Novedades

Un Lewandowski en Las Gaunas

El primer Lewandowski que llegó a la liga española

El mundo del fútbol se ha rendido ya a los dotes goleadores de Robert Lewandowski. El delantero del Bayern de Múnich es uno de los mejores goleadores del fútbol europeo y su fichaje por el club bávaro supuso un importante golpe a su eterno rival, el Borussia Dortmund. Pero si a Robert le apuntaron durante meses España como posible destino, la verdad es que fue otro Lewandowski que jugó en La Liga.

Grzegorz-Lewandowski-Logroñés

El mítico grito de “Gol en las Gaunas” es algo que queda de por vida. Seguramente que Lewandowski se acordará de él. No el Robert Lewandowski que brilla a las órdenes de Pep Guardiola y que marcó cuatro goles al Real Madrid en una memorable semifinal de Champions. Jamás sabrá lo que significa jugar en el césped embarrado y duro del campo del Logroñés. Él no, pero Grzegorz Lewandowski sí.

No hay parentesco entre los dos jugadores aunque ambos comparten apellido y nacionalidad. Eso y su pasión por el fútbol. Gzregorz nunca ha sido una estrella como Robert pero también vistió la camiseta blanca con su águila roja al pecho del combinado polaco en cinco ocasiones.

El apellido Lewandowski no hubiera sido el primero en el fútbol español si Robert hubiera fichado por Real Madrid o FC Barcelona. 

El Lewandowski de Logroño tampoco era delantero. Un trotamundos del futbol -jugó en 18 equipos distintos en una carrera que se alargó por casi 25 años– su posición natural era la de centrocampista.  Un box-to-box como se suele decir. Se movía recurrentemente buscando y repartiendo el balón aunque estaba lejos de ser un dechado de técnica. Un jugador hábil y útil. Poco más tenía que ofrecer.

Foto: Marca

Foto: Marca

Tampoco hay demasiados hitos en su carrera. Jugó en tres grandes del fútbol polaco: el Wisla Cracóvia, el Legia Varsovia y el Polonia Varsovia -donde coincidió con un joven Olisadebe, el primer nacionalizado del fútbol polaco-  y también en el fútbol galo con el Caen. Pero por una casualidad del destino en 1996 llegó a La Rioja y entró en nuestra colección, gracias a una temporada llena de luces y sombras con la camiseta del Logroñés.

Lewandowski firmó en el invierno de 1994. El equipo disputaba el campeonato de primera división y Las Gaunas era, por entonces, un fortín temible en el que los jugadores llegaban como niños y salían como hombres. El polaco, con su inseparable bigote, llegó bajo expectativa. Venía de la misma línea de los Boniek, Lato y Gadocha, de un país respetado en el fútbol europeo.

Un año antes, los polacos habían logrado conquistar la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona después de un sufrido partido que se decantó a favor de España. Grzegorz no disputó las Olimpiadas pero eso era lo de menos. Se había incompatibilizado con la directiva del Wisla, donde jugaba desde hace cuatro temporadas y media, y el club buscó una solución en el mercado invernal. Resultó que el Logroñés era la mejor oportunidad para ambos y el futbolista se marchó a Logroño. Su debut fue memorable, un 9 de enero contra el Real Oviedo con un gol para más tarde recordar. Un gol en Las Gaunas. Fue su primero y también el último con la camiseta del club.

A pesar de ser querido en Las Gaunas, Grzegorz solamente duraría un año en el Logroñés. 

Jugó hasta final de temporada siendo fijo en el centro del campo y su aportación fue fundamental para que el equipo no perdiera la categoría. El CD Logroñés terminó esa campaña en la decimosexta plaza, salvándose por los pelos del descenso. En su estancia en Las Gaunas fue acogido por los aficionados pero también tuvo sus menos.

Un día, sabiendo que iba a ser suplente, se enfadó con el equipo técnico y se marchó directamente a su casa. Estuvo suspendido de forma temporal hasta que volvió a incorporarse al equipo (y al once titular). Tenía un carácter difícil y al final del año llegó a la conclusión de que lo mejor que podía hacer era volver a Polonia, terminando por fichar por el Legia.

Foto: slawno.naszemiasto.pl

Foto: slawno.naszemiasto.pl

Sin tener ni de lejos el cartel mediático de su compatriota con quien comparte apellido, la verdad es que Lewandowski fue durante la segunda mitad de la liga del 93/94 uno de los atractivos más exóticos del fútbol español. Aunque su paso fue corto, en Las Gaunas todavía recuerdan positivamente su decisiva aportación para ayudar a un club modesto en una liga de estrellas.

El día que Robert Lewandowski fichó de forma oficial por el Bayern, terminando con meses de especulación sobre si llegaría a Madrid o a Barcelona, la gente de La Rioja pudo seguir afirmando, con total propiedad, que el único Lewandowski en jugar alguna vez en los campos españoles fue suyo.

Miguel L. Pereira

Periodista y historiador, apasionado del fútbol desde sus origenes hasta ayer por la noche. Director de @FutebolMagazine y Redactor en Kaiser. Autor de los libros 'Noites Europeias', 'Sonhos Dourados' y 'Kroos: El Maestro Invisible'.
Twitter: @Miguel_LPereira

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.