Novedades

David Vidal: “Estamos viviendo de lo que inventó Cruyff”

Entrevista a David Vidal

Pocos entrenadores a lo largo de la historia de la Liga tienen tanto que contar. Son muchos los equipos que han tenido el privilegio de contar con David Vidal en sus filas. Siempre entrenando a equipos humildes del fútbol español, se ha ganado un hueco en la memoria colectiva de todos. Uno de los entrenadores con más personalidad, que dice las cosas tal y como las piensa. Una persona agradecida en todo momento, así se muestra David Vidal, un entrenador para la historia del fútbol español. Único.

Pregunta: ¿Por qué decide David Vidal meterse a entrenador?

Respuesta: Es curioso, es la primera vez que me hacen esta pregunta. La respuesta es fácil, he sido un vocacional del fútbol durante toda mi vida. Soy hijo de pescador, de un pueblo que está a 140 kilómetros de la Coruña, llamado Portosín. Me atraía la pelota desde muy pequeñito y jugaba mucho a fútbol, mientras mi padre y mi hermano iban a pescar, yo me dedicaba a jugar por allí. Tenía una gran vocación. Fui futbolista profesional durante 14 años y luego entrenador durante 32. Quiere decir que después de ser futbolista me seguía atrayendo la pelota, el juego… rápidamente hice los cursos de entrenador. Me retiré en 1982 y ya en ese mismo año entro en la disciplina de Cádiz como segundo entrenador de Milosevic. Llevo entrenando desde entonces.

P. Cuéntenos cómo fue el curso de entrenador de 1985 y esa anécdota con Clemente.

R. Fácil. Éramos muchos exfutbolistas de todo el país, estábamos en clase de táctica y nos mandaron un trabajo que consistía en ir a ver el Atlético de Madrid-Athletic Club de Bilbao, final de Copa 1985. A los dos días el profesor repasa y nos da la nota, casualmente el maestro era el mismo que entrenaba al Athletic, Javier Clemente. Entonces, dijo que quién era David Vidal Tomé, le contesté que yo. En ese momento, Clemente me dice: “¿Cómo dice usted que yo perdí el partido por mi mal planteamiento táctico?” y le respondí: “Pues sí, usted adelantó la defensa de su equipo y el rival, el Atleti, practica el contraataque con Hugo Sánchez y Rubio, que son dos balas y usted tenía defensas lentos, si los pone en medio campo, se rompe con diagonales, paredes y jugadas individuales y el Atlético de Madrid le metió a usted rápidamente”. A eso Clemente me espetó: “¡Hombre! Sáqueme usted a once jugadores y demuéstremelo” y se lo demostré. Pasó así, acabó el curso y aprobé, pero como en esta vida se entera uno de todo, me enteré a los cinco o seis años a través de otro profesor que Clemente me puso un cero en táctica. Le había molestado al profesor que le dijese la verdad.

El Atleti acaba de ganar la Copa 1985.

El Atleti acaba de ganar la Copa 1985.

P. Usted se autocalifica como profesor de fútbol, ¿a qué se debe?

R. Yo me dedico a enseñar. He visto su revista y hay buenas entrevistas, he visto concretamente la de uno al que tuve yo. Que le dí un empujoncito. Los futbolistas son muy poco agradecidos. Se llama Iván Campo. Estaba entrenando yo en Primera División y apareció él por allí con otro, que sería su representante. Como sabían que yo sacaba a muchos chicos, primero en el Cádiz y luego en el Logroñés, que metía gente de Tercera a Primera, apareció por allí y me lo quedé. Sigo esperando que me mande una postal por Navidad. Él no había hecho nada, se lo podía mandar al equipo de Lotina en Tercera División, sin embargo me lo quedé. Allí empezó su carrera. Le voy a decir una frase: “Nosotros, los futbolistas, hemos hecho de nuestra ilusión, nuestra profesión”. Nosotros no vamos a ninguna universidad, nosotros tocamos la pelota, como la pudo tocar usted, pero nosotros teníamos más voluntad, o más vocación, o más condiciones. Sin pasar por ninguna universidad del juego. Por lo tanto, el ego que tenemos es grandioso. Algunos futbolistas no saben si están de pie o sentados. Porque a algunos no les costó nada, por ejemplo Iván Campo. Un día se presentó allí y ¿qué había hecho para entrenar con Toni Polster, Quique Setién o Manu Sarabia? Nada, no le conoce ni Dios, sin embargo yo le metí en Primera.

P. Siempre habla bien de Polster o Quique Setién.

R. Tengo que hablar bien de ellos, porque son los mejores futbolistas que he tenido. Piense usted que yo me muevo en equipos humildes. Cuando los aficionados hablan del juego y hablan de fútbol y dicen: “Mourinho, que bueno es”, ¡claro!, es que tiene jugadores que cuestan 40 ó 50 millones. Yo manejo jugadores a los que les dan la baja, los tiran y yo lo cojo al año siguiente. Sin embargo, en el Logroñés tenía esos jugadores tan buenos e incluso llegamos a estar segundos o terceros en la liga española por Navidad, porque les teníamos a ellos. En el Cádiz, trabajando la cantera, llegamos a semifinales de la Copa del Rey con 10 ó 12 jugadores de Cádiz. Les tuve en juveniles, Tercera y luego Primera. No suelo hablar en singular, pero como los metí yo, tengo que hacerlo.

P. Hablando de Cádiz, es obligatorio mencionar a Mágico González.

R. Hoy tiene un sueldo de la FIFA por haber sido uno de los mejores jugadores del mundo. Además de tener talento para el juego, que eso lo tiene innato, tenía unas condiciones físicas portentosas. A veces estaba sin entrenar un mes y lo ponías a jugar y era el mejor. Recuerdo que el técnico, Benito Joanet (yo era su ayudante) me dijo: “David vete a buscar a Mágico que nos hace falta”. Llevaba 20 días sin entrenar, lo trajimos y fue el mejor del partido, nos salvó la vida. Aunque claro, el futbolista tiene que cuidar su carrocería, tiene que cuidar su cuerpo. Jugó en el Cádiz, porque luego llegó a Valladolid y no jugó casi nada, que no es el Manchester United, es el Valladolid.

Mágico González con la camiseta del Cádiz.

Mágico González con la camiseta del Cádiz.

P. ¿El problema de Mágico estaba en su cabeza?

R. Claro, pero la cabeza es suya. Él cuando aterrizó aquí, la cabeza la tenía perfectamente y cuando se fue, también tenía la cabeza muy bien. Se rodeó de unas compañías que no eran las adecuadas.

P. Saltando a su etapa en Gran Canaria, Rubén Castro tuvo algún problema con la grada.

R. Me sorprende usted. Rubén Castro es una bellísima persona, que no le complica la vida al entrenador. Hace lo que le dice su técnico, es demasiado obediente y jamás creó ningún conflicto. Además de todo eso, es un crack. A Rubén se lo recomendé al Deportivo, por H y por B. Rubén Castro es un jugador de Primera División. Cristiano Ronaldo tira dos veces y marca un gol, pues Rubén Castro igual, lo que pasa es que él tiene que hacer mucho más trabajo y más movimiento en el Betis, que en el Real Madrid. Rubén cuando le pega a la pelota y nunca sale de banda, es uno de los mejores tiradores del mundo. Yo en Las Palmas pagué cara una lesión suya, era el goleador y tras su lesión el equipo, se vino abajo y me echaron a la calle. Tengo que hablar bien de él, es tan buena persona que por no molestar si hacía falta no te daba ni los buenos días. Luego, si hizo algún mal gesto a la grada, puede ser que estuviese alterado por cualquier causa. Basta que sea del equipo de la ciudad para que le exijan más. Rubén Castro tenía que salir de la isla, porque tenía que estar en un club grande. Si Rubén Castro está en el Atlético de Madrid marca tantos goles o más que Diego Costa. Además de ser un rematador o un finalizador, él crea las jugadas, sabe regatear, desbordar y tirar. Hablo de un jugador magnífico, hábil, ratonero, habilidoso, con una técnica futbolística endiablada. Lo contrario que Rubén Castro, futbolísticamente hablando, era Toni Polster, un hombre de 1’90, que te remataba todo. También magnífica persona Toni, le mandabas a por tabaco e iba, aunque yo no fumo (Risas).

P. Otro jugador del que habla muy bien es de Onésimo.

R. Onésimo no era tan bueno, era mejor. Cuando teníamos problemas en el juego se la dábamos a él. Desbordaba, regateaba, hacía conducciones superiores… lógicamente le solían hacer falta, pero allí nos daba mucho la vida. Onésimo fue para nosotros un futbolista extraordinario, conmigo jugaba siempre. Luego se escucha aquello de que “el entrenador no le pone”, los entrenadores ponen a los mejores jugadores. Conmigo jugó de titular en el Cádiz y en el Rayo, prueba de ello es que se lo llevó Johan Cruyff del Cádiz. Hablando de Johan, es un maestro del fútbol, que inventó un sistema de juego nuevo. El otro día alguien comparó a Cruyff con Mourinho, no hay comparación. Estamos viviendo de lo que inventó Cruyff, aquel sistema 1-4-3-3, que por cierto hay que poner portero, que pocos técnicos lo ponen ya en España. Entrenadores que salen por la radio y dicen: “sistema de juego, 4-4-2”, ignorando al portero. A estos entrenadores hay que quitarles el título. Que lo diga un pseudoperiodista, bueno, pero un entrenador debe poner al portero. Cruyff inventó ese sistema y luego llegaron Rijkaard y Guardiola y se aprovecharon de lo que inventó Cruyff. Johan es un maestro. Fue uno de los mejores jugadores del mundo y luego encima inventó un equipo que era una máquina de jugar. Recuerdo una anécdota, venía el Barcelona a jugar a Las Gaunas, con aquel famoso Dream Team, que era increíble. Hablé con el jardinero la semana anterior y le dije que no cortase el césped en toda la semana. En mitad del partido le dijo Cruyff a Guardiola: “Pep, pep, muévela, muévela” y le contestó Pep: “No se ve, no veo la pelota míster, no corre la pelota”. Entonces Cruyff sacó la cabeza del banquillo, me miró a mi y echándose la mano a la cara me dijo: “Que jeta tienes” (risas). En ese momento lo que me dijo Cruyff me puso un poco colorado. Le hice un “truco”, porque en aquella época se permitía dejar así el campo y les empatamos. La única forma de empatar a aquel Barcelona era engañándolos. Eran máquinas de jugar y Pep, era el que mandaba ya siendo jugador, era el profesor, el que hacía jugar, el que se ofrecía. En definitiva, Cruyff sí que era un maestro, no me lo comparen con Mourinho.

Johan Cruyff en su etapa como enrenador.

Johan Cruyff en su etapa como enrenador.

P. ¿Es para usted un referente Johan Cruyff?

R. Sí, sí, sí. Luego, Guardiola yo creo que es hijo de Johan. Cruyff además de haber sido un gran futbolista, fue el entrenador que innovó. Hizo cambios tácticos, hizo movimientos y toques de balón con una triangulaciones en el medio del campo que no era normal y te jugaba con tres delanteros, que aquí eramos todos amarrategui y jugábamos tres atrás al patadón, ya fuera Primera o Segunda. Cruyff claro que es un referente, tenemos que darle a cada uno lo suyo. No hay que ser forofo, hay que ver las cosas con normalidad. Todos hemos aprendido de Cruyff. Fue él el que empezó este sistema, el que inicio lo que se conoce ahora como “Tiki-Taka”. Es un auténtico talento, es una pena que tuviera aquella pequeña enfermedad, porque sino podría seguir entrenando.

P. ¿Le influyó también Arsenio Iglesias, tras su paso por el Deportivo?

R. Yo soy tremendamente agradecido. Si no hubiese sido por Arsenio Iglesias, habría sido marinero. Arsenio me fichó para el Deportivo y le voy a contar una anécdota. En una ocasión dimos una conferencia Arsenio y yo en el Corte Inglés. Habría una 500 personas escuchándonos. Arsenio cuando era entrenador del Deportivo, engañó al presidente y al club. Lo engañó porque David Vidal no estaba preparado para fichar por el Deportivo, pero él como sabe más que yo y entiende más que yo. No confundamos el verbo saber con el verbo entender. Entonces delante de toda esa gente Arsenio dijo: “Sí es verdad lo que dice, pero David tenía ilusión”. De aquí viene la frase que le dije antes de que nosotros hemos hecho de nuestra ilusión, nuestra profesión. A mi no me debía nada y me metió en el filial. Yo fui un jugador vulgar. Jugué en Segunda, Segunda B y Tercera. No llegué a Primera, jugué durante 14 años, si no llegué a esa división, quiere decir que no tenía condiciones para jugar allí. Hay que saber las limitaciones de cada uno, sin embargo, de entrenador, a los 36 ya entrenaba en la máxima categoría.

Arsenio Iglesias, leyenda de los banquillos.

Arsenio Iglesias, leyenda de los banquillos.

P. Cuéntenos cómo era su relación con Caneda en el Compostela.

R. Era normal, buena. Nunca tuve ningún problema. Aunque, el Compostela fue el único club de los que estuve en el que no me sentí entrenador. Tanto el señor Caneda, como el señor Fidalgo lo decidían todo. Yo como técnico les dije a estos dos señores: “Parece que queréis renovar al jugador ‘Pepito’ y al jugador ‘Angelito’ y me enteré que les vais a dar 6, pues tenéis que darles 3″. Les dieron 6. A mi luego me echaron y luego esos jugadores salieron peleados y no le pagó a ninguno. No me hacían ningún caso. Llegamos a cuartos de final de Copa del Rey. Me dijo Caneda en Navidad: “David no tenemos para pagar a la plantilla”. Le contesté: “Tranquilo presidente, quizás tengamos a un jugador que podamos vender”. Vendimos a Changui por bastante dinero. Yo soy entrenador, me dijo usted antes que yo me autodenominaba profesor, claro, para eso tengo un título. Tengo un título para formar, para educar y para proyectar jugadores para la alta competición. Yo no soy un alineador, pero yo lo que quiero también es ganar partidos. A mi me contratan para ganar partidos. Lo primero es ganar. Debes jugar bien, ganar partidos y sacar chicos jóvenes. Yo no adulo a ningún capitán de equipo con 32 o 33 años, cuando está en su ocaso, a su casa. Ahora, en su lugar yo saco a un joven. Así lo he hecho siempre.

P. En un club de fútbol, ¿es necesario que presidente y entrenador se lleven bien?

R. Sería lo normal. El entrenador es la parte pensante de lo deportivo, tiene que llevar todo para adelante fuera de las oficinas. Por lo tanto, tienen que llevarse bien, como usted tiene que llevarse bien con el director de su revista. Si nos llevamos mal estamos perdidos. ¿Cuándo se pueden romper las relaciones? Cuando el presidente se mete en tus funciones. Yo llevo entrenando 32 años y jamás se metió nadie en mis alineaciones. Sencillamente sólo tengo que decir que el señor Caneda y el señor Fidalgo hacían sus cosas y no contaban conmigo para nada. Yo creo que eso no debe ser así, esos señores no tienen título de entrenador, ni nada y mira…

Vidal entrenando en Primera con el Logroñés.

Vidal entrenando en Primera con el Logroñés.

P. ¿Cómo se afronta una destitución?

R. Se ve venir. Por ejemplo, los 10 o 15 últimos años me llaman clubes cuando echan al segundo entrenador en una temporada, buscando que yo lo arregle. Los jugadores están peleados o sin cobrar en algunos casos. Lo arreglé en varias ocasiones y he fallado dos o tres veces también. Yo no soy Dios, ni soy Cruyff. Si fuera Cruyff seguro que lo hacía bien también. Piense que cojo una plantilla que ha formado un señor en el mes de junio, le echan en octubre, meten a otro y ya al final me cogen a mí. He triunfado en muchos clubes, para eso hay que saber adaptarse a ellos y saber llevarlos. Hay que tener mucha psicología.

P. Otra etapa dura es un descenso, ¿qué se le dice a un vestuario tras ese momento?

R. Es lo peor del fútbol. Piense que es ver a 24 padres de familia que saben que para el año siguiente se van a bajar el sueldo. Que por nuestro trabajo o por no saber hacer las cosas han descendido. O también porque la plantilla no era buena, a veces se trabaja al 200%, pero si vas a un club hecho por otro señor, y si no hay técnico, la plantilla la hace el director deportivo, son muchos aspectos y muy largos. Lo que si le puedo decir es que yo he vivido dos o tres descensos y les he visto la cara, pero nosotros teníamos la cabeza alta, porque habíamos hecho lo que habíamos podido. Cuando yo empecé a entrenar, cogí al Cádiz, último en Primera División. Llevábamos 2 o 3 puntos y el penúltimo tenía 8. A los 10 encuentros ya estábamos en mitad de la tabla. Eso fue cuando entendía poco de fútbol, cuando tenía 36 años. Después vas andando y a veces vas a clubs que te interesa por cuestión económica, pero vas a trabajar. Tú tienes que estar encima de los jugadores y controlar el vestuario. El vestuario no se te puede ir nunca de las manos. Tienes que tener carácter. Llevar una plantilla es vocacional, si  no es vocacional, estás perdido.

P. ¿Le guarda especial cariño a alguno de sus equipos?

R. A todos. No le puedo decir ninguno en especial, porque todos me han dado de comer. Yo estoy casado, tengo tres hijos y los saqué a flote con un trabajo. Yo he ido con mis hijos por toda España, ya sea como futbolista o como técnico. Tengo que hablar bien de todos los clubes que me ficharon, ya que a todos les estoy eternamente agradecido porque me han dado un puesto de trabajo.

P. Ha entrenado mucho en Segunda División, ¿es tan “puta” la categoría?

R. No. Eso es un error. Son 22 equipos, es una categoría totalmente distinta a la Primera. Es más parecida a las Segunda B que a la Primera. De Segunda B a Segunda hay un escalón, de Segunda a Primera hay cuatro escalones. Luego, que digan que “tal o pascual” de la Segunda; no, no es tu trabajo. Trabajamos nueve meses de competición con gente joven que está trabajando en lo que les gusta. A ver si nos enteramos de una vez. Los futbolistas hemos elegido ser futbolistas y hemos tenido suerte de llegar arriba, yo particularmente a la Segunda División. Otros llegaron a Primera y a ser internacionales. Tenemos que estar eternamente agradecidos a nuestro padre y a nuestra madre que nos dieron la vida. Hacemos lo que nos gusta, no nos vayamos a quejar.

David Vidal entrenando al Albacete en Anoeta.

David Vidal entrenando al Albacete en Anoeta.

P. Estuvo en un Xerez que venía de decaer tras estar en Primera, ¿usted como entrenador nota las variantes económicas?

R. Se nota, pero no participamos en ello. Yo como entrenador me dedico a entrenar y no me ocupo de asuntos económicos, sociales o burocráticos. Desde que comenzó la entrevista habrá notado que yo sólo le hablo del juego. Jugadores que he tenido, o que he visto o los fundamentos del juego. Si usted me saca de aquí, yo estoy muerto. Yo me considero profesor del juego. Dígame a mí, estando yo en el Cádiz como le hago un planteamiento al Real Madrid, pues le meto dos centrocampistas defensivos. A mi me gustaría jugar como juega el Real Madrid, con Kroos o con Isco. Yo no puedo jugar con talento, como mucho lo pondría en la mediapunta. Jugaría con un delantero solo y con un mediapunta. No puedo jugar con dos delanteros con el Cádiz ante el Real Madrid, porque me machacan. En definitiva, que yo sólo hablo del juego. Le dije lo de Caneda porque usted me preguntó y me sentía mal, porque yo nunca participaba, nunca me llamaban para si iban a fichar a un jugador o no. Yo sé que en el Compostela mi trabajo fue eficaz. Llegamos y el equipo iba bastante bien, era Segunda División. Llegamos a cuartos de final de Copa del Rey y se hicieron taquillas buenas. Luego, me echaron y el equipo bajó. Cumplí con mi deber. Hay veces que se dice que los entrenadores van a ganar dinero. Yo voy a trabajar. Llego al campo una hora antes, luego por la tarde doy una charla, pago el almuerzo a los jugadores. Me gastaba casi todo en pagarles almuerzos, porque se portaban bien, porque ganaban sus partidos. El dinero para mi es secundario.

P. ¿Cómo entrena David Vidal?

R. Yo no entreno. Le diré algo, los entrenadores no entrenamos, esa es tarea de los preparadores físicos. Nosotros somos los que hacemos la táctica y la estrategia.  Nos reunimos el cuadro técnico y hacemos una planificación semanal y se habla de lo que se va a hacer durante la semana, el preparador les entrena y yo hago los movimientos ofensivos y defensivos. Yo ensayo mucho, la mayoría de los futbolistas no están acostumbrados a memorizar. Al igual que usted tuvo que estudiar la carrera de periodismo, yo le doy a los futbolistas folios con movimientos tácticos, que tienen que memorizar, mecanizar y luego demostrar. Tenemos que ensayar todas las jugadas. Por ejemplo, hay una falta en el medio del campo de nuestro equipo y resulta que no se sabe como se saca esa falta. No, la falta tiene que estar ensayada. Ahora, hay una falta lateral en el área contraria, escorada a banda derecha, y allí tiene que haber otro especialista. Yo como entrenador tengo que darle a los futbolistas unos folios que se llevan para casa, que no sé so todos los leerán, eso es lo jodido. El sistema de juego es que cuando el balón lo tiene nuestro extremo derecho, la línea defensiva tiene que estar en el círculo central y tiene que haber vigilancias, aún teniendo la posesión de la pelota. Los centrales siempre tienen que vigilar a los delanteros. Yo controlo a mi equipo, yo controlo el partido. Los jugadores son los que controlan el juego y el entrenador es el que controla el partido desde el banquillo  A raíz de esto, yo a un entrenador delante de 300 futuros entrenadores le corté. Él dijo que había que salir jugando con el central. Levanté la mano y le dije: “Si usted suele jugar así con los centrales, dura una semana en el club”. No debía de decírselo, pero se lo dije, porque había delante 300 futuros entrenadores. De esos, uno o dos llegarán a Primera División, los demás estarán todos en Segunda B, Tercera o regional. Si hasta Casillas duda en darle el balón a Sergio Ramos, ya que el rival sabe que si se lo da, presiona y si roba el balón no hay cobertura, y es gol. Por lo tanto, debemos de saber como se sale jugando desde atrás y para eso hay que memorizar, hay que entrenarlo mil veces. A los jugadores hay que machacarlos y tienen que jugar como quiere el entrenador. Es el entrenador el que manda en el partido. Luego se dice: “Estos jugadores no valen nada”. No. Resulta que el entrenador, cuando el equipo iba ganando 1-0, se replegó y le empataron, la culpa en ese caso es del entrenador.

David Vidal da instrucciones a sus jugadores.

David Vidal da instrucciones a sus jugadores.

P. ¿Podría existir el fútbol sin intensidad?

R. No. La gente se marcharía del fútbol. Mire, cuando el Barcelona y la selección jugaban tan bien, nosotros, los entrenadores de Segunda o  Segunda B, a veces queremos copiarles. Se llama fútbol basura. Existen equipos que juegan de forma horizontal en la defensa. Minuto 60, van 0-0, el rival un equipo menor y están tocando allí atrás y la gente se va. El fútbol es un juego maravilloso, ya ha llegado a todo el mundo incluso a naciones en las que no es tradicional. Los aficionados de todo el mundo valoran la técnica cuando va unida a la velocidad. Sin intensidad no hay fútbol. En España hay equipos que juegan andando, con pases estáticos en horizontal. ¿Cuándo se puede jugar andando? Cuando vas ganando 3 ó 4-0 y faltan 10 minutos. Se llama temporizar y esto se hace en el campo rival, nunca delante de tu portero. Ya hay partidos en los que nada más sacar de centro el delantero, retrasa el balón al mediocampista, éste al defensa y éste a su vez al portero. De repente el equipo que no ha sacado se planta en tu campo. ¿¡Pero esto que coño es!? Recuerdo que mi cuadro técnico y yo en el Cádiz le marcamos al Oviedo a los 7 segundos un gol de estrategia, de saque de centro. La teníamos ensayada la jugada. Estrategia es sinónimo de sorpresa. Le marcamos ese al Oviedo y luego otro al Logroñés a los 6 segundos, quiere decir que teníamos todo ensayado. El ‘Cholo’ Simeone, será lo que sea, pero Simeone, amigo mío, tiene unas jugadas ensayadas en estrategia que eso es labor del técnico. Para que lo sepa mucha gente que no se entera, los clubes grandes, como Real Madrid o Barcelona, que cuadriplican al Atlético de Madrid en presupuesto, la estrategia igual no les interesa, porque tienen mucha calidad, pero el ‘Cholo’ como sabe que no tiene tanta calidad, tiene que trabajar la estrategia y se rompe él la cabeza y le sale casi siempre. La estrategia es el pan de los pobres.

P. ¿Se siente identificado con el ‘Cholo’?

R. Sí. Por la forma de entrenar y por la forma de llevar el equipo. Es de admirar el respeto de sus futbolistas hacía su profesor. El ‘Cholo’ te dice te voy a meter el gol al primer palo, y tú trabajas para contrarrestar su estrategia. Bueno, pues resulta que te mete el gol igualmente. Porque él fue alumno de Luis Aragonés y Luis ya hacía eso. Es un alumno aventajado, como lo es Guardiola de Cruyff. En la estrategia se rompe la cabeza el entrenador, porque tú cuando la preparas la haces con 13 o 14 jugadores y luego tienes por allí a 10 dando el “coñazo”, que te miran de reojo porque no los pones. Cuando haces la táctica, los que no participan, miran y eso también es muy complicado.

Cromo de Vidal en su etapa como entrenador del Logroñés.

Cromo de Vidal en su etapa como entrenador del Logroñés.

P. ¿Volveremos a ver a David Vidal en los banquillos?

R. Hombre, claro. A veces me lamento yo solo y me digo, ahora que ya entiendo un poco. Uso el verbo entender, porque ahora entiendo, antes sabía algo, pero ahora entiendo. Me encuentro en perfectas condiciones y no me llama nadie. Me llamaron dos clubes de Tercera de dos ciudades grandes, pero no me daba ni para los gastos y estuve a punto de ir también a Angola, porque hablo perfectamente portugués y salió un portugués por medio y al final nada, pero yo tengo que trabajar aún 2 o 3 años y me encuentro perfectamente bien para ello.

P. ¿Entiende la vida sin fútbol?

R. Sí. Ahora ya tengo una edad y entiendo la vida sin el fútbol, porque no todo es fútbol, hay otras profesiones, pero yo sólo pienso en fútbol. Toda mi vida he pensado en fútbol. De pequeño, en mi pueblo (Portosín) mis padres me pagaban una academia e iba a Noia, que está 8 kilómetros. Me subía al autobús y llevaba la cartera con los libros en una mano y la pelota en la otra. Desde pequeñito quería ser futbolista y tuve la gran fortuna de tener a un maestro, Arsenio Iglesias,  que me ayudó. Me ayudó porque yo no tenía condiciones para ser futbolista. Luego yo ayudé a muchos chicos jóvenes. Para meter a un joven en Primera División, piense usted que hay que sacar a otro. Igual es el capitán del equipo y es amigo suyo y si le sale mal, le pone a usted a parir.

Andrés Cabrera

Mientras respire seré periodista deportivo. Me encanta el fútbol y el aura que lo envuelve. La pasión de este deporte es incomparable, única.
Twitter: @Andres_inter

Latest posts by Andrés Cabrera (see all)

4 Comments en David Vidal: “Estamos viviendo de lo que inventó Cruyff”

  1. No será muy conocido, pero siempre hay que leer a David Vidal.

  2. Grande David Vidal! Murcia no te olvida!

  3. JMH el preju cigarron // diciembre 26, 2014 en 7:29 am // Responder

    Se nota que vive el futbol. Gran entrenador y maestro con una indiscutible personalidad. Me trae grandes recuerdos.
    gran entrevista Andres

  4. Juraría que Alf Ramsey hacía formar a la selección inglesa del sesenta y seis en un 1-4-3-3, así que Cruyff no inventó este esquema, o eso creo. Al parecer, Cruyff inventó poco. El inventor del método del Barcelona fue Laureano Ruiz; Cruyff lo desarrolló e introdujo algunas cosas como el juego de espaldas del media punta y las triangulaciones.

    Yo diría que se puede jugar con dos delanteros contra un grande. Caparrós lo ha hecho en alguna ocasión, y alguna vez le ha salido bien.

    No entiendo muy bien lo de Onésimo. Dice Vidal que fue muy bueno, pero, si tan bueno era, ¿por qué jugó tan poco en el Barcelona? Tampoco jugó en un grande, aunque, en fin, en estas cosas influyen ciertos factores. Y no llegó a la selección. ¿Por qué?

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.