Novedades

Koke Contreras: “Illgner es el portero más completo que me he encontrado”

Entrevista a 'Koke' Contreras

"Si el fútbol no existiera, alguien se habría preocupado de inventarlo". El ser humano no concibe la vida sin el fútbol, igual que un 'Koke' Contreras que ha sido testigo directo de algunos de los grandes momentos del fútbol español. Con él repasamos aquellas instantáneas, desde la Séptima con el Real Madrid, hasta el Mundial de Corea y Japón, para terminar contándonos los inicios de Diego Tardelli o su aventura en velero para encontrarse con el linier de aquel España-Corea de cuartos de final.

Foto: kokecontreras.com

Pregunta: Todo apodo tiene una historia, pero la suya todavía no la conocemos. ¿Quién le empieza a llamar ‘Koke’?

Respuesta: No sabría decirte quién fue el que empezó, pero si que recuerdo que cuando yo era juvenil, con 16-17 años, el apellido Contreras no era muy común y un compañero empezó a llamarme así por un chileno zurdo que tenía Las Palmas que tiraba muy bien las faltas y al que conocían por ‘Coke’ Contreras. Solo mi familia me sigue llamando Pedro, aunque si alguien me llama así por la calle yo ni siquiera miro.

P. Lo curioso es que del Málaga salió otro Contreras al que también apodaron ‘Koke’

R. Sí. Es la misma historia que la mía aunque en ese caso a Sergio Contreras le pusieron ese mote por mi, porque tampoco se llama Jorge, que es de donde viene el sobrenombre de ‘Koke’.

“Comenzaron a llamarme ‘Koke’ por un jugador chileno de Las Palmas. Y luego salió otro Contreras del Málaga y a ese le llamaron ‘Koke’ por mí”

P. Comenzamos por sus inicios. ¿Qué es lo que le lleva a ser portero?

R. Cuando estaba en el colegio, en el típico partido en el recreo se produjo un penalti. Lo tiraba un chico muy grande y fuerte, nadie se quería poner y me la puse yo con la mentalidad “que pase lo que pase y seguimos jugando”. Hice una parada muy buena, la gente habló mucho de ella y la verdad es que me gustó la sensación de salvar o ayudar al equipo desde la parte de atrás. Es una labor muy solidaria y, en mi opinión, de mucho valor.

P. Hay un tópico que señala a los porteros como personas diferentes, que tienen un punto de locura, quizás de excentricidad.

R. No sé si excentricidad o locura. No creo que sea el adjetivo más adecuado, pero sí que es verdad que vestimos diferente, nos tiramos por el suelo con la cabeza por delante en vez de con los pies… Cuando se habla de locura en un portero se hace referencia más a un tema de valentía que a un aspecto psicológico.

P. ¿Son supersticiosos los futbolistas?

R. No he tenido a compañeros que hicieran cosas fuera de lo común. Nunca he compartido vestuario con alguien que pusiera una vela o hiciera algo de esto. Simplemente nos vemos con la necesidad de tener un ritual, una rutina, para ir metiéndote en el partido. Te pones una venda, aunque no la necesites, porque te sientes más cómodo. Es algo muy mental.

CONTRERAS RAYO

P. Usted pasó brevemente en Vallecas, ¿con qué se queda de su estancia allí? ¿qué tiene de especial ese club?

R. El Rayo es como una familia. Yo tengo la suerte de entrenar a los porteros en un equipo de barrio de Málaga y me recuerda mucho, era muy parecido. El Rayo es un club muy familiar en el que la gente entendía muy bien a los jugadores. Siempre apoyaban a los suyos, eso es algo que no siempre he visto en otros equipos.

P. Comparte vestuario con pesos pesados de la portería como Buyo, Cañizares o Illgner ¿Qué destacaría de cada uno?

R. Buyo la agilidad y la seguridad que tenía. Te sacaba paradas cuando el equipo contrario estaba cantando gol. Tenía reflejos, agilidad y una técnica muy depurada. Cañizares tenía muy buena colocación. Sin ser un portero alto, era muy ágil y tenía unas manos realmente buenas, no se le escapaba un balón. ‘Bodo’ Illgner es el portero más completo que me he encontrado yo. A pesar de ser muy alto, era potente, coordinado… él fue el más completo que me encontré en mi carrera.

NETHERLANDS EUROCUP SOCCER

P. No recibía la oportunidad para asentarse en la meta blanca y cuando por fin decide marcharse, se lesiona Illgner y entran en escena Bizzarri y Casillas. ¿Cree que hubiera sido tu momento?

R. Illgner se lesiona cuando yo ya me había marchado. Daba la sensación de que todavía le quedaban muchos años de fútbol y yo perdí la fe, tenía 25 años y quería jugar. También es verdad que la opción del Málaga era muy atractiva para mí. Decidí marcharme y a los dos meses se lesionó Illgner en la rodilla y comenzaron a alternarse Bizzarri y Casillas.

P. ¿Qué habría pasado si se hubiera quedado?

R. Seguramente hubiera tenido la oportunidad de coger la portería que no había tenido en cuatro años. Además, con un entrenador que era hombre de la casa, que me conocía desde hace diez años… Al final, hablar a toro pasado es muy fácil, pero estoy convencido de que una oportunidad como aquella podría haber cambiado mucho las cosas. Aun así, siempre diré que no me arrepiento de haberme ido a Málaga.

“‘Bodo’ Illgner es el portero más completo con el que me he encontrado. A pesar de ser muy alto tenía mucha coordinación y reflejos. Era un gran portero”.

P. Da la sensación de que se está poniendo de moda el asunto del reparto de minutos entre los porteros. ¿Es usted partidario de la rotación en la portería?

R. Es complicado… Yo creo que es una decisión de cada equipo. Cada vez es más complicado ver en un equipo que tiene grandes aspiraciones a un portero que sea muy superior al suplente. Cuando los porteros son muy parejos hay que repartir los minutos y que estén a buen nivel. Veo acertada esta decisión, siempre y cuando los porteros tengan la misma categoría.

P. Después de 32 años de espera, el Real Madrid ganó la Champions en 1998, con usted en el banquillo. ¿Se sintió parte directa de la consecución del título?

R. Yo siempre digo que reparto un poco mis sentimientos entre lo profesional y aficionado. Soy madridista desde muy pequeño y me he tirado allí 15 o 16 años. Llevábamos muchos años sin ganarla y solo por ese pasado como madridista, tenía un sentimiento muy fuerte como aficionado. Pero también es verdad que llevaba algunas temporadas en el primer equipo, evidentemente no tengo el mérito de alguien que ha jugado, pero yo lo daba todo en los entrenamientos y eso pudo servir para ayudar a mantener el nivel de los porteros. Entre eso y entre que formé parte de la plantilla, creo que un pedacito muy humilde si que puede ser mío.

Foto: kokecontreras.com || Debut con España: Contreras, Juanito, Morientes, Albelda, Baraja, Raúl Bravo; GªCalvo, Capi, Salgado, Mendieta y Vicente

Foto: kokecontreras.com || Debut con España: Contreras, Juanito, Morientes, Albelda, Baraja, Raúl Bravo; GªCalvo, Capi, Salgado, Mendieta y Vicente

P. Una gran temporada en el Málaga y la famosa lesión de Cañizares (con un frasco de colonia), le llevan al Mundial de Corea y Japón 2002. ¿Qué sintió al ser convocado?

R. Yo nunca había ido convocado con la Selección, ni en las categorías inferiores. Y de repente me llegó la primera convocatoria… ¡para ir a un Mundial!. Imagínate mi cara de sorpresa. Lo cierto es que ese año estaba en las quinielas para ir como tercer portero, aunque al final Camacho se decidió por Ricardo. Ya me estaba sacando los billetes para irme de vacaciones y me llevé la sorpresa de la convocatoria a última hora, una gran alegría para mi.

P. ¿Le sorprendió la forma de vivir el fútbol que había en Corea y Japón?

R. La verdad es que, a pesar de la distancia, nos llegaba perfectamente una especie de espíritu de la gente desde España. No sé si fue porque ya por entonces comenzaba la era digital y nos pusieron una sala con ordenadores, empezamos a hacer nuestros pinitos con internet y a darnos cuenta a tiempo real de lo que estaba arrastrando nuestra participación. Íbamos pasando las rondas hasta los malditos cuartos y parecía que se haría algo importante… Aun así, fue una experiencia muy bonita.

P. Ese parecía que podía ser el año en el que España podía, por fin, hacer algo importante. ¿Cree que había mimbres?

R. Sí, estoy convencido. La base de esa selección fue la que después haría cosas importantes. Lástima ese partido contra Corea, que nos hubiera metido en semifinales contra Alemania. Creo que el equipo se merecía llegar, como mínimo, a semifinales.

P. Años después, decidió cruzar el Atlántico en velero para ver a uno de los protagonistas de aquel España-Corea…

R. Yo soy amante de la vela, especialmente desde que llegué a Málaga. Me saqué el título y me compré un velero. Siempre había tenido la fantasía de hacer un viaje importante. Mi compañero Alfonso, me comentó que podríamos ir a Trinidad y Tobago, un lugar que yo tenía grabado en un hueco de mi cerebro como “la isla del juez de línea de aquel España-Corea”. Fue justo antes del Mundial de Sudáfrica 2010.

Koke Contreras cruzando el Atlántico en su velero

Koke Contreras cruzando el Atlántico en su velero

P. ¿Y se encontró con él?

R. Sí, aunque sin acritud. Después de tantos años no puedes ir a su casa a ofenderle. Gracias al embajador de España en Trinidad y Tobago pude encontrarme con él. Charlamos cordialmente y exclusivamente de fútbol, con la bandera del fair play.

P. ¿Reconoció sus errores en aquel partido?

R. Asumía su error, aunque el embajador, como todos los diplomáticos, no se quería meter en ningún charco y se ofreció a traducir para filtrar alguna pregunta que le pudiera hacer sentirse mal, pero no hizo falta porque él mismo reconoció que aquel partido le sirvió para ser penalizado por la FIFA, que no le permitiría ejercer en ningún partido internacional. No era el momento de reprochar nada…

P. Aunque si le llegas a pillar en otro sitio…

R. Si me lo encuentro por la calle y no hay nadie de por medio, quizás no hubiera tenido tanto tacto (Risas)

En 2010, Contreras atravesó el Atlántico en velero hasta Trinidad y Tobago para encontrarse con el linier del España-Corea de 2002.

P. En el Málaga le entrena Joaquín Peiró. Como jugador fue entrenado por Helenio Herrera en el Inter. Un técnico metódico, que metía mucha intensidad en los entrenamientos y que daba mucha importancia a la motivación. ¿Cómo era Peiró? ¿Tenía cosas de Herrera?

R. Yo creo que no le hizo falta. La intensidad de los entrenamientos la poníamos nosotros. Era un grupo unido y con mucha ambición, no había ninguna estrella. Año tras año íbamos renovando ese hambre y poniéndonos nuevos retos. Peiró tuvo buen ojo, entendió eso y no buscó protagonismo ni se metía en ‘fregados’ que hubieran cambiado el día a día.

P. Ese Málaga tenía grandes jugadores como Darío Silva o Dely Valdés. ¿De verdad no era necesario ningún líder?

R. No creo. Había 7-8 jugadores que, probablemente sin buscarlo, supimos contagiar a gente con calidad que venía y a los jóvenes. Supimos canalizar todo eso y se creó un equipo interesante. Es cierto que veías entrenamientos y había broncas entre nosotros, alguna vez incluso alguna pelea, pero es algo que solucionábamos nosotros, nos tomábamos una cerveza y hacíamos un par de quinielas. Esa intensidad era necesaria, nadie remaba en el sentido contrario y las cosas salieron bien. Nos hubiera gustado llegar más lejos en aquella UEFA, en la que nos quedamos en los penaltis en cuartos de final, pero todavía tenemos trato y amistad y es bonito recordar aquellos momentos.

P. ¿Cómo se vive en el Málaga la etapa post Willy Caballero? ¿Qué cree que le falta Ochoa para ser titular?

R. Es complicado. El rendimiento de Kameni creo que es positivo. Ochoa debe entrenar bien, ayudar a los compañeros dentro de sus posibilidades. Es importante que los porteros sepamos el rol que tenemos dentro del equipo. Él debe esperar su oportunidad y demostrar en los entrenamientos la categoría que demostró en el Mundial de Brasil.

P. Después del Málaga, jugó en el Betis, donde coincidió con jugadores como Edú, Oliveira o Marcos Assunçao. ¿Cómo se detenía una falta de Assunçao?

R. Pufff era muy complicado. Podías anticiparte al lanzamiento dando el típico paso hacia el lado de la barrera, con el riesgo de que te lo metiese por tu palo. Aun así era muy complicado. Esa folha-seca hacía que el balón subiera mucho y cayera en el último momento, de tal forma que tenías que llegar muy sobrado para detenerlo. He jugado con grandes jugadores y creo que él es de los mejores lanzadores que yo he visto, una maravilla. La verdad es que fueron buenos tiempos los del Betis, especialmente el segundo, en el que se consiguieron metas muy importantes para el beticismo.

P. Ganan la Copa y se clasifican para la Champions. Les tocó un grupo con dos equipos de un mismo país, el Liverpool (clasificado como campeón de la última edición) y el Chelsea. Imagino que tendrá buen recuerdo de aquella victoria (2-1) contra el Chelsea de Mourinho.

R. El Chelsea era un equipazo. Y el Liverpool defendía título. También nos tocó el Anderlecht. Teníamos mucha ilusión. Al Liverpool de Benítez le remontamos un 0-2, sacamos puntos muy meritorios. El partido del Chelsea es como la típica heroicidad. Al comenzar el partido se lesiona Oliveira, nuestro buque insignia, y a los cinco minutos también se lesiona Nano. Nunca he visto a un estadio transmitiendo tanta fuerza como aquel día, ellos mismos no creían que ese ambiente pudiera ser posible, fue algo mágico. Es uno de los partidos más bonitos de mi carrera.


P. ¿Es una de sus mejores actuaciones?

R. Yo creo que no. He jugado en Primera más de 200 partidos, hay algunos partidos que no han tenido tanta repercusión como ese pero de los que estoy más orgulloso. Uno de los partidos de los que mejor recuerdo guardo es con el Rayo, el Barça de Ronaldo nos metió 6 y jugué muy bien (Risas).

Contreras coincidió en el Betis con Diego Tardelli en la temporada 2005-06. El brasileño tenía solo 20 años y su paso por Sevilla fue desapercibido. Recientemente marcó dos goles a Argentina en el Superclásico de las Américas

TardelliP. En el Betis coincidió con un brasileño muy joven que no llegó a cuajar: Diego Tardelli. Recientemente marcó dos goles con Brasil.

R. ¿Pero es el mismo?

P. Si, el mismo.

R. ¡Anda! El otro día vi de pasada alguna noticia en el periódico y me acordé de mi compañero, pero no sabía que era él…

P. Pasó por varios equipos y ahora, casi diez años después, está jugando en Atlético Mineiro. Ha sido convocado con Brasil y le ha hecho dos goles a Argentina.

R. ¡Qué bueno! Le seguiré. Es una sorpresa, me acuerdo de él pero no sabía que era el mismo. Aquí estuvo con Robert, otro brasileño. Creo recordar que Tardelli tuvo problemas de lesiones y de adaptación y no cuajó.

P. ¿Le recuerda dentro del vestuario?

R. Sí, creo recordar que era calladito. Acababa de llegar, no participaba mucho y no era el típico brasileño simpaticón y ‘echado para adelante’.

P. ¿Qué sería para ‘Koke’ Contreras un mundo sin fútbol?

R. Si el fútbol no existiera, alguien se hubiera ocupado de inventarlo.

Redacción Kaiser

La revista digital Kaiser Football está compuesta por periodistas apasionados por el fútbol. Tratamos de acercar la mejor información con los mejores colaboradores.

2 Comments en Koke Contreras: “Illgner es el portero más completo que me he encontrado”

  1. Jajajajajaja la anécdota de la isla del linier es buenísima

  2. Enorme Koke! En Málaga se te quiere

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.