Novedades

La Era del ‘Luiscembranismo’ en la Cultural

Historias de la Puentecilla

Las historias antiguas, dicen, son las mejores… pero a veces las historias más bonitas pasan a nuestro lado sin ni siquiera darnos cuenta de que se están produciendo. Hoy queremos contaros una de las Historias de la Puentecilla de la que todavía no sabemos el final, hoy vamos a hablaros del nacimiento de la Era del ‘Luiscembranismo’.

Hace tres años, unos aficionados y un club abandonados y maltratados por directivas infames y por resultados dolorosos en el campo, se vio abocada a un descenso administrativo y a un futuro más que negro, la muerte rondaba por las orillas del Bernesga. Ese club, como bien sabéis, es la Cultural y Deportiva Leonesa. En aquellos momentos -verano del 2011-, nadie confiaba en un club cuya directiva no era la que mejor prensa tenia en el mundo (con bastantes razones para ello) y en un proyecto prácticamente inexistente.

Y entonces apareció “ÉL”, un exjugador de Primera División, internacional con la Selección y de León (aunque naciera en Lucerna, que los de León nacemos donde nos da la gana…), estamos hablando de Luis Cembranos. En aquel momento, la Cultural no estaba como para andar escogiendo por lo que viéndolo desde fuera, era una opción mejor que buena. Ya había entrenado en Tercera División a un club local (Huracán Z de Trobajo del Camino) disputando una fase de ascenso en la que cayó derrotado contra el Universidad de Oviedo. Como hemos dicho, en la Cultural no estábamos para escoger, pero esto es León y aquí hay voces criticas siempre, recuerdo que en un principio me extrañó que se ofreciera a venir. Ciertas declaraciones contra el club, más bien contra la directiva cuando la Cultural fuera emparejada con el F.C. Barcelona en Copa del Rey, se vinieron a la memoria de todos los aficionados.cembranos

Pronto, tanto él como su cuerpo técnico (donde no me quiero olvidar de Óscar Díez) formaron una plantilla compuesta principalmente por jugadores leoneses y ciertos ‘retoques extranjeros’ con los que una soleada tarde de septiembre se plantaron a jugar -casualidades del destino- en el estadio del Toralín contra el filial del rival provincial por antonomasia, la S.D. Ponferradina. Recuerdo aquel partido muy claramente, tal vez porque aquel año pensábamos que cualquier partido podía ser el ultimo que viéramos de nuestra Cultural. El resultado fue 1-5 a favor de la Cultural. Y ese fue el comienzo de una temporada preciosa en la que el equipo luchó en los puestos altos de la clasificación toda la campaña y solo ciertas irregularidades en la tramitación de las fichas, que acarrearon perder en los despachos puntos ganados en el campo, evitaron conseguir un mejor puesto de cara al play-off.

La mala suerte quiso que en el sorteo correspondiera con el filial del Racing de Santander y después de un empate a dos en León, en un cerrado partido en el Sardinero, donde el máximo goleador de la temporada Murci (que aquel año batió el record de goles en una temporada en la historia culturalista) no pudo participar por un golpe en el partido de ida, y no se consiguió perforar la portería del portero internacional Sub-21 Sotres, despidiéndose de una manera cruel del play-off de ascenso. Todavía no había llegado la hora…

La temporada siguiente, la Cultural comenzó con una base de plantilla ya establecida y con el retorno de ciertos jugadores leoneses con bastante experiencia en Segunda B como eran los Santi Santos, Negral y Bardal. La temporada fue una dura lucha contra el Burgos de Calderé, en la que al final fueron los burgaleses los que consiguieron llevarse el gato al agua, consiguiendo el primer puesto del grupo y condenando a la Cultural a un play-off de ascenso que será recordando por siempre por los culturalistas.

Después de una cómoda primera eliminatoria contra el Unión Leiria canario resuelta con un empate a uno en las islas y una contundente victoria en León por 4-1, llegó la épica eliminatoria contra el Mancha Real. El partido jugado en el Reino fue un autentico despropósito de faltas, marrullerías y demás intentos de no jugar por parte del equipo visitante, pero la Cultural consiguió perforar la portería en una ocasión, dejando la suya a cero.

El partido de vuelta fue un verdadero infierno. Solo puedo decir que los últimos 10 minutos de añadido (el partido estuvo parado un buen rato y por eso hubo que añadir tanto tiempo) no pude escucharlos ni por la radio y estuve encerrado en una habitación esperando que pasara el tiempo. El gol de Raúl Torres al final fue suficiente y la estéril victoria del Mancha Real por 2-1 nos condujo a una final contra, casualidades de la vida, el Universidad de Oviedo. Así es la vida de caprichosa, le daba a Luis la posibilidad de resarcirse, (así lo pensé yo cuando la bolita nos emparejo en el sorteo). La eliminatoria se iba a resolver en el campo de San Gregorio de Oviedo después de un empate a uno en León que dejó a todos preocupados. Aun así, 3.000 culturalistas se plantaron una soleada mañana en Oviedo, (salvando económicamente al Universidad de Oviedo con su afluencia), en un épico partido la Cultural consiguió vencer por 1-2, con un gol de un chico de Palacios del Sil, David Álvarez, a pocos minutos de que acabara la prorroga. El objetivo deportivo estaba conseguido, Luis Cembranos había llevado deportivamente al lugar que por resultados la Cultural nunca debió abandonar.

La vida quiso que el Universidad de Oviedo volviera a cruzarse con Luis Cembranos. Esta vez, el desenlace iba a ser otro

Pero no seria tan fácil como parecía, después de la fiesta del ascenso y de la alegría llegaría la decepción, la nueva junta gestora que regía el club no fue capaz de encontrar el dinero suficiente para asegurar la plaza en Segunda B y se anunció que el equipo no saldría en la categoría de bronce. Sin embargo, las extrañas circunstancias de esta temporada con el caso del Salamanca, hicieron que los plazos se alargaran y milagrosamente el club consiguió el dinero, una parte puesta por el propio Luis Cembranos. Seria un verano con dos ascensos, uno deportivo y otro burocrático, y con todo el retraso que esto produjo, el cuerpo técnico se puso manos a la obra para confeccionar una plantilla basada en la que venía de Tercera y algo mas que habría que fichar con el casi inexistente dinero para enfrentarnos a equipos como el Racing de Santander, Oviedo, etc…

Hace escasamente unas horas, la Cultural ha arrancado un empate a uno en Ourense después de jugar la mayor del partido con diez jugadores. En la alineación habia seis jugadores procedentes de Tercera y cinco jugadores leoneses formaban parte de ella, consiguiendo el objetivo de la permanencia matemática con 44 puntos en una de las temporadas mas importantes y complicadas de la historia.

Este articulo es un homenaje para todos aquellos hombres que han formado parte del proyecto durante estos tres años y que han devuelto la ilusión a una afición maltratada por el tiempo y a un club que tiene noventa años de historia.

cultural leonesa

Y también quiere ser un reconocimiento a Luis Cembranos, la persona que vino cuando nadie quería venir y que en tres años ha dado a la Cultural dos play-off, un ascenso y una permanencia. Con sus errores y con sus aciertos, con sus decisiones buenas y no tan buenas, el tiempo ha demostrado que, el que para muchos no era el mejor entrenador que podía tener la Cultural, si era el entrenador que se necesitaba. Por eso algunos nos hemos convertido al ‘Luiscembranismo’, y no dejaremos de predicarlo.

Esta historia no ha acabado, solo el futuro dirá cómo finaliza, pero si miramos a nuestro pasado, otro entrenador que recogió el equipo en Tercera acabó llevándolo a lo mas alto, y no puedo dejar de imaginar un final en el que Luis sea el Román Galárraga del siglo XXI… y nos lleve a la tierra prometida.

Pablo San José

Leon,Deporte e Historia.Aqui no nos bajamos del barco ni aunque sea ruinoso (vease la Cultu) ni aunque se nos llene de gilipollas (vease Real Madrid).
Twitter: @bocadiyobicha2

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.