Novedades

Los Özil, la avaricia y el saco roto

El divorcio entre Özil y su padre y representante

"He cogido lo mejor de los dos pueblos: la disciplina de los alemanes y la imaginación de los turcos". Así se define Mesut Özil, al que también podríamos atribuir el carácter pechofrío de los escandinavos sobre el césped y una impaciencia más balcánica para los negocios. Özil tiene muy claro quién es la persona que más le juzga: "Mi padre siempre ha sido mi mayor crítico"

Foto: Eurosport || Pese a haber ganado el Mundial, Özil no debería estar muy satisfecho con su actuación en Brasil

La relación entre Özil padre y Özil hijo siempre ha sido muy estrecha. Si bien Mustafa no consiguió que su hijo jugara con Turquía, siempre ha tenido mucho peso en sus decisiones, como él mismo reconoce. Unas decisiones que, vistas desde fuera, destilan una avaricia desmedida. Mesut no ha pasado más de tres temporadas en el mismo equipo desde que es profesional; dos temporadas duró como gran promesa del Schalke y se fue en una vorágine tan turbulenta como para que MirkoSlomka, entonces entrenador del primer equipo, dijera que nunca volvería a jugar para el Schalke 04. Los Özil reclamaron un aumento del salario de Mesut tras una gran aparición en Bundesliga en su primer año y medio en la élite. A partir de ahí, el desamor. La directiva no cede, el jugador tampoco, y el padre aparece por medio para asegurar a la directiva del Schalke que cometen un gran error dejando escapar a Mesut, “que en tres años estará jugando en el Real Madrid”. Dicho y hecho.

Una maniobra que salió a las mil maravillas, ya que el mediapunta siguió progresando bajo la tutela de Thomas Schaaf durante las dos siguientes temporadas, que tendrían como colofón una aparición estrella en el Mundial de Sudáfrica, una negativa a jugar la previa de Champions con su club y el prometido cambio de Bremen a Madrid.

Foto: enational.ro | Mesut y Mustafa, unidos en el éxito y separados en el fracaso

Foto: enational.ro | Mesut y Mustafa, unidos en el éxito y separados en el fracaso

Allí se desataría el gran afán de protagonismo de Mustafa, uno de los padres más mediáticos del mundo del fútbol. Tras una temporada en el conjunto blanco, Mustafa se encargó de despedir al hasta entonces representante de Mesut, aprovechando la normativa FIFA que permite a los familiares ejercer de representantes sin tener titulación.

Mustafa Özil tras despedir al representante de su hijo: “Siempre he estado involucrado en las decisiones importantes (de Mesut). Siempre fui la persona más importante para él”

Y la avaricia se disparó. Un año tardó Mustafa en pedir más atención para su hijo, tanto afectiva como, económicamente“Creo que Mesut no ha sido explotado al 100%. Mira al Barça. Diez jugadores que trabajan para su 10: Messi. Mesut es el 10 del Real Madrid, pero el resto no trabajan tanto para él. Mesut corre entre 12 y 14 kilómetros por partido, baja a recibir y filtra entre líneas y esto le cuesta mucha energía”, dijo en 2011. Quizá por ello, en vista de la negativa por parte del club a un aumento salarial, los Özil decidieran buscar un equipo dos escalones por debajo del Madrid como es el Arsenal, donde el veinteañero fuera la principal figura. Entre la salida por dinero y la salida para tener un rol protagonista, Mustafa se defendió de la primera acusación para quedarse con la segunda. “Florentino Pérez quiere convertir a Mesut en el chivo expiatorio y mostrarme como un padre ambicioso que solo busca dinero”. Una acusación que el gran público comparte a raíz de informaciones como las dadas por el diario El Confidencial, que decía que Mustafa se adjudicó 7 de los 50 millones del traspaso de su hijo al norte de Londres. 

El diario El Confidencial reveló que Mustafa Özil se llevó el 15% del traspaso de su hijo y representado al Arsenal, unos 7 millones de euros.

Todo ello en un momento delicado de la relación padre-hijo. Si bien es cierto que el rol de líder le vino como anillo al dedo en un comienzo, su juego no ha hecho más que decaer desde que en octubre de 2013, cuando ambos rompieron lazos deportivos. El entorno del jugador comenta que Özil nunca estuvo conforme con salir del Madrid, lo que tensó la cuerda de las relaciones entre Mustafa y Mesut. Además, lo que el Mago de Öz gana de más por su salario en el Arsenal lo perdió en derechos de imagen, por lo que la situación parecía francamente decadente.

Pese a que Alemania ganó el pasado verano su cuarto Mundial, Özil pasó inadvertido. Lo que para muchos sería una carrera niquelada -DFB Pokal, Eurocopa sub-21, Copa del Rey, Liga BBVA, FA Cup y Mundial, entre otros- es motivo de disconformidad para el bueno de Mesut, que considera que Mustafa ha tirado por tierra la carrera de su hijo por pura avaricia. Lo que en 2008, cuando se produjo el divorcio con el Schalke 04 por la negativa del ejecutivo a una mejora de contrato, parecía una defensa de los intereses de su hijo y representado, ha sido expuesto por el weltmeister como un arranque de egoísmo por parte de su progenitor.

Foto: 100x100fan.com || En el Real Madrid, Özil pasó los mejores tres años de su carrera

Foto: 100x100fan.com || En el Real Madrid, Özil pasó los mejores tres años de su carrera

Mesut ve como Ramos o Khedira -sus dos mejores amigos en el Madrid- son campeones de Europa mientras su equipo vive en la indefinición. A sus 26 años, parece haberse estancado a raíz de una mala elección, no sabemos si suya o de su padre. De hecho, todavía sigue vigente el cruce de acusaciones entre padre e hijo, que hace poco pactaron para no ir a los tribunales a raíz de unas reclamaciones de dinero a raíz del despido de Mustafa como representante de Mesut.

El de los ojos saltones busca hacer borrón y cuenta nueva. Volver a la superélite sin el que desde siempre ha sido su principal valedor. Una separación que dejará ver quién es el verdadero culpable de que el Mago de Öz sea cada vez menos mago para sacar a pasear su lado apático. Con el precedente de Lewis, Mesut quiere volver a levantar la cabeza y aprovechar un desmarque que lo vuelva a colocar como uno de los mejores del Mundo.

Nahuel Miranda

Uruguayo de nacimiento, español de adopción. Ávido de historias. Aspirante a periodista, politólogo y lo que venga. Ávido de historias por contar. Alemania y Uruguay como temas fetiche, el fútbol como fuente de pasión.
Twitter: @nmdear

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.