Novedades

Adrian Mutu, irremediablemente estúpido

Un positivo en cocaína significó su adiós del Chelsea

En su segundo periplo en el conjunto blue, José Mourinho disfruta de los buenos resultados y el buen hacer de su equipo. Los goles y los resultados van acumulándose y el conjunto inglés se postula como favorito en todas las competiciones que tiene en disputa. Atrás queda su etapa en el Real Madrid, ese polvorín en continuo estallido. Pero más lejos queda su anterior etapa en el Chelsea, una etapa que, al margen de los aspectos deportivos, destacó por los líos extradeportivos de uno de sus jugadores: Adrian Mutu.

Díscolo, anárquico, peculiar, polémico y estúpido. Este último calificativo fue el que usó Raúl Finda en su columna en BBC Mundo en 2004 cuando se refería a la situación del atacante rumano. “El verdadero problema de Mutu no es la cocaína, sino la estupidez. De la droga uno puede salir, de lo otro no”. Y no le faltaba razón. Corría el mes de octubre de 2004, apenas había comenzado su segundo año en el Chelsea cuando el equipo de Abramovich, con José Mourinho en el banquillo, hacía oficial el despido del delantero balcánico. ¿El motivo? Positivo en cocaína.

Tras una temporada en la que Mutu no acabó de deslumbrar en Stamford Bridge, el segundo año de Adrian empezó a dejar al aire algunos de sus gustos más peligrosos. La noche de Londres era un ambiente demasiado seductor para el bueno de Mutu. Tanto es así, que cuando vio que empezó a perder su sitio en el once blue  tuvo un encontronazo con José Mourinho tal y como reconocía en una entrevista en el Daily Mirror: “Debo reconocer que en medio de las discusiones que mantuve con Mourinho llegué a amenazarle con lo que le ocurriría si alguna vez viajaba a Rumanía. Incluso, en un momento de locura casi le golpeé, pero ahora que estoy calmado tengo que decir que no siento ningún rencor hacia él”. Casi nada.

Mutu MouEn el mes de septiembre, alarmado ante las salidas nocturnas de Mutu, Mourinho sugiere al Chelsea que pase un test antidroga al delantero rumano. Su bajo rendimiento, cansancio repentino, cambios de humor… terminaron por convencer al club. Dicho y hecho. El 29 de octubre salen a la luz los resultados del test antidroga con un positivo en cocaína. El Chelsea revivía el caso del guardameta Mark Bosnich. Con las pruebas sobre la mesa, Mutu en un primer momento reconoció su culpabilidad, para luego decir que la droga no había sido cocaína. Según Adrian, él no había consumido droga, el positivo estaba justificado por una droga que le ayudaba a mejorar su actividad sexual.

 “El verdadero problema de Mutu no es la cocaína, sino la estupidez. De la droga uno puede salir, de lo otro no”

Para más inri, Ioan Becali, uno de los agentes del jugador reconoció que tuvo que mentir a Ranieri la temporada pasada para encubrirle: “Me pidió que le dijera a Claudio Ranieri que su madre estaba enferma cuando en realidad quería ir a Rumania para irse un par de días de fiesta”. Un nuevo ejemplo de la estupidez de la que hablábamos en el inicio del texto, Mutu estaba condenado, no por la droga, sino por su carácter anárquico.

Pese a ser un jugador con unas cualidades casi divinas para jugar al fútbol, fue su mala cabeza la que le llevó a truncar una prometedora carrera como futbolista. Más de 50 millones en traspasos y dos sanciones por dopaje. Ese es el legado de Adrian Mutu. La estupidez se cobra una nueva víctima.

Ignacio Vázquez

Productor de Kaiser Football, siempre enganchado a un teléfono móvil. Enamorado de la radio y del oficio de periodista.
Twitter: @ivazquez91

1 Comentario en Adrian Mutu, irremediablemente estúpido

  1. Un caso parecido al de Maradona… Que pena Mutu, que pena…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.