Novedades

Gárate: “Este Atlético, dirigido por el Cholo, ha conseguido lo imposible”

Entrevista con una de las mayores leyendas del Atlético de Madrid

Don José Eulogio Gárate es de de esos jugadores que estarán siempre en la memoria colectiva. Un hombre admirado por compañeros y por rivales, un caballero del fútbol, que nunca dijo una palabra de más, únicamente se limitaba a jugar al fútbol de la mejor forma que sabía. Hizo historia en el Atleti y nunca será olvidado por su afición. En los cimientos del Vicente Calderón aún retumban sus goles. 

Pregunta: Su nacimiento fue circunstancial en Argentina.

Respuesta: Mis abuelos paternos eran de Éibar y, al comenzar la guerra civil española, emigraron a Francia puesto que mi abuelo era teniente-alcalde durante la República y en el año 39 o 40 emigraron a Buenos Aires. Al año de casarse, mis padres fueron a visitarles a Argentina y allí nací yo, estuve seis meses y luego nos volvimos a España.

P. Primer recuerdo futbolístico.

R. El Athletic de Bilbao.

P. No se le permitió jugar en el Athletic por haber nacido en Argentina, ¿cómo le sentó?

R. A mí quiso ficharme el Athletic, yo quería ir allí cuando estaba jugando en el Eibar, allá por el año 1965. Como argentino yo me había librado de hacer el servicio militar aquí en España. Había elegido la nacionalidad argentina a los 18 años, tenía 20 cuando el Athletic quiso ficharme, pero como tenía la nacionalidad argentina… yo soy de Éibar y siempre me he considerado eibarrés a pesar de haber nacido en Argentina, toda mi infancia se desarrolló en Éibar pero yo no quería hacer el servicio militar y si quería jugar para el Athletic tenía que hacerlo. Ante esa situación no fiché por el Athletic y entonces apareció aquella temporada el Atlético de Madrid a través de Fernando Daucik, que era el entrenador del Indauchu, donde yo estaba jugando aquella temporada. Como él había sido entrenador del Atlético de Madrid, me recomendó. Me dijo que era un equipo muy bueno. En aquellos momentos viajar a Madrid suponía irse muy lejos. Yo era muy eibarrés, muy de la zona, y me costó. Aunque al final para mí fue muy positivo el haber desarrollado mi carrera en el Atlético de Madrid.

Foto: Fernando Daucik entrenando al Atleti | www.colchonero.com

Foto: Fernando Daucik entrenando al Atleti | www.colchonero.com

P. ¿Le costó adaptarse a Madrid?

R. No, pero estaba solo en una pensión. Me faltaban dos años para terminar la carrera. Fui al Atlético de Madrid, que fue campeón de Liga aquella temporada y campeón de la Recopa unos años antes. En un principio, lo único en lo que pensaba era en terminar mi ingeniería y después ver qué pasaba, pero la verdad es que el Atlético de Madrid tenía un equipazo lleno de grandes jugadores y tuve la fortuna de ir entrando y, poco a poco, fui haciéndome con un puesto. Al cabo de dos años acabé siendo titular y duré diez años en ese puesto.

P. Hablando de su carrera de ingeniería… se le conoce como ‘Ingeniero del Área’. ¿Recuerda quién empieza a llamarle así?

R. No… [hace memoria] La verdad es que no recuerdo quién fue el que empezó a llamarme así. Supongo que fue algún periodista que, tras meter un gol de cabeza o algo así, empezó lo de ‘El Ingeniero del Área’. Me desenvolvía bastante bien dentro del área contraria pero no recuerdo exactamente quién lo empezó. Empezaron a llamarme así, se extendió de alguna forma por toda España y fue un apodo que a mí me gustó.

“Tanto en el fútbol como en la vida, los valores que hacen falta son la humildad y el deseo de superar día a día todos los escollos que aparecen. “

P. Siempre se le ha catalogado como un caballero del fútbol, ¿cuáles son sus valores en el deporte?

R. Tanto en el fútbol como en la vida, los valores que hacen falta son la humildad y el deseo de superar día a día todos los escollos que aparecen. Uno puede llegar donde sea, pero siempre respetando al entorno y siendo humilde consigo mismo.

P. En sus inicios, ¿tenía a alguien en quien fijarse?

R. Siendo niño, en Éibar la imagen era el Athletic, y dentro del club estaban Zarra, Gaínza y Jesús Garay, que era un central con ambición.

P. Si le tengo que pedir el momento más feliz con el Atlético de Madrid, ¿cuál se le viene a la cabeza?

R. De buenas a primeras, el último gol que marqué ante el Zaragoza en la final de Copa del Generalisimo, que era la última con ese nombre y que ya luego sería del Rey. Aquel gol supuso el título para nosotros.

www.lavidaenrojiblanco.com

Garate efectuando un disparo con la zamarra del Atlético de Madrid | www.lavidaenrojiblanco.com

P. ¿Qué siente un jugador cuando su gol vale un título?

R. Yo no podía saber que ese sería mi último gol. Aquella temporada ya empecé con problemas en la rodilla, salí en un partido contra el Barcelona los últimos 20-25 minutos, ya no podía jugar y ese fue mi último partido. Aunque en la práctica el último que pude jugar bien fue ante el Zaragoza, que ganamos 1-0, y en el que tuve la suerte de marcar el último tanto. Ese es mi recuerdo.

P. ¿Cómo vivió la semifinal de Copa de Europa del ’74 ante el Celtic?

R. El primer partido, allí en Glasgow, la afición del Celtic apoyó y llevó en volandas a un equipo que no nos consiguió ganar. Empatamos a cero en un encuentro vibrante en el que no pasábamos prácticamente de mediocampo. Miguel Reina y la defensa fueron los verdaderos héroes que nos dejaron el partido en unas condiciones buenísimas para que, en el partido de vuelta en el Calderón, hiciésemos un buen encuentro y ganásemos 2-0. Fue el paso previo a la final, una final que también es inolvidable.

En el primer partido ante el Bayern, teniendo el partido ganado en el último segundo de la prórroga, nos empataron y eso nos obligó a jugar un segundo partido en el que, a las 48 horas ya salimos al campo casi derrotados, porque cuando pierdes algo que tienes y que estas mentalizado ya, te trauma. Esas 48 horas previas al partido no dormimos, ni descansamos, ni llegamos en las mejores condiciones ante un Bayern que era la base de la selección alemana, con 6 o 7 internacionales, y que en el primer partido pudimos y debimos haber ganado, pero que en el segundo partido nos dieron un repaso.

misticadelfutbol.blogspot.com

El colegiado expulsa a otro jugador del Atlético contra el Celtic | www.misticadelfutbol.blogspot.com

P. Ha hablado de Miguel Reina, ¿cree que se le recuerda injustamente por aquel gol de Schwarzenbeck?

R. Ha sido un grandísimo portero, pero muchas veces nos queda esa imagen, igual que yo caí al suelo en una jugada que podía haber sido el segundo gol, porque me vinieron unos calambres en los gemelos. Me caí cuando quería tirar y no pude seguir. La jugada siguiente fue la salida del Bayern y de un tiro desde 25 metros le salió un “pepinazo” que nos cogió a todos por sorpresa y… bueno, esas son cosas del fútbol. Miguel no tiene la responsabilidad por ese gol, en realidad es algo de todo el equipo.

P. ¿Le dio muchas vueltas a esa acción en la que se resbala?

R. Pensando en la distancia, yo me caí al lado del banderín del córner y si el árbitro hubiese pitado esa falta, se terminaba el partido, no quedaba nada. Quedaba eso, un minuto o medio minuto… quedaba nada. A uno le da tristeza y pena recordar aquel momento, que fue un momento grande para el Atlético de Madrid. Llegar a una final y jugar el partido que jugamos contra el Bayern. Pero no culminamos aquel buen encuentro con la victoria, que probablemente hubiese supuesto para el Atlético de Madrid un cambio en el futuro en Europa al haber sido campeón. En la vida hay momentos en los que hay que saber aprovechar la oportunidad, y nosotros tuvimos esa oportunidad de cambiar las bases del equipo en Europa… un equipo que podía haber sido campeón.

P: ¿Qué sintió cuando, en 2014, el Atleti volvió a perder una final en el último instante?

R. Fue más o menos lo mismo, pero con alguna diferencia. En la segunda parte el Real Madrid, dominó, jugó, llegó… sufrimos muchísimo. Veíamos que la posibilidad de que el Real Madrid marcase y de que ante una posible prórroga el Real Madrid estuviese más entero y ganase, era mayor. El Atleti había tenido un gran desgaste a lo largo de la temporada, pero exactamente igual para un equipo que se defendió, luchó, dio todo lo que tenía para llevarse la final de Lisboa. Pero, justamente, en el último segundo, Sergio Ramos marcó de cabeza en el añadido, cuando ya casi estábamos festejando tras el sufrimiento de todo el partido y fue algo parecido al disgusto y el trauma de lo que ocurrió 40 años antes.

www.colchonero.com

Gárate de rojiblanco | www.colchonero.com

P. Antes le pregunté por el momento más feliz de su carrera. Ahora, por contra, le pregunto por el más triste.

R. Ese momento precisamente de la final y cuando estuve lesionado, esa lesión queda como un trauma para alguien que ha luchado, que ha corrido, que ha peleado. Tener desde ese momento unas limitaciones importantes para el resto de la vida. Pero hablando futbolísticamente, la derrota esa, no llegar a ganar algo que teníamos ganado, eso siempre queda en la memoria.

P. ¿Qué siente cuando le dicen que un hongo que ha afectado a su rodilla le obliga a retirarse?

R. Cuando yo estaba en la clínica y no había una solución para la enfermedad que tenía en la rodilla —después degeneró en un hongo que se desarrolló y me retiró—, tenía ya 31 años y lo acepté, lo que quería era vivir. A pesar de las limitaciones que me impidieron hacer una vida, digamos, normal, que me impidió jugar al fútbol con los amigos, con los hijos o con los veteranos. Sin embargo, he tenido la suerte de haber vivido todos estos años, únicamente, con la limitación de poder andar o poder apoyar. Me han puesto la prótesis, he tenido días malos, pero dentro de las limitaciones he podido disfrutar de la vida y olvidarme, de alguna forma, de aquellos momentos tristes en los que no sabía lo que tenía. Se llegó a hablar de la amputación de la pierna. Esto me lo comentaron con posterioridad, pero gracias a Dios, dentro de la desgracia tuve la suerte de poder disponer de unos medicamentos que estaban en fase de homologación en la sanidad española. Me los dieron a mí y en 15 días me curé. Algo de lo que hay que estar agradecido y, si bien estaba al final de mi carrera o llegando ya al final, es una pena que saliese de esa forma. Sin embargo, tuve fortuna y tengo que estar agradecido a la ciencia y al descubrimiento de la aplicación de un medicamento gracias al que me curé.

P. ¿Llegó a conocer la causa de esta infección?

R. Exactamente no se sabe, pero es muy probable que fuera en un golpe que recibí en la rodilla con un taco, me tuvieron que dar cinco puntos y, seguramente, se quedaría algo de tierra. Como me dolía la rodilla, me dieron cortisona y puede ser que así se desarrollase el hongo, que estaba en estado latente y ese hongo se desarrolló, creció y originó esa lesión. No deja de ser una teoría que parece que es la que más se puede acercar a la realidad.

P: ¿Qué siente cuando, en su última temporada, el equipo le brinda la Liga y al final se retira?

R. Fue todo muy emocionante, la despedida y el homenaje que recibí el 1 de junio del 77, un día en el que me despedí de la afición que tanto me apoyó y que tanto me quiso. Hoy en día, sigue quedando en el Atleti un reconocimiento por parte de la afición, y yo estoy muy agradecido y satisfecho de esa imagen que ha quedado de mí en el Atlético de Madrid.

www.colchonero.com

www.colchonero.com

P: ¿Se quedó con las ganas de jugar algún Mundial?

R. Pues sí, sí, fue una pena. Aún recuerdo aquel partido ante Yugoslavia, en aquel desempate por ver si ellos o nosotros íbamos al Mundial de Alemania en el año 1974, tuvimos la mala suerte de que, en un partido en Grecia, donde los helenos iban ganando 2-0 a Yugoslavia, en la segunda mitad no sabemos lo que pasó pero metieron cuatro los balcánicos. Estábamos viendo aquel partido en Madrid y fue una pena, luego jugamos aquel encuentro en Frankfurt y perdimos 1-0, era el partido decisivo para clasificarnos para Alemania. Fue una pena no participar en el Mundial, lo tuvimos en la mano, pero no lo conseguimos.

P. Usted ha sido tres veces pichichi, ahora los máximos goleadores marcan muchos más que en su época…

R. Por supuesto, aunque lo que uno tiene que ver es el rendimiento según el número de partidos jugados, si has marcado un gol por partido o medio gol… Eso por un lado, por otro el tema de los penaltis, ahora hay bastantes más penaltis que antes y los goleadores son los que los tiran. Yo estoy encantado con unas cifras que, pese a ser muy, muy modestas, me enorgullecen. Las cifras de 40 años para aquí no son comparables. Hoy en día hay dos fenómenos en España como son Messi y Cristiano Ronaldo, que hacen goles de forma espectacular. Con ese tipo de jugadores no se pueden hacer comparaciones.

P. ¿Qué es para usted lo que más ha cambiado en el fútbol de su época respecto a la actual?

R. Han cambiado muchas cosas. En primer lugar, la medicina, el diagnóstico. Hoy en día los medios son increíbles para saber qué es lo que tienes y el tratamiento a seguir. En mi época te dolía algo, pero no sabían si era un desgarro, un pinzamiento o lo que  fuera. No tiene tampoco nada que ver la alimentación o la recuperación, que es totalmente distinta. Y en cuento al fútbol, ahora se juega mucho más en bloque que por zona, ahora mismo los equipos juegan más unidos, no se hace tanto marcaje al hombre, se marca por zonas. En aquella época el bloque también existía, pero no tiene nada que ver en el día de hoy en el que las líneas están muy unidas, eso a nivel colectivo. A nivel individual, la técnica ha mejorado, se aprende mucho más, se televisa todo y los chavales desde niños saben hacer bicicletas, o esto o lo otro. La técnica ha mejorado mucho.

“Para mí, tiene un merito excepcional y hay que aplaudir y dar las gracias a este equipo que, dirigido por el ‘Cholo’, ha conseguido lo imposible”

P. Probablemente el Atleti en el que usted jugó y el Atleti actual son las dos mejores generaciones de la historia del club, ¿qué destaca del equipo actual?

R. Hoy en día el Atlético de Madrid tiene un mérito extraordinario, poder competir con Real Madrid, Barcelona y los equipos más grandes de Europa con un presupuesto más limitado. Si juega mejor o peor, no es lo importante. Lo importante es que el trabajo que se desarrolla en el campo se corresponda con resultados, unos resultados que nadie se pensaba de cinco años para acá, que el Atleti llegará a donde ha llegado. Para mí tiene un merito excepcional y hay que aplaudir y dar las gracias a este equipo que, dirigido por el ‘Cholo’, ha conseguido lo imposible.

P. ¿Sigue usted viendo cada semana al Atleti?

R. Sí, sí, en la televisión sigo siempre al Atlético de Madrid, pero no solo al Atleti, también veo al Real Madrid o al Barcelona, un poco a la Real Sociedad y al Athletic de Bilbao. Actualmente hay fútbol todos los días y a todas horas y te llega a cansar un poco, pero al Atleti siempre le sigo, siempre lo veré en primera fila.

P: ¿A usted le gustaría recibir un homenaje del Atlético de Madrid por su trayectoria en el club?

R. No, no, ya me ha dado mucho. Yo di todo lo que tenía y el Atleti siempre se ha portado de maravilla conmigo y yo no tengo que pedir nada, sino darle las gracias.

www.clubatleticodemadrid.com

www.clubatleticodemadrid.com

P. ¿Qué representó la figura de Vicente Calderón en el club?

R. Toda mi trayectoria en el club fue bajo su presidencia. Don Vicente Calderón fue un presidente con el que, bajo su mandato, se consiguieron muchos títulos, nos faltó únicamente esa Copa de Europa. De haberla ganado, la trayectoria, la imagen y la historia del Atleti en Europa hubiese sido distinta y la imagen despareció tras aquella final de Bruselas. Aquella final podía haber sido el inicio de una carrera a nivel europeo, pero la trayectoria del equipo fue muy buena igualmente bajo su mandato. Don Vicente Calderón fue un hombre que supo hacer las cosas; tener los presupuestos, hacer los equipos que fueron competitivos dentro del presupuesto del equipo, que no tenía una diferencia tan grande como existe hoy en día con otros clubes. Por entonces, nuestro presupuesto era más bajo que Real Madrid y Barcelona, pero no había esa diferencia que triplica o cuadriplica el presupuesto del Atleti. Tuvo un mérito extraordinario que, con unos fichajes modestos como yo, que costé prácticamente nada, Irureta, Melo… muchos jugadores que a coste prácticamente cero que, sin embargo, consiguieron hacer un equipo competitivo. Los éxitos o fracasos de las empresas deportivas, en este caso, del Atleti, empiezan en la directiva con funciones cómo saber qué se tiene para fichar, cómo tener un entrenador aceptable y cómo tener una directiva que sepa relacionarse institucionalmente. Don Vicente Calderón lo hizo muy bien.

P. ¿Y la figura de Luis Arágones? ¿Es la mayor leyenda del Atleti?

R. Luis ha sido todo, fue goleador, un jugador con una gran personalidad. Consiguió todo y tuvo el mérito, de un día para otro, de estar en la plantilla como jugador, de ser un compañero a ser el entrenador. Después, como entrenador ha tenido una carrera llena de éxitos dentro del Atlético de Madrid y a nivel nacional con la Selección, fue el que cambió la mentalidad de los jugadores fuertes o peleones, cambiando el centro del campo a unos jugadores, denominados ‘jugones’. Cambió el estilo del juego y el éxito que consiguió con aquella Eurocopa y Vicente del Bosque ha seguido esa trayectoria, cambiando algunos jugadores, como es normal. Luis Aragonés en el Atlético de Madrid es un número 1, tanto como jugador como entrenador, para el Atlético de Madrid. A nivel nacional fue el que inició la carrera exitosa de la selección nacional.

P. Luiz Pereira y Adelardo nos comentaron cómo Luis cambió su trato de un día a otro, pasando de ser compañero a ser su jefe y tratándoles de usted…

R. Fue un periodo de transición de unos meses en el que consultaba con los más veteranos para ver cómo jugamos, si estabas bien, si jugábamos por la derecha, si te veía bien o mal… hablaba mucho con sus amigos, sus compañeros, porque eso es lo normal, pero aquello ocurrió a cuatro o cinco meses de terminar la temporada, pero poco a poco se fue haciendo con los mandos y poco a poco su personalidad y carácter cambiaron. Los primeros meses el trato era de un compañero más, aunque con la autoridad que daba ser el entrenador y, poco a poco, se fue desvinculando, como es lógico, del entorno de esa relación. Fue una transición rápida, pero que contó con el apoyo de todos nosotros.

P. ¿Simeone se asemeja a Luis Aragonés? ¿Sabe transmitir ese sentimiento?

R. Yo no he participado directamente, lo que veo es como cualquier aficionado más y veo que su trabajo es innegable. El trabajo que está haciendo, transmitiendo ese carácter que tenía en el campo, lo sabe impregnar en sus jugadores. Simeone cambió a jugadores como Miranda, Juanfran, Filipe Luis… a todos los jugadores los cambió. Ves ahora a Griezmann, corriendo, luchando, creando, que no tiene nada que ver su imagen cuando llegó a lo que representa hoy. Es una transformación la que ha conseguido y una gran parte del éxito es del ‘Cholo’. Sabe transmitir esa fuerza, esa concentración y esa confianza que les hace capaces de ganar a cualquier equipo.

P. Para cerrar, ¿qué es lo qué más echa de menos de ser futbolista?

R. La edad (Risas). Yo ya soy un abuelete y cuando les ves correr, caer, rematar y dices “Joe esa juventud, esa fuerza, esa ilusión…”. Eso no es lo que uno echa en falta, sino que es la realidad.

Andrés Cabrera

Mientras respire seré periodista deportivo. Me encanta el fútbol y el aura que lo envuelve. La pasión de este deporte es incomparable, única.
Twitter: @Andres_inter

Latest posts by Andrés Cabrera (see all)

3 Comments en Gárate: “Este Atlético, dirigido por el Cholo, ha conseguido lo imposible”

  1. El Sr. Gárate es siempre una persona a la que hy que leer. No llegué a verle jugar, pero he disfrutado de sus goles a través de vídeos y era buenísimo. Puro sentimiento atlético.

  2. Pues que queires que te diga José, yo creo que el tiro es parable si no te pilla en la inopia. Reina no estuvo, y contra el Madrid no merecimos nada, apenas tuvimos el balón. Como tu dices, llegamos muy desgastados

  3. Magnífica entrevista.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.