Novedades

En Alemania no hay infierno

En el mundo del fútbol cada país tiene su propio ‘infierno’. Así se denomina popularmente a la segunda división. Una categoría con equipos alejados de los focos y del glamour, con estadios que rara vez se llenan. Un descenso desde la máxima categoría siempre es un drama. Es pasar de jugar contra los mejores a visitar pequeñas ciudades, es ingresar menos dinero.

Sin embargo, en Alemania no hay averno. Lo que más se le acerca son las ‘campanas del infierno’ que suenan al comienzo de los partidos del St.Pauli. En la 2.Bundesliga hay estadios llenos. Puedes visitar un Allianz Arena teñido de azul (1860 Münich) o codearte con subcampeones europeos (Colonia, Düsseldorf). El peregrinaje no es tan arduo, la categoría no es tan dura.

Para un equipo recién descendido de la Bundesliga, la segunda división alemana no debe suponer un gran obstáculo, ya que la diferencia de categoría es notable y basta echar un vistazo a algunos datos para comprobarlo. En Alemania todavía no se ha abolido la maravillosa promoción -de hecho se reinstauró hace pocos años-, por lo que, a final de temporada, el decimosexto clasificado de la Bundesliga se enfrenta al tercer clasificado de la 2.Bundesliga, en dos partidos que miden, por lo general, a dos conjuntos en rachas de resultados opuestos. Sin embargo, en tres de los últimos cuatro años, el equipo de superior categoría ha conservado su puesto (Nürnberg, Mönchengladbach y Hoffenheim), por sólo una ocasión en la que el conjunto de segunda división consiguió el ascenso (Düsseldorf, en un duelo lleno de polémica frente al Hertha).

No sólo la promoción permite observar esta diferencia de nivel entre ambas divisiones. Fürth y Eintracht Braunschweig pueden dar cuenta de ello. El Greuther Fürth, tras muchos años optando por subir, logró la hazaña en la temporada 2011/2012 con bastante superioridad respecto al resto de equipos. Sin embargo, no se reforzó en exceso para su regreso a la Bundesliga, y lo pagó caro, descendiendo al año siguiente tras ganar únicamente cuatro partidos. Este año, y de nuevo sin haber realizado una gran inversión, se encuentra en segundo lugar y luchará hasta el final para ascender.

Foto: DW

Foto: DW

Con el Eintracht Braunschweig sucede algo similar. Lograron el ansiado ascenso la pasada temporada, con una ventaja notable respecto al segundo clasificado. Este año, sin grandes incorporaciones, sufren en la Bundesliga. Son colistas, y aunque hay que reconocer que el equipo ha mejorado con el paso de los partidos, no tendrán nada fácil escapar del descenso.

El Colonia, líder de la 2.Bundesliga esta temporada, es un equipo lleno de jugadores con experiencia en la Bundesliga. Aunque casi ninguno de ellos tuviera un verdadero impacto en la máxima categoría alemana, el simple hecho de haber jugado en primera división ya evidencia superioridad frente a sus competidores. Por detrás del Colonia y del mencionado Fürth, las dos plantillas más fuertes, se encuentran un buen puñado de equipos. Con la suerte de cara y una buena racha, cualquiera de ellos podría ocupar la tercera posición que da acceso a luchar por el ascenso. Sin embargo, eso ya es harina de otro costal.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.