Novedades

La periodización táctica de Juan Manuel Lillo

La llegada de Juan Manuel Lillo a Colombia y Millonarios ha generado mucha controversia y difusión en los diferentes medios periodísticos. Además de ser español, también se ha generado tal “tabú”, por así llamarlo, con todos sus diferentes pasados como entrenador, donde resalta, por encima de todo, el fracaso. Está claro que él es el iniciador al arquetipo táctico de Pep Guardiola.

Foto: Holaciudad

Desde el primer día se dio a conocer cómo y qué trabajaría Lillo en el banquillo azul. Lógicamente, en todas esas preguntas, resaltaba la copiosa posesión de pelota. Más allá de eso, la sensación era ver la respuesta de una ideología más al fútbol colombiano, después de Juan Carlos Osorio y Miguel Ángel López, como la periodización táctica: es decir, trabajar desde el primer día con la pelota y análisis estratégicos tanto propios como de los rivales, reduciendo el trabajo físico para fortalecer el tema muscular y no sufrir ninguna molestia que lo relegue a inicio de temporada/semestre.

Foto: Eltiempo

Foto: Eltiempo

La imagen ante Envigado, en su debut, aparte de trabajar con un 4-3-3 donde prevalecía la salida de los laterales, el pivote+interiores, el juego horizontal. El inri llegó con la inclusión, aquel día, de Agudelo, un canterano embajador, en la posición de centro delantero. Fue un partido serio de Millonarios que, a su vez, Lillo buscaba participación desde el arquero Ramos y los centrales Henríquez-Cadavid con la pelota a la hora de salir jugando. Terminó sufriendo Lillo, pero ganaron 1-2 en Medellín.

Para la 2ª jornada recibían a La Equidad, un equipo con mucho potencial ofensivo y que posee, así como Millonarios, dos laterales con carácter ofensivo como lo son Helibelton Palacios y Ervin González. Una vez más, en el azul, la posesión de pelota fue suya, pero mucho más escandalosa a diferencia del partido de debut. Así y todo, no alcanzó para equiparar la derrota aseguradora con gol de Pepe Moreno. Aquel día la noticia fue la inclusión de Lewis Ochoa como marcador central en ese 3-4-1-2 que empezaba a manejar Millonarios. También, el posicionamiento de Ómar Vásquez y Rafael Robayo de carrileros, siendo mediapunta y mediocentro, respectivamente.

La visita a Tunja fue la más curiosa e interesante de todas. Repitió tres en el fondo, pero con un módulo táctico de 3-5-2. Salió con Herrera (canterano), Alarcón (mediocentro pero de central), Torres (canterano), Agudelo (delantero de área pero de interior), Asprilla y Plata. El banquillo se vio plagado con Máyer Candelo, Dayro Moreno, Fabián Vargas y Lewis Ochoa, además de quedarse en Bogotá los jugadores Oswaldo Henríquez y Ómar Vásquez. La rotación fue la pieza clave de Lillo, aunque hayan caído por 1-0 ante un sorprendente Boyacá Chicó en este inicio de curso al mando de Eduardo Pimentel. Fue el partido para Millonarios con más tenencia de pelota y presencia en ataque, pero el más flojo defensivamente.

Por último, ante Nacional en el Superclásico, dio a conocer que trabajará a muerte con tres en el fondo, pero que la pieza de movilidad y rotación vendrá del centro del campo hacia adelante, sin alterar los dos carrileros. Fue el mejor partido de la era Lillo: no menos pragmático, se vio potente arriba y trabajando en bloque tanto en la presión como en el retroceso. Dejaron de ser tan horizontales y apostaron más por la verticalidad con jugadores como Álex Díaz, Lewis Ochoa, Dayro Moreno y Ómar Vásquez. Asimismo, la finura y el buen pie en el mediocampo con Fabián Vargas, Rafael Robayo, Máyer Candelo y el mismo Ómar Vásquez, el mejor del equipo desde la llegada del entrenador español.

Foto: Semana

Foto: Semana

En conclusión, Millonarios continuará practicando un fútbol donde se aclare el dominio del balón desde el portero hasta el primer defensor, es decir, el centro delantero (‘9’). De todos modos, sigue sin perder el frecuente cambio de frente que, a su vez, genera complique en el rival por el cambio de orientación. Pueden apostar a lo que desee Lillo porque cuentan con jugadores para ello. El trabajar con tres en el fondo y sin ningún pivote de naturaleza (vs. Nacional) requiere que los de atrás sean rápidos, físicos y fuertes en todas las vertientes, y para eso están Oswaldo Henríquez, Román Torres y Andrés Cadavid.

Como sobre el inicio de temporada Oswaldo Henríquez admitió para una radio local: “El profe (Lillo) nos hace ver a todos importantes con la participación de la pelota. Nos da la confianza para salir jugando y adelantar líneas, sin descuidar nuestra zona.”

Aún queda mucho por ver de la conexión hispana Lillo-Portolés.

Latest posts by Rcardo Pinilla (see all)

2 Comments en La periodización táctica de Juan Manuel Lillo

  1. Gran artículo!

  2. El señor Zeman // marzo 26, 2017 en 11:28 am // Responder

    Teniendo en cuenta los equipos a los que entrenó Lillo, yo no creo que en su carrera predomine el fracaso. Tampoco predomina el éxito, sino lo normal: que no consiguiese sacar adelante a plantillas del montón tirando a malas.

    Supongo que ustedes entenderán por éxito la victoria. Pues bien, ¿cuántos entrenadores tienen éxito? De diez entrenadores, sólo dos. Y son los dos que entrenan a grandes plantillas. Lillo siempre ha entrenado a equipos de media tabla para abajo, es decir, nunca dispuso de grandes plantillas, y así es extremadamente difícil ganar, aunque uno sea muy buen entrenador.

    Lillo, como Cappa y otros, tienen ideas y las expresan en las entrevistas. Nadie que tenga ideas puede ser un mal entrenador. Otra cosa es que las ideas puedan ponerse en práctica. Pero tampoco consiguen ponerlas en práctica los entrenadores conservadores que entrenan a plantillas de dudosa calidad, y es normal que así sea, porque lo más importante es tener buenos futbolistas. Ahora bien, por alguna razón, en el mundo del fútbol se penaliza a los entrenadores arriesgados que gustan de la técnica y el ataque y se premia a los entrenadores que hablan sólo de garra y esfuerzo. Una prueba de esta preferencia la tenemos en que muchos se decanten por Bilardo y desprecien a Menotti, quien, por cierto, ganó más que Bilardo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.