Novedades

Dani Abalo: “Yo de pequeño era del Real Madrid y cambié por el Celta”

Entrevista al jugador del Ludogorets

Debe ser complicado marcharte de un equipo al que amas de corazón, porque entendemos que la desazón que provoca hace herida y cuesta cicatrizar. No obstante, el fútbol brinda siempre nuevas oportunidades y Dani Abalo las está aprovechando en el recién nacido Ludogorets Razgrad. Dejamos a un lado su nueva aventura búlgara para recordar sus comienzos en Vilagarcia de Arousa, así como sus primeras carreras por la banda de Balaídos. Una huella grabada a fuego en la trayectoria de una persona que atiende con el gesto del que todavía quiere comerse el mundo. 

Foto: Eurosport

Pregunta: Viéndote a ti, parece que Vilagarcia de Arousa es una localidad que incentiva el éxito. Antón Paz, medallista de oro en Pekín, Manolo Jiménez Abalo, mítico jugador del Sporting… ¿Cuál es el secreto?

Respuesta: En Vila hacen bien las cosas. Hay un centro de alto rendimiento, también en taekwondo, artes marciales… allí salen grandes deportistas. En el fútbol hay equipos de la zona que tratan muy bien a los chavales y surten a las canteras, como Celta, Deportivo y Pontevedra. Es una ciudad que tiene de todo, donde se vive genial y se trabaja muy bien con los niños.

P. Se te conoce en España por tu etapa en el Celta de Vigo. ¿Celtista desde pequeño?

R. Yo de pequeño era del Madrid y fui creciendo y tenía amigos que eran del Celta. Me gustaba ver al equipo con mis amigos antes que al Madrid porque era algo que se sentía más. Creo que por eso cambié, también por el fútbol que hacía el Celta en esa etapa, aquel que se metía en Champions. Por suerte para mí, acabé jugando allí.

P. ¿Hay alguna persona vital en tu etapa en las categorías inferiores?

R. Yo tuve la suerte de que, cuando jugaba en el Vilagarcía en infantil, tenía un entrenador que me llevaba a jugar con los mayores. Con suerte, fichó por el Cambados que era un equipo donde yo jugaba y también me hizo competir con los de máximo nivel y por eso acabé jugando en el Celta. Creo que es la persona que más me hizo jugador. Se llamaba Josiño y me dio todo el apoyo.

Foto: Marca | Dani Abalo en el Celta de Vigo.

Foto: www.Marca.com | Dani Abalo en el Celta de Vigo.

P. No has llegado a vivir la etapa del Celta al máximo esplendor, pero has estado en la transición en Segunda División. En cuanto a la categoría, la dificultad es clara.

R. Si, la verdad es que es así. La Segunda es un sitio muy difícil, donde cualquier equipo te puede ganar. Fácilmente, te puede ganar el último, por no hablar de conseguir el ascenso. El Celta, haciendo muy bien las cosas y con un situación económica mala, levantándose gracias a la cantera, al final consiguió subir y ahora está demostrando su nivel y que no tiene el problema de poder descender.

P. En tu etapa en Vigo, ¿qué jugador veías que iba a llegar lejos?

R. Que fueran diferentes me quedo con dos. A Iago Aspas se le ve. Un jugador de la calle que llega al primer nivel. Y Álex López, que es un futbolista que ve el fútbol de otra manera. Todo lo que hace me parece increíble.

P. Coincidiste con Diego Costa en la cesión que tuvo en el Celta. ¿Pensabas que llegaría hasta donde está llegando?

R. Se le veía con sus pájaros en la cabeza, si, pero Diego llegó con 18 años y tenía ya el mismo cuerpo que tiene ahora. Lo único que le faltó en Vigo fue la confianza del entrenador porque se le veía que era un jugador muy bueno, que era tan fuerte como es ahora. ¡Tiraba de todos con 18 años! De Diego tengo grandes recuerdos y tenía muy buena relación con él.

Foto: http://100x100fan.com | Etapa de Diego Costa en el Celta.

Foto: http://100x100fan.com | Etapa de Diego Costa en el Celta.

P. Siempre hay un jugador en la plantilla que protege y enseña a los jóvenes. ¿Qué jugador estuvo cerca de ti en este aspecto?

R. Todos. En el Celta, por suerte, en el vestuario nunca he tenido queja porque siempre fue espectacular. Si tuviera que decir alguno, me quedaría con Borja Oubiña que era el capitán. Te cogía desde el Celta B y era el que hablaba con el entrenador para decirle que te diera la oportunidad.

P. ¿Por qué Herrera deja de contar contigo?

R. Cuando Paco Herrera llega al Celta tenía unas esperanzas muy grandes en mí. Lo demuestra, me apoya e intenta sacar lo mejor de mi y yo fallo en ese sentido. Al final, tenemos unos rifirrafes y Paco Herrera dejó de contar conmigo por lo que acabé saliendo del Celta.

“La Segunda es un sitio muy difícil, donde cualquier equipo te puede ganar”

P. Y llegaste al Nástic, una etapa algo aciaga.

R. Fue en el sitio en el que más mala suerte pude tener. No pude jugar dos partidos seguidos porque tenía un esguince de rodilla, me rompía el dedo o tenía una rotura de fibras. Eso es lo que me mató en el Nástic de Tarragona.

P. Has vivido la cruz de la moneda en ese caso con las lesiones.

R. Se vive mal porque es justo después de cuando no juegas en el Celta para eso, para volver a jugar y ser importante. Lo consigo hacer en las primeras cinco jornadas y me lesiono. A partir de ahí, no paro de lesionarme.

P. Una persona como tú, que sientes los colores, el ascenso debió de saber a gloria a pesar de todo.

R. Buff, la verdad es que sí. Estar ahí, en el medio de eso, y poder vivir un ascenso con tus amigos… es lo más bonito que me ha pasado hasta ahora.

Foto: Faro de Vigo | Todavía persiste la amistad entra Abalo y Iago Aspas.

Foto: Faro de Vigo | Todavía persiste la amistad entra Abalo y Iago Aspas.

P. Una de tus grandes amistades ha sido la de Iago Aspas, jugador importante en la transición del Celta. ¿Te hablaba de lo que vivía en Liverpool? ¿Te daba algo de envidia?

R. Envidia no, porque sabía que iba a llegar tarde o temprano a un grande, aunque yo sé que para él el Celta era lo máximo. Hablo con él casi todas las semanas y está contento de cómo estoy haciendo las cosas, al igual que yo lo estoy de él aunque en Sevilla no le den tantos minutos, pero cuando sale arrasa. Tuvimos rumbos diferentes, pero ojalá me vuelva a encontrar con él.

P. ¿Cómo ves el cambio desde que te fuiste a Portugal y a Bulgaria?

R. No ha cambiado nada, solo que el Celta está jugando en Primera División y me gustaría estar en ese equipo en la categoría. La vida pasa, el fútbol te da tus oportunidades y puedo decir que no las aproveché en el Celta y ahora estoy haciéndolo en el Ludogorets. Ojalá algún día jugar en una liga mejor.

“Cambié también por el fútbol que se hacía en esa etapa, aquel que se metía en Champions League”

P. Un celtista seguirá temporada tras temporada al equipo. ¿Cómo ves estas dos últimas temporadas al Celta?

R. Con Luis Enrique se comenzó un poco regular, donde parecía que no se adaptaban al entrenador pero después hacían todo lo que él pedía. Seguro que si hubiera alguna jornada más se acabaría metiendo en Europa porque hicieron un fútbol increíble jugando como el técnico quería. Eran un bloque.

Este año con Berizzo siguen el mismo estilo de juego que con Luis Enrique pero con mucho más físico, y con un poquito menos de fútbol. Este año son máquinas, son puros aviones. Lo están haciendo muy bien y seguro que consiguen mantener la categoría, que es el primer objetivo.

P. ¿Te ves ocupando los extremos del Celta de nuevo?

R. Cuando mis amigos me lo dicen, digo que la esperanza no la voy a perder. Sé que es complicado, porque no fui capaz de cuajar, aunque yo siempre lucharé por eso. Si un día me dan la oportunidad, o si se presenta, está claro que no la rechazaré.

Guillermo González

Periodismo. Me dejo ver por Kaiser Football, Perarnau Magazine o Eurosport. Como Nick Hornby, durante largos ratos de un día normal soy un perfecto idiota.
Twitter: @Guille_futbln

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.