pedro… El equipo también ha funcionado bien en Anoeta. Yo creo que al final es una cuestión de equipo, de calidad de equipo. Cuando mejores condiciones tienes mejor juegas, es un poco tópico que en Atocha era mejor, pero Atocha era un poco diferente, tu te tenías que adaptar, para los contrarios era más complicado, pero creo que al final es una cuestión más de la calidad del equipo.

P. ¿Cuán cerca de fichar por el Athletic estuviste?

R. Lo que pasó es que en la temporada 87-88 en verano, sin tener yo ningún tipo de conocimiento la Real estuvo a punto de venderme y yo me entere cuando ellos ya, parece ser, habían llegado a un acuerdo, que a última hora se rompió, y yo me enteré después. Esa es la historia, te la tendría que contar más bien Toshack (Risas).

BAKERO BARCELONA

P. Ahora pasamos a tus inicios como jugador del Barcelona ¿Cómo se da tu fichaje? ¿Qué te lleva a firmar por el Barcelona?

R. Me hicieron una oferta, yo había estado todo el año anterior desde ese incidente con el Athletic, negociando mi renovación con la Real Sociedad, no se dieron las circunstancias, coincidió que hice un buen año, marqué 17 goles… Desde Barcelona me hicieron una buena oferta para mí y para la Real Sociedad… y me fui.

P. ¿Qué destacarías de Johan Cruyff? ¿Cómo es en las distancias cortas? ¿Y en los entrenamientos? ¿Todo era blanco o negro?

R. Tenía una visión de juego diferente a todo lo que habíamos hecho en España, siempre era más sobre la fuerza, sobre el correr, sobre competir de una manera basada más en el esfuerzo. El nos enseñó, sobre todo en la primera fase, que el fútbol era más de inteligencia, de tener el balón, más de controlar el juego… A partir de ahí, los dos primeros años no fueron fáciles, fue cambiando algunos jugadores del equipo y en la tercera temporada el equipo empezó a funcionar muy bien, coincidimos un grupo interesante de españoles y también coincidió que los tres extranjeros que teníamos en el equipo, Koeman, Laudrup y Stoichkov, eran para mí los mejores que había en España. Coincidió que había un buen grupo de jugadores españoles que ya llevábamos dos años de la misma manera y tres extranjeros que marcaban diferencias. A nivel personal, Cruyff es una persona muy intuitiva, con una personalidad muy fuerte y que compite en todos los sentidos

P. Se decía que el Dream Team tenía mucha suerte ¿es cierto o se trabajaba para que saliesen así los partidos?

R. Si que hemos tenido suerte porque hemos ganado dos Ligas en el último partido. En la vida la suerte pasa muchas veces, pero la tienes que saber recibir, aquel grupo era muy fuerte, estaba preparado para competir hasta el último momento y confiábamos hasta el último momento, y así se hacía. En ese grupo había jugadores, que en un momento determinado hacían que pudiésemos ir ganando partidos, no creo que sea suerte, sino que al final era consecuencia de que ese equipo era fuerte.

P. ¿Alguna vez has dudado de algún planteamiento de Cruyff? Por ejemplo cuando Ferrer tenía que cubrir a Penev…

R. Él tenía una idea de las cosas bastante diferente y al principio puede ser sorprendente y por eso te podía costar, él tiene una visión un poco diferente, al final nosotros ya contábamos con esa posibilidad de algo diferente. Por decirte algo, ahora los extremos juegan a pierna cambiada, pues en nuestra época más de un partido los jugadores ya jugaban a pierna cambiada, Stoichkov jugaba por la derecha y Salinas por la izquierda. Es decir, cosas en las que entonces nadie les daba ninguna importancia y ahora es algo normal. Cruyff para hacer esas y otras cosas tiene una visión diferente, obviamente no todo lo que ha hecho le ha podido hacer bien ni a nosotros. Yo creo que ese ha sido un poco el cambio del fútbol. Si tú saltas de cabeza y un entrenador te dice “ten cuidado hay que ir a por el segundo balón”, Cruyff te decía que había que ir al segundo balón y salíamos en ataque. Al final es el concepto, si te sale bien es bueno, si te sale mal es malo.

Foto: libertaddigital.com

Foto: libertaddigital.com

P. ¿Qué recuerdo tienes del gol de Kaiserslautern?

R. En aquel momento fue un gol de un partido importante que teníamos y, lógicamente, la importancia que tiene y la alegría de ganar un partido y de pasar la eliminatoria. Luego con la perspectiva del tiempo tuvimos la fortuna de ganar la primera Copa de Europa en esa misma Champions, después ganamos la liga, y se pasó a ese cambio y dejamos atrás la mentalidad negativa que había en el Barcelona. Nosotros cambiamos esa mentalidad, el grupo quería esa suerte de la que hablabas antes. El gol es muy bonito, cuanto más viejo te haces la gente te sigue recordando como si fuera ayer mismo en Barcelona. A nivel personal no te vas a quedar sólo con la artrosis de las operaciones ¿no?

P. ¿Qué jugador del Dream Team te impresionaba más? ¿Es Laudrup el mejor jugador con el que has jugado?

R. Impresionar, impresionar… el que más me impresionó en la acción del juego era Romario. El jugador más importante del equipo era Koeman, por nuestra manera de jugar y por su mentalidad. Cuando Koeman jugaba bien, el Barça jugaba bien. Cuando Koeman no jugaba bien, igual ganábamos, pero no jugábamos bien. Para mí el jugador más decisivo en el Dream Team era Koeman, con él se empezaba el juego, desde él se empezaba con el ritmo de balón que teníamos, con esos pases cortos y largos, que caracterizaba nuestro estilo de juego concreto..

Romario era mucho más espectacular, tu veías actuar a Romario en cinco metros y era diferente. Después lo hemos visto con Ronaldinho, con Messi, pero no lo hemos visto con muchos más jugadores. Laudrup era un jugador más elegante un buen pasador, inteligente, pero era mucho más estético. Un grandísimo jugador, de primerísimo nivel.

JM BAKEROP. Se hablaba mucho de los excesos de Romario ¿Qué hay de cierto en eso?

R. Él no ha bebido ni bebe alcohol. Otra cosa que sí que es verdad es que pudiera salir más o menos. Como en todas esas cosas, siempre hay mitad verdad, mitad mentira. Lo que si te puedo decir es que cuando llegó aquí en su primer año, hizo un año impresionante. Cada partido, cada entrenamiento era un privilegio estar al lado de él, porque es un jugador diferente.

P. ¿Qué virtudes veías en Guardiola que crees que le han llevado a ser un gran entrenador?

R. Cuando pasan estas cosas, siempre hay alguien que dice “yo lo dije” o “yo lo puse”, veo que ha dicho uno u otro. Era el típico ‘4’ para el Barcelona, entró desde muy joven en un equipo en el que ya estábamos más maduros en estilo de juego. Era muy inteligente tácticamente., a partir de ahí su carrera ha sido muy buena. Como entrenador, entró en el momento oportuno adecuado en el Barca, tuvo la fortuna y la visión de darle un toque más de profesionalidad al club y al equipo, y a la vista está que no se equivocó.

P. Muchas veces se ha querido comparar el Dream Team con el bautizado como Pep Team. ¿Realmente son comparables?

R. La evolución del equipo de Guardiola ha sido proporcional a la evolución de la sociedad española, es decir, nosotros empezamos un camino y ellos terminaron de perfeccionar ese camino. No se puede comparar. Sí se puede comparar el modelo de fútbol basado en el ritmo de balón de posesión de la pelota de control del mediocampo, a partir de allí esa movilidad en ataque con jugadores de medio campo, en ese sentido si. Pero esto es como comparar un hotel de hace 25 años con uno de ahora, la distancia es exactamente la misma.

P. ¿Quién ganaría a quien?

R. El hotel de ahora es mucho mejor que el de hace 25 años. No se puede comparar. Este equipo ha sido muy superior al nuestro por las dificultades del tiempo, por el ritmo, la intensidad, por la evolución del fútbol… No se puede comparar. A mí cuando alguien dice “mira, este podría jugar ahora” pues mira, no lo sé, como todo en la vida ahora hay mucha competitividad. Yo admiro al que está ahora. Los que estábamos antes no podemos pensar “qué haría yo ahora”, porque no tiene sentido. Cada uno vive su momento, su etapa.

Ignacio Vázquez

Productor de Kaiser Football, siempre enganchado a un teléfono móvil. Enamorado de la radio y del oficio de periodista.
Twitter: @ivazquez91

4 Comments en José Mari Bakero: “El jugador más decisivo del Dream Team era Koeman”

  1. Si no fuera por lo mal que lo hizo entrenando a la Real mi recuerdo sería inmejorable

  2. lan ona! Zorionak

  3. Siendo Bakero está claro que hay que centrarse en una de sus etapas. Me apunto la frase del cabrón simpático 😉

  4. siempre me he sentido muy orgulloso de ser Navarro hasta que hoy he oído tus comentarios del partido de fútbol. Espero que al menos te sirva para hacer méritos y que te los paguen bien los barcelonistas. Háztelo ver y dedícate otra cosa.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Aquel primer verano en Papendal | En un momento dado

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.